Quienes son los Leones?

 

 

Por: CL AMJ Antonio Ortega Serrano
Club de Leones Córdoba'94

España

¿QUIÉNES SON LOS LEONES?, ¿QUÉ HACEN LOS LEONES?,
¿POR QUÉ Y PARA QUE SOMOS LEONES?,
¡SOMOS LEONES PARA SERVIR!

En primer lugar todo León debe tener el reconocimiento a la humanidad, de quien ha recibido todo el legado social y cultural de todos los tiempos, que le permite desenvolverse a nivel intelectual, moral y económico con plena libertad personal.

Ese derecho adquirido, nos posibilita el deber de servir a los demás, a los mas necesitados sin ninguna recompensa personal, salvo la del reconocimiento y renombre en la eficacia del servicio de nuestra organización Lions Clubs International.

El Código de Ética del Leonismo con sus ocho puntos, permanece intacto desde 1918. Nuestro mayor orgullo debe ser cumplirlo como persona y como integrante de la mayor Asociación humanitaria de servicio voluntario a los demás, a los más necesitados de nuestra sociedad. Debemos someternos a nuestro Código de Ética y desde él, proyectarnos a una conciencia de solidaridad global que nos permita ser más eficaces todos juntos, unidos por una misma filosofía.

Las condiciones esenciales que debe tener todo León, son por una parte indiscutible, la calidad moral, y la calidad como persona ante sus conciudadanos, por otra, una posición social que le permita aportar ideas, creatividad y lógicamente, en estos momentos solidaridad. Nuestro compromiso y obligación como Leones, debe llevarnos a alcanzar los mayores logros dentro de nuestro Club, Distrito y Asociación Internacional.

Nuestro deber es colaborar en los planes de Corto y Largo alcance, en cada momento que descubramos a nuestro alrededor, o que los demás nos enseñan, nuestra disposición permanente hacia los demás, a los más necesitados, ese es nuestro mayor deber de responsabilidad con nuestra sociedad, tanto de nuestra comunidad, nacionalidad o al resto del mundo.

Como Leones no debemos permitir que las personas más necesitadas sufran, debemos paliar estas deficiencias a nivel individual o a nivel de grupo, para ello, la capacidad de unión entre nosotros, debe ser uno de los deberes prioritarios y el propósito de nuestros Clubes y Distritos, dejando atrás lógicamente los problemas personales.

El Leonismo en los próximos años tiene que adoptar credibilidad a la sociedad, siendo una labor, o nuestra labor, informar a los ciudadanos de nuestra misión humanitaria, que excluye cualquier vínculo político o sectarismo religioso. Esta es nuestra gran ventaja, no estamos vinculados a ninguna otra creencia de ningún otro tipo, aunque no nos oponemos a que nuestros socios tengan sus ideologías del tipo que sean, siempre que no trasciendan a nuestras reuniones, nuestra verdadera vocación como Leones debe ser exclusivamente, la del honor y altruista tarea de ayudar a los demás que lo necesitan.

El Leonismo es una filosofía del hombre, del hombre con libertad, con un entendimiento sin prejuicios, de raza, color, ideas políticas o religiosas, del hombre con un orden que sobrepase los límites de la perfección, con una nacionalidad encomiable a su Patria y a su Bandera, dotado de una gran dosis de esfuerzo en la ardua tarea de ayuda al necesitado y sobre todo, con una inmensa intención de servicio, de servicio voluntario, para que con su apoyo se logren las más altas cotas de bienestar en todos los ordenes y para todas las personas, y esto le permitirá efectuar su labor desde cualquier clase de religión o sistema político, servir a los demás, dejando intactos todos los valores personales. Esto lo puede hacer un León, sólo con aceptar y demostrar que nuestro Código de Ética es humano, es inherente a la naturaleza humana y que ser humanitarios, no es solo cuidar de los animales de la misma especie, sino también de las distintas especies, este es nuestro deber, cuidar a todos los seres del planeta y hacer de esta tierra un lugar más agradable para todos, donde cada uno, cada persona, tenga las mismas y las máximas oportunidades para desarrollar y evolucionar como ser humano y conseguir al fin y al cabo la felicidad, fin de la prioridad del hombre en esta dimensión.

Nuestra conciencia o conocimiento, heredado lógicamente, nos permite estar en unas condiciones optimas para ayudar a los demás, no podemos perder la oportunidad de en todo momento tener la solidaridad con los demás, aunque no haya reconocimiento personal y sólo tengamos la satisfacción de reconocernos nosotros mismos la gran recompensa del deber cumplido. Nuestro deber es realizarlo sin esperar recompensa, ya que nuestra recompensa es intima y profunda, tenemos que ser capaces con nuestro espíritu de solidaridad, de llamar la atención a nuestra ciudad, nuestra nación y a todo el mundo que nos rodea.

Para que podamos ser mediadores eficaces de los sueños humanitarios de esta sociedad, este espíritu de solidaridad que es el que nos va a permitir que otras personas, con inquietudes similares de servicio que las nuestras, se acerquen a nosotros aportando su gran colaboración y así conseguir el aumento cualitativo de socios, tan necesario en estos momentos, debido a las numerosas necesidades sociales, solo la unión entre todas las personas humanitarias, hará que logremos nuestro fin tan deseado, un mundo más justo para todos los seres humanos, por este motivo es necesario conseguir el aumento progresivo de socios, de socios de calidad.

En esta sociedad con los distintos regímenes políticos, las alternancias de mandatarios nos permite aprovechar la oportunidad, desde nuestra independencia política, para conseguir las condiciones humanitarias en los lugares del mundo donde no existan y donde están en peligro de extinción, vigilar por su mantenimiento, nuestra libertad de acción nos permite colaborar en cualquier tipo de régimen político con él, con la única y gran dignidad de nuestra noble tarea de servicio voluntario a los demás.

Para conseguir estos logros sociales, tenemos que comenzar por los más cercanos a nosotros, cada León, desde la observancia escrupulosa del Código de Ética, debe colaborar con las actividades de su Club, para solucionar el problema o los problemas de su ciudad en primer lugar, este objetivo debe ser el punto central de toda actividad, para después proyectarse a niveles nacionales e internacionales.

Servir con amor y entusiasmo a quien no tiene nada, dar un poco de lo mucho que hemos recibido, es nuestro principal deber como Leones. Somos voluntarios del servicio a la humanidad, este es nuestro mejor pago y único derecho, aportar nuestro tiempo libre, nuestra bondad, nuestro esfuerzo, nuestra fuerza y nuestro convencimiento de que estamos haciendo algo justo, algo trascendental, valorable por tanto, por los demás, igual que nosotros debemos valorar lo que hizo el hijo de Dios, ofrecer su vida para redimir a los pecadores de sus errores, nuestra tarea es más fácil, solo se trata de hacer el bien por la humanidad. Lo debemos hacer como Leones que somos, al igual que él lo hizo, él dio su vida, nosotros solo tenemos que dar algo de nuestro tiempo libre en beneficio de las más necesitados y así habremos cumplido con uno de los puntos más importantes de nuestro Código de Ética.

AYUDAR al prójimo consolando al atribulado, fortaleciendo al débil y socorriendo al menesteroso.

Unamos nuestros esfuerzos para hacer un mundo más humano y mejor. Para que en ningún hogar, de cualquier pueblo o ciudad, de cualquier punto cardinal, de cualquier País o área geográfica, carezca de lo más imprescindible, algo que llevarse a la boca, al menos una vez al día, sabemos que los Leones no lo podemos hacer todo, pero sí podemos contribuir a ello, solamente con nuestra participación solidaria. Y esto responderá a las preguntas que al principio nos hemos hecho: ¿Quiénes son los Leones?, ¿Qué hacemos los Leones?, ¿Por qué y para qué somos Leones?, ya que solo tenemos un objetivo común y es: ¡La solidaridad, el altruismo, el conseguir realizar un gran servicio a nuestros semejantes y esto conllevará una enorme recompensa para nosotros los Leones, la satisfacción, el placer y alegría de haber cumplido con nuestro deber de ciudadanos del mundo, dar algo nuestro para que lo reciban quienes no tienen otra posibilidad que la del sufrimiento y la carencia!.

Que yo resumiría en esta frase, que no importa quien la dijera, puede que sea una idea de quien escribe este articulo, pero eso es lo de menos:

¡Si haces algo por un semejante que lo necesita, recibirás la mayor recompensa deseable por un León, haber servido a tu prójimo como a ti mismo!.