Toma de decisiones y liderazgo

Recopilado por: C.L. Gonzalo Retamal Moya

Chile

 

Presentación:

Este documento presenta algunas ideas centrales acerca de la importancia del liderazgo en el proceso de la toma de decisiones y sirve de marco para el análisis de los contenidos que se exponen en el programa de sociología organizacional. Considerando que la toma de decisiones y el liderazgo no pueden darse sin la existencia de una organización y una democracia participativa, inicio este trabajo exponiendo esos conceptos fundamentales.


La organización:
Es el medio o instrumento más permanente que permite cumplir o lograr una determinada misión social, en el sentido más amplio y abarcador del término; en este sentido las personas pueden pasar mientras que la organización permanece, en tanto su misión sea socialmente importante.


Democracia participativa:
Está orientada a la satisfacción de las necesidades elementales, con democracia económica, reformas sociopolíticas y la mayor participación posible de la población en las decisiones que le afecten. Debe estar sustentada en un proceso de descentralización que fortalezca la autonomía política y financiera, que procure la autodeterminación de la población en la búsqueda de la solución de sus problemas, donde se combine la libertad de cada uno y de cada organización, el pluralismo y la justicia social basada en la solidaridad y la cooperación.


El liderazgo en la organización:
El recurso humano constituye la base fundamental de toda organización. Dentro de estos recursos está uno que es escaso y muy valioso: los líderes.
 

Las transformaciones aceleradas exigen renovar la concepción y estilos de liderazgo por uno más visionario, audaz, innovador e imaginativo, capaz de correr riesgos para cumplir la misión organizacional. Se pretende un líder transformacional, que pueda conducir los procesos de cambio en las mismas organizaciones y en su entorno. Es un liderazgo más emprendedor e innovador, que tiene su centro y su fuerza clave en todos los niveles de la organización, en el análisis sistemático de los factores que determinan una situación para tomar decisiones acertadas con arreglo a las oportunidades, la evaluación de los riesgos y control de las amenazas.


Concepción tradicional de liderazgo:
El líder tradicional es el que sabe y manda, da órdenes para que otros las obedezcan. Este tipo de liderazgo se produce dentro de un retraso educativo y cultural, cuando se carecía de los conocimientos y la información para formar criterios propios sobre las distintas situaciones principalmente de los asuntos políticos, del estado, la economía, el poder y la sociedad. Dentro de esta antigua concepción, el liderazgo es la habilidad y la capacidad de individuos excepcionales, dotados de carisma, que los capacita para dominar e influir en las personas.


Errores conceptuales del liderazgo tradicional:

Se confunde liderazgo con carisma.


• Se debe nacer líder para serlo.
• Solo se necesitan líderes en la cumbre o en la cúpula.
• Es una rara habilidad, en consecuencia no se puede aprender ni desarrollar.
• Es un instrumento o forma de influir en las personas y ganar amigos.


Consecuencias de esta concepción tradicional de liderazgo:

• Centralismos y concentración de la información.
• Verticalismo y autoritarismo en el mando y las decisiones.
• Ineficiencia y desmotivación.
• Baja productividad organizacional.
• Carencia de iniciativa y creatividad.
• Apego a las viejas rutinas.
• Estructuras rígidas.
• Desadaptación para el cambio.
• Burocracia.


Nuevo concepto de liderazgo:
Es el desarrollo de un sistema completo de expectativas, capacidades y habilidades que permite identificar, descubrir, utilizar, potenciar y estimular al máximo la fortaleza y la energía de todos los recursos humanos de la organización, elevando al punto de mira de las personas hacia los objetivos y metas planificadas más exigentes, que incrementa la productividad, la creatividad y la innovación del trabajo, para lograr el éxito organizacional y la satisfacción de las necesidades de los individuos. El sistema de liderazgo organizacional funciona como un conjunto de relaciones de liderazgo y de líderes, que se dividen el trabajo en los distintos niveles, unidades, programas y proyectos de una organización, por medio de las que se busca el logro de objetivos y metas.


El nuevo liderazgo:
Es una capacidad en constante movimiento; no es estática.


• Está en permanente desarrollo y crecimiento.
• No es un don sobrenatural de las personas.
• Es una cualidad que se puede aprender en los procesos educativos y en las experiencias sociales.


Valores de un líder:
Confianza en sí mismo.
• Visión.
• Fe en la misión personal y del grupo.
• Pasión.
• Ética.
• Energía.
• Actitud positiva.
• Receptivo, participativo, comunicativo.
• Estratega, flexible, emprendedor e innovador.
• Capaz de apreciar.
• Trabaja en equipo.


Tareas para mejorar el liderazgo:

• Revisar la misión de la institución periódicamente.
• Hacer inventario de los recursos humanos.
• Revisar prioridades y posteridades.
• Visualizar las oportunidades.
• Atraer el talento y la competencia.
• Dar el ejemplo.
• Conocerse mejor a sí mismo por medio del autoanálisis.
• Reconocer las fortalezas y las debilidades propias.
• Examinar las propias acciones críticamente.
• Determinar la correspondencia entre lo que se predica y lo que se hace.
• Examinar las prioridades.
• Mantener la concentración óptima hacia el objetivo.


Características del liderazgo local:

(Comunidad es entendida como institución, organización o localidad, que agrupe un número de personas con intereses afines).
• Cercanía directa y personal con los representados, en su sentido más amplio y no sectario.
• Cuida y aumenta la credibilidad y el respeto público, que son su principal recurso.
• Tiene conocimiento directo de las necesidades reales de las comunidades por medio de procesos de investigación y planificación, con la participación activa de los afectados.
• Tiene una base informativa lo más completa posible de la realidad de su comunidad, de la estructura de poder, de las personas, problemas, necesidades y prioridades de la comunidad y de los proyectos existentes.
• Establece formas de negociación modernas con la población y demás líderes comunales.
• En la toma de decisiones antepone los intereses comunales a los individuales.
• Abandona la práctica de las falsas promesas.
• Sabe dar la cara para decir no a lo que no es posible; logra que las personas comprendan, y se comprometan con él a buscar soluciones.