Desmotivación

Por: CL. Marcelo Franck Ormachea

Bolivia

 

Ante esta crisis que ha venido afectando a muchos clubes, se deben tomar medidas urgentes, pues no hay nada tan contagiante como la desmotivación. Otro aspecto que aqueja a muchos clubes, es la falta de liderazgo. No tenemos sangre nueva que ocupe posiciones directrices.

Creo francamente que nuestro trabajo en beneficio de la formación de líderes debe reforzarse, la falta de líderes capaces de infundir ánimos y motivar a los miembros del Club se está haciendo cada vez más evidente, encontramos situaciones en las cuales se produce una rotación en los mandos directivos de las mismas personas, cuando no se dan reelecciones, que cuando una gestión ha sido brillante, sí se ameritan. Pero cuando no existen alternativas, es preocupante.

Las escuelas de Liderazgo, parecen estar adormiladas en algunos sectores, deben programarse periodos de formación de líderes periódicamente, se debe hacer por otra parte mucho énfasis en la motivación de los miembros. Un club desmotivado, no encuentra apoyo de sus miembros que en muchos casos no aportan ni con su trabajo voluntario, en cuyo caso se pierde la esencia del voluntariado y del desprendimiento en beneficio del más necesitado.

Las Escuelas de Motivación deben, según mi criterio, funcionar permanentemente buscando mantener en alto el espíritu del grupo. Deben fijarse rotativamente responsabilidades a los propios miembros para preparar un tema que se presente en cada reunión y que luego se someta a debate. El incluir a los miembros en esta labor motivadora, puede despertar nuevo interés. No sólo en cuanto a la formación leonística, sino que además sobre otros temas actuales de mucho interés para cada club.

El hecho de exponer un tema ante la sala, es de por sí un medio de preparación o de formación de líderes. Ese León o grupo de Leones que exponen su trabajo investigativo, aparte de haber tenido que prepararse, tendrá que haber recibido previamente un curso de liderazgo y de oratoria, y éste será el medio para pedirles que como parte del curso preparatorio realicen las exposiciones elaboradas, de acuerdo a un cronograma previamente convenido o mediante sorteo para determinar el orden de participación.

Inicialmente el grupo podrá ser capacitado en el arte del liderazgo y de la oratoria y posteriormente en la formación de nuevos valores, de modo que este primer grupo se encargue de formar a otros miembros y estos podrán ceder paso a los nuevos y así sucesivamente hasta abarcar a todos los miembros.

Los temas de motivación tendientes a mejorar las relaciones entre socios, a aumentar la valoración del servicio, a mejorar la participación de los socios y finalmente la retención de socios, podrán ser propuestos a los participantes de acuerdo a las necesidades del propio Club.

Finalmente, esta labor puede extenderse a la comunidad, donde mediante conferencias y charlas se pueda beneficiar a diferentes sectores sociales, principalmente a la juventud, con el propósito de formar nuevos valores en el ámbito del liderazgo comunitario.

Este podrá constituirse en un valioso medio para poder en conjunto con la ciudadanía, coordinar proyectos que involucren a una sociedad motivada que brinde un mejor y mayor apoyo a su Club, mediante una relación más estrecha y basada en un ambiente de cordialidad y mutuo entendimiento.