Buen ambiente

Por CL Luis Martínez Ríos
Gobernador 2001 - 2002
Distrito 51 C - Puerto Rico

Cuando más de una persona se unen es con un propósito, trabajar en conjunto y lograr una meta. Cuando dos personas se unen en matrimonio es para alcanzar la realización de sus vidas, bien sea teniendo hijos, unir sus riquezas, alargar su existencia a través de sus descendientes, en fin un sin número de situaciones que si fuéramos a enumerar nunca acabaríamos. De esta misma forma se unen los vecinos, ciudades, naciones, etc.
Definitivamente este es el mismo principio de los Clubes de Leones, unirse para lograr un propósito, el servir.

Traigo esta orientación Leonística con el único propósito de hacer hincapié en la hermandad que debe reinar en un grupo como el nuestro en el que el respeto, la tolerancia y el compañerismo debe opacar cualquier otra situación adversa que nos pueda afectar.

Tomemos como ejemplo el compañero León que desea contribuir a la reunión pero su conocimiento de parlamentarismo está limitado. No lo coartemos con un; fuera de orden; o con una mofa ya que este es el mismo que en la próxima ocasión no participará o no asistirá a la reunión por bochorno o molestia.

En toda familia existen discrepancias, el Club de Leones no es la excepción. Cuando surja una diferencia, la misma debe tratarse de forma respetuosa y con altura, sin ofensas ni maltrato para o entre compañeros. Ejemplo de ello es: no es lo mismo decir yo difiero de tu opinión a que tu eres un mentiroso;. No es lo mismo decir: Usted está fuera de orden; a decir: compañero, preséntenos el tema en Asuntos Nuevos.

No acumulemos los errores o faltas de un compañero León para luego soltarlos en una reunión de matrícula, cuando se pudo haber dialogado y arreglado con discreción sin manchar la reputación del compañero. Tratemos de no hablar mal de un compañero a espaldas de él, ante compañeros Leones de otros Clubes, y mucho menos aún ante personas ajenas al Leonismo, esto no contribuye en nada pero si puede destruir la reputación de un buen León e inclusive nuestra organización, en ocasiones, sólamente por desarrollar una simple broma. Recordemos que cuando surge una situación incómoda con un compañero León, no importa sea con uno o no, se refleja en el ambiente de la reunión. Esto provoca que en la próxima reunión, si está lloviendo, hubiera un buen juego de pelota, un buen programa de televisión, una buena comida,
etc. uno se decida por quedarse en su casa en vez de ir a la reunión a discutir o ver controversias estériles. También es menester recordar que el humor del ser humano no es el mismo todo el tiempo ya que este puede ser afectado por problemas de salud, familiares, o simplemente haber tenido un mal día. Por otro lado tenemos que tratar de controlar el mal humor ya que el otro compañero León no es culpable de lo ocurrido a uno y lo mas probable, ni este enterado de la situación que afecte a uno.

Una de las mayores virtudes que puede tener un León se llama tolerancia y discreción. Nuestros Clubes gozan de estas virtudes y yo he sido parte activa en sucesos ocurridos en el pasado. Por eso me siento orgulloso de mis Clubes de Leones y de todos y cada uno de mis compañeros.