"Liderazgo Personal"

Recopilado por: C.L.Ricaurte E. Saval R.
Club de Leones de Balboa
Distrito D1 - Panamá


De forma práctica, nos encontramos en el inicio de nuestro camino al triunfo. Antes de poner a prueba las herramientas esenciales que nos conducirán al liderazgo personal, pero primero debemos ante todo aprender ciertas reglas y a la vez ejercitarnos un poco.

Cerca nuestro, hay otros jugadores que ya se preparan, eso no es lo más importante, nos acercamos al salón de entrenamiento. Allí no hay ningún equipo sofisticado, solamente hay un espejo de cuerpo entero, estamos precisamente frente a él, completamente solos, mirándonos fijamente, e inmediatamente empieza el entrenamiento intensivo.

El espejo
¿Puede haber algo más absurdo que un salón de entrenamiento totalmente vacío, carente de personas?

Cuidado. No hay que anticiparse. Nuestro entrenamiento como líderes pasará por la mente, por eso necesitamos el espejo. Él nos devolverá nuestra imagen actual, como punto de referencia.

¿Qué ve? No busque cerca suyo. No es ningún competidor, que haya visto de cerca, pujando también por lograr también el liderazgo personal. Es usted mismo. ¡Obsérvese! ¡Mírese!

Mire nuevamente en el espejo de cuerpo entero. ¿Qué ve? Lo tiene delante de sus ojos. ¿Logra ver sus propios miedos? Tal vez no esperaba esa respuesta, simplemente allí reside su peor adversario. En usted mismo. Por ello, lo primero que haremos será mirar hacia nuestro interior, a fin de dejar atrás miedos, preconceptos y perjuicios.

Enfrente sus temores
El miedo, como el resto de nuestras emociones, reside exclusivamente dentro de nuestra cabeza. No lo busque en otro lugar, pues está engendrado y alimentado por usted mismo.

Si nos damos cuenta de ello, también deberemos admitir que sólo nosotros mismos podemos darle fin.

Imagínese ahora, que ya no teme lo que tanto le asusta. Mire a su alrededor. El mundo le está esperando ( en realidad, siempre estuvo allí, a su alcance en todo momento, para que usted lo disfrute a plenitud, y lo llene de proyectos).

Ahora, sienta la sensación de libertad que le da su nuevo estado anímico. Los miedos no pueden acabar con usted, si usted no lo permite. Recuerde eso en todo momento, y siga adelante a toda máquina.

Muchos miedos se gestan en nuestra propia inseguridad, fomentada muchas veces por influencias, comentarios, ó hasta una educación que nos dice "Cuidado, no cometas errores".

Pero una persona que teme cometer errores, ó que teme no poder hacer las cosas que desea, ya ha fracasado en su vida profesional.

Su miedo anticipó ( y consolidó en él ), el resultado que tanto temía, sin darle siquiera una oportunidad de lograr el éxito. Por ello, deberá previamente librarse de sus falsos temores. ¿Qué con el correr de los años fracasa en algunos proyectos? No hay nada malo en ello; todo lo que avanza alguna vez se cae, lo importante es no dejarse caer, levantarse y seguir caminando.

Observe a los niños detenidamente: para poder caminar, deben caerse algunas veces. Pero no por ello cejan en su empeño. Si así fuese, todavía estaríamos gateando en cuatro patas... Lo más importante no es evitar equivocarse, sino aprender de los errores cometidos y por supuesto seguir adelante a toda máquina.

Aleje sus miedos
Nadie tiene esa enorme capacidad de hacerle abortar proyectos enteros, como puede hacerlo usted en un abrir y cerrar de ojos. Sus miedos e inseguridades se conjugan sistemáticamente con mayúsculas.

Si les deja obrar, ellos desharán rápidamente todo el camino ya elaborado, que usted se empecinó en recorrer. A la primera de cambio, aparecen dudas como:

1.- "No podré logarlo".
2.- "¿En realidad soy bueno para eso?"
3.- "¿A quien le importa lo que yo haga?"
4.- "Hay profesionales mejores que yo"
5.- "¿Y, si fracaso?"

Y, muchas otras por el estilo. ¿Común denominador? Miedo a inseguridad en estado puro. Pero, ¿sabe una cosa? Sólo usted les da vida propia para que ellos puedan mutilar sus sueños.

Todo depende de lo empañado ( ó traslúcido ) que este en cada cristal que se nos presenta, y es usted quien tiene la potestad de darse cuenta inmediatamente que una cosa es "cómo usted percibe las cosas", y otra muy distinta es "cómo son las cosas en sí".

Se sorprendería enormemente si le dijera que muchas cosas en la vida diaria, carecen de forma manifiesta, y que cada uno de nosotros las impregna con su preconceptos y paradigmas. ¿Hay que cambiar las cosas? A vece basta solamente con cambiar la manera en que las percibimos. Si esa manera cambia, y logramos despejar nuestros preconceptos, muchos miedos huirían por la ventana.

Lo mejor y lo más saludable sería demostrar esto, y nada mejor que analizar concienzudamente cada una de las dudas temerosas, que enunciamos líneas atrás, y ver realmente si tienen realmente sustento.

"No podré lograrlo"
¿Acaso usted se cree inferior a alguien que a su juicio si lo lograría? Usted no es inferior a nadie. Pero lo será si comienza a pensar en forma negativa. Si lo hace, cortará radicalmente las alas a cualquier forma de resolver problemas, que se le pueda ocurrir. En vez de eso, porque no piensa: ¿Qué herramientas me hacen falta para lograr lo que deseo obtener de ese resultado? Si se pone manos a la obra, para obtenerlas y alcanzar sus metas. Sin excusas, y sin descanso.

¿En realidad soy bueno para eso?
¿Lo sabe realmente? ¿Acaso ha probado desempeñarse en ese rol? ¿Habla por experiencia propia, ó tan sólo por "lo que cree"? Si nunca puso las manos en la masa, no puede asegurarlo nunca. Y, si alguna vez falló al intentar hacer algo, ¿qué le parece pensar que volverá a cometer los mismos errores del pasado? Porque de los errores se aprende, y mucho. Continúe adelante, y a toda máquina.

¿A quien le importa lo que haga?
A usted mismo debería importarle, en primer lugar. Lo esencial es hacer las cosas bien, con todo nuestro corazón puesto en ello, independientemente de que a otro le importe. ¿A usted le importa? Bravo. Adelante, entonces a toda máquina, no hay tiempo que perder.

"Hay profesionales mejores que yo"
Y, de seguro peores que usted. ¿Y, eso qué? Lo más importante es que usted sea bueno en lo que hace, que lo haga con mucha pasión, y que a la vez disfrute plenamente haciéndolo. Una persona que cumple con estos tres requisitos importantes, inspira a otras, y logra muy buenos resultados. Eso es lo que cuenta.

"¿Y, si fracaso?"
Quien nada hace, jamás fracasa. Pero tampoco nada consigue. Si usted fracasa, aprenderá de los errores cometidos en el pasado, que cometió, y en la próxima oportunidad que tenga, logrará el éxito profesional.

Muchos líderes del mundo de los negocios, la cultura, los deportes ó la política, han logrado llegar a donde están merced a múltiples fracasos. Porque fracasar no es el problema. Qué hacer con el fracaso es el verdadero problema. Quien utiliza el fracaso como un maestro que le ayuda a mejorar y continúa avanzando llegará al éxito. Quien, por el contrario, sucumbe en él, está irremediablemente perdido.

Pregúntese siempre: Los que tengo, ¿me sirven, me ayudan a crecer y evolucionar? Ó por el contrario, ¿me llenan de inseguridades y perjuicios absurdos?

Rompa sus paradigmas
Porque no sólo sus temores le anclarán innecesariamente. Su manera de ver la vida cotidiana, puede hacer lo propio. Analicemos juntos algunas suposiciones, aceptadas por la gran mayoría como ciertas, a pesar de que se demostró hace tiempo qu dejaron de serlo en su momento oportuno.

El sueño del empleo de por vida
Si bien a diario vemos cómo innumerables empresas comerciales se fusionan, se reestructuran, y contemplamos cómo de alguna manera por la alta competitividad global reinante, es cada vez mucho más difícil perpetuar el anhelo de conservar nuestro empleo, a veces nos resistimos a pensar que el cambio, que afecta a todas las economías del mundo, también nos afectará a nosotros. ( empleo ).

Tampoco podemos pensar que mantendremos nuestras habilidades a medida que pasen los cambios.

De hecho, deberemos aprender y desechar habilidades, y ver el mundo laboral como una serie de proyectos a llevar a cabo, más que como una serie de horas laborales fijas a entregar a cualquier empleador.

Las empresas comerciales u organizaciones, pueden despedirnos y sin embargo retener nuestro talento bajo formas más independientes para las partes. Quedarse en la concepción antigua del empleo perpetuo nos hace perder de vista que todo cambio también es una oportunidad. Y, que las oportunidades sirven solamente a quien está preparado para ellas en su momento oportuno.

Nada es para siempre. Los conocimientos tampoco
Nada sirve para siempre, y mucho menos los conocimientos adquiridos hace décadas. Los títulos, que simbolizan niveles académicos alcanzados hace tiempo, no pueden sustituir, bajo su ala, la necesaria actualización sistemática profesional, que a diario hay que llevar a cabo. Y, esto que tiene que ver con el punto anterior ( empleo de por vida ).

¿Qué sucedería si usted tuviese que desempeñarse por decisión propia ó motivado por las circunstancias, como asesor, docente interno ó externo de la organización, ó integrar proyectos que se aparten de los que hasta ahora puede hacer? ¿Podría participar, por ejemplo, en el diseño de un servicio, canalizar las necesidades de su equipo de trabajo, y establecer contacto con clientes potenciales, ó bien ayudar a la venta del servicio y asistir a los clientes en su uso apropiado?

¡Usted mismo! Escuche la expresión nuevamente. "Usted mismo". Como individuo que merece desarrollarse a pleno. Con decisiones propias, y un ancho universo de cosas por hacer en ese momento oportuno.

Evite a toda costa compararse con otros
Compararse con otros implica pensar que nuestro nivel de autoestima deriva en forma directa de la mayor ó menor similitud con ciertos "estándares" establecidos. Pero nos preguntamos: ¿Qué hace avanzar las cosas? ¿El repetir constantemente siempre lo mismo, sin evolucionar, ó al tornarse creativo, adaptable a los cambios; original en una sola palabra?

Si todos hacen siempre lo mismo, ¿cómo pensamos que lograrán un resultado distinto a la media que obtiene la mayoría? ¿Estamos dispuestos a correr el riesgo de crecer, evolucionar e influenciar positivamente a otras personas, gracias a nuestro propio desarrollo interno?

La única llave que puede movernos está dentro nuestro, y por ello es tan difícil motivar a alguien cuando él no está automotivado para avanzar.

No se atenace a su pasado
Hay dos cosas muy importantes de las que podemos estar siempre seguros. La primera es que el futuro todavía no existe como algo tangible. Y, la segunda que nuestro pasado jamás volverá, ni podemos modificarlo. Simplemente, jamás.

Si vivimos de cara al pasado, amargándonos por lo que hicimos ó dejamas de hacer, por las grandes oportunidades perdidas, por los proyectos malogrados, lo único que conseguiremos será condicionar nuestro presente.

Por ello, aprenda la lección de su pasado, pero definitivamente déjelo atrás, sobre todo emocionalmente. Los errores existieron, es muy cierto, pero su única utilidad aquí y ahora, es la de darle a usted mucha experiencia, brindarle una nueva y novedosa forma de ver, y a la vez encarar mejor las cosas en el futuro inmediato.

Avanzar hacia nuestra gran meta: ser por supuesto mejores líderes y persona, avanzar en dirección al éxito final.

¿Ser... ó parecer?
Un auténtico líder, profesional y personal busca siempre "ser", y no sólo "parecer". Hay una notable diferencia entre ambos estados. Primero, hay que forjar la convicción de que algo es realmente necesario para nuestra vida cotidiana, sea este personal ó profesional. Luego, hay que integrar está convicción al resto de nuestros valores, para entonces lograr una actitud adecuada al momento oportuno.

¿Veamos que va mejor con usted ahora mismo? Un ambiente de trabajo y de desarrollo al estilo de un hombre ó mujer orquesta que valores la autonomía? ¿Ó uno grupal, rodeado de pares con los que intercambie ideas frescas y actualizadas? Son simplemente distintos, con sus facetas positivas y negativas.

Cree imágenes positivas e inspírese en ellas
Para liderar su vida personal y profesional, nada mejor que auto motivarse positivamente de lo que espera conseguir. En definitiva, usted se imagina por ejemplo estar en una espléndida playa, rodeado de palmeras con una tranquilidad apacible y con vientos, rodeado de mucha vegetación con un mar calmado. ¿Lo ve? Así, actúan las imágenes positivas, trasladándose por anticipado, motivándose a lograr lo que desea obtener en la vida cotidiana. Y, esto definitivamente se aplica a todo en la vida misma.

Pase adelante, suyo son las imágenes positivas de aquellos logros alcanzados, para sortear momentos difíciles.

¡Piense! Si llegué hasta aquí, ¿qué me importa continuar y lograr al final todo lo que deseo? Cree otras imágenes positivas, en donde se vea logrando lo que quiere obtener, y disfrutando alegremente y a pleno de sus beneficios. Ello, le ayudará a auto motivarse plenamente, y a no desfallecer cuando los obstáculos aparezcan en su camino al éxito profesional.