Seleccionando y guiando a socios de Calidad

Por: CL Antonio M. Singh C.
Club de Leones de Balboa
Distrito D-1 Panamá

Desde el inicio de la humanidad el hombre y la mujer han buscado la forma de unirse a otros para realizar diferentes actividades en la vida cotidiana.

No es extraño entonces que hombres y mujeres de buena voluntad acepten la invitación a formar parte de un club de leones ya que de esta manera podemos hacer en grupo lo que individualmente nunca hubiéramos podido.

Cuantas veces, antes de formar parte de los leones deseamos ayudar a personas necesitadas, pero no contamos con el recurso económico ni con el sistema para hacerlo.

En cambio, ahora como Leones ayudamos y damos a los demás, aportando principalmente nuestro tiempo más que todo para que en nuestras comunidades se ayude al más necesitado.

Esto definitivamente, es hermoso Compañeros Leones.
Ayudar a los demás estimula a seguir viviendo en un mundo tan lleno de corrupción, drogas, y enfermedades. Estimula el pensar que tendremos un mañana más saludable para nuestros hijos, por las cosas buenas que tratamos de hacer, que en la vida no todo es malo, gracias a esta idea tan maravillosa de nuestro fundador Melvin Jones de crear el Leonismo, ya que por el Leonismo, los que pertenecen a esta organización, agradecemos el poder servir.

Pero, que significa servir? Un amigo nos invita a pertenecer a un Club de Leones. Algunos pensamos si podemos cumplir, si podemos responder a la responsabilidad, otros a la ligera aceptamos sin pensar, y en múltiples ocasiones, quienes invitan no dicen la realidad de lo que es el Leonismo. Engañan diciendo que esto es un club social, que es voluntario y que no hay responsabilidades.

Eso no es así Compañeros Leones, si bien es cierto que fuimos invitados a servir voluntariamente, al aceptar el compromiso y la responsabilidad de asistir a todas nuestras reuniones y a cumplir con todas nuestras cuotas, a cooperar con los demás socios, a responder al llamado del Servicio, porque en ese momento que decimos ACEPTO, tenemos un compromiso moral con nuestra Patria, nuestra familia y sobre todo con nosotros mismos.

Estamos convencidos de que el Leonismo es para personas responsable, personas ocupadas, que son conscientes de que el tiempo es valioso y que hay que sacarle provecho.

No cometamos el error de traer a nuestro club un amigo porque nos cae bien, o porque es nuestro vecino, o porque trabaja con nosotros, sin estar plenamente convencidos de que sería un buen León.

Debemos tener cuidado de seleccionar bien a nuestro ahijado.

No tratemos de ganarnos muchas llaves, tratemos de tener Compañeros Leones que van a rendir a satisfacción sus funciones en nuestro Club porque de esos ahijados o invitados dependerá el buen funcionamiento del Club de Leones.

Es importante también  que cuando nuestros ahijados o invitados ingresen al Club nosotros los padrinos debemos convertirnos en su sombra para evitar que esos elementos buenos se pierdan por falta de una buena guía. Debemos estar conscientes de darles instrucción Leonística a nuestros invitados. Preocuparnos de que si en algún momento faltan a las sesiones, llamarlos y preguntarles el por qué de su ausencia. Convertirnos en sus verdaderos padrinos que vamos a velar porque sean buenos leones y sean ejemplo de los demás socios.

Pero lo que no debemos hacer es traer nuevos socios, presentarlos en el club y dejarlos que se defiendan como puedan sin tener la guía y el respaldo nuestro para que al cabo de un corto tiempo perdamos a un buen elemento y quedamos con una cuenta morosa. Es primordial tener presente que a nuestro club debemos traer calidad y no cantidad.