Liderazgo en los Clubes de Leones

Por: CL Domingo Díaz R.

Club de Leones Chillán Los Héroes

Chile


Muchas veces hablamos de liderazgo en forma general. Yo quiero referirme según mi experiencia en un club de alrededor de 20 socios, los cuales por la cantidad pasan a ser amigos más que socios.

En clubes de pocos leones, surgen "Lideres" que por su deseo de levantar al club, quieren hacer de todo. Son presidente, secretarios, tesoreros, etc. y logran mantener el club cumpliendo en general con las cuotas y algunos servicios a costa de mucho esfuerzo y tiempo. Los demás socios se dejan estar porque sin hacer nada el club funciona y sienten que están logrando los objetivos. Este tipo de liderazgo resulta fatal al poco tiempo, cuando este León se cansa y deja de ser presidente, nadie quiere tomar el mando ya que asumen que esa es la forma que debieran seguir y no se creen tener la disposición suficiente. Es un club que se acerca a su defunción definitiva. Los clubes que dependen de una persona, son clubes muy frágiles y con riesgo muy alto de desaparición.

En el otro lado, también existen aquellos que se sienten con la autoridad suficiente para "ordenar" a todo sus socios a realizar las tareas que a el le parecen las necesarias, sin contar con la aprobación de la asamblea, como tampoco aceptar que el tiempo que pudiera ser destinado al club está determinado por el trabajo propio de cada uno, reprochándole no cumplir las tareas encomendadas. Esto produce una polarización en el club, en los que apoyan al presidente y los que no están de acuerdo, que lleva a gastar tiempo en la forma y no el fondo, dejando de lado los servicios para abocarse a solucionar los problemas internos del club.

Esto me lleva a concluir algunos pensamientos de lo que en estos clubes debería ser un líder.

Es aquel que tiene la fuerza y claridad para convencer a su selva que lo sigan en pos de un objetivo. Que en el camino va alimentándose de las opiniones de sus leones.

Que abre el camino cuando este está duro y lo cierra al llegar. Con esto quiero decir que no debe ser la persona que busca ser reconocido por lo que hacen los demás, sino que reconoce la valía de sus colaboradores, aún a costa de no ser reconocido. En las fotos de difusión debe velar porque la mayoría de su selva sea destacada y no ser la persona que siempre esté en ellas.

Un líder debe dar la confianza necesaria para que sus colaboradores realicen sus trabajos encomendados, entregándoles un lineamiento en general, que permita desarrollar las propias iniciativas y incentivar los pequeños logros en el camino al objetivo final.

Un líder debe siempre escuchar "todas" las opiniones de su selva, aún si estas no son las que desearía escuchar, y en la tranquilidad analizar si ellas tienen elementos que pudieren mejorar su gestión. A todos nos gusta ser tomados en cuenta.

Un líder debe mantener la amistad y el compañerismo en el grupo aún a costa de su orgullo cuando existe algún problema generado por su gestión. Debe saber pedir disculpas y aceptar las de los demás.

Un líder es como un director de una orquesta, debe lograr que todos toquen la canción que el eligió, sin tener el que tocar todos los instrumentos, sino sacar de cada uno lo mejor para que la canción logre ser recepcionada por los demás como un conjunto armónico.

Un líder no debería cambiar lo que funciona bien en el club, sino que primero abordar lo malo y luego mejorar lo bueno. Sino esto puede producir un rechazo en los miembros más antiguos, al no reconocer lo hecho y producir quiebre en la relación armónica necesaria.

En fin, un líder debe ser la persona más importante en la dirección y planificación, pero el más servidor.

No olvidar jamás que un club de leones es una comunidad de amigos y de voluntarios, que eligieron entregar una parte de su tiempo en servir a los demás, no funcionarios que realizan trabajos remunerados. Esto es especialmente importante cuando se les exige más allá de lo que pueden o decidieron entregar al club, produciendo el alejamiento de estos leones.