EL LEONISMO Y LA ORGANIZACIÓN EMPRESARIAL

Por: CL. PPDM"O" Antonio A. Mariño

Club de Leones de Guaymallén

Mendoza - Argentina 


En el Folac de Argentina de 1987, sostuve la irremediable caída de la membresía leonística, en especial de Argentina, ante la inercia de una rutina alarmante en los Clubes de Leones y en la propia Asociación Internacional.

 

Mencioné en aquella ocasión que debía innovarse en forma inmediata en normas y procedimientos leonísticos, para tener respuestas en la comunidad.

 

En el año 1987, teníamos 12.000 Leones en Argentina, hoy no alcanzamos 5.200.

 

Este trabajo tiene por objeto fijar pautas organizacionales, de carácter empresarial, que serán herramientas esenciales para cimentar las Selvas y permitir un avance serio y con incorporaciones acordes a los objetivos del Club y con el sello impreso de calidad, que tanto hemos hablado y reclamado, pero no puesto en práctica.

Los Clubes de Leones deben estructurarse como lo hace una empresa comercial, claro que en nuestro caso, sin ninguna finalidad de lucro. Nuestro real objetivo es lograr el mejor servicio.

 

No hay que temerle a la palabra -"comercial"- dentro del Leonismo.

 

La máxima excelencia en la organización de una empresa, es dar jugosos beneficios económicos, para nosotros los Leones serían jugosos y trascendentes servicios.

Las empresas generan una clara y estructurada pirámide de mando y responsabilidades que debe aplicarse en los Clubes. El efectivo rendimiento de cada sector de la pirámide, produce el éxito en la gestión del comercio ó Club de Leones.

Aquí es donde deseo expresar algo fundamental; en la pirámide de una empresa se elige para cada sector el mejor hombre por sus dotes intelectuales y humanas; lo mismo debemos hacer en las Selvas, poner calidad, pensando que el nuevo León ingrese en la pirámide y produzca excelente gestión y por ende ayuda a la Selva a lograr un producto de excelencia: EL MAXIMO SERVICIO LEONISTICO.

 

Los Clubes deben establecer normas o matices similares a una empresa, con seguimientos de gestión en cada sector de la pirámide.

Ninguna medida empresarial está hecha para dañar a la empresa, de igual manera debe concebirse para un Club.

 

Al aceptar un club, tomar los matices empresariales, genera en cada uno de sus miembros el insoslayable compromiso de participación activa, de lo contrario hace fallar el producto final (servicio) de la pirámide. Todos los leones tienen un intenso protagonismoy nadie que desee estar en el Club, puede ser indiferente a los objetivos del grupo.

 

Una de las formasd de poner en práctica todo lo expresado, es armar los COMICOS, que son pequeños Comités, con funciones muy específicas, acordes con los objetivos del Club; también es gravitante asumir la decisión de sostener una obra permanente.

La obra permanente obliga al Club a una organización empresarial y una excelente calidad de Leones.

 

Un tema que enlaza con la obra permanente es que los Leones no leemos nada y allí nos inhibimos. La triste realidad es que no leemos la abundante información que nos llega de la Asociación Internacional. No leemos y por ende no nos capacitamos, para saber actuar, opinar y practicar el Leonismo con certeza auténtica.

 

Cuando poseemos una obra permanente, con obligaciones legales y leonísticas, se produce la inquietud de asesorarse para evitar someter al Club a un error, que puede ser de daño inmedible. Llevados por  la situación que plantea la obra, surge la necesidad de conocer sobre: Seguros de la Asociación, Personería Jurídica, Estudio Contable, AFIP, etc.

Al tener un Club una responsabilidad pública, hace que sus miembros asuman el rol de verdaderos actores responsables ante la comunidad.

 

La obra permanente produce una agenda muy abundante en el Orden del Día de cada Reunión. Los temas son tan importantes y los Leones tienen tantas obligaciones que no hay tiempo para rencillas u otros desencuentros que llegan a hacer desaparecer un Club. La tarea es ardua, el compromiso total y frontal, elimina cualquier discusión banal.

 

Se debe lograr Leones activos, con trabajo constante, con claros objetivos, organizados empresarialmente y dando a la comunidad su mejor producto final: el servicio leonístico por excelencia.

Esto nos lleva a la irremediable conclusión que sólo la innovación podrá salvar al Leonismo y por ende a los Clubes.

 

Hoy poseemos un arma extraordinaria: correo electrónico e Internet, nos comunicamos con todo el mundo, con acceso inmediato a nuestras necesidades y requerimientos. Esta arma hoy es imprescindible para el ideal funcionamiento de la pirámide leonística empresarial.

La Asociación Internacional, es una empresa moderna, con actualización informática instantánea, de la misma forma, debemos lograr que sean los Clubes de Leones.

De estos Clubes también pueden surgir muy buenos funcionarios, tema que hoy también nos preocupa.

 

Difusión es otro tema muy importante para una empresa que desea hacer conocer su producto final, la Selva debe enfrentar este tema profesionalmente con leones o personas idóneas que hagan la mejor y más oportuna promoción.

Difusión en serio, con autenticidad en el manejo de la información, accionar constante en los medios con promoción profesional acorde al servicio leonístico del Club.

 

El marketing es otro de los temas que debe contemplar un Club que toma y practica la introducción de matices empresariales.

La idea corporativa debe aplicarse en varios aspectos, tales como uniforme del del Club y personal de la obra permanente, impresión de papelería, logo de la obra permanente, etc.

Si el Club posee sede, darle al frente una fuerte imágen de impacto leonística.

 

Conclusión:

Club organizado empresarialmente genera Leones activos, de calidad, con iniciativas, motivados, protagonistas y permite llegar con facilidad al cumplimiento de nuestro lema: "Nosotros Servimos".