Gases clorofluoruros (CFC)

Desde el 1 de Enero del 2002 el reglamento europeo de protección del ambiente exige la destrucción obligatoria de los gases clorofluoruros (CFC)  que contienen los refrigeradores domésticos, cuando estos ya son desechados por viejos o por cambio de modelo en los hogares. La misma medida, en los refrigerados industriales, ya estaba en aplicación mucho antes.

Un grave problema está ocasionando esta disposición en Inglaterra: cada día 7.000 refrigeradores domésticos son abandonados en campos de chatarra, que no los quieren, ni están preparados para destruir el gas antes del reciclaje.

Cerca de dos millones de estos refrigeradores se acumularán en el transcurso del año en los campos de recogida de desechos públicos o chatarras, creando un problema grave en la conservación del ambiente.

Volver a Indice de Leones y medio ambiente