Las Responsabilidades del Mando

Por: Miguel Ángel Aguirre.
Autor.



Ejercer como mando ó líder es una tarea difícil, sin duda. Uno puede ser un excelente ingeniero, abogado, economista ó trapecista pero eso no es ninguna garantía de que pueda dirigir con eficacia un grupo de personas.

Dirigir personas implica conocer algunas reglas fundamentales de dirección, liderazgo que no todos conocen a fondo.

Dirigir es entrenar a los colaboradores para que alcancen unas metas ya establecidas. "Somos Entrenadores".

Dirigir no es pavonear continuamente nuestro cargo por la empresa, buscando continuamente el reconocimiento de nuestros galones y méritos.Todo esto, debe ser ganado a pulso.

Dirigir es servir de ejemplo a los demás.

Dirigir es estar al servicio de nuestro equipo, y no la inversa.

Dirigir es conocer a fondo y de antemano qué queremos lograr y mostrar a los demás, cómo lo haremos. Si no tenemos claro a dónde queremos llegar y cómo para alcanzar nuestras metas, difícilmente podremos medir y evaluar los resultados obtenidos.

Las responsabilidades directivas ó de cualquier mando intermedio, podrán ser efectivas de la siguiente forma, a saber:

a.. Preveer y planificar.
b.. Organizar.
c.. Decidir - ejecutar.
d.. Coordinar.
e.. Controlar

La previsión implica conocer dónde queremos ir. La organización, la ejecución de los medios, los recursos ó técnicas a emplear.

Decidir, es tomar decisiones en el momento adecuado y oportuno. Coordianar los medios y los recursos para lograr alcanzar la meta establecida y por último establecer los controles oportunos y adecuados que nos permitan medir adecuadamente en qué lugar nos encontramos en este momento.

La planificación detallada también contempla qué ruta utilizaré para alcanzar mis objetivos.

El objetivo debería estar descompuesto por etapas ( controles ) que nos van a permitir conocer en todo momento y lugar si nos acercamos apropiadamente ó nos alejamos del objetivo ( preventivas ), y en función de los resultados obtenidos, adoptar claramente las decisiones más importantes ( medidas correctivas ).

Pero, esto no será completo si no tenemos también la capacidad real para ejecutar lo siguiente:

a.. Trabajar en equipo.
b.. Formar un equipo nuevo.
c.. Informar-consultar a nuestros colaboradores de las estrategias apropiadas para lograr alcanzar las metas.
d.. Motivar a nuestro colaboradores en todo momento y lugar.
e.. Evaluar-aprender de los errores cometidos y corregirlos oportunamente y eficazmente.
La labor directiva es como un viaje contínuo, en donde proveemos a nuestro colaboradores de toda la información, hechos pausibles, causas y efectos de lograr eficazmente el recorrido a nuestro destino. Lo que sucede es que muchos no saben a donde quieren llegar, por lo que simplemente inician el viaje ó travesía, y acaban en cualquier lugar menos el deseado, de forma tal que logren completar la travesía completa y total.

Si a todo esto, le echamos la culpa a nuestros compañeros de viaje, este círculo se cerrará alrededor de nuestro cuello, por no ser preevedores de efectos y actos que pueden dar al traste con nuestras metas.

Dirigir, también es responsabilizarnos de los resultados alcanzados ó obtenidos. Para lo bueno, y para lo malo somos absolutamente responsables de lo que suceda en el camino.

Prefiero disfrutar plenamente del viaje, y que mis compañeros también lo hagan y no nos cause un problema que no se pueda resolver inmediatamente. De está forma podremos iniciar nuevos viajes, a destinos más difíciles y más remotos, largos ó exóticos donde otros simplemente no llegarán nunca, porque no han tenido la suficiente fé en su dirigente.