LEONISMO FAMILIAR

Por: C.L. PDG Guillermo Claure Zelada
Bolivia


INTRODUCCIÓN

Tengo la percepción que este tema tan anhelado por el Ex Presidente Internacional Jimmy M. Ross, como parte de su programa de Clubes Familiares, se constituyó en un gran desafío cuya implementación y ejecución dependerá de una condición muy importante: El cambio de actitudes como personas, pero mucho más como Leones y el respeto incondicional a los principios y a la razón de ser del Leonismo.

Sobre la base de esta premisa, estamos llamados a consolidar en nuestros Clubes un LEONISMO FAMILIAR más humanista y más inteligente, que nos permita crecer en cantidad y calidad, hacer más eficiente nuestro desempeño y que este coincida verdaderamente con nuestro Lema "Nosotros Servimos".

PERCEPCIÓN PERSONAL

Sin embargo y sin pretender un protagonismo controversial, considero que la puesta en marcha de un LEONISMO FAMILIAR con éxito, dependerá primero del reconocimiento sincero de nuestra problemática interna, la que nos hace ver que lamentablemente a la Filosofía, a la Mística Leonística, al cumplimiento de nuestro Código de Ética, a la lucha por alcanzar nuestros Objetivos, y al respeto de nuestros Estatutos y Reglamentos, se han impuesto y prevalecen lamentablemente otros innobles modelos de conducta como ser:
Los intereses personales. El egocentrismo. La resistencia al cambio. El deseo de protagonismo indefinido. El poco reconocimiento a los atributos de nuevos líderes. La pérdida de mística Leonística. La falta de integración entre socios. La mitomanía. La formación de grupos de interés. El rechazo al
éxito de los demás. La digitación en el nombramiento de autoridades. La soberbia y hasta la indiferencia.

Se están perdiendo algunos valores como: la unidad, la verdadera amistad y fraternidad, la lealtad, la humildad, el respeto, y hasta el civismo.

Considero además que estamos sufriendo una lamentable crisis de identidad Leonística, que cada vez nos aleja más del concepto afectivo y de reconocimiento que antes nos otorgaba la comunidad, por que hemos ido perdiendo espacios de credibilidad, confiabilidad y eficiencia.

Nos hace falta renovación y así como estamos envejeciendo, nuestros ideales respecto a la Vocación de Servicio están perdiendo vigencia y por consecuencia estamos postergando la solidaria atención a la desprotegida comunidad, que afuera nos están esperando.

Estoy seguro que en la medida que reconozcamos con hidalguía y le demos un giro total a esta problemática interna por la que estamos atravesando, recién podremos encarar el programa LEONISMO FAMILIAR, contribuyendo a un efectivo crecimiento Leonístico tanto en cantidad como en calidad.

Así mismo y en la medida que recuperemos nuestros valores humanos, que fortalezcamos nuestras virtudes Leonísticas y aceptemos que este es un tiempo de cambios trascendentales, en esa medida podremos justificar nuestra mejor presencia en la sociedad.

De otra forma: ¿Cómo podemos sugerir a nuestros entornos familiares - que practican y disfrutan principios de amor filial que nosotros mismos les enseñamos - que se integren a nuestro Leonismo si no hemos sido capaces de mostrar al interior de nuestros clubes y menos demostrarnos a nosotros
mismos valores, virtudes o una mejor conducta filial?

LEONISMO FAMILIAR

El Leonismo, sobre la base de su filosofía y ejercicio humanitario, por su inteligente capacidad de generar recursos para destinarlos en salud, en educación en desastres y otros, por el valor de su experiencia de prácticamente 90 años, por su invalorable y generosa acción de servicio a favor de los más necesitados, por el generoso trabajo y desprendimiento de sus principales autoridades y membresía toda y por que todas las comunidades del mundo nos necesitan, nos obliga a una vigencia permanente en la historia, como reconocimiento a nuestro fundador y a quienes hasta ahora siguen sus ejemplares pasos, así mismo nos obliga a transitar sin renunciar a ninguna noble estrategia que nos permita crecer, como en este caso crear y consolidar un LEONISMO FAMILIAR.

En consecuencia si La Familia a través de la evolución de los tiempos ha logrado y se le reconocen tantos atributos, si el Leonismo comparte y se prestigia a plenitud con esos mismos atributos, si a nuestro entorno le llamamos Familia Leonística, si como ninguna otra Institución en el mundo NOSOTROS verdaderamente SERVIMOS.

¿Cómo no acudir a esa fuerza interior que nace en el alma, la PASIÓN, para trabajar con PASIÓN en el propósito de integrar, de entrelazar aquellos principios y virtudes Leonísticas con las propias de lo que todos entendemos por Familia?

Vamos entonces, primero a recuperar nuestros valores y a compartirlos a toda hora y en todo momento con todos, luego busquemos a nuestros entornos familiares y como apóstoles de la buena nueva - pero sin apartarnos de la realidad - invitemos a nuestros seres más queridos a compartir con nosotros esta maravillosa, sagrada y sublime experiencia que vivimos quienes pertenecemos a la Asociación Internacional de Clubes de Leones.

CONCLUSIÓN

Porque estoy persuadido que es absolutamente posible un LEONISMO FAMILIAR con todos sus valores al servicio de la comunidad, los convoco a asumir el desafío primero de integrar en nuestros Clubes a nuestras Familias y a futuro crear Clubes Familiares.

Los convoco entonces a trabajar para responder con resultados a este anhelado programa, eliminando toda excusa que nos impida lograr este objetivo, para fortalecernos creciendo en cantidad y calidad tanto Leonística como familiar, conduciéndonos por el camino de la unidad, de la armonía, así como entregarnos a un trabajo generoso como única respuesta a nuestro lema "NOSOTROS SERVIMOS".

Los convoco finalmente a que ninguna excusa impida que nuestro accionar Leonístico sea cada vez más eficiente, que nuestro liderazgo y filosofía humanista sean el espejo en el que se reflejen todos los que nos admiran, que ninguna excusa nos impida seguir siendo Leones productivos, innovadores,
valientes, con dignidad y éticos en todos los sentidos.