Respeto

La palabra "respeto" viene de la raíz latina specto, que significa "ver". Respetar es ver a otro. Mientras más absortos estamos, menos vemos a los demás como realmente son: preciosos individuos con muchas capas de individualidad y con muchas facetas en cada capa.

Paradójicamente, para "ver" a los demás debemos aprender a escuchar. Escuchar profundamente es -en realidad- como pelar una cebolla: una capa tras otra, hasta que se llega al corazón.

Cuando verdaderamente escuchamos a otra persona, se inicia un gran descubrimiento. Sería muy bueno re-descubrir a las personas que nos rodean, respetándolas más... simplemente escuchándolas.

 

****************************************


Quienes carecen de iniciativa, se caracterizan por reaccionar constantemente ante los hechos, en vez de prepararse para enfrentarlos. Esa falta de previsión les lleva a operar siempre en posición de crisis. Estas personas, tienden a retrasarse y se ven obligadas a manejar emergencias permanentemente.

Quienes están dotados de iniciativa -en cambio- actúan sin esperar a verse forzados por acontecimientos externos. A menudo, esto significa anticipar la acción para evitar problemas antes que se presenten, o aprovechar una oportunidad antes que sea visible para otros. Esta visión a distancia, puede llevar a tomar medidas cuando nadie más lo cree necesario. Para eso se requiere cierto valor, sobre todo cuando los demás se oponen.