ORATORIA, EXPRESIÓN ORAL Y CORPORAL

Recopilación por:

CL Gonzalo Retamal Moya

Chile

 

LA COMUNICACIÓN ORAL.

Usted tiene ideas en la mente que puede expresar con la palabra. Cuanto mayor sea la perfección que consiga en el uso de las palabras, mayor será el grado de comunicación que logre.
Usted necesita comunicarse con sus semejantes para expresar sus experiencias vividas, para manifestar sus propias opiniones o para transmitir sus conocimientos sobre hechos, sucesos, situaciones y aprendizajes.
La expresión oral es útil para comunicarse mejor. Usted tendrá ventaja sobre los demás al desarrollar esta destreza. Con mayor claridad y precisión se abrirá camino en la vida con mayor rapidez, porque el arte de hablar es el arte de persuadir.
Aprenda a transmitir las ideas y saber hacerse comprender por los demás.
 

La expresión oral tiene algunas ventajas prácticas sobre la escrita:

  • Por la facilidad. Antiguamente el hombre se comunicaba por sonidos, y pasaron muchos miles de años antes que se inventaran los signos gráficos.

  • Por el aprendizaje. El hombre desde pequeño aprende a emitir sonidos, pero tarda mucho en aprender los signos gráficos.

  • Por la sencillez. Encontramos países enteros en los que la gente, aunque no sabe leer ni escribir, sabe hablar su propia lengua. Hay pueblos primitivos que no conocen la escritura y poseen literatura de transmisión oral.

  • Por la entonación. Tenemos la ayuda de la entonación, con la que expresamos un sentido efectivo, irónico, burlesco, enérgico, de incredulidad, de enfado, etc.

  • Por la mímica. Frecuentemente la mímica nos ayuda a expresarnos con más exactitud y así , a veces usamos movimientos de brazos, manos o cabeza para reforzar nuestras palabras, o con gestos y miradas expresamos todo lo que queremos transmitir a otra persona.

Como vemos, todo el mundo sabe hablar lo suficientemente bien como para hacerse comprender, aunque es indudable que ciertas personas tienen un mayor dominio del lenguaje.
Por consiguiente, para hablar bien es preciso:

  • Ø Conocer un número de palabras.

  • Ø Saber ordenarlas sintácticamente.

  • Ø Tener una práctica continua de correcto uso.

El Curso "Expresión Oral y Corporal" de Círculo Aleph, entrega elementos fundamentales desde un punto de vista integral para que cada persona pueda ir desarrollando las cualidades que requiere un gran orador.
Es necesario destacar que en este curso se entregan los conocimientos ya mencionados en forma amena y a través de técnicas fáciles de usar, de acuerdo con el ritmo y en el ambiente de desenvolvimiento de cada persona en esta época.
Aprenderá a mejorar su calidad de voz, de modo de hacerla más agradable a los demás. Es importante para el éxito personal que los otros le escuchen con facilidad y sin esfuerzo.

Conseguirá mejorar su comunicación, aumentará su capacidad de expresión, tendrá mayor magnetismo personal y ganará la atención de quienes le rodean.
El mundo cambia día a día y ello trae consigo nuevas exigencias en los ámbitos, sociales, personales y laborales. En este nuevo entorno, muchas veces nos sentimos sin recursos y nos resulta difícil manejarnos y desenvolvernos exitosamente. Mantener viejas formas de pensar y actuar, produce resultados que ya no son válidos.


¿Qué podemos hacer para diseñar nuevos caminos que nos conduzcan a encontrar opciones donde antes veíamos dificultades? Aprender a hablar bien.


El lenguaje es un camino, dado que no sirve solamente para hablar, el lenguaje es también un instrumento para construirnos o para destruirnos. Hablar bien requiere ideas claras, autenticidad y una muy buena autoestima. Este curso le entregará las herramientas para ello. Recuerde:¿de qué sirve la inteligencia y el conocimiento si no sabemos expresarlo?
Lo convidamos a un curso alegre y participativo, donde todos los alumnos aprenderán el placer de hablar en público, de conducir y liderar personas.
Tanto si digo que puedo, como si digo que no puede; estoy en lo cierto. Elija su opción.


EL MISTERIO DE LA COMUNICACIÓN
Partamos de una premisa.
¿ Por qué a veces nos comunicamos y todo sale de maravilla, y por qué casi siempre que nos comunicamos nos entienden todo al revés?
La respuesta es fácil. Desde niños nos enseñan a hablar, pero nunca nos enseñan a COMUNICAR. Lo cual se agudiza cuando tenemos que hacerlo ante un grupo numeroso de personas y escudándonos en una gran barrera de "yo no sé hablar en público" y dejamos pasar incontables oportunidades de lograr el éxito y nos autocondenamos al silencio.
Pero, ¿ te has puesto a pensar que TODO el tiempo estamos hablando en público?.
Desde que tenemos una persona que nos escucha, o diez mil. Y es algo tan cotidiano que no nos debería paralizar.
Y ahí, precisamente, se encuentra la base para lograr una buena comunicación.


Tenemos que empezar por eliminar la falta de confianza en uno mismo, la inseguridad, la poca autoestima, la casi nula auto aceptación y todos esos prejuicios y "telarañas" ,de las que estamos saturado. En ese momento, al revertir esta actitud tan errónea y destructiva, lograremos una armonía y fortaleza enormes; una mejor comunicación interna, que se reflejará hacia los demás y el poder sentirnos a gusto y plenos cuando estamos siendo, el foco de atención, o sea, cuando hablamos en público.
Teniendo esta base, podremos, ahora sí, preocuparnos y ocuparnos, de los cuatro caminos de comunicación que hay:

  • INTELECTUAL · ORAL · CORPORAL · EMOTIVO.

  • INTELECTUAL: Generalmente, es lo único de lo que nos preocupamos al hablar.
    El famoso "qué digo". Y tratamos de adornarlo con palabras rimbombantes, tratando de impresionarnos a nosotros mismos, y ahí está el gran error.
    Quiero que te respondas una pregunta:
    ¿ Para qué hablas, para entenderte tú o para que te entiendan los demás?
    La respuesta es obvia. Y si piensas en ello al hablar, seguramente adaptarás tus palabras a las diferentes personas con las
    que hablas y tendrás oportunidades de dar en el blanco con tu mensaje.
    Pero eso no es suficiente.

  • ORAL: Este es el camino que complementa al intelectual y que representa un gran porcentaje de la comunicación.
    Viene a ser el cómo digo las cosas y abarca todo lo relacionado con tu voz.
    Cuánta gente hay, que al hablar no se preocupa de si lo oyen, o de la claridad de su voz, o que tenga un timbre agradable y, lo peor, de que su voz no suene como robot , haciendo el efecto de somnífero sobre los demás, sin darle vida a sus palabras.
    Todo esto se origina por una simple razón.
    Cuando hablamos NUNCA nos escuchamos realmente y por eso cometemos tantos errores.
    Trata de imaginar que las palabras son como un pincel y la voz son los colores de ese pincel.
    Al hablar, tu voz debe recrear, dibujar, situar, colorear y pintar las palabras que dices.
    Debemos lograr darle a nuestra voz intención, vida, precisión y fidelidad.

  • CORPORAL: Muchas veces nos hacemos una pregunta de forma casi obsesiva.
     ¿ Qué hago con el cuerpo y con las manos? La respuesta más frecuente es "amarrarlo".
    ¿Cómo? Cruzándolo, escondiéndolo, o inmovilizándolo.
    Pero resulta terrible, porque el elemento que más nos ayuda a captar y mantener la atención de una o mil personas son precisamente nuestros movimientos corporales y faciales.
    Además, te ayuda a disipar tensión y permite que nos involucremos más profundamente en la comunicación real, puesto que nuestro mensaje debe ser entendido escuchado y observado por el receptor.
    Debemos enseñar a nuestro cuerpo a hablar coherentemente y, al hacerlo, se irán coordinando tu mente, tu voz y tu cuerpo,
    dándote una unidad de comunicación.

  • EMOTIVO: Todos hemos escuchado la frase: "Nunca demuestres tus emociones".
    Pero, ¿ podrá tener credibilidad real alguien que no refleja ninguna emoción, alguien que parece un muñeco?.
    En la medida en que aprendas a controlar tus emociones, podrás ir aprovechando y canalizando tus sentimientos al hablar y
    eso le dará un fondo y forma más humana a tu comunicación, permitiendo que tus palabras no suenen huecas, vacías, logrando un elemento de vínculo impresionante, que te permitirá despertar en tus receptores las sensaciones
    necesarias para lograr un impacto permanente.
    Como puedes darte cuenta, la comunicación real, va mucho mas allá que las palabras.
    Debemos aprender a incorporar estos cuatro elementos a nuestro hablar cotidiano.
    Así, llegará un día en que logres que LOS DEMAS ENTIENDAN, ESCUCHEN, VEAN Y SIENTAN EXACTAMENTE COMO TÚ QUIERES QUE LO HAGAN y sólo entonces poseerás el SECRETO DE LA COMUNICACIÓN.