LA LLAMADA DE HOY A LOS LEONES

ESTRATEGIAS INNOVATIVAS PARA RETENER SOCIOS Y AUMENTAR LA MEMBRESÍA

Por C.L. Juan Manuel Jiménez
Club de Leones de Desamparados
Distrito D-4, Costa Rica
 

En la Carta Mensual de Octubre 1948, nuestro fundador el compañero Melvin Jones escribió, en relación al XXXI aniversario de la primera convención de Leones:” Sí, los Leones han laborado bien y han ganado un puesto único y saliente en el campo del servicio; pero de ninguna manera debemos considerar que hemos llegado a la cima. Nuestros más grandes servicios, nuestras más grandes oportunidades aún están adelante. Somos jóvenes todavía, apenas hemos abierto el terreno de nuestras posibilidades por cumplir. Hemos hecho mucho, pero es necesario que hagamos mucho más. Para una organización como la nuestra, siempre habrá mucho que hacer por el hombre y la familia y la comunidad, por la Patria y el Mundo.”

Es increíble como esas palabras se pueden repetir aún hoy, cincuenta y cinco años después, y todavía tienen vigencia. La pregunta que nace es, ¿cómo podemos hacer mucho más por el hombre y la familia y la comunidad, por la Patria y el Mundo?.

En la misma Carta Mensual mencionada, el compañero Melvin Jones señala: “la llamada de los Leones es para estimular la dirección y acción individuales por parte de los miembros y una dirección y acción unidas por parte de nuestros Clubes de Leones. Ambas son igualmente importantes, porque
es la individualidad la que hace sobresalir al Club, y es el Club el que, combinando y coordinando el vigor y el talento, la iniciativa y la energía individual de sus miembros, da a cada uno de ellos un medio eficiente y organizado a través del cual puede servir de la manera más eficiente”.

Hoy día, nuestro Presidente Internacional, Dr. Tae-Sup Lee, señala que la innovación es el portal hacia nuestro futuro, ya que siempre que los Leones decidan hacer algo tienen que ser creativos y deben hacer las cosas como nunca se habían hecho antes.

En el artículo “¿Cómo innovar?”, intenté plantear una respuesta a dicha pregunta. En él planteé una respuesta basada en el hecho de que las llaves de la innovación son la creatividad, la efectividad y el dinamismo.
Establecí que la creatividad es la aptitud para crear o inventar; siendo que crear es la acción de hacer nacer algo e inventar es la acción de hallar o descubrir, con ingenio y estudio, una cosa nueva o no conocida; que la efectividad es conjugar en uno tres aspectos: hacer las cosas de la mejor forma posible, en el menor tiempo posible y al menor costo posible; y finalmente que una vez iniciado el proceso innovativo, el mismo debe ser dinámico y no debe suspenderse nunca.

Pero, cómo relacionamos la retención de socios con la innovación? En la Revista El León, de Setiembre 1948, nuestro compañero Melvin Jones indicó:” Un León lo es porque en su trabajo encuentra diversión y solaz. Se inscribió en el Club de Leones porque éste es un organismo activo y trabajador, y las oportunidades que se le brindan para servir desinteresadamente y para obrar el bien, constituyen una de las razones de que goce tanto perteneciendo al Club de Leones”.

Fundamentado en el artículo mencionado anteriormente y los pensamientos de nuestro compañero Melvin Jones, me permito ofrecer una opción, de tantas posibles que existen, en lo referente a la retención de socios: para retener socios en los Clubes de Leones, debe buscarse que el sentido de pertenencia de ellos hacia el Club sea profundo y muy fuerte. De esta forma, no importan los obstáculos que se presenten, el deseo de permanencia será mayor que ellos y le ayudará a sobrellevarlos.

Siguiendo el camino marcado en el artículo “¿Cómo innovar?”, considero que el Club debe generar actividades de interés para los socios, en todos los campos posibles, para reafirmar y alimentar el deseo de permanencia. Para ello debe:

1. Utilizar la capacidad creativa de sus socios para generar dichas actividades, recordando que las mismas tendrán dos objetivos finales claramente definidos: la obra social u organizacional establecida como beneficiaria de la actividad (común a todos los integrantes del club) y la reafirmación del deseo de pertenencia (común a un grupo de integrantes del club). Debe tenerse cuidado y realizar una serie de actividades que, aunque individualmente busquen la reafirmación de grupos determinados, en conjunto logren abarcar el sentido de permanencia de todos los integrantes. Estas actividades deben fomentar el estudio profundo de las situaciones en cuestión y el uso de las experiencias pasadas sin menoscabar la iniciativa; para romper paradigmas.


2. Utilizar la capacidad organizativa y de trabajo de los Clubes de Leones, para lograr la efectividad en las actividades que se hagan, lo cual reafirmará el deseo de permanencia del grupo, el respeto entre los socios, la confianza recíproca, el reconocimiento de las habilidades individuales y se abandonan las cuotas de poder.

3. Fomentar el dinamismo continuo en relación a las actividades, recordando que dinamismo es movimiento, no velocidad; es desarrollo, no estancamiento; dinamismo es acción, no pasión.

Para finalizar esta primer entrega, a la que siguen tres entregas más relativas específicamente a los tres puntos citados anteriormente, quiero mencionar lo dicho por nuestro fundador Melvin Jones en los inicios del Leonismo:

”Hay música que muere aún antes de que su cadencia se arraigue. Hay poesías que perecen con el idioma que les dio al ser. También la arquitectura tiene obras frágiles: algunos de sus templos se desmoronan y caen. Solamente la escultura se acerca a la inmortalidad; sin embargo las estatuas de los viejos maestros se reducen en número y adquieren más valor conforme los años van pasando. Lo que hacemos en beneficio propio, muere con nosotros, lo que hacemos por otros, perdura aún después de nuestra muerte.
Leones, hagamos que nuestro trabajo sea tal que dure como las esculturas de los maestros. Hagámoslo de tal calidad que sea perdurable no sólo para los hombres que nos siguen, sino que también sea de inapreciable valor para las futuras generaciones. Dejemos que ésta sea la llamada de hoy a los Leones”.
 

Las acciones no solo deben ejecutarse, deben ejecutarse bien.