El arte de guiar

Recopilado por: C.L. Gonzalo Retamal Moya
Chile

El tema del liderazgo está de moda, lo cual no significa que la calidad de los líderes haya mejorado. Nuestras colectividades están ávidas de líderes con la sabiduría de nuestros "viejos de la ciudad" de la época bíblica: gente que pueda guiar con sabiduría, sin engañarnos, sin decepcionarnos. Tal vez haya llegado la hora de vernos a nosotros mismos como líderes.

Ciertamente en algún momento de nuestras vidas, hemos tenido una relación con alguien que nos haya cambiado en gran medida el modo en que veíamos la vida y el mundo. Alguien que tenía normas exigentes y que se las jugaba por algo, inspirándonos, motivándonos y enseñándonos a ponernos objetivos que con confianza podíamos alcanzar.

Hoy, en una sociedad en donde se habla de líderes por aquí y por allá, al ver tanto engaño y frecuente abuso de muchas personas hacia otras, es necesario preguntarse si tenemos líderes que nos estén llevando realmente por el camino correcto.

Maimónides nos dice: "El propósito y la intención (de un líder auténtico) debe ser elevar la fe de la humanidad, y llenar al mundo con justicia" (Leyes de Reyes 4:10). Si queremos darle una respuesta clara a la pregunta antes formulada, poniendo como referencia lo expresado por el Rambam, podríamos perfectamente decir que el camino por el cual nos están llevando algunos líderes actualmente, no corresponde en lo absoluto a un fin ético. Por el contrario, vemos que cada día que pasa, la humanidad sufre más trastornos que dificultan el proceso de reparación del mundo que persigue el judaísmo.

Sin embargo, no podemos quedarnos de brazos cruzados y dejar que las cosas sigan un curso negativo. Con tanta gente autotitulándose líder en nuestros días, es necesario que nos preguntemos cómo reconocer un verdadero líder que pueda guiarnos en una buena vía.

Un verdadero líder no pretende más que darle a la gente orgullo, hacerla parar sobre sus pies, como líderes por derecho propio. En lugar de tratar de cegarnos con su brillo, un verdadero líder refleja nuestra propia luz de vuelta a nosotros, para que podamos vernos como no nos veíamos antes.

Un ejemplo maravilloso y que todos conocemos es el de Moshé Rabeinu. Según lo que nos cuenta la Torá (Éxodo 3:1), Moshé fue pastor, un comienzo muy modesto para un hombre que llegaría hasta hablar con Dios. Este pasaba vigilando a millares de ovejas pastando en los campos. Cierto día notó que le faltaba una de ellas y salió en su búsqueda, hasta encontrarla en un arroyo distante. Esperó hasta que la oveja hubiera terminado de beber, después se la echó al hombro y la llevó de vuelta al rebaño (Midrash Rabá, Shmot 2:2) Cuando Dios vio esto, comprendió que Moshé era un hombre de razón, comprensión y devoción altruista, un hombre digno de conducir a Su pueblo. Después de todo, nadie estaba mirándolo; él podría haber pensado fácilmente: "¿Por qué preocuparme por una oveja, cuando hay miles?".

Actualmente nos sucede que tendemos a dejar de preocuparnos por esas "ovejas" que están fuera del rebaño, muchas veces en razón de no querer hacer un esfuerzo propio por ayudar al resto, o también en ansias de adquirir un mayor status que nos permita tener jerarquía y supremacía sobre los demás, debido a nuestro ego interno.
El liderazgo como servicio
"El liderazgo no es poder y dominio; es servidumbre" (Talmud, Horaiot 10b). Justamente como dicen nuestras fuentes, un verdadero líder ve su trabajo como un servicio hecho en nombre de un objetivo más alto, obteniendo éste gran fuerza de su dedicación por ser la causa que persigue muchísimo más grande que él. Sin embargo, el líder debe siempre guiarse y guiar a los demás con humildad y verdad hacia esa meta.

Además el líder, al tener una mayor responsabilidad por estar a la cabeza en una organización, debe por lo tanto tener un mayor conocimiento de las leyes y reglas en las que se mueve, para poder llevar a cabo su misión con justicia y dignidad. En la parashá Shoftim, se habla explícitamente sobre esto, en referencia a la elección de un rey una vez que el pueblo de Israel haya tomado posesión de su tierra y habite en ella: "...y cuando se siente sobre el trono de su reino, entonces escribirá para sí en un libro una copia de esta ley.. y lo tendrá consigo, y leerá todos los días de su vida... para que no se eleve su corazón sobre sus hermanos, ni se aparte del mandamiento a diestra y a siniestra" (Deuteronomio 17: 18-20). Así, la Torá nos enseña que constantemente debemos estar aprendiendo de nuestras leyes y preceptos, con el propósito de encauzar a quienes no están o no logran ver la senda correcta a seguir.

En estos días, donde vemos que la asimilación carcome a nuestro pueblo en la diáspora, es más necesario que nunca que tomemos atención sobre lo que nuestras fuentes nos indican. Muchos de nuestros hermanos se pierden en otros caminos, que los conducen a abandonar la colectividad en razón del desconocimiento que tienen de la sabiduría milenaria de nuestro pueblo, que es una de las más antiguas, pero la más actual y vigente. Es por tanto un deber nuestro motivarnos y atrevernos a tomar la difícil tarea de ser líderes para traerlos devuelta al corazón de Am Israel, mostrándoles la riqueza del legado que con fortuna poseemos.

Esta es pues la tarea a seguir, siendo realmente un desafío el de ser líderes dentro de nuestras comunidades, en una época en la cual la tecnología e Internet son armas de doble filo, por cuanto nos pueden ayudar a facilitar la labor de mejorar nuestra llegada con los demás, o simplemente nos dan la posibilidad de irnos por las ramas a otro tipo de temas, no relacionados con el judaísmo o el compromiso con el Estado de Israel.

"Un líder crea otro y otro, ad infinitum, así como la llama de una vela enciende otra y otra, hasta que la oscuridad antes impenetrable se vuelve una luz brillante" (Menajem Mendel Schneerson, fallecido Rebe de Lubavitch). Ojalá que podamos seguir "encendiendo" nuevos líderes dentro del pueblo judío, con conocimiento de nuestras fuentes y por sobre todo, con humildad en sus formas de ser.

Fuente bibliográfica de referencia:
"Hacia una vida plena de sentido", Menajem Mendel Schneerson, año 1995

Los 10 Mandamientos del Liderazgo
1. Desarrolla buenas relaciones humanas.

2. No tomes más responsabilidades de las que puedes manejar.

3. Mantén una buena comunicación.

4. Adquiere las herramientas y el conocimiento para trabajos específicos.

5. Ten confianza en ti mismo, pero no tengas miedo de cometer errores

6. Conócete a ti mismo.

7. Busca aprender de otros líderes en tu propio grupo o en otros lugares.

8. Debes siempre saber a donde ir por ayuda.

9. Conoce y manténte al día en tu tema.

10. PIENSA (90% de ser madrij consiste en tener y usar tu sentido común).

Tipos de Lideres
A) Dictador:
Fuerza sus propias ideas en el grupo en lugar de permitirle a los demás integrantes hacerse responsables permitiéndoles ser independientes. Es inflexible y le gusta ordenar. Destruye la creatividad de los janijim.

B) Indiferente:
Completamente ajeno al grupo, no ofrece guía para que los miembros tomen responsabilidades al paso que pueden. Esta falta de soporte le da poca popularidad.C) Líder moderado democrático:

Guía mediante el ejemplo personal (dugma ishit), ayudando y guiándo al grupo cuando sea necesario, muchas veces sugiriendo para que el grupo desarrolle sus propias ideas. Abierto en la comunicación y respeta a sus janijim como personas. Involucrado.

Recomendaciones para el Trabajo Creativo
Respetar las opiniones e ideas de todos.

Todas las ideas se toman en cuenta y se escriben

Todo lo que pienses tienes que decirlo

Ayuda a formar las ideas de los demás

Reta lo establecido

Si estas dirigiendo la sesión, en un grupo u organización:

Motiva a la gente para que participe.

Agradece por las ideas de los demás, no importa que pequeñas sean o que vayan en contra de lo que tu crees

Busca la opinión de los demás, esto ayuda a crear confianza

Se el primeo en dar las ideas mas arriesgadas o locas

Discute la estrategia a seguir con otros

Haz listas de retos y oportunidades para que la gente participe en su solución

No robes las ideas de los demás. Es valido basarte en otras ideas, pero dales el crédito que merecen

Recuerda: Las estructuras tardan tiempo en cambiar, pero es necesaria la participación de todos en el proceso para que sea exitoso

Metodologia de la toma de desiciones
1. Identificación del problema

2. Alternativas de Solucion

3. Elección de la Alternativa (de manera democratica)

4. Ejecución (Como dictadura, por que de lo contrario cada quien haria lo que se le antoje o peor aun, nada.)

Decisiones por consenso
Cuando todos lleguen al punto donde digan "No es lo que queria exactamente pero puedo aceptarlo y apoyarlo" se ha llegado a consenso.

Esto significa que no TODOS tienen que estar completamente de acuerdo, si no que debe de haber un acuerdo minimo.

Uno de los mayores beneficios del consenso es que no hay nadie "en contra" por lo cual todos deben de participar, ayudar y mejorar el proceso de ejecución.

Barreras en el proceso de toma de decisiones
1. La inclinación a elegir la primer solucion que se presenta

2. La tendencia a elegir soluciones que tuvieron éxito en el pasado

3. La sensación de irreversibilidad de las consecuencias

4. El temor a cambiar decisiones ya tomadas

5. La necesidad de apoyo y asesoramiento