El Leonismo y sus valores humanos:   

                  
  Por Lic. Lucy Muñóz de Chacón
  Club de Leones de Barrio Córdoba
  Distrito D-4, Costa Rica.

  Qué amplio, generoso y propicio campo para el ejercicio de la inteligencia es el Leonismo. Practicar nuestra capacidad de crear, de aprender, de razonar en nuestra permanente búsqueda de soluciones para los problemas que aquejan a las comunidades, es darle una nueva dimensión a nuestra vida;  una dimensión que proyecta en obras y crea en cada una de ellas la imagen de nuestra inteligencia orientada al bien.

  El  Movimiento Leonístico goza de una vigencia permanente por las actividades mayores que son básicas: conservación de la vista a través del programa Sight First, ayuda al ciego, programas de audición, logopedia y colaboración con el sordo, prevención de la diabetes, programas antidrogas, colaboración  con el medio ambiente, amén de los servicios sociales que se brindan a través de nuestras fundaciones de asistencia permanente.

  El Leonismo es una escuela maravillosa para fortalecer nuestra voluntad, para predisponer nuestro ánimo a favor de aquellas cosas que no están comprendidas dentro del estrecho o amplio círculo de nuestras necesidades personales que nos llevan más al egoísmo que al altruismo, que nos conducen más fácilmente a la misantropía que a la magnanimidad.  Pero la verdad es que en el fortalecimiento de nuestra voluntad proyectada hacia el beneficio de otros, estamos logrando provechos personales de orden espiritual que nos impulsan hacia la superación de etapas en nuestro perfeccionamiento humano.

  Con lo anterior no quiero decir que el beneficio personal esté comprendido dentro de nuestros objetivos, sino que no podemos evitar que el ejercicio de la voluntad signifique, en forma implícita y sin que esa sea nuestra intención original, nuestro propio progreso personal, por lo anterior me parece importante recordar la filosofía de Zig Ziglar, que señala : "Podemos obtener todo lo que queramos de la vida si se ayuda a un número suficiente de otras personas a obtener lo que desean"

  Iniciamos hace pocos meses un nuevo período, nuevos programas de trabajo, de ayuda , tenemos una nueva directiva y grandes espectativas para los meses futuros. Pero estamos todos los miembros de nuestros clubes decididos a trabajar, a prodigarnos sin exigir contraprestación alguna, sin aspiraciones particulares y sí con un alto espíritu de entrega  y abnegación en nuestro diario peregrinar por los campos del servicio.

  Es necesario entonces que meditemos con constancia sobre lo prometido, y tengamos muy claro que, aparte de la ayuda material, debemos contribuir en los diferentes campos de trabajo donde nos corresponda actuar, o donde se nos inste a hacerlo actuando siempre con respeto a fin  de que el servicio prestado se haga y se reciba con dignidad y quede el agradecimiento sincero de quienes se beneficien.

  Recordemos por todo lo antes expuesto que nuestra meta ha de ser lograr que los Clubes de Leones hagan de cada socio una o un León comunitario que vive en su propio ser el dolor ajeno y trata de aliviarlo.  Y que tiene en sus manos el bienestar de su comunidad. Solo así podremos mantener vivo, el espíritu de Melvin Jones que fue abrirle al Mundo una ventana de vida llena de fe, de amor y de esperanza.

   San José setiembre del 2001