¿Perdiendo membresía?

Por: C.L. PDG Antonio Pérez Lázarus
Distrito D-4, Costa Rica

Con gran estupor estoy apreciando el descenso de membresía en una gran cantidad de Clubes de Leones alrededor del planeta. Por otro lado podemos ver que algunos Distritos Leonísticos han registrado un destacado aumento. Alguna falla de estilo, estrategia, cultura o carisma debe existir. Lions International y muchos de nosotros nos hemos puesto a pensar cuáles podrían ser las razones. Son reiterados los análisis que apuntan a una mala escogencia de nuestros asociados, a la tecnología afectando la asistencia, reuniones aburridas, etc. Sin embargo no hemos atacado el asunto con la seriedad del caso o nuestro trabajo es muy tibio y no a fondo como se requiere. Y es que estamos hablando de la perfecta preservación de la filosofía Leonística por lo que debemos aunar esfuerzos bien decididos para enfrentarlos.

Agregado a la situación de retener la membresía debería estar la grave interrogante ¿ Cómo debemos mantener esa membresía activa?. Ahí en lo simple y sencillo está la respuesta: "Mantener un club fuerte y activo". Como en los clubes en donde sus miembros son personas dedicadas que desean formar parte de una organización cuyo propósito principal es ayudar a las gentes más necesitadas dentro de nuestro comunidad. Hay que hacerse algunas preguntas para comenzar a meditar: ¿Sienten nuestros miembros actuales y los antiguos el desarrollo del plan de trabajo establecido para el año leonístico? Yo creo que fallamos muchos en esto. Al ingresar socios nuevos y no encontrar un plan de trabajo efectivo en donde ellos tienen de inmediato una posición de empleo y actividad, a los dos meses y al ser personas ocupadas, notan que no encuentran la solidez que su padrino le anunció cuando lo invitó al club, y por supuesto que suceden dos cosas: O se retiran o se dejan "absorber" por la inoperancia y se refugian en la parte social. El socio antiguo por su parte, considera que ya ha brindado muchos años a la permanencia y liderazgo y ha llegado el momento de "descansar" y propicia casi como obstáculos para mantener a su club estático. El club debe fijar mecanismos para detectar los descensos de motivación de ellos y propiciar "refrescamientos" que los vuelva a impulsar y nos brinden por lo menos su asesoramiento y experiencia.

"Mantener al club informado" de los acontecimientos importantes. Mantener un boletín para cada sesión, una página simple y sencilla, con párrafos de diversos temas, ya sean de actividades del club, zona, región o Distrito, se ha tornado en una herramienta necesaria. El informe económico de la recaudación final de fondos, la utilización efectiva en donaciones, la relación con entidades extra club, reacciones de nuestra comunidad ante nuestra efectividad. El reconocimiento a los socios que se destacan, relatos de nuestro club aparecidos en medios de comunicación, etc. forman parte de nuestra labor diaria en este mundo moderno y que constituyen la columna vertebral para calificarnos como Club de Calidad.
.
¿Y que hay acerca de la calidad de las reuniones? Aquí el asunto se ha vuelto más que complicado debido a que estamos fallando en la capacitación del nuevo socio desde que ingresa al club, a la ausencia de liderazgo frecuente y fresco, a planes de trabajo anual poco sustanciosos y atrayentes, basados primordialmente en la "tradición" de que "siempre hemos hecho eso" y "aunque sea poquito pero estamos felices". Las necesidades de hoy en día requieren grandes esfuerzos y riesgos. Un viraje positivo y éxitos inmediatos nos levantará el ánimo a todos, pero hay que hacerlo.

Siempre dentro del tema de las reuniones, definitivamente que hay que saber comandar las mismas basados en las reglas simples y sencillas: Adecuada conducción del debate, informes de Secretaría y Tesorería, delegación de trabajo en Comités y amplia participación de los socios en la sesión. Nada de tiranías y mucho menos, desmanes no apropiados, que hacen que nuestros asociados tomen la decisión de abandonar el club por ser algo distinto a lo que le vendieron. Tiempo adecuado de máximo 90 minutos y luego el compartir socialmente para que sigamos conociéndonos mejor.

He dejado por último el uso de estrategias adecuadas para seleccionar nuestros nuevos asociados: Aquí fallamos todos. No dedicamos un tiempo para localizar a nuestros futuros leones, siempre es "un" individuo el que presenta los nuevos socios, pero éste tiene un record negativo de permanencia de sus "ahijados". Debemos instruir a nuestros socios sobre el perfil que necesitamos para el club, cada uno hacer el esfuerzo por localizarlos, hacer uso del "mentor" casi de por vida, todo ello dentro de una edad apropiada, 30 a 45 años, para ir brindando energía constante, ideas actualizadas, ojalá 4 por año de este tipo, nos garantizamos la preservación del club.

En conclusión: Un ambiente adecuado y mucha felicidad, reconocimiento al trabajo hecho, buena capacitación, reuniones de interés, delegación de trabajo, liderazgo siempre renovándose, tienen que ser las pautas a seguir. No hay nada más que inventar. Los períodos de elección de nuevas Juntas Directivas, son el momento propicio para hacer un alto en el camino y decir "Si tenemos un club bien sólido prometemos NUNCA irnos del leonismo".