CONFLICTOS EN LOS CLUBES DE LEONES

Por: C.L. Carlos R. Mazzetti

Argentina

En un Club de Leones como en cualquier otra organización o grupo de trabajo siempre habrá conflictos; si no se manejan en forma rápida y constructiva, se volverán perjudiciales en términos de pérdida de tiempo, de productividad, de cooperación futura o de valiosos socios. No pueden ignorarse.


Si un conflicto queda sin resolver, el problema se afianza, y esto puede destruir el club; particularmente si otros socios forman grupos y convierten un desacuerdo relativamente insignificante en un problema incontrolable.


El líder del grupo, generalmente, aunque no necesariamente, el presidente del club, ha de programar reuniones semi-estructuradas.
Ha de preparar una agenda básica de asuntos para discutir en cada reunión; estos temas pueden incluir información sobre actividades novedosas, socios nuevos u otros cambios en el movimiento de actividades rutinarias.
Cuando suceda algo que todos los socios deben saber, reúnalos y comparta las noticias o la inquietud; algunas cosas no se deben responder hasta la siguiente reunión regular. La espontaneidad por si misma puede ser positiva en muchas organizaciones, especialmente cuando el curso normal
de acción es seguir una rutina establecida.


En las reuniones espontáneas pueden compartirse las buenas noticias, los problemas que necesitan solución inmediata o a las novedades que podrían ser fácilmente mal interpretadas si se comunican a través de los rumores.
Ayude a que los socios entiendan los medios mas idóneos de compartir los diversos tipos de información o de búsqueda de respuestas relacionadas con el trabajo o de formulación de aquellas preguntas a noveles socios que quisieran hacer.
La idiosincrasia de cada club sugiere maneras apropiadas para las comunicaciones; familiarícese con los modelos existentes en el movimiento y luego establezca los cambios necesarios.


En el desarrollo normal de las actividades, los socios tienen desacuerdos o dificultades de una u otra naturaleza con los miembros de otros grupos de trabajo, con otros funcionarios o incluso con otros clubes.
Cuando surjan estas situaciones, hágase presente; respalde a su selva para defender su posición o para buscar con insistencia una solución posterior, con el conocimiento que usted apoya sus esfuerzos.


Cuando un socio haga un buen trabajo merece que se reconozca su logro.
Hay teorías de administración que anima a los lideres a "sorprender a alguien haciéndolo bien" y a felicitarlo en ese momento.
La idea aquí es ser deliberado, intencional en su reconocimiento del trabajo que hagan los demás. No espere hasta que se termine la tarea o hasta la evaluación anual de desempeño.
Las palabras de aliento y el reconocimiento deben compartirse con regularidad y espontaneidad, cuando surja la ocasión.
La membresía del Club probablemente tenga, o tendrá dentro de poco, socios con una variedad de antecedentes especiales.


¿Qué tan bien se relaciona un líder con socios de otra raza o credos, gente mucho más joven, trabajadores o profesionales y otros que no "encajan en el patrón" del socio común?
Hay muchas posibilidades de que estos socios hagan contribuciones significativas, así como aquellos "no tradicionales" con cabello largo, ropa no común y vocabulario diferente.
Se debe tener especial cuidado en no permitir que la particularidad de alguien le impida apreciar el valor que tiene para usted y para su club.
Algunas veces las personas que son "diferentes" pueden ser su mayor activo.
Su selva está integrada por una amplia variedad de personas quienes muy seguramente tienen diferentes antecedentes, han pasado por diversa clases de educación formal, cuentan con combinaciones originales de talento y habilidad y los mueven distintas motivaciones.
Si los miembros son muy homogéneos, habrá menos oportunidades de conflicto saludable pero también de creatividad.
La heterogeneidad es saludable, anime a los socios a que sean ellos mismos, no procure ser otra persona dentro de la organización.


En la medida en que de retroalimentación a la selva, se debe ser cuidadoso al establecer un balance entre los elogios y las criticas pues si algunos creen que se oye mas de un aspecto que del otro, los socios se pueden formar impresiones, generadoras de problemas, que afecten el éxito de lo que se trata de alcanzar.
Si usted no encuentra algo que pueda mejorar el socio, este se hace merecedor a la crítica. Interactué con su selva competente de tal forma que le haga saber que desea que siga progresando.
Para los socios que son vulnerables o sensibles, incluso muy poca crítica sin una dosis de elogio que restablezca el balance, hará que se sientan humillados.
Si un socio se siente satisfecho consigo mismo y luego experimenta mucha crítica en el trabajo, rápidamente asocia sus sentimientos negativos con el ambiente de trabajo. En tales casos, estas personas tendrán actitudes negativas, semilla de posible conflicto.
Para los socios que son vulnerables o sensibles, incluso muy poca crítica sin una dosis de elogio que restablezca el balance, hará que se sientan humillados.
Si un león se siente satisfecho consigo mismo y luego experimenta mucha crítica por su trabajo, rápidamente asocia sus sentimientos negativos con el entorno donde desarrolla sus actividades.
En tales casos, estas personas tomarán el primer camino alterno razonable que se les ofrezca, posiblemente renunciar como socio, entre lo menos grave.


Para ayudar a la selva a construir su autovaloración se pueden hacer las siguientes cosas:
Cree oportunidades para el desarrollo de la selva y de la seguridad en si misma. Refuerce a los socios según lo que son Acepte a las socios como son Aprecie altamente la valía de cada persona
La autovaloración es la identidad la fuerza y el éxito de la organización.


Es fácil apreciar los aspectos negativos de cualquier situación pues encontrar cosas para criticar no parece ser un problema para la mayoría de las personas, pero descubrir las cosas positivas es a veces más exigente y quizás no tan divertido.
Cuando a usted le parezca que todo lo que vea son cosas negativas, deficientes, su selva lo catalogara como una persona muy crítica y no como alguien que brinda apoyo.


Por lo tanto el mensaje es:
Buscar cosas positivas en todo lo que vea, incluso cuando haya cosas negativas y aunque tenga que hacer comentarios sobre lo negativo asegurarse de afianzar lo positivo. Permitir que los socios se sientan importantes y orgullosos de las cosas buenas.
Los socios pueden cansarse al no escuchar los aspectos positivos que necesitan oír; escuchar cosas negativas, desgasta la selva lo cual no deseamos que suceda.
A nadie le gusta vivir en un ambiente negativo todo el tiempo.
En cuanto sea posible haga su vida y su ambiente mas alegre con un ambiente positivo.