LEONISMO Y FILOSOFIA.

Por Ex León PDG Juan Ríos Medina

Distrito T4 – Chile Austral

Breve apunte sobre relación de ambos conceptos.

Adentrarse en el Leonismo para enfocarlo en su aspecto filosófico, puede constituir un riesgo. Pero tampoco se debe soslayar, ya que por su esencia y razón de ser, este movimiento cae dentro de esta disciplina. Demasiadas veces por dejar de lado este aspecto, se le considera y practica muy superficialmente, constituyendo esto una debilidad que a la larga, socava su fortaleza e inspiración.

Si estudiáramos a través de la reflexión y el análisis las bases doctrinarias del Leonismo, nos asombraría la riqueza de su espíritu y su conexión con la filosofía de la vida. Cosa que no siempre el adherente se detiene a considerar.

Con el fin de situar al Leonismo bajo el concepto filosófico es conveniente abordar, aunque sea de manera muy sucinta, ciertos términos de filosofía general.

Se sabe, o se ha oído hablar de los Problemas Fundamentales de la Filosofía El hombre se formula preguntas acerca de la finalidad y el valor que puede tener la existencia. No es difícil preguntarse si la vida vale la pena vivirla, si tiene sentido y para que existimos. Dependerá de las respuestas que nos demos, de la actitud que se tome frente a la vida.

Puntualicemos los Tres Problemas Fundamentales.

El primero, es el Problema Teleológico,(telos = fin). O sea el Problema de las Finalidades.

·         ¿Cuál es la finalidad de nuestra existencia?

·         ¿Cuál es la finalidad del universo y del mundo en que vivimos?

·         ¿Cómo debemos actuar frente a estas preguntas?

El Problema Teleológico implica otro problema: la cuestión práctica de la acción. Se trata de tener conocimiento de las NORMAS a las que debemos de ajustar nuestra conducta.(Etica)

Previamente hay que saber distinguir entre lo bueno y lo malo, lo bello y lo feo, lo justo y lo injusto, lo adecuado y lo no conveniente, etc. Estas consideraciones son necesarias para establecer y formular JUICIOS DE VALORES.

Lo ideal es que el hombre trate de realizar lo que considera más valioso, lo de mejor calidad.

De esto último nace la Teoría de los Valores llamado: AXIOLOGIA (axios = digno) o sea, todo lo digno de ser preferido.

El Segundo Problema de la Filosofía es el GNOSEOLÓGICO. (Conocimiento)

Este Problema que en forma muy sucinta podemos enunciar como: El que determina la posibilidad, el límite y el valor de nuestro conocimiento, ya sea aquellos que derivan de nuestros sentidos, (conocimiento sensible), o bien, aquellos que pretenden trascender los límites fijados por los sentidos (conocimiento inteligible o racionales)

El Tercer Problema Fundamental es el METAFISICO. El Problema del Ser.

1) ¿Qué somos nosotros?
2) ¿Somos materia?
3) ¿Somos espíritus?
4) ¿Somos ambas cosas a la vez?

Este Problema trata de las Esencias, de la ESENCIA DEL SER..

Estos son los tres Problemas Fundamentales de la Filosofía.

No nos vamos a detener más en estos tres puntos fundamentales; podría ser entrar en complejidades y su análisis no nos aportaría mayormente para el fin que perseguimos en este caso. Se pretende sólo enunciarlos para un elemento de juicio.

Cabe preguntarse:

¿Qué conexión tiene el Leonismo con estas disquisiciones filosóficas?

Tratar estos considerandos en forma tan resumida, para una materia tan trascendental parece una irreverencia. Pero se trata de bosquejar un enlace de esta ciencia con lo que se podría llamar: FILOSOFIA LEONISTICA, de la que tanto se habla, a veces por mera retórica y sin ahondar en su verdadero significado y el valor que implica para el individuo que se acoge bajo su inspiración.

Toda filosofía, todo lo que lleva al hombre, a ese ser pensante e inteligente, a superarse por medio del raciocinio y la acción, se enfrenta a estos tres PROBLEMAS. Su problemática es resolverlos, darse una respuesta a base de su inquietud espiritual y su experiencia humana, a menos que pretenda ser un ente indolente o vegetativo. El Leonismo en sus bases doctrinarios tiene inscrito la Perfección del Ser por medio de su Etica y el Servicio,(Acción). Le da una razón valórica y le proporciona los medios para que en su vida rutinaria, vaya dándose dignamente respuestas, al menos en gran parte, a estos tres problemas.

El hombre consciente de su dualidad: materia y espíritu, a medida que va solucionando estos problemas, siente la necesidad de CRECER en su medio. Un crecimiento INDIVIDUAL por un lado, y por otro, COLECTIVO. No puede haber un crecimiento Personal, si no involucra uno Colectivo.

El Leonismo tiene su razón de ser precisamente en este concepto: Perfeccionar al individuo en la práctica de un servicio comunitario. Esto es la grandeza y el sentido real del Leonismo.

No se puede eludir de formular, una aseveración, que tal vez no es bien aceptada: El hombre mediocre se excluye de este proceso, por que toma este Movimiento, el Leonismo, como un fin de obtención de prebendas mezquinas y no una realización en la riqueza de su concepción. Se queda en la epidermis rosada y rutilante de su aspecto social. El hombre mediocre permanece siempre entre capas. Es pusilámine frente a este desafío; ni arriba ni abajo. No trasciende, al menos que su finalidad sea lograr metas, ambiciones y logros personales por cualquier medio. Usa al Leonismo para sus propias finalidades.

Antes de concluir y dar solidez a estas aseveraciones, tomemos tan solo tres definiciones, por lo demás muy conocidos:

El Leonismo es

  • Una Escuela de Perfeccionamiento humano.
  • Es una Escuela de Líderes.
  • Es un método de vida

En estas tres definiciones estudiadas en su real significado, pueden darse muchas respuestas al respecto y enriquecer el diario vivir del individuo, hombre, mujer, jóvenes, que un día juró cumplir con las demandas del Leonismo.