Superación leonística personal

Por: C.L. PDG Dr. Tito L. Rocchetti

Argentina


En la actividad leonística como en cualquier otra forma de expresión del quehacer humano puede o no ponerse en evidencia espíritu de superación, y según sea la actitud personal del que la realiza serán sus logros.

En el primer caso encontramos a quienes desean progresar y con corrección y méritos propios escalar posiciones en la consideración de los demás y buscan por el buen camino superarse, mientras que en el segundo están los conformistas a quienes no les entusiasma el esfuerzo, y que, indudablemente, no lograrán esta superación porque se encuentran cómodos en la mediocridad. Los Vice Gobernadores en ejercicio, están demostrando que se ubican dentro del primer grupo y procuran su perfeccionamiento dentro del Leonismo a través del esfuerzo y de su vocación de servir, por eso es que el presente apunta a ellos para que cuando se comuniquen en sus funciones con la Selva del Distrito a su cargo estimulen en ella ese espíritu de superación porque si logran insuflárselo ayudarán a incrementar positivamente el accionar de servicio de sus jurisdicciones.


Cuando se habla de la superación personal eso lleva implícito que debe dedicarse una parte adecuada de tiempo y esfuerzo para alcanzarlo y que es necesario y conveniente realizar las acciones concretas que son indispensable a esos efectos. Entre ellas están las destinadas a aumentar el conocimiento, aprender e implementar nuevas técnicas y aguzar el ingenio para alcanzar objetivos, sin olvidar que también el aspecto humano es un factor indispensable para que este desarrollo resulte integral. Para facilitar que eso sea posible se debe contar por lo menos con nociones básicas de la filosofía del hombre y la ética, y al llevar adelante sus relaciones con los demás saber que en el proceso existencial existen etapas físicas y psicológicas que contribuyen para comprender vivir y practicar los valores humanos que son parte de la filosofía de nuestro Movimiento.


Atento a lo mencionado, todo Líder leonístico debe ser coherente actuando con autoridad, disciplina, orden, dedicación y verdadero interés por los demás, y partiendo de esta base, supone que traslada a su conducta personal las mismas actitudes que exige a otros en el discurso. La actitud que toman los Leones a la hora de llevar adelante la acción de servir con espíritu Leonístico debe ser el reflejo de la personalidad de un Líder de los que conducen el Movimiento, por que es una forma excelente de educar a los demás Leones y a la sociedad con un ejemplo de conducta digna.

De igual forma, ser coherentes presupone el cumplimiento de las normas y estrategias que han sido establecidas por la institución, que se deben respetar, ya que es indispensable y contribuye a que sea posible cumplir con lo que ha planificado y al seguimiento de los programas, asumiendo que deben cubrirse los objetivos lo más ajustado posible al calendario previsto, participando también con su presencia cuando se la requiera en eventos especiales, etc. Recordemos que para afianzar su autoridad para aconsejar y reclamar a los demás ciertas actitudes de valía es indispensable demostrar que respeta y observa las indicaciones del Código de Ética de los Leones y pone empeño en el cumplimiento de sus funciones.


Uno de los valores que es muy apreciado por la membresía del Movimiento es la sencillez, porque la actividad de servicio debe hacerse considerando la situación espiritual de aquel que es destinatario de la ayuda material o moral que se presta a fin de que no se sienta disminuido por su situación de necesidad. Cuando las circunstancias ponen al Líder leonístico ante personas que han abrazado el Leonismo para servir es oportuno mencionar que la soberbia y el egocentrismo son contrarios a su espíritu y que además de dificultar la comunicación provoca un mal aprovechamiento de sus potencialidades para hacer el bien.

 

Si fuera necesario no dudar en hacer referencia al significado de la filosofía leonística con su experiencia, conocimientos y otros elemento adecuados para reafirmar su importancia. La sencillez también se manifiesta al compartir con otros el servicio generoso y desinteresado, porque si el momento es propicio tiene importancia para luego informar y proporcionar sugerencias destinadas a facilitar a otros el mejor cumplimiento de sus actividades, y será escuchado con atención y agrado.


Finalmente resulta oportuno recordar que se debe lealtad al Movimiento humanitario al que por propia voluntad pertenece, y ser leal a una institución significa poner en evidencia en forma honesta adhesión a sus principio y normativas, respeto a las indicaciones pertinentes de quienes en el nivel correspondiente tienen la función de conducción y, además, exhibir vocación por trabajar en equipo.

En ese sentido, no está demás recalcar que si se desea seguir un camino distinto a lo que se ha señalado eso debe ser consultado con las personas que cuentan con autoridad para aconsejarlo al respecto.


No me quiero extender en mayores consideraciones sobre el tema por razones de brevedad y por estimar que el enfoque que antecede debe ser complementado con el mejor criterio de los que practican el Leonismo activo.