El mundo actual

Por: CL Ramiro Palacios Vela

México

 

Se estremece convulso ante las contradicciones que le agobian. Corrupción, robos, drogas, secuestros, crímenes, asaltos, desocupación, economía angustiosa en muchos países.

Si nos asomamos a los diarios y a los programas noticiosos ésta es la panorámica universal y el perfil de la realidad que se vive en un mundo que grita ¡Basta! Porque parece estar llamando a sus propios funerales.

Sin embargo, aún existe gente buena, gente noble que piensa que no es éste el mundo sórdido que todo lo traduce a una compra - venta de servicios.
Sino, un mundo de seres humanos que tenemos derecho a progresar y hacer que los demás progresen. Acaso no en una economía espléndida pero si digna y buscar el marco de una vida interior que aliente los valores reales del espíritu.

El Leonismo es campo propicio para alentar causas nobles y asomarnos a la realidad de un mundo maravilloso que tiene que sellarse con gotas de amor.
Lleva el más hermoso de los signos: LA AMISTAD.

Si alguien nos pregunta ¿Qué es el Leonismo? Podría contestarse con 3 vocablos que encierran su esencia: "INSTITUCIÓN DE SERVICIO". Somos como una gran familia que la une un mismo ideal: EL SERVICIO.

Es que los Leones aspiramos a ser como las hojas de un árbol, que las doran los mismos veranos, las azotan los mismos vendavales, las cubren de escarcha los inviernos, caen en el otoño, pero llegada la primavera brotan unidas, como en un canto de amor.

Así la unión firme del Leonismo vive los mismos problemas, los mismos afanes, las mismas caídas, pero siempre los resurgimientos e ideales entonando un himno al trabajo, al servicio y al amor.

Por esto a un club de Leones no se debe de invitar a quien quiere, o a quien puede, sino, a quien debe ser invitado. No al que necesita de un club, sino a quien necesita un club.

Que reúna economía, pero ante todo calidad moral, que reúna prestigio pero primero la disponibilidad de servir. La vocación de servicio es la que de permanencia. Es la que cuenta en la vida. Es como la fe tiene que avivarse día con día.

"Una fe sin obras es una fe muerta" dijo el Apóstol Santiago. Esto es aplicable al Leonismo, debe ser una fe hecha de obras y realidad.

¿Quines deben ingresar al Leonismo? Debemos como una meta engrosar las filas del Leonismo. ¿Cómo? Escogiendo entre nuestros amigos o familiares a los que juzguemos los más aptos o idóneos.

Que reúnan capacidad, personalidad y la economía necesaria. Muy en cuenta debemos tener a su familia, a su esposa e hijos. Se necesita una labora persuasiva y sincera para vender los ideales del Leonismo.

No debemos vender intereses, no ofrecer nada a cambio, no entusiasmarles porque obtendrá un seguro de vida barato, no debemos tampoco venderles la idea de grandes fiestas, ni la promesa de que el Leonismo será campo para sus negocios.

A todo ser humano le gusta sentirse importante y útil a los demás.

Hay que ofrecer la idea de servicio. La idea de la importancia de que será útil a los demás con su trabajo, sus ideas y su esfuerzo, dentro de una agrupación que tiene como meta llevar alivio a la comunidad.

El Leonismo lo integramos seres humanos que buscamos progresar y elevar nuestro nivel de vida. Nuestra sociedad será lo que hagamos de ella. No es para resolver problemas personales, éste es una escuela de acción y de servicio. El ser humano necesita de la acción, es el ejercicio en potencia,
así como el cuerpo humano necesita de ejercicio físico, los valores del alma requieren de una acción en pro de los demás.

Se necesita carácter para perseverar, carácter es saber sostener una decisión, mucho tiempo después de las condiciones emotivas en que fue tomada.

Los miembros de un club buscan permanencia, cuando se sienten tomados en cuenta, cuando se sienten útiles a una agrupación, les crea un sentimiento de importancia. Y el hombre procura ser importante.

Sepamos conservar y acrecentar nuestra membresía poniendo en juego nuestro intelecto. Cada club aunque en su esencia sea la misma, vive situaciones y problemas diferentes, por lo tanto las soluciones son diferentes.

Es con amor y comprensión como podemos transformar el mundo en llamas, el mundo profundamente enfermo, haciéndolo más grato y más amable, impregnándolo del espíritu que anima a os Leones: LA AMISTAD Y EL SERVICIO.