El León de tiempo completo

Por: Marcelo Franck Ormachea

Bolivia


Cuando ingresé al Leonismo, lo hice pensando en la posibilidad de encontrar el camino de servicio al prójimo, con el entusiasmo de integrarme con personas cuya vocación de servicio sea afín a mis principios y cuya fuerza espiritual y moral pueda de alguna manera enriquecerme con las vivencias y experiencias que llevan acumuladas y sobre todo por encontrar el placer de compartir una amistad sincera y exenta de egoísmos pues el Leonismo fundamenta entre otros pilares su existencia sobre este noble principio.

Meditando sobre todas estas razones, creo que el León no es un ser que sea tan solo un ciudadano más durante su vida cotidiana para ser León tan solo en las reuniones y eventos leonísticos. Considero que el León es, ante todo León en todas y cada una de las actividades de su vida. En otras palabras es León a tiempo completo y lleva su esencia consigo a donde quiera que vaya; él no es León solo con el conjunto de Leones, pues su vida es en realidad un ejemplo de vida, es un ejemplo de trabajo, de renuncia y de sacrificio pero principalmente, es un líder en esencia y este liderazgo lo caracteriza en todo momento de su vida. Transmite su seguridad y su entusiasmo en todo momento y vive derrochando servicio a sus semejantes.

El León es un permanente benefactor en su comunidad, es amigo leal y principalmente es persona sincera y de amplio criterio, conjuga virtudes y defectos que conforman un ser humano común capaz de realizar cosas extraordinarias y es además capaz de hacer cosas pequeñas con extraordinaria entrega.

El León es entusiasta y positivo, es visionario, planea con seriedad y trabaja con alegría entusiasmo y entrega, no mide el cansancio ni la dimensión de su aporte, sino el resultado final en forma de beneficio al prójimo. Sacrifica lo propio en beneficio de otros y esto lo ennoblece y lo agiganta ante la vista del resto.

Todo esto es lo que vi en el Leonismo y estas características confirmaron mi acertada decisión de encaminar en este sentido mi esfuerzo y capacidad de servicio. Valoro en mucho la persona del León y de su Dama Leona, así como su capacidad de trabajo en grupo; la responsabilidad y enorme capacidad de amar pues nada de lo descrito puede ser guiado por intereses mezquinos. Por el contrario son el fiel reflejo de una inmensa capacidad de amar.

El amor leonístico, fiel respuesta al desafío que nos planteó Jesús al indicarnos amaos los unos a los otros como yo os he amado, pues él fue también hombre de servicio y prodigó amor aún a los que le causaron tanto daño. Este ejemplo es algo que debe formar parte indeleble de la conciencia del León. Debe ser capaz de generar una enorme capacidad de compromiso, comprensión y entrega. En definitiva, amor.

Estas cualidades hacen de un León una persona especial, sin embargo, es frecuente encontrar dentro de cualquier grupo humano, personas con diferentes criterios, o diferentes puntos de vista, esto muchas veces opaca la relación fraterna creando roces, más aún cuando cada quien defiende su posición de manera intransigente y cerrándose a las razones ajenas, en tales casos, suelen producirse resquebrajamientos en la relación grupal, pues algunos toman un partido y los otros el opuesto. Estas situaciones pueden provocar divisionismo, alejamientos y hasta renuncias.

Ante estas situaciones, siempre es conveniente considerar que ambas opiniones tienen su propio valor y ambas pueden estar en lo cierto, dependiendo de la óptica con que se las mire, y en la mayor parte de los casos puede tratarse de una variante más de forma que de fondo. En tales casos, es conveniente para dirimir la situación evitar enfrascarse en discusiones que pueden subir de tono y ocasionar diferencias mayores, delegando el análisis de la situación a una comisión conformada para el efecto, con el compromiso de que ambos bandos se sometan al arbitrio de la misma y acaten la decisión tomada por ella. Esto, aparte de evitar que los ánimos se sigan caldeando, permite un análisis posterior mas frío e imparcial, donde se podrán analizar los pros y contras de cada posición, sopesando las alternativas y obteniendo un análisis más justo y equitativo, en algunos casos, puede tomarse una media o extractarse la mejor parte de cada plan para obtener una tercera alternativa más viable y provechosa, de este modo, el posterior informe de la comisión, incluirá todos los elementos del análisis, además de la justificación de tal o cual decisión. Esto podrá, dependiendo de las condiciones aplicarse bajo el consenso general.

Otra frecuente causa de divergencias es la disminución en el entusiasmo durante las actividades de cada León, y es frecuente que los demás traten de condicionar su entrega a la de los demás. En este caso es necesario comprender que la labor leonística no debería estar condicionada a ningún agente externo, pues la labor de servicio no está sujeta a la cantidad de servicio de los demás, es una labor de desprendimiento "voluntaria" y al ser voluntaria, estará en directa proporción con el estado de ánimo, personal y el estado no sólo emocional, sino también físico de cada persona. Por tanto, bástenos con saber que cada quién puso su granito de arena, sin importar de qué tamaño, y que el conjunto logre obtener un beneficio global apetecible.

Es conveniente por otro lado que cuando se suscitan estos casos, también se nomine una comisión para poder entender la verdadera causa de la disminución del entusiasmo de un determinado León y de ser posible brindar una motivación cuando sea necesario. Sabemos que como seres humanos estamos sujetos a un sin fin de estados que modifican nuestro estado de ánimo y nuestro estado físico. Y resulta obvio que una persona que no se encuentre en plenitud de sus facultades, obtendrá una marcada disminución en su rendimiento.

Recordemos que la amistad también es "comprensión" y "comunicación", en estas condiciones pues deberá mediar una adecuada comunicación y la correspondiente comprensión de la situación real. Es muy recomendable que el León desmotivado, enfermo o con problemas, haga conocer su situación a otro de su confianza, para poder recibir el apoyo necesario, evitando de esta manera la crítica destructiva, y por el contrario recibir el apoyo necesario.

Hermanos leones, hagamos Leonismo de verdad con entusiasmo y nunca perdamos el impulso en el trabajo solidario y de ayuda en todos los frentes que nos hemos fijado como metas de servicio.

Acrecentemos este tesoro de la humanidad que es el Leonismo y su infatigable labor. Estrechemos filas y atraigamos hacia nosotros a tantos hombres y mujeres que en solitario tratan de alcanzar los mismos objetivos nuestros, permitiéndoles integrar nuestra gran familia para que en un esfuerzo conjunto podamos conquistar nuevas metas con mejores resultados. Seamos Leones de 24 horas al día y mantengamos siempre vivo el espíritu leonístico.