Los Leones y la mística del Leonismo

Por: C.L. PPI Humberto Valenzuela García

Chile
 

La presente es una Instrucción, entregada hace más de 40 años, totalmente vigente hoy, en la Convención Internacional de Niza, Francia, en 1962, por el Past Presidente Internacional León HUMBERTO VALENZUELA GARCIA, a pedido especial de la Junta Directiva Internacional, en un salón especial, destinado a Presidentes y Secretarios de Clubes de Leones y, perfectamente válida para todos los Socios Leones que se impongan de ella.


Dijo el Presidente VALENZUELA GARCIA:
Mes cher amis Lions de la France et des pays qui parlent la belle langue de Moliére, et que, comme on dit, c'est aussi, la langue de Pamour.
Fellow Lions speaking the north american lan guage.
Dear Lions friends speaking real English.
Miei earl cari amici Leoni che parlatte la dolce lingua dil Dante.
Prezados amigos Leaos qui falan la lingua poirtugueza de Brasil mais no comprenden o portugués de Portugal.


Compañeros Leones de otras partes de la tierra que hablan idiomas fuera de mi alcance.
Y por último, queridos compañeros Leones que hablan mi propio idioma, la inmemorial lengua del inmortal Cervantes.


Este brevísimo exordio en los principales idiomas del mundo, palabras, seguramente mal pronunciadas pero que brotan desde el fondo de mi corazón, os habrá hecho sentir y comprender inmediatamente la universalidad del Leonismo, y más que eso, que somos y representamos una Organización auténticamente internacional, pues si nos reunimos en esta hermosa y atrayente ciudad de la Cote d'Azur, muy lejos de la gran nación que dio origen a este incontenible movimiento de servicios, aplicando al concepto movimiento su real sentido de acción, dinamismo y vida, es precisamente porque queremos demostrar en forma irrebatible, que si bien para nosotros no existen ni fronteras materiales, ni razas, ni doctrinas políticas o religiosas, modalidades todas que son ampliamente respetadas por los Leones, porque son ampliamente respetadas por los Leones, porque son patrimonio del espíritu, nos une, en cambio, una GRAN MISTICA que es la doctrina por excelencia, el amor a nuestro prójimo y el anhelo fervoroso, inquietud avasalladora del alma Leonística, de poner todas las fuerzas de nuestra voluntad al propósito de hacer y lograr una humanidad más próspera y por ello más feliz
.
Nuestro Presidente Internacional Per Stahl me ha pedido diga algunas palabras en este Foro que ha sido preparado para Presidentes y Secretarios de Clubes, pero al tratar de condensar mis ideas en estos apuntes, me resulta difícil decir algo nuevo a quienes son ya Leones fogueados, porque es evidente que para alcanzar el alto rango de dirigentes máximos de sus respectivos Clubes, han debido previamente cruzar sus armas en el cruento batallar del campo ilimitado de las actividades Leonísticas. Y más difícil se hace cumplir con este cometido, cuando con rigidez inexorable y disciplina de auténtico vikingo, nuestro Presidente me ha limitado el espacio a sólo algunos breves minutos.

Pero de todos modos trataré de cumplir en la forma más clara y precisa posible, apartándome tal vez de las normas tradicionales a que estos actos han estado sometidos en oportunidades anteriores.

Debo partir de la base de que los Presidentes y Secretarios aquí presentes conocen los graves deberes que les imponen sus respectivos cargos, y que si sus ideas no fueran completas, ya tendrán pronto la oportunidad de precisarlas, pues, conjuntamente con iniciar sus funciones al regreso de esta gran Convención, la Oficina Internacional les hará llegar el interesante libro intitulado "Presidente, este es tu año". En tal volumen no se contiene sólo las instrucciones para dicho Funcionario, sino que las hay también para todos quienes estarán bajo su jurisdicción. Además, cada cual, estará recibiendo de la Oficina Matriz de Chicago toda clase de instrucciones y sugerencias, las que n o escasearán tampoco de parte de los Gobernadores, Vicegobernadores y Jefes de Zona, siendo así, pues, que un Presidente o un Secretario, que son los nervios motores de cada Club, no podrán en caso alguno alegar ignorancia para justificar la falta de oportuno cumplimiento de sus obligaciones. Más
aún, en caso de cualquiera duda, siempre tendrán a su alcance a Leones experimentados a quienes recurrir, como son los ex funcionarios y de preferencia los ex Gobernadores, quienes por su contacto diario con la Oficina Internacional y con Leones de toda categoría, tienen un gran caudal de experiencia.

Nuestro perfecto rodaje administrativo dispone, además, en algunos países, de otros importantes recursos de asesoría. Las Oficinas Continentales, las de Áreas geográficas, las de Estados, las de Distritos Múltiples y las de simples Distritos, cuentan con Leones de gran experiencia, cuya función no es otra que ayudar a todos quienes requieren un consejo, porque tal vez que en ninguna otra Organización de esta especie, existe entre nosotros ese "espíritu de cuerpo" que hace grandes y fuertes a las asociaciones humanas, pudiendo aquí repetir con toda oportunidad la tan conocida sentencia, de grata recordación en tierras de Francia: "Uno para todos, todos para uno".

Hay algo más que decir sobre el particular, y sobre ello debo referirme a mi experiencia personal como ex Presidente Internacional, asumiendo la representación de quienes han alcanzado tan alta jerarquía, cargo que envuelve gravísimos deberes y tremendas responsabilidades, que pocos están en situación de valorar en todo su alcance. Los ex Presidentes Internacionales son consultores permanentes, no solo de los graves problemas de la Organización, sino que también en nuestros respectivos Continentes, Estados o países y estamos absolviendo consultas de todo orden. Reitero aquí a los Presidentes y Secretarios de Clubes que siempre es un placer para nosotros colaborar con ellos para el más eficiente ejercicio de sus delicadas funciones, y, por lo tanto, les encarezco nos consulten sin ningún temor.

Me he referido hasta ahora a lo que podríamos llamar la función simplemente administrativa de los Presidentes y Secretarios, y sin restar a ella su debido valor, hay para mi otra que es de mucha mayor trascendencia y que ha sido preocupación primordial en mis 14 años de activo León. He querido recalcar especialmente la importancia vital que para un Club significa una buena organización, organización que depende de preferencia en la dedicación de su Presidente y su Secretario, porque sin ella no podrían cumplirse las altas finalidades a que debo referirme más adelante.

He dicho que en mis 14 años de vida Leonística he tenido una preocupación primordial, y ella es marcar el acento en todas mis actuaciones respecto a que los únicos perdurables son los valores del espíritu, y que por lo tanto, nuestros Clubes y todos nuestros organismos deben constituirse en forma tal que dichos valores sean predominantes en todas sus actividades.

Es por tal razón que en mis constantes discursos o charlas ante Leones, hago siempre algunas preguntas sugestivas y candentes, ¿Sabéis acaso exactamente lo que es el Leonismo? ¿Sabéis en forma clara y precisa cuál es la función que el Leonismo debe desarrollar de preferencia en este momento crucial que vivimos? ¿Sabéis acaso que el instante de actuar es precisamente hoy y no mañana?

Tal vez, mis queridos amigos, encontrareis mis preguntas de una ingenuidad extraordinaria, pero yo espero probaros lo contrario.

El Leonismo no es únicamente, como es creencia general, una simple Organización de Servicios, como muchas otras, cuya finalidad esencial es la realización de algunas obras materiales. El Leonismo, según debemos entenderlo y practicarlo, es muchísimo más que eso, porque hay que darle el más hondo sentido espiritual ya que necesitamos imponer en el corazón de los Leones "NUESTRA MISTICA" que es la única que puede hacernos invencibles para combatir con valor y fe de cruzados esta ola de materialismo que amenaza destruir hasta los cimientos mismos de nuestra civilización y los conceptos que constituyen derechos inalienables de la personalidad humana.
¡Cómo quisiera yo en estos instantes disfrutar del divino don de la elocuencia! ¡Cómo envidio a los maestros ilustres de la oratoria! Si dispusiera yo de tan valiosísimos dones podría poner en mis palabras el fuego y la convicción capaces de crear un estado anímico de tal profundidad para que en todos vuestros sentidos se produjera una concentración que os permitiera captar y asimilar, grabándolas con caracteres indelebles en lo más íntimo de vuestro ser, las inquietudes de la tremenda realidad presente, que aún muchos no logran comprender en toda su intensidad.

¿Estáis ciertos mis amigos Leones que habéis cumplido con los gravísimos deberes que nos impone la hora presente? Haced un minucioso examen de conciencia y tal vez lleguéis a la triste conclusión de que resta una larga ruta por recorrer, camino difícil y penoso, pero que no representa obstáculo para los Leones porque nos impulsa "Nuestra Mística" y porque Dios está con nosotros.

Hay millones de seres que aún viven en condiciones subhumanas y que tal vez con disponer de lo que nosotros desperdiciamos podrían sentirse felices y satisfechos. Hay enormes injusticias que reparar, y no podemos permanecer indiferentes ante la desgracia de nuestros hermanos. ¿Creéis vosotros que estamos actuando con la eficacia y rapidez que requieren los graves deberes de este momento?

Yo creo con toda sinceridad, porque conozco a fondo el Leonismo y conozco también el valor de sus hombres y sus recursos inagotables, que ninguna otra Organización se encuentra en mejor posición que la nuestra para acudir de inmediato a remediar tantos males. Nuestros Clubes cubren casi toda la extensión de la tierra, y nuestros Socios, en su inmensa mayoría, son hombres prominentes o influyentes en cada localidad.

No debemos perder un minuto en estrechar nuestras filas y en organizarnos férreamente para afrontar la gran batalla que nos ha reservado el destino y de la cual debemos sentirnos orgullosos. El momento de actuar es precisamente ahora, en este mismo instante, porque mañana puede ser tarde. Nuestras obligaciones son de esta hora y no admiten postergación. No tengamos que llorar mañana el arrepentimiento de nuestra falta de previsión y decisión para actuar.

Debemos trabajar sin descanso para que no exista una ciudad o un villorrio en que no haya un Club de Leones porque necesitamos sembrar nuestra semilla de fraternidad en todos los confines de la tierra. Comencemos así por crear paz en la conciencia de los hombres de buena voluntad porque será la única forma y el verdadero camino para lograr la paz universal.

Presidentes y Secretarios de Clubes. Funcionarios y Leones que mes escucháis: al regresar a vuestros hogares proclamad a todos los vientos, que hombres, mujeres y niños, venidos de todos los países y que se cobijan bajo los pliegues acogedores de la bandera gualda y oro de nuestra gran Asociación, han confirmado aquí en la Francia inmortal, cuna de la libertad y de los derechos inalienables del hombre, sus propósitos de firme reiteración en la "Mística" del Leonismo Internacional, doctrina por excelencia, que es renunciamiento de si mismo, que es sacrificio, que es inquietud y voluntad de servir, que es amor, que es virtud de virtudes, porque están ciertos de que en fiel cumplimiento de estos bellos y generosos postulados descansa el futuro feliz de la humanidad.