PRESIDENTE: 10 Maneras de administrar mejor tu tiempo

Por: PGD. Eliezer Caro Martínez
Distrito 51 Oeste, Puerto Rico
Eecaro@isla.net


  1.. Compañero Presidente: Aprende a delegar. Siempre existe la tentación de abarcar el control total de un proyecto haciéndolo todo tú solo. Pero tú tienes una serie de funcionarios dentro de tu directiva, utilízalos al máximo. Vale la pena invertir un poco de tiempo en darle instrucciones a cualquier compañero, para poder luego concentrarte en asuntos más urgentes del Club.

  2.. Cada vez que empieces un proyecto, asígnale un tiempo límite: es mucho más probable que cumplas con una meta prefijada que con una que no tiene fecha fija.

  3.. Cuando todo te parezca urgente, deténte y piensa: "¿Qué pasaría si no hiciera lo siguiente?". Así siempre estarás haciendo el trabajo indicado en el momento indicado.

  4.. Divide todas las tareas en tres categorías: "Cosas que tengo que hacer", "Cosas que necesito hacer" y "Cosas que quiero hacer". Si terminas las cosas que tienes que hacer .. Estás realizando bien tu trabajo.

  5.. Confecciona una lista de cosas por hacer, lo mismo en una libreta de notas, que en tu computadora. Pero no dejes de actualizarla diariamente.

  6.. Si usas una computadora para los trabajos del Club, cerciórate de conocer cada una de las diversas funciones de ella. Esto té ahorra tiempo para cumplir con tus compromisos con tu Club, Distrito y La Internacional.

  7.. No pierdas de vista el archivo de los "Asuntos pendientes". Si estás esperando la respuesta de un Compañero León para empezar algo, recuérdaselo.

  8.. Enfréntate al papeleo rutinario del Club delegándolo, descartándolo, archivándolo o disponiéndote a resolverlo.

  9.. Asiste a todas las reuniones de Zona, Región y Distrital para continuar mejorando tus conocimientos leonisticos.

  10.. Si te sientes abrumado del trabajo en el Club, no te quedes callado. Habla con tus compañeros de Club, con el Jefe de Zona, con el Jefe de Región, con los Pasados Gogernadores o con el Gobernador del Distrito. Luchar contra la corriente es una pérdida de tiempo y de energía, mientras que pedir ayuda conduce, por lo general a una reacción positiva. Suerte en tu año de Presidencia.