EL SEXTO SENTIDO

Por: José Luis Navarrete Gutiérrez

Club de Leones de Chihuahua, A. C.

México


El sexto sentido todos lo tenemos a la mano si queremos. Nos referimos al sentido común, que significa el saber lo que hemos de aceptar o lo que hemos de rechazar. Se basa principalmente en buscar y equilibrar todas nuestras experiencias pasadas en cuestión de segundos.

Quien somete sus acciones a la prueba del pensamiento y éste a la prueba de la razón, difícilmente se equivocará. Pensar y hacer, hacer y pensar, es lo que en ocasiones llamamos sabiduría.

Al que no tiene la capacidad de razonar lo calificamos como un tonto, al que no quiere hacerlo lo tachamos de necio y al que no se atreve a hacerlo lo llamamos esclavo.

Muchas veces nuestro problema es que al mismo tiempo que nada sustituye al sentido común, no lo ejercitamos por mera cobardía, tenemos miedo de creer en él. En realidad son pocas las personas que se ajustan bien a la realidad de la vida, que están en armonía consigo mismos y con los demás y que son totalmente libres. El sentido común tiene más valor real que una abundante cuenta bancaria.,

Este sentido es el arte de vivir bien y es parte de obras literarias de todas las épocas. Es algo así como la Filosofía vestida de gala. Cuando una: persona admira ciegamente lo que otros hacen o dicen pierde su tiempo. Ninguna opinión ajena nos compensa por la pérdida de la nuestra.

Lo que logró él triunfo de los primeros hombres sobre los demás, no fue solamente la fuerza bruta, sino las ideas y cómo transmitirlas. Muchas veces los que sobresalen en algo no es tanto por sus conocimientos, sino por su sentido común.

Para el hombre de hoy, el estudiar ya no es suficiente garantía de éxito. Ahora más que ayer, se necesita pensar más. Si no progresa, piensa en lo que debe hacer, o no hacer, para progresar, analiza todas las situaciones, pide consejo pero siempre se atiene a sí mismo y a su modo de pensar. La ayuda que se pueda prestar a sí mismo es muchas veces superior a la que puede recibir de los demás. Antes de pedir ayuda a otros, primero tenemos que ayudamos a nosotros mismos.

Lo que el sentido común nos garantiza es realizar nuestro trabajo de la mejor manera; ser justos con los demás; poder ganar dinero sin perder nuestros amigos; ver siempre hacia el futuro; lograr más cosas; lograr que nuestro trabajo nos guste; avanzar a pesar de nuestros fracasos o experiencias; gozar de la vida; y sobre todo, aceptar nuestras derrotas.

La mayoría de nosotros no ve otra cosa que el éxito financiero, .pero el que no alcanza más, éste queda desilusionado de la vida. Más ricos somos si vivimos una vida sencilla, si somos bondadosos con los demás, si somos sinceros y amamos nuestra independencia más que las riquezas económicas. Tengamos un poco de sentido común.