SI TU FUERAS EL PRESIDENTE DE TU CLUB

INSTRUCCION LEONISTICA

Si tu fueras el León Presidente, ¿Qué harías? Seguramente tendrías en mente innumerables ideas y proyectos a realizarse durante tu año de incumbencia.

Pondrías todo tu empeño, esfuerzo y dedicación para que cada obra, cada actividad sea un éxito. Té esforzarías al máximo para que todo saliera bien.

Muy pronto te darías cuenta de que no puedes realizar tú solo tan ingente labor, tendrías que delegar algunas tareas y esperarías como es lógico, que cada compañero león realice tu encomienda con verdadera responsabilidad y dedicación.

Te preocuparías si algo fallara y agotarías todos los recursos para resolver el problema, en fin, pondrías todo tu corazón para evitar que algo se haga deficientemente o simplemente deje de hacerse.

Cuando sentimos que la responsabilidad recae directamente sobre nosotros, ponemos más empeño en lo que realizamos. Por eso, si fueras el León Presidente así lo harías tu también. ¿Por qué, entonces, no actuamos en este aspecto, cuando se nos de una encomienda, como si todos y cada uno de nosotros fuésemos el Presidente?

Sintamos corazón adentro que la responsabilidad del futuro de nuestra organización recae sobre los hombros de todos y cada uno de nosotros y no solamente sobre los del León Presidente o de la Junta Directiva.

Hoy no eres el presidente de tu club, pero sí eres parte muy importante de nuestra organización. Tu labor es esencial para el buen funcionamiento de tu Club y el éxito de todas las actividades y obras cívicas que realizamos.

Seguramente te han sido encomendadas algunas tareas como miembro de un comité. Acomete tu empresa, por pequeña que esta sea, con el mismo entusiasmo que pondrías si de tí dependiera la paz mundial, o el fin de la guerra atómica. Actúa como te gustaría lo hicieran los demás si tú fueras el Presidente. Tal vez algún día lo seas.

Cuando deleguen en tí una responsabilidad acéptala, hazla tuya. Realiza tu labor como si el futuro de tu Club dependiera de ti. En realidad así es.