NO TODO TIEMPO PASADO PASO

Por: C.L. PDI Luis Murad

Argentina


"Los que no se acuerdan del pasado están condenados a repetirlo."
Santayana


Un rápido repaso al panorama que nos rodea, permite observar que el presente, con sus grandes logros, no puede dejar totalmente a un lado hechos del pasado, que no los desactualizan, sino por el contrario, los complementan. Es que la increíble rapidez de la tecnología se subordina a la lentitud humana.
Con una velocidad que nos espanta, cubre en segundos miles de millas, pero cuando la máquina tiene algún desperfecto, se necesitan horas o días para que el hombre acuda a repararla. Lo primero representa al presente, lo segundo al pasado, que se necesitan mutuamente y se complementan.


Siempre es imprescindible el hombre, creador de la más sofisticada tecnología, para atender los desarreglos.
Habiendo logrado lo que hasta ayer era inconcebible, sigue siendo el principal protagonista, como lo remarcan Gabriel García Márquez y José Ingenieros.


Ni lo moderno es totalmente bueno ni lo antiguo totalmente malo. Como principal protagonista de la tecnología, la artesanía de otros tiempos, aunque en un grado significativamente menor, aporta, en escala cada vez menor, su cuota de ayuda a la orgullosa tecnología de la actualidad, poco pero necesario.


El Leonismo Internacional se ha equipado de tal manera, que las informaciones manuales se han reducido a su mínima expresión. Su desarrollo ha sido espectacular y la más alta generación ha desplazado al histórico papel carbónico, el correo tradicional, los viejos informes mensuales, el telegrama y hasta el fax, Ahora la comodidad es tal, que no admiten excusas de los Leones remolones. Solo queda la voluntad humana, que se utiliza en pocas ocasiones pero que todavía algo sirve.


Es aconsejable no desestimar las referencias del pasado. Las que fueron buenas, para repetirlas, adaptadas a nuestro tiempo, las malas, para salvar los errores cometidos. Cuantos contratiempos se pudieron evitarse si hubieran tenido en cuenta lamentables referencias anteriores. El hecho de creer que todo se sabe lleva a incurrir en errores, que no se hubieran producido mirando el pasado, que seguramente contará con similares situaciones fracasadas.
Teniendo en cuenta el pasado venturoso, sus vivencias todavía son útiles si sabemos acudir a ellas, aplicándose con las adpataciones que los tiempos modernos determinan, solamente así podemos hacer cierto el pensamiento de Nicolás Avellaneda "Los pueblos lograrán sus objetivos cuando apoyándose en el pasado se proyecten hacia el futuro".(x)


Las experiencias del pasado no deben descartarse. Tenerlas en cuenta es una buena manera de conducirse sorteando las dificultades que, cuando ocurren, producen su deterioro. "Las experiencias no solucionan todos los problemas, pero ayudan a evitarlos".

 
Es bien cierto que se ha llegado a la Luna, que las sofisticadas comunicaciones le han dado un vuelco notable a nuestro tiempo, ni que hablar de la ciencia, aquí el progreso ha sido incomparable, aunque en la tierra permanezcan todavía miserias que nos humillan, una verdadera materia pendiente frente al coloso moderno.


Gobernar con algo del pasado, adaptándolo a las circunstancias modernas, es una virtud de un funcionario inteligente.


Al decir del Presidente Soliva:
"tens que pensar".