Fórmula de éxito: Siempre dar valor

Recopilación por:

CL Gonzalo Retamal Moya

Chile

 

UNA FORMULA DE ÉXITO QUE SIEMPRE LOGRA SU OBJETIVO AL SER APLICADA.

¿Se encuentra usted entre los cientos de miles de personas de todo el mundo que han leído la autobiografía de Benjamin Franklin o entre las decenas de miles que han leído la obra ¿Cómo me levante del fracaso al éxito en la venta?, de Frank Bettger?.

En caso de que no sea así, le recomendamos que lea los dos libros ya que contienen la fórmula que siempre triunfa cuando se emplea una Actitud Mental Positiva.

En su autobiografía, Franklin revela que se dispuso a ayudar a Benjamin Franklin como la persona viviente más importante, para ayudarle a usted, escribió: Siendo mi propósito el de adquirir el hábito de todas estas virtudes, juzgué que no seria oportuno distraer mi atención intentándolo todo de una vez, sino que convendría centrarla de una a la vez; y cuando hubiera dominado ésta, pasar a otra y así sucesivamente hasta conseguir las trece y, dado que la previa adquisición de algunas tal vez facilitaría la adquisición de otras, las ordene en este sentido:


FACTORES DE MOTIVACION CON VISTAS A LA AUTOSUGESTIÓN.


1. TEMPLANZA:

Come sin embotarte, bebe sin exaltarte.


2. SILENCIO:

No hables más que de aquello que puede beneficiar a los demás o a ti mismo; evita las conversaciones triviales.


3. RESOLUCIÓN:

Resuelve hacer lo que debes; haz sin falta lo que hayas resuelto hacer.


4-ORDEN:

Que todas tus cosas tengan su lugar; que cada parte de tu ocupación tenga su tiempo.


5. FRUGALIDAD:

No gastes más que en aquello que pueda beneficiar a los demás o a ti mismo, es decir, no desperdicies nada.


6. DILIGENCIA:

No pierdas el tiempo; ocúpate siempre en algo útil; elimina todas las acciones innecesarias.


7. SINCERIDAD:

No utilices ningún engaño perjudicial; piensa con inocencia y justicia y, si hablas, habla en consecuencia.


8. JUSTICIA:

No causes daño a nadie mediante perjuicios o bien omitiendo los beneficios a los que estás obligado.
 

9. MODERACIÓN:

Evita los extremos; soporta las ofensas todo lo que tú creas que se merecen.


10. LIMPIEZA:

No toleres ninguna suciedad ni en el cuerpo, la ropa o la casa.
 

11: TRANQUILIDAD:

No te inquietes por menudencias o los accidentes comunes o inevitables.


12. CASTIDAD: No utilices los placeres sexuales más que por motivos de salud o descendencia, nunca por aburrimiento, debilidad o en detrimento de tu propia paz o buena fama o de las de otra persona.


13. HUMILDAD:

Imita a Jesús y a Sócrates.


Ahora bien, el hecho de saber utilizar la fórmula reviste tanta importancia como el de conocerla. He aquí como utilizar su conocimiento:
 

UNA FÓRMULA EN ACCIÓN


1- Concéntrese en un principio durante toda una semana, todos los días de la semana. Responda con la acción adecuada cada vez que surja una ocasión.


2- Y entonces dedique la segunda semana al segundo principio o virtud. Deje que su subconsciente asimile el primero. Si surgiera una ocasión en la que apareciera en su conciencia la necesidad de utilizar un principio anterior, utilice el mecanismo de autorranque del ¡HAZLO AHORA! y después actúe. Siga concentrándose en un sólo principio cada semana y deje que los demás sean puestos en práctica por los hábitos establecidos en su subconsciente cuando surja la ocasión.


3-Cuando haya completado la serie, empiece de nuevo por el principio. De este modo, al finalizar un año, habrá usted completado todo el ciclo cuatro veces.


4- Cuando haya adquirido una característica deseada, sustituya un nuevo principio con alguna virtud o actividad que desee desarrollar.


La esperanza es el ingrediente básico para estimularse a sí mismo y estimular a los demás.
 

* RECONOCE TUS PROPIAS BONDADES...
* AGRADESE LO QUE DIOS TE DIO...
* MENCIÓNALO...
* ÚSALO...
* VÍVELO...
* COMPÁRTELO...
* DESARRÓLLALO...
* ELÉVATE SIEMPRE
* HASTA SER TU MÁXIMA EXPRESIÓN..
* SUPÉRATE, ¡ÉSE ES TU DEBER!


DANDO VALOR.

Existe un truco de magia psicológica que ayuda a cambiar positivamente a las personas. La varita mágica se encuentra en la frase, "siempre dar valor".
 

Dar valor tiene dos significados, el primero, es reconocer lo que vale, darse cuenta de ello y entonces, decirlo, mencionarlo. (Requiere esfuerzo y atención pero les garantizo que los resultados son mágicos.)
Tradicionalmente, en nuestra cultura se busca el error, lo que está mal, los defectos, y se señalan.

¡Lo que hemos venido haciendo por generaciones! Padres a hijos, esposas a esposos (y viceversa), entre hermanos, tíos, abuelos, amigos etc. Supuestamente se ha hecho siempre con la sana intención de ayudar.
"Te digo lo que haces mal para que lo corrijas y no cometas mas errores, así serás mejor".
Los estudios indican que esa costumbre crea un auto-concepto negativo en las personas, pues desarrollan mala opinión de sí mismos. Se sienten equivocados, insensibles, inútiles y torpes, aunque tengan mil bondades y virtudes y aunque hagan bien muchas cosas. Si no les señalamos lo bueno, lo ignorarán y sólo verán las diferencias.


Los errores y las equivocaciones a todos nos hipnotizan y no vemos nada más, pero si soslayamos los errores, tolerando, cambiando nuestra actitud y señalando las cosas buenas, entonces sucede algo sorprendente: las personas sienten que pueden, que van bien, que sirven, que valen.
A consecuencia, cambia su auto-concepto y adquieren la seguridad y la confianza en sí mismos para enfrentarse a todo con una actitud positiva.
Sorprendente, como por arte de magia, lo que antes se hacia mal ahora se irá corrigiendo automáticamente, sin tener que hacerle mucho caso.


!Los errores se van eliminando poco a poco! La clave es, siempre dar valor, reconocer lo bueno en todo el mundo y en todas las cosas.

 

Eso nos trae a la segunda definición del lema "dar valor": ayudar a que las personas sean más valientes, que no le tengan miedo ni al fracaso, ni a atreverse. ¡Que se superen!
Lo ideal es tener valor para tomarse riesgos calculados, y hacer las cosas buscando el nivel de excelencia personal, no la perfección.
¡Tremenda combinación! Un auto-concepto saludable, sintiéndose valiosos, junto a una actitud valiente ante la vida. Esto lo podemos hacer por lo demás, y por nosotros mismos.
Recoges lo que siembras... recuerda que la magia psicológica es "siempre dar valor". dando valor nos superamos.