"Los Valores en el Leonismo"

Por: C.L. César Fernández Rojas
Club de Leones de Alajuela - Costa Rica.
 

Enfrentamos en los últimos 50 años, una crisis mundial derivada de las profundas modificaciones en las creencias y formas de vida de las personas, que sólo pueden explicarse en términos de complejos entretejidos causales multidimensionales (Zierer,2003) que tiene una densidad creciente e inestable.

Nuestros pueblos muestran formas de deterioro que son parte de ese tejido social enfermo en el mundo, entre múltiples problemáticas. ¿Cómo enfrentar los desafíos de una sociedad dinámicamente expuesta a estos cambios constantes.?

Por la educación de los valores; por la formación de las sanas costumbres que posibiliten la construcción de una personalidad moral que fije derroteros en las jóvenes generaciones. Por la educación de las virtudes adquiridas en el modelado de nuestros actos humanos y en la manifestación de los hábitos operativos buenos (Isaacs, 1998). Se entiende, como lo manifiesta el educador costarricense, Victor Brenes: que el término "ética" del griego y "moral" del latín significan lo mismo: rectitud de los seres humanos para actuar de acuerdo con los dictados de su conciencia.

Movido por estos ideales de amor al prójimo y de servicio desinteresado para ayudar a las personas con limitaciones de tipo económico y social, el fundador del Leonismo internacional, Melvin Jones, propició y fomentó a partir de 1917, el movimiento más grande y vigoroso en pos de la dignidad, la igualdad, la justicia, la libertad, el bien común y la responsabilidad por la niñez, la juventud y servicio a todas aquellas personas que necesitan de ayuda humanitaria. Estos son los principios que orientan al Leonismo a nivel mundial.

El primero de estos principios o fundamentos, corresponde a la dignidad, por la cual se aspira a que a la persona se le trate con respeto y consideración; por su dignidad la persona es sujeto con sentido de trascendencia espiritual y capacidad de vivir en libertad; de afirmar que la vida humana es inviolable; que tiene el deber superior de velar sobre todo lo existente y de realizar acciones altruistas por el solo hecho de admitir que el ser verdadero se expresa desde la interioridad de su propia esencia. Se considera el valor de la lealtad con sus compañeros y compañeras, como uno de los componentes básicos del Leonismo: por ello, se debe ser abierto al diálogo, dar seguridad en la palabra empeñada, ser atento y respetuoso.

En relación con el principio de la igualdad, la misión de los Leones y las Leonas es vivir una vida útil, de servicio al bien común; que nuestros preceptos morales se rijan por la sana convivencia y la atención de las necesidades sociales, incluso a costa del propio bienestar. De ello, el trato igualitario a las personas, sin mirar a quien se ofrece la ayuda humanitaria.

Respecto al principio de la justicia, el Leonismo expresa permanente voluntad de regirse por los cánones del derecho nacional e internacional, la moral, el Código de Ética, los Objetivos de Lions International, los Estatutos y Reglamentos Internacionales, las normas establecidas por la Junta Directiva Internacional, las directrices de cada cada Gobernación, las normas y orientaciones definidas por la Junta Directiva de cada club y el apego a sus deberes y obligaciones. Por supuesto que este concepto superior de la justicia social se relaciona con el pluralismo de nuestras actividades, por cuanto, entre los ideales del Leonismo se conceptúa que el fundamento último de la convivencia humana se basa en la reciprocidad y la solidaridad con las personas.

El cuarto principio al que se hace referencia, se relaciona con la libertad como el principio que guía la autonomía de conciencia en nuestras decisiones: por éste se ejerce libremente el voluntariado y se actúa con plena independencia de criterio, veracidad, firme voluntad y reflexión; la prudencia permite actuar con sensatez, rectitud y buen juicio. En consecuencia, la libertad es la afirmación natural de ser León y Leona, por la conciencia cívica del voluntariado que realiza. En la medida que se establecen más y mejores relaciones armoniosas con las demás personas, en esa misma medida se forja la propia personalidad: de hecho, a la única persona que podemos cambiar, con seguridad, es a nosotros mismos.

Dice nuestro Código de Ética que hay que tener presentes siempre las obligaciones como ciudadanos con la nación, el estado y la comunidad, profesándoles lealtad constante de pensamiento, palabra y obra, y dedicándoles generosamente el tiempo, el trabajo y los recursos. Es nuestro norte la lealtad a la Patria. Se deriva de estos ideales que la ética de un León y una Leona se ponen a prueba por sus cualidades humanas; de allí esa fuerza interior, esa convicción de reaccionar espiritualmente para favorecer a las personas más necesitadas y de impulsar el bienestar social. Forma parte de esta visión integral de libertad la dimensión religiosa, porque con esos valores espirituales no ha existido nunca ambigüedad en el Leonismo: creemos en Dios, en su guía e inspiración.

El bien común es el principio en el cual todos (as)debemos participar, por cuanto fomenta el mejoramiento de las condiciones de vida de la comunidad; su constante desarrollo fortalece la imagen del León y la Leona ideal: " ...es una filosofía de vida, una forma de actuar, pensar y sentir... el Leonismo es una institución humanitaria de ciudadanos patriotas en su nación y en la comunidad mundial" (Arguedas, Fallas y otros). Incluso el Código de Ética nos guía a tener presente que en los negocios, y por afinidad en nuestras profesiones, no se debe destruir al otro ni obtener ventajas injustas; además, "Dondequiera que surja duda, en cuanto al derecho o a la ética de mi posición o acción hacia mis semejantes, resolver esa duda a costa de mi mismo".

La responsabilidad es el principio que orienta a la toma de decisiones: cada club actúa con plena independencia, de acuerdo con la prudencia y la rectitud del caso; se planifican los proyectos y las actividades anuales con suficiente antelación, se realiza el análisis de las necesidades diagnosticadas y las posibilidades reales de solución; se ejecutan los proyectos y las actividades con satisfacción y esfuerzo; se muestra iniciativa en la resolución de esas situaciones problema y se procesa la información para redactar un informe que contenga los logros alcanzados, las conclusiones y las recomendaciones.

En suma, el Leonismo es una organización mundial que incentiva a sus asociados para que asuman con responsabilidad sus deberes cívicos y morales: para asumir con libertad y con dignidad una escala de valores cada vez más exigente, con metas y aspiraciones de un nivel superior para merecer el afecto, y la gratitud que no es más recompensa que la propia satisfacción del deber cumplido.