R E S P O N S A B I L I D A D

Por: C.L. Augusto Valdovino

Chile

Ser miembro de un Club de Leones ofrece una distinción que no se encuentra muy fácilmente en otras organizaciones, de la cual los Leones nos hemos vanagloriado desde nuestros inicios, y la cual permanecerá como un legado imperecedero para futuras generaciones.

El prestigio de ser miembro de la organización de clubes de servicio más importante del mundo es una característica única en su clase. Todo lo que hemos hecho y estamos haciendo en pro de los proyectos leonísticos honra a todos y a cada uno de los miembros. Y las amistades estrechas y duraderas que desarrollamos cuando participamos en las actividades de nuestros Clubes se distinguen como beneficios muy especiales de ser miembros de Clubes de Leones.

Sin embargo, lo que en realidad distingue a un León y hace posible que nuestros miembros gocen de prestigio y se sientan realizados como seres humanos es la RESPONSABILIDAD que adquirimos al iniciarnos como miembros.

Un sentido de responsabilidad es la cualidad que nos define como una sociedad progresiva e ilustrada, cuyos cimientos son la responsabilidad, el buen criterio y la confianza.

Como Leones, damos de nuestro tiempo y esfuerzos no porque se nos ordene o se nos ofrezca alguna recompensa a cambio, sino con el entendimiento de que el hacer un servicio en favor de nuestros semejantes y un servicio bien hecho represente un compromiso personal.

Muchas personas piensan que la palabra RESPONSABILIDAD tiene una connotación negativa; para ellas, es mejor evitar del todo las responsabilidades. Sin embargo, los Leones siempre las han asumido y las han cumplido.

Y las seguimos cumpliendo como en 1917, cuando Melvin Jones nos hizo un llamado para que trabajáramos arduamente para otros como lo hacíamos para nosotros mismos; o como en 1925, cuando Helen Keller nos retó a ser " caballeros de la cruzada contra la ceguera "; o como en 1982, cuando a los jóvenes de todo el mundo se les presentaba constantemente la amenaza de la drogadicción y el alcoholismo; y como en 1990, cuando aceptamos la responsabilidad de ayudar a un creciente número de personas afligidas por la ceguera.

El servicio que prestan los Leones se centra en nuestros semejantes, ya que siempre ha sido la meta de los Leones el proporcionarle al ser humano los instrumentos necesarios para que pueda superar sus limitaciones, bastarse a sí mismo y desarrollar plenamente su potencial con el objeto de poder ser una persona completa y miembro responsable de la sociedad en que vivimos.

En nuestra larga trayectoria, los Leones le hemos hecho frente a muchos desafíos y hemos aprovechado un sinnúmero de oportunidades. Hemos tomado las medidas del caso para proveer las necesidades de las comunidades donde residimos, y hemos aceptado la responsabilidad de ayudar a otros a resolver problemas serios y desafiantes.

Durante nuestra larga y distinguida trayectoria, hemos respondido a las necesidades humanas mediante la provisión de bancos de ojos, escuelas de entrenamiento de perros lazarillos, centros de investigación científica de la vista, centros de capacitación profesional y ocupacional, clínicas de la salud general y del cuidado de la vista, campamentos para ciegos y minusválidos, y otros programas de gran importancia para personas sordas y de edad avanzada. Donde quiera que nuestros semejantes se encuentran en situación precaria, por tradición, hemos demostrado nuestra capacidad para responder a sus necesidades.

En años pasados hemos respondido a las necesidades humanas con entusiasmo y excelencia - tal y como lo seguimos haciendo hoy en día - y de las misma manera seguiremos respondiendo en el futuro.