EL CONOCIMIENTO, UN FACTOR FUNDAMENTAL

Por: CL PDI Luis Murad

Argentina


"Un cerebro puede más que cien brazos"
José Ingenieros
 

Varios son los factores concurrentes para lograr, en forma oral o escrita, una comprensión absoluta de algo que queremos transmitir.
En primer lugar, es necesario conocer el tema hasta en los más mínimos detalles para tener autoridad ante el interlocutor y algo no menos importante, saber transmitirlos, a los fines de lograr la  comprensión buscada. Para esto es muy necesario el conocimiento de una buena pedagogía aplicada a una eficiente didáctica, que resulte penetrante al lector o al auditorio.

Cuando de esto último se trata, es fundamental un pleno dominio del mismo, entonces el disertante aprecia en la expresión de los que escuchan, si el discurso interesa mucho, poco o nada y con ello marcar la continuación o no del tema.

 

Se puede tener una expresión cabal que oriente al disertante y esto ayuda, porque insistir cuando no se refleja un interés lo lleva al aburrimiento y por ende, al fracaso de la conferencia. Cambiar a tiempo salva al orador.


En la cátedra, si el profesor titubea, se gana la desaprobación de los alumnos, que luego se transforma en bromas ( los argentinos decimos cargadas ). Los Leones son respetuosos, no bromean, pero descreen de los conceptos vertidos en clara desautorización. No debemos llegar a esto.
Cuando se observa interés en el tema y el desarrollo del mismo, se hace necesario apretar el acelerador, porque el auditorio está en sus manos.


El orador tiene que tener un paso firme, que transmita seguridad de los conocimientos, saber moverse detrás del atril, del mismo modo que el cirujano lo hace en el quirófano, seguro, claro, marcando las pausas y énfasis en las palabras más significativas, porque todas no son iguales y esto se puede hacer cuando hay un dominio total del tema. Solamente así podrá lo enunciado en párrafos anteriores. El artículo no solo debe ser bueno, sino también llegadero. Si no es comprensible, se malogra.
La condición de docente contribuye claramente a la transmisión de lo que queremos, dado que saber es muy importante, pero saber transmitirlos es fundamental para que sea bien aprovechado.


Llevado a otros sectores de la vida leonística, se puede decir que la gran mayoría de los conflictos del Club o la pobre interpretación de lo que se está tratando en un debate de la Convención o cualquier tipo de reuniones deliberativas, se atribuye exclusivamente al desconocimiento total o parcial de la materia. De allí lo fundamental de estar bien informado para no cometer el error, que se hubiera evitado con un pleno conocimiento, que se pueden adquirir en las múltiples publicaciones de la Asociación, y cuando se tiene la posibilidad de recurrir a Leones experimentados, no se debe desaprovechar, ya que la experiencia puede ayudar a aclarar los problemas o lo que también es importante, evitarlos.


"El hombre cuando enseña, aprende" ( Séneca ).


Vale la pena tenerlo en cuenta.