Algunos Instrumentos del Presidente de Club

Por CL Fernando Rodríguez Guzmán
Distrito T-4 - Chile Austral


Hemos comentado, los elementos objetivos y concretos por los cuales nuestra Asociación Internacional, reconoce la labor de un Club de Leones y de un Presidente, cuando éstos alcanzan la excelencia.

Para lograr esa excelencia, el Presidente de un Club, debe utilizar algunos instrumentos que conduzcan a ese objetivo, toda vez que como ya está dicho, debe ser un aspiración de su año y del Club.

No existen recetas mágicas ni recetas tipo "de cocina", para lograr este importante objetivo.

Sin embargo, la Asociación, en la carpeta del Presidente, el León Gobernador, los Jefes de Regiones y de zonas, entregan,  cada uno en su nivel, algunas orientaciones que bien vale la pena considerar para lograr el logro final esperado.

Desde luego, supone que el Presidente del Club, es el líder natural de la selva por ese año y fue democráticamente elegido por sus pares y en ese León, depositaron su confianza, para dirigir, en conjunto con la Junta Directiva, los destinos del Club, por espacio de 12 meses.

El Presidente que asume, ha tenido a los menos, unos 60 días, la calidad de presidente electo, tiempo en el cual debe estructurar su Programa de Trabajo, reunirse con los miembros de la Junta Directiva que le acompañará, para discutirlo, mejorarlo, eventualmente realizar algunas modificaciones a éste, para posteriormente, al iniciar el periodo, presentarlo a la consideración del Club.


Este Programa, debe basarse en acciones concretas que permitan por un lado, continuar alguna labor de servicio que deba seguir desarrollándose durante su periodo y por otro lado, presentar nuevas iniciativas en diferentes campos, para llevarlas a cabo.

Demás está decir, que estas acciones concretas, deben ser realizables, aterrizadas, presupuestadas y con algún financiamiento definido y posible de alcanzar a través de diferentes métodos de recaudación de fondos.

En nuestras comunidades, existen numerosas alternativas para postular a proyectos de subvenciones municipales, estatales, ONG, empresa privada, y desde luego nuestra propia Asociación Internacional, que nos pueden permitir, desarrollar con eficiencia y CALIDAD, nuestra labor filantrópica, en beneficio
de los más necesitados.

Por otro lado, el Presidente, debe tener la capacidad de escuchar las nuevas proposiciones que le formulen sus socios, nuevas ideas, de tal manera que la rutina no haga mella al interior del Club, ya que si ésta se apodera de su accionar, al igual que en un matrimonio, el espíritu de amor, de dar y de
darse, se van limitando y con el paso de los años, muriendo y lo que en un momento dado unió ....es motivo de desunión y desencanto.

Por ello, respetando la tradición, los buenos y consolidados programas, es siempre necesario, inyectar nuevas ideas, en todos los campos de acción de un Club de Leones, de tal manera que los socios siempre estén motivados y sientan en sus corazones, que su accionar es importante  y no se limita a la acción repetitiva de año tras año.

El mundo es dinámico, es ágil y en estos días sus cambios se producen a velocidad vertiginosa, por lo que no podemos darnos el lujo de quedarnos estancados, viviendo de glorias pasadas, sin hacer algo que sea más atractivo, para nuestras selvas, conforme a las necesidades del hoy de las comunidades a las cuales les damos nuestro tiempo y atención y de nuestras propias necesidades.

El Presidente, como está dicho en repetivas oportunidades, debe ofrecer a cada León alguna tarea en algún Comité de su agrado....pero ojo.....a veces nosotros pensamos que a lo mejor a un León de profesión Contador, por dar un ejemplo, le encantan las finanzas.....y le damos tareas administrativas que él realiza en su ejercicio profesional cotidianamente....y lo único que aspira es realizar otra función dentro del Club.  Por lo tanto, a mi modesto juicio y experiencia, a veces debemos fijarnos detenida y concienzudamente, en el interés real de nuestro amigo León y no en el que nosotros suponemos.

El Presidente, debe estar constantemente motivado para que sus Leones y Damas, estén integradas y motivadas al interior del Club.  Para ello, existen algunos instrumentos domésticos que pueden poner en práctica, tales como, en conjunto con el León Domador, disponer de cenas que sean del agrado de la mayoría; preocuparse de aquel León, que por razones médicas, debe tener dieta especial, preocuparse, por ejemplo de los cumpleaños y en las reuniones de trabajo, mencionar a aquellos que cumplieron un año más de vida o de matrimonio, o la obtención de un hijo de un título profesional o académico.  Preocuparse, con el Tuercerrabos, que exista una real armonía entre ellos, de los que se encuentren enfermos....en fin...

Realizar, al menos empleando unos 5 minutos, una pequeña instrucción leonística.....a cargo de un León nuevo (debidamente avisado)en cada reunión o en las reuniones con Damas (Domadoras), algún tema no leonístico, de interés general o cultural.  Prever en algunas oportunidades, alguna conferencia
importante dictada en unos 20 minutos, por algún académico o personero público o privado, obre algún tema de interés de la comunidad, sea éste de orden social, médico, ecológico, etc.

Trabajar a base de Comités, de tal manera que en su trabajo interno, presenten a la Junta Directiva y al Club, las iniciativas, ya concensuadas y definidas y evitar así, discusiones durante el desarrollo de las reuniones  comidas.


Participar en las actividades públicas, como un ente social, interesado de los asuntos comunitarios, lo que trae como consecuencia, primero que nada, detectar muchas veces, focos de carencias en las cuales el Club puede hacer algo por suplirla, aliviarla, mitigarla y más importante de aquello, es una forma óptima de demostar a la comunidad, que los Leones, no son un grupo elitista que se reunen cada 15 días a comer y a pasarlo bien....es un buen y efectivo método de difusión y promoción de neustas actividades humanitarias.  Nos permite además, tomar contactos  a veces importantes, para realizar nuestra gestión y facilitar de paso, el golpear puertas, cuando sea necesario, pues no estamos enclaustrados y somos conocidos.

Promover la ayuda mutua entre los propios Leones, estare atentos a sus necesidades, sus intereses, sus inquietudes, sus  ideas...

No olvidar que el Presidente no es el dueño del Club y que su accionar debe ser debidamente aprobado por la selva, logrando de esta manera comprometer en el año leonístico a todos los miembros del Club.

Respetar a quien, por algún motivo de fuerza mayor, no puede dar más de lo que
puede.  Alguna razón tendrá y sin duda que es importante.  De hecho, su sola
presencia entre nosotros, ya es valiosa, per se.

Todo ello y muchas cosas más, sin duda, que nos ayudarán a actuar armonica y
afiatadamente como grupo y por consiguiente, dar en forma más eficiente y con
CALIDAD, nuestros esfuerzos hacia quienes nos necesitan y esperan de nosotros.

Nos permitirá crecer y cerrar la puerta de atrás...evitando las deserciones y
atrayendo más voluntades a nuestra organización....logrando los éxitos
esperados y deseados.


Amigos Leones, no digo que en este artículo esté encerrado toda la verdad, ni menos que sea dueño de ésta.  Son solamente algunas ideas, dentro de un conjunto mucho más amplio, que nos pueden ayudar a lograr nuestros objetivos y ser eficientes, dinámicos, ágiles, innovadores.... y por sobre todo, sentir la alegría verdadera en nuestro interior, que nuestros esfuerzos, valen la pena.

Atenta, cordial y leonísticamente,