LA HORA DEL INGRESO

Por: C.L. PDI Luis Murad

Argentina


Los astros y los hombres giran cíclicamente
Jorge Luis Borges


Muchas veces se nos ha preguntado¿ Cual es el momento propicio para ingresar un socio? La respuesta mas adecuada pareciera ser "Cuando aparezca la persona indicada, independientemente de la época y necesidades del club".
Cuando una Selva tiene pocos socios y correlativamente poca actividad seguramente con poca incidencia en la comunidad, mayores son las necesidades de reforzar filas. Pero cuando los antecedentes son los dichos, el momento es el peor. A nadie le atrae ingresar a un club en agonía, porque representa demasiado poco para decidir a un hombre a ingresar al leonismo. En términos futbolísticos" todos quieren el campeonato y no luchar para evitar el descenso. Es por eso que un club funcionando normalmente, con gran influencia en su comunidad, prestigiado,
con obras de servicios que representa un verdadero estímulo, constituye una fuente de atracción más allá de un verdadero honor para el postulado. Es un momento propicio para invitar a una persona del lugar a engrosar nuestras filas. Siempre es más fácil el ingreso en un club exitoso que en otro de pobre imagen, " más cerca del arpa que de la guitarra ".


Es por eso inaceptable cuando se escucha decir en un gran club " Somos demasiados, funcionamos bien y no necesitamos incorporar " Grueso error, no aprovechar un buen momento que invita al ingreso nunca ( nunca es nunca ) el número es demasiado, porque en estas circunstancias parecen muchos y muy capaces pero no se tiene en cuenta el futuro, cuando las fuerzas naturalmente disminuyen hasta en los aparentemente fuertes y un día se termina. Insistimos que nunca son demasiados y en cualquier momento e insuficiente.

En toda selva, por más brillante o pobre que sea " siempre falta uno", con lo que queremos decir que debemos ingresar cuando tengamos al candidato listo, sin tener en cuenta tanto el estado de la selva, pequeña e intranscendente, solamente las condiciones del postulante.

 

Volvemos a conceptos anteriores ya que vale la pena la insistencia, es muy necesario en la selva en decadencia, pero el momento es el maá difícil y en ocasiones los Leones se preocupan porque no pueden ingresar y ahora es hasta peligroso porque en la imperiosa necesidad no se repara demasiado en la calidad del nuevo León. Por eso hay que aprovechar cuando el club funciona bien porque es más fácil y se puede seleccionar mejor.

No podemos decir "no hay localidades", porque la sala nunca está llena, siempre hay un lugar para uno más, la puerta debe permanecer abierta.
Las necesidades no se agotan, lamentablemente, porque la demanda todavía supera la oferta de parte de la gente de buena voluntad.


" La única verdad es la realidad" ( Aristóteles )