Pasión por el servicio

Por: CL.Isaac Ibarra Bouroncle
Perú


El hombre es la más hermosa maravilla de la creación universal. Somos la más grande y admirable obra de la naturaleza, porque poseemos la oportunidad de gozar de una Ley del Perfeccionamiento Constante en todos sus aspectos.


Como seres que somos, poseemos una gran capacidad inteligente, afectiva y volitiva, con entera autodeterminación y un elevado concepto espiritual que sabe distinguir los valores morales, estéticos y divinos y por último somos creadores, innovadores y forjadores de civilización y cultura.


El Leonismo está dirigido al corazón de los hombres de buena voluntad y nos conduce por sentimientos de paz, de concordia, de servicio y de amor fraternal. Por ello debemos procurar que en nuestros Clubes de Leones del Distrito Múltiple contribuyamos con nuestro ejemplo, siendo modelos, para que nuestra Institución logre la trascendencia social y nos permita el apoyo y el respeto de los pueblos de la tierra.


Desde sus inicios el Movimiento Leonístico ha sido sabiamente inspirado considerándolo como una institución internacional. Esta sabiduría radica en el aspecto de su universalidad, lo que permite que los leones estemos unidos y a la vez repartidos sobre la faz de la Tierra y la grandeza de nuestro Movimiento no sólo radica en su membresía o gran número de socios sino en la existencia de sus objetivos, fines, ética, mística y filosofía.


Nuestro movimiento se encuentra bien plasmado y tiene como escudo el lema NOSOTROS SERVIMOS. El simbolismo de esta frase se puede explicar analizando el sentido de cada una de ellas. Así, podemos decir que la palabra NOSOTROS se refiere a que los Leones debemos estar congregados, que nos reunamos y comprendamos y que sepamos tolerarnos mutuamente para poder realizar cualquier actividad.


Frente al dolor humano, tenemos que utilizar nuestro razonamiento para juntar nuestros esfuerzos, emociones, ideas y pensamientos para llegar a la acción, a la obra leonística y mucho más en nuestro país que es el lugar ideal donde el Leonismo y el Servicio deben realizar su obra; es el sitio ideal para que el Leonismo actúe ya que en nuestra patria hay tanto por hacer. El Perú sufre hambre, desnutrición, padece de analfabetismo, ignorancia, desempleo; hay explotación y, porqué no decir, injusticia.


Por eso la obra del Leonismo cobra importancia en nuestro país, y ahí es donde tenemos que actuar nosotros con urgencia y gran trascendencia.


Nuestro Lema esta dotado de un profundo significado y resume la trascendencia del quehacer leonístico. El lema, tantas veces pronunciado es nuestro saludo de presentación, identificación y que expresa su gran calidad y calidez humana.


Cuando nos referimos a él; inmediatamente se agolpa a la mente la reunión de los leones de un cubil, que están congregados por un fin, con objetivos y un código de ética.


NOSOTROS constituye y es nuestra fuerza; ya que la unión hace la fuerza. No se puede concebir la participación de un león sólo, como suele suceder. No podemos dejar sólo al león que da la idea de servir y al que dejamos y se queda con la idea, la responsabilidad y el esforzado trabajo.


Nuestro lema nos recuerda que no solo somos un club, sino estamos conformados por todos los clubes, del Distrito, del Perú y del mundo. Somos clubes repartidos en 195 países que pregonamos un mismo lema universal, con mucha mística, que es base y pilar de la doctrina leonística ya que somos una gran familia.


SERVIMOS.- Segunda palabra del lema, es de suma importancia ya que expresa la acción leonística, base, fundamento y razón de ser de un club de leones. Es la respuesta leonística frente al sufrimiento, dolor, enfermedad, tristeza humana.


El término SERVIMOS nos hace recordar la atención y ayuda que debemos prestar al prójimo basados en el principio “que todos somos hijos de Dios”. Si bien tenemos las mismas necesidades y los mismos derechos debemos considerar el aspecto de la dignidad humana que muchas veces se encuentra mellada en nuestros semejantes; por ello tenemos que participar, desarrollar nuestra acción, ingeniarnos soluciones, aplicando las ideas, plasmando los planes y programas leonísticos.


La PASIÓN POR LA EXCELENCIA es la entrega con vehemencia de nuestro esfuerzo, ideas, pensamientos y acción, para plasmar en una obra leonísticamente planificada para que resulte de superior calidad con eminente grado de perfección o que sobresale por su mérito y estimación. Sirviendo, ayudamos al prójimo, ofreciendo soluciones, programamos campañas de servicios y de captación de fondos que nos van a permitir cristalizar nuestras ayudas pero siempre en un ambiente que respete la dignidad de la persona atendida.


La Pasión de los Leones en el Servicio salta a la vista diariamente a través de los numerosos programas de servicio brindados a la sociedad. Programas para la juventud como el Lyons Quest que cumple un papel protector a las futuras generaciones, formación de clubes Leos, intercambio juvenil, etc. Desarrolla programas de conservación de la salud y de la vista mejorando la calidad de vida de las personas y atenuando el dolor y las necesidades importantes porque consideramos el servicio como un privilegio. Se actúa ayudando a los discapacitados, se da apoyo a la niñez en especial a la más abandonada que viven en condiciones de privación, extrema pobreza, enfermedades y analfabetismo para lo cual les pido que preparen proyectos y programas de acción en este aspecto.


Permítanme ustedes, extenderles a manera de consejo que apliquemos como principio o clave del éxito el desarrollo de tres fuerzas o instrumentos que podemos utilizar en cada una de nuestras actividades para alcanzar la PASIÓN POR LA EXCELENCIA. Estas tres grandes fuerzas son: la fe, la voluntad y el amor.


La Fe ha sido el motor de casi todos los acontecimientos maravillosos de la vida diaria. La “Fe mueve montañas”. La Fe ha sido uno de los primeros y más preciosos medios de transformación de las sociedades.


La Voluntad una fuerza humana. Casi todos los grandes hombres que se han destacado en la humanidad, han tenido una voluntad de hierro; en ellos casi siempre ha sido la voluntad el motor de sus actos.


Y por último el Amor; el Amor es el germen, el fin de toda la vida. Hemos nacido del Amor; debemos poseerlo y devolverlo a los seres que nos rodean. Es preciso amar para elevarse y para servir a nuestros semejantes.


Siempre hay oportunidad para que seamos mejores, para esto es importante la innovación y creatividad en todo lo que realicemos y desear con pasión elevar nuestras metas y nuestra misión. Debemos pensar y actuar con calidad, para alcanzar la excelencia, perseverando en superar los obstáculos que se nos presenten; para que hagamos de la excelencia no sólo un acto sino un verdadero hábito incluyendo en los actos diarios de nuestra vida para que dejemos obras perennes como monumento vivo de servicio a la humanidad.


Finalmente podemos decir que los Clubes de leones son un verdadero instrumento de Dios porque permite ayudar a todos los seres necesitados que cubren nuestro planeta. No hay mejor vehículo para ejercer esta Pasión por la Excelencia que nuestros Clubes de Leones donde podemos servir libre y generosamente. Compañeros Leones, no basta con dar un poco, solamente debemos estar satisfechos cuando te entregues y te das tú mismo con Amistad, Generosidad y Amor en el Servicio.