EL INTERIOR DE UN LIDER

Por: PDI Luis Murad

Argentina

Quién no conoce a Agustin Soliva, un hombre que por propios medios alcanzó la cúpula del Leonismo Internacional?.

Seguramente la inmensa mayoría de los Leones saben de sus excepcionales cualidades de persona y León.

Sobre esto, poco o nada se puede agregar, pero ¿Cómo es Agustín en su interior?.

Para describirlo, en primer lugar debo cambiar mi acostumbrada primera persona del plural por la primera del singular, es decir, " nosotros por yo " y confieso que es muy difícil para mi y está fuera de mi agrado, pero no me queda otra alternativa que hacerlo. Vamos al grano.
Por dentro de un físico exuberante se desarrolla un espíritu sensible, de a ratos, casi infantil, con un profundo amor a su familia, lo que le hizo decir en varias ocasiones que " lo mejor que hizo en su vida fue casarse con Helena," el gran amor de su vida.

 

Un día ya lejano cuando el joven rubio oriundo de Suiza, llegó a Brasil, adoptó la ciudadanía brasileña y contrajo enlace con Helena para siempre. Se constituyó en San José do Campos, una ciudad de San Pablo, iniciándose en una empresa automotriz.
Ocupó altos cargos en la Municipalidad y fue Presidente del Club de fútbol de San José cuando era Director Internacional y actuaba en la primera división. Vivía preocupado por el resultado de los partidos, hasta se le escuchó decir "ganamos". Cuando no decía nada era porque "perdieron". Mientras tanto en el club decían "el equipo pierde y el Presidente está paseando por el mundo". Como buen brasileño, es un apasionado del fútbol, como lo es el autor de esta nota.


Cierta vez, en una reunión de Junta, compartíamos la mesa con el Ex Presidente Joao F. Sobral, la Tesorera Elsa Vaintzettel y otros, cuando en ese momento jugaban Brasil y Argentina. Cada tanto se levantaba Sobral y venía con la noticia del resultado, diciendo eufóricamente Brasil 1 a 0.; luego 2 a 0, 2 a 1 y 3 a 1, lo que a mí no me hacía mucha gracia, pero tenía que disimular. Como estábamos en el seno de una Convención Internacional, empezaron a ingresar delegaciones de leones de todo el mundo, portando regalos para los miembros de la Junta. Después de cada entrega, el Presidente Murakami llamaba a un Director para que agradeciera. Cuando le tocó a Soliva, ni lerdo ni perezoso, no desaprovechó la oportunidad para hacer una ironía, dedicada a su amigo Luisito y referente al partido. Ganó Brasil a Argentina, lo que fue muy festejado. Un rato después, la misma escena, conmigo de protagonista y con gran expectativa, porque se esperaba una contestación. Entonces dije; " comprendo el carnaval que están viviendo los brasileños, no en vano le ganaron al mejor equipo del mundo". Quedamos a mano.


Todo esto es para demostrar la pasión futbolista que está dentro de un hombre de apariencia sencilla y que ha visitado varias veces el quirófano, por diversas falencias físicas. Cabe destacar, entre otras la intervención quirúrgica de caderas, que lo obligó a grandes esfuerzos de rehabilitación. Tuvo que adelgazar y lo logró, dejando a un lado la consumición de panqueques con miel que lo atrapaban en las Reuniones de Junta. Ya de grande, tuvo que aprender a nadar, siguiendo los consejos médicos y todas las mañanas tiene la constancia de hacer varias piletas, pero antes, en el dormitorio, ejercicios de relajamiento, uno de los cuales eran levantar ambos brazos y mover las manos formando la figura de pajaritos, que luego adoptó haciéndolo a manera de saludo retribuyendo los aplausos. Esta era y es la tenacidad de Agustín.
Este hombre adulto guarda en su interior aspectos infantiles, que los expresa en el goce de arrancar, pelar y comer mandarinas en el monte que tiene al fondo de su casa. En el gigante aeropuerto de Dallas, cuyos edificios los une rápidamente un tren electrónico, éste no es de la preferencia de Soliva. Utiliza el tram, pequeño vehículo con cuatro pasajeros, que va lentamente entre la gente, con un pintoresco conductor. Como un niño goza muy feliz sobre sus cuatro pequeñas ruedas.

Permanentemente componedor, era un verdadero estratega. Por eso llegó a donde llegó, transitando un camino lleno de obstáculos hacia la Presidencia. Es muy culto, habla varios idiomas. En un Foro Europeo celebrado en la ciudad de Génova , terminó su discurso en cinco idiomas, sin incluir el español porque había uno solo. ( ? ) Cuando se discutía, y no fueron pocas la veces, el arreglo final salía de él. Solía decir: "no se puede prender fuego toda la selva por un solo pajarito" ( nao se deve colocar fogo na florresta para matar un passarinho ).


Este hombre, devoto de la Virgen Aparecida tiene conocimientos profundos y muchos los han conocido en sus discursos conmovedores, frases como " tens que pensar", " los hijos se van, y la vida también," calan muy hondo. Es capaz de dibujar las más complejas teorías reflejándolo en el leonismo. Sus exposiciones en el F.O.L.A.C. son muy tenidas en cuenta y por supuesto, recordadas frecuentemente.


Como dice en su libro Jorge Glaría estas son " Historias para contar", y lo hago porque me parece interesante que los Leones conozcan por dentro a sus Líderes, a los que, como no puede ser de otra manera, quieren y admiran. Precisamente por estas dos palabras es que me animé, como nunca lo había hecho antes, a confeccionar una nota leonística dirigida a una persona.
Con la autorización de Agustín Soliva este artículo mereció su publicación.
! Que le guste !