Liderazgo en el Leonismo

Extractado de Ciberboletín


En el LEONISMO, como toda institución de servicio hacia la sociedad, se ve frecuentemente enfrentado a una realidad mundial, en medio de inquietudes profundas y problemas de soluciones difíciles. En su accionar, procura alcanzar metas de humanidad diferentes, justas y adecuadas a las necesidades del ser humano, que conforma las comunidades.


QUE ES EL LIDERAZGO
Se define como Liderazgo a la condición de Líder o ejercicio de sus actividades.


QUE ES UN LIDER
Un líder es aquel socio que como miembro de un Club de Leones, contribuye con sus ideas para que se realicen los propósitos comunes del Club.
La literatura está llena de ejemplos y de definiciones, describiendo al líder como la persona que dirige, quien conoce las reglas de procedimientos, quien sabe dirigir reuniones, quien señala el camino, quien logra que otros lo sigan, quien tiene visión, quien posee carisma.
Sin embargo, nuestras organizaciones cívicas y gubernamentales, no aprenden la lección del liderazgo, nuestros líderes no saben comportarse como LIDERES.
Sufrimos los ejemplos de corrupción y de mala conducta más grandes de parte del liderato político , que hace que un pueblo aparente conformarse y resignarse a aceptarlo como normal.
 

Cumple el León su función de liderato en aquella ocasión en que aporta ideas personales al club con el cual trabaja, pero, como es natural, esta función no se cumple de manera permanente.

El objetivo fundamental del liderato se logra cuando el León que lo ejecuta consigue que el club acepte sus indicaciones, consejos u orientaciones en los asuntos sometidos a su consideración, pero no porque los imponga de una forma autoritaria.

Liderato es la suma de un número de cualidades que tiene un grupo de Leones y que dan calidad al proceso que estos realizan.

Algunas de estas cualidades mas sobresalientes son:

1. El club cuenta en su seno con leones que por su experiencia pueden aportar frecuentemente ideas que ayuden a la matrícula a la realización de sus aspiraciones.

2. El proceso del trabajo de la matrícula es de tal naturaleza que permite la libre expresión, dando así la oportunidad a todos y cada uno de sus socios a contribuir con sus propias ideas para un interés común.

3. La idea de cada socio se convierte en idea de la matrícula; y todas las ideas vienen a ser elementos de juicio que la matrícula utiliza para adoptar decisiones conjuntas.

Es importante señalar que se han realizado varios estudios que han aclarado muchos puntos en relación con lo que es un líder y lo que representa el ejercicio del liderato. Algunos de esos puntos son los siguientes:

1. En un club, el liderato no es función de un solo león, así no que cada uno de los que lo integran ejerce función de liderato en el momento que contribuye con su aportación personal. Pueden, por lo tanto, existir tantos líderes como socios tenga el club.

2. No existe el liderato permanente. En las distintas situaciones que se planteen en la discusión y según las circunstancias lo requieran, el puesto del líder corresponderá a la persona más idónea para tal cometido.

3. Un león no se convierte en líder por el simple hecho de que así lo acredite un nombramiento oficial. El auténtico concepto de líder se deriva de la conducta y aportación que el león ejerce para con el club que forma parte.

4. Es indispensable ajustar la conducta personal a las normas colectivas de la matrícula para merecer la calificación de líder.

5 Un buen líder es aquel león que, además de otras cualidades, posee también la de saber ser seguidor y colaborador de otros líderes.

Es importante señalar que para ejercer su función eficientemente como líder, el león debe poseer una esmerada y completa preparación leonística.

No hay duda que no resulta fácil reunir todas las cualidades que hemos indicado; pero se espera que, por los menos, cada león o candidato se esfuerce por cultivar el mayor número de ellas.

LIDERAZGO
Concepto de dirigente.
Dirigente es la persona que siente la responsabilidad de conducir a un grupo humano, tiene la vocación para hacerlo, la fe que podrá y la capacidad para realizarlo de una forma eficaz y eficiente.

La vocación y la fe constituyen la fuente de energía que impulsan a actuar a todo dirigente. La eficacia es la capacidad para lograr objetivos y la eficiencia, la de lograrlos con el mínimo esfuerzo necesario, es decir empleando la menor cantidad posible de recursos.

Todo ello hace a la Responsabilidad, que es la obligación de conducir para lograr lo mejor en el bien a la comunidad.

Es cierto que el líder no nace, se hace. Y si la correcta definición de líder dice: Que es todo aquel que por sus acciones es merecedor de ser imitado y seguido, llegamos a la conclusión que se puede llegar a ser un buen dirigente sin jamás ser líder. Este sería el caso del que llega a su ubicación por
circunstancias que hacen a la aplicación de un artículo determinado de un Estatuto o Reglamento, o por la designación de quien ocupa una función superior, pero se limita a ejercer esa función pura y exclusivamente ajustándose las normas y pautas que rigen el cargo de turno; así pasará a través de la historia como un dirigente más pero nunca como un líder.

Pero, cuando a esa función le agregue su cuota de personalidad, convicción, responsabilidad, fe, comprensión y tolerancia necesarias, pasará a ser un DIRIGENTE LIDER y de esa manera su paso a través de la conducción leonística dejará una estela de reconocimiento y ejemplo que agradecerá el futuro de nuestro movimiento.

Junto a lo anterior el Líder debe contar con una serie de características que permitirán que su conducción sea eficaz y eficiente.

Las más importantes son: Liderazgo, Profesionalismo, Creatividad, Actitud científica, Capacidad de decisión, Capacidad de comunicación.

CREATIVIDAD.
Lograr una organización formada por personas responsables y al mismo tiempo creativas, es el ideal de toda conducción. En este aspecto, sin embargo, es importante destacar que un líder puede destruir la  capacidad creativa de una organización, si su liderazgo mata la iniciativa de las personas que lidera.

Esto puede ocurrir cuando los individuos consciente o inconscientemente renuncian a pensar porque  se limitan a seguir las indicaciones del líder. Un buen líder no permite que esto ocurra, sino que permanentemente está comprometiendo a todos en la definición de objetivos y de medios para lograrlos, asegurándose que todos participen.
Con esto crea las condiciones mejores para un trabajo creativo.
El conductor deberá desarrollar un profundo interés en lo que se hace; la participación favorece ese interés pues se trata de la cosa propia.
En segundo lugar deberá lograr que en su organización reine un  espíritu amplio en el enfoque de los problemas. Es decir, la tolerancia y la comprensión deben fluir naturalmente. El precio de la creación es muchas veces el error, aunque no sea más que manifestado como una idea con toda la apariencia de irrealizable, o aún peor, una  idea realmente alocada. Para la aplicación de esa tolerancia y comprensión hacia actitudes como las enunciadas, vale el ejemplo del  buscador de oro: él deberá zarandear mucha arena antes de encontrar una pepita.

Hay que evitar por lo tanto el prejuicio, principal antídoto de la creatividad.

El líder debe tener siempre bien presente que nadie puede mejorar aquello que no conoce debe tener inspiración que no es mas que la asociación de ideas ya existentes en nuestras mentes con las necesidades a satisfacer. ¡ Cuántas más ideas si el líder consigue una verdadera y total participación !

CAPACIDAD DE DECISION
Todos esperan que el dirigente líder sepa tomar decisiones. Se dice que una persona tiene capacidad de decidir, cuando toma decisiones razonablemente buenas y oportunas con una información mínima y con una apreciación justa de las consecuencias que tal decisión pueda  tener en campos diferentes a los cubiertos por los objetivos de la decisión.

Esta capacidad evita que las decisiones se demoren permanentemente  porque siempre falta algo para tomarla. Herbet Simon, premio Nobel de economía del año 1979, dijo que nunca una decisión puede tomarse con oportunidad, si se espera a tener en cuenta todos los elementos de  juicio pertinentes para la evaluación, como asimismo todas las alternativas posibles de definir.
Por lo tanto, el dirigente líder, debe proceder con gran criterio para reconocer cuando la información relevante ya está presente en la mesa de las decisiones y los diferentes cursos de acción dentro de los cuales hay que elegir uno, siendo representativos de todo lo bueno que pueda hacerse e impulsar a la organización a la elección de la alternativa más conveniente.

Ésta debe ser elegida con responsabilidad, porque no debe confundirse capacidad de decisión con temeridad; temerario es aquel que toma una decisión sin contar con la información mínima necesaria que asegure una decisión razonablemente buena. Y entonces, por la definición que utilizamos al principio el que proceda de esta última forma evidentemente no es ni será nunca un líder.


¿Que significa ser un Líder?
 Mucho se ha escrito sobre el tema del liderazgo en los textos universitarios y en las revistas de las distintas organizaciones cívicas o gubernamentales.

Quizás hemos perdido el ejemplo del buen líder.
Parece que no nos hemos percatado que para ser LIDER, tenemos que saber sacrificarnos, tenemos que aprenderá ser ejemplos de buena conducta, de humildad, de sabiduría como nos enseñó El MAESTRO, Nuestro Padre, Nuestro Señor Jesucristo.

Ese es EL LIDER. Hay que entender que ser líder implica sacrificios, dedicación, trabajos sin remuneración, servicio hacia los demás sin esperar nada a cambio, fuera de la enorme satisfacción de que hicimos una acción positiva y desinteresada por el bien de los demás. Nuestro pueblo debe adoptar la política de cero tolerancia a la corrupción y a los malos ejemplos, ocurran éstos en la vida política o cívica, de lo contrario, estamos condenados a lo peor.
Esta labor hay que iniciarla desde las instituciones básicas como la familia, la escuela, la iglesia, el sistema económico y el gobierno, hasta las organizaciones voluntarias, adoptando normas de conducta ética que encierren los más altos valores morales que orienten la vida de nuestra comunidad.
El líder debe tomar muy en cuenta que los miembros del grupo nos pueden ayudar o también perjudicar.


Ayudan cuando:
a) Contribuyen con información y su experiencia.
b) Expresan sus ideas con claridad y de un modo directo
c) Son sinceros, creen en el grupo y consideran significativa su contribución, no fingen.
d) Son flexibles, se adaptan y comprenden cuando otros tienen ideas más importantes.
e) Son sensibles, saben cuando hablar y cuando callar.
f) Son creativos, ven mas allá de los métodos tradicionales y a veces obsoletos, ven nuevas maneras, 

   hacen que sus ideas sean realizables.
g) Son amistosos, ayudan a establecer y mantener la buena relación. 
h) Tienen convicciones e ideas definidas y firmes, sin ser obstinados.
i) Son organizados, en su tiempo, material e información.
j) Son activos, más que hablar, ellos actúan, tienen voluntad y energía.

Perjudican cuando son:
a) Oradores, con discursos largos y pesados, esperan que todos aplaudan.
b) Pesimistas, no contribuyen, destrozan las ideas de los demás, no aprecian sugerencia alguna.
c) Optimistas, el otro extremo, nunca creen que una idea puede tener obstáculos.
d) Simplificadores, que la reunión termine pronto, sugieren soluciones rápidas y simplistas.
e) Detallistas, les gusta discutir detalles sin importancia. Pierden el tiempo en cosas superfluas.
f) Silenciosos, tienen buenas ideas pero no las expresan, las guardan para después de la reunión.
g) Divisionistas, comienzan a susurrar a otros, inician conversaciones separadas.
h) Socializadores, más interesados en el intervalo para el café o la cena.
i)_Atrasados, llegan tarde y exigen que les pongan al día de lo tratado.
j) Lectores, tienen algún material con el que se entretienen durante toda la reunión.
k) Opositores, todo les parece malo, están con el "pero..." en la boca.


Todo grupo tiene personas que dificultan la buena marcha de las discusiones o impiden que se resuelvan sus problemas. En esos casos los líderes eficientes tratan de incentivar a los miembros positivos, aquellos que tienen conocimientos, que son experimentados y que actúan con buen criterio.
Los líderes eficientes: son buenos oyentes, se esfuerzan por comprender, se comportan con paciencia y calma, no interrumpen (excepto a los que quieren dominar). Oír con atención y comprender. Son calmados y controlados, si el líder pierde el control, fracasa, debe mantener la perspectiva y el autocontrol.
Aceptan la crítica con serenidad. Manifiestan naturalmente sus dudas, preocupaciones y sentimientos. Establecen la sinceridad como patrón del que jamás se apartan. Incentivan la independencia, y no la dependencia exagerada de su liderazgo.
Piense y hable de manera positiva acerca de sus colaboradores, producirá un efecto contagioso.
Si confía en que ellos pueden asumir una responsabilidad, ellos la asumirán.
Aprenden a confiar en el líder, y a reconocer la confianza que él deposita en ellos. Debe desarrollar colaboradores que piensen por sí mismos.
La importancia de entender a la gente y tratar armoniosamente con ella, representa un noventa por ciento de una eficiente administración. La capacidad para conocer a la gente es el punto de partida para tratar con ella.
El talento de la comunicación juega un papel importante en esto.