Las reuniones leonísticas

Por: C.L. PDG Dr. Tito L. Rocchetti

Argentina

Nuestra Asociación con sabiduría dentro de su estructura en su democrática organización funcional ha previsto formas prácticas destinadas a promover una importante comunicación e intercambio entre sus integrantes con el propósito de lograr articular un conocimiento y entendimiento recíproco entre personas de distinta nacionalidad, idioma, cultura, religión y tradiciones propias que a través del Leonismo compartieran los principio de su filosofía de bien común y solidaridad social. Y lo ha hecho con un propósito de integración del inmenso grupo humano que ha logrado reunir a fin de manera que cultivar una unidad espiritual en pos de esos ideales y motivarlas para que manifiesten su adhesión a través del servicio generoso y desinteresado a su comunidad y a la Humanidad común que comparten.

 

Dentro de ese propósito promueve la realización de numerosos encuentros o reuniones leonísticas de variado nivel, como las visitas interclubes, las reuniones de Zona y de Región, las Reuniones de Gabinete, las Convenciones y Foros Distritales, Nacionales e Internacionales.


Merece recordarse que especialmente las comunicaciones escritas y verbales son a las que recurren los seres humanos porque ellas a través del tiempo le permitieron y facilitaron la transmisión y acumulación de conocimientos que los caracterizan y diferencian de los otros seres que, como los animales, que lo hacen por instinto El lenguaje verbal es el característico de las reuniones leonísticas porque esa forma de expresarse es el que le permite mayor riqueza de comunicación porque puede transmitir en forma dinámica conocimientos, ideas e informaciones, y además, como en toda comunicación participan un emisor y un receptor de lo que se transmite, en muchos casos el emisor de aquellos observando las reacciones de los que son destinatarios de su exposición puede ajustar lo que está expresando para lograr mejor llegada de su mensaje.


Los objetivos de las reuniones deben ser establecidos en cada caso concreto y dependen de su finalidad, de los participantes y de su ubicación dentro de la estructura leonística, pero existen ciertos aspectos que por su naturaleza son comunes . Así, es deseable tener en cuenta algunos detalles que en más de una oportunidad evitan que por imprevisión se desluzca el éxito de una reunión, como por ejemplo que los micrófonos no funcionen debidamente, que haya dificultades de audio, que se olviden cosas que deben ser provistas en momentos inoportunos, que las banderas ofrezcan dificultades para su elevación o descenso, etc. También existen otras causales que pueden llevar a que la reunión resulte ineficaz, como sería el caso de que la persona que la dirige por falta de preparación o de capacidad la misma "se le escape de las manos". Otra cuestión importante es por descuido el temario de la convocatoria resulte rutinario o carezca de interés porque eso hará que la reunión resulte aburrida.; o permitir que algunos asistentes hablen sin término y no dejen hablar a otros: o introduzcan cuestiones ajenas que se estimen inconvenientes y puedan alterar el clima de amistad, respeto y armonía que debe primar en ella.


No se estima necesario seguir con este análisis porque en realidad lo que se quiere destacar que en las reuniones leonísticas como en otras cuestiones no se debe improvisar sino prestarle la atención que merece. Si se planifica su desarrollo para prever que no tengan fallas eso contribuirá a que tengan más éxito, y también porque las personas que se ha invitado para que participen de las mismas son merecedoras de consideración y respeto.