Clubes con Leones de calidad

Por: C.L. PDG Dr. Tito L. Rocchetti

Argentina

Constituye una necesidad permanente de nuestra Organización contar con Líderes de calidad, porque esa es una demanda a nivel mundial en todo los órdenes, y nosotros no podemos pretender que somos una excepción. Con ese convencimiento desde hace bastante tiempo vengo trabajando para contribuir a lograr que tengamos un Leonismo de calidad, y dentro de ese propósito considero que es muy importante que en lo Clubes de Leones deben tener presente esa realidad y actuar dentro de su esfera de acción de manera de ayudar también para que esa aspiración se cumpla. Así por ejemplo cuando se trabaje en la incorporación de nuevos socios al Movimiento pensar que además de la cantidad que aumente el número de Leones, se piense que también que es muy importante y necesario esforzarse por ver si es posible que dentro de los invitados estén incluidas algunas personas con aptitudes de conducción y liderazgo, porque todos los Líderes de nuestro Movimiento en última instancia son aportados por sus propias bases, es decir con Leones de la Selva de los Clubes que integran la Organización luego de pasar por un proceso gradual de capacitación, participación funcional y conocimiento de lo que es y qué hace el Leonismo.

Por eso se advierte que como institución no incorpora a nadie que, por más condiciones y capacidades que tenga, que directamente pase a ser Gobernador de Distrito, Director Internacional o Presidente de la Asociación. Y esto es así porque en la estructura democrática del Leonismo todos sus socios tienen iguales derechos para aspirar a ocupar funciones significativas si reúnen los requisitos reglamentarios que hace presumir que tienen condiciones para ello, están habilitados para ser elegidos y han sido votados en la forma institucional correspondiente.


Pero también hay que ser conscientes que, con ese objetivo y para lograr también una acción de servicio más eficiente que aproveche de la mejor manera posible los recursos humanos y materiales disponibles, es necesario elevar la calidad leonística y dirigencial de su membresía actual. Con capacitación, información e instrucción leonística los Clubes pueden crear sólidas bases para mejorar no solo su conducción y accionar interno y de servicio sino que al trabajar y desenvolverse con más calidad esa forma de actuar también incidirá en el desenvolvimiento global de la Organización. En ese sentido el primer logro en pro de la excelencia leonística, es de formar buenos Presidentes para ir impulsando este proceso, y eso es muy factible de lograr por los Clubes porque está en sus manos hacerlo si se preocupan hacer realidad ese objetivo. Si ponen empeño en ser mejores además de su mejor desenvolvimiento a nivel local, por elevación facilitarán la adecuada administración y conducción de la Asociación Internacional vista como un todo y se incrementarán las posibilidades del Leonismo de servir a través de los Clubes en forma más eficiente como consecuencia de este cambio hacia lo mejor.


El León que demuestra excelentes condiciones para conducir el conjunto de hombres y mujeres de su Selva y alcanza con éxito sus objetivos y fines es una persona que por sus condiciones básicas en materia de liderazgo contará con un excelente soporte de sustentación para aspirar ubicarse en otros niveles de la organización leonística, primero dentro de la Gobernación de su Distrito y más tarde, si continúa progresando en su perfeccionamiento podría ser llamado a actuar a nivel nacional o internacional En ese sentido es un error dejarse estar y preocuparse del tema solo cuando hay dificultades o es necesario seleccionar a quien elegir para que conduzca el Club con éxito., porque recurrir a que ya ocuparon ese cargo -sin perjuicio de que el elegido sea merecedor de la distinción-, a veces esta repetición es demostrativa de que no se ha capacitado a otras personas para distinguirlas con ese cargo Como la realidad indica que es natural que los integrantes de las Selvas necesiten contar con adecuadas orientaciones para ubicarse mejor en el accionar del Club, tanto en lo institucional como en las actividades de servicio, eso ratifica la importancia de asegurar que la capacitación que se proporcione tenga entre sus objetivos se contemple posibilitar que un adecuado número de socios logren la madurez necesaria para constituirse en un factores de consolidación y progreso en la vida de la entidad y sus perspectiva futuras lo proyecten a otros niveles del Movimiento. De esa manera las Selvas de los Clubes contarán con una cantera inagotable de bueno líderes leonísticos.


Investigaciones al respecto demuestran que las entidades con buen nivel de capital humano son las que gozan del predominio de confianza en las relaciones que entablan sus integrantes y la motivación compartiendo objetivos con un comportamiento amistoso y cooperativo, basado en normas de convivencia compartidas por todos los miembros, porque la fórmula del éxito en las organizaciones modernas está relacionada directamente con el esfuerzo de su gente y con poner realmente lo mejor de sí, aún cuando se deban enfrentar adversidades. Ayuda a lo expresado el adecuado empleo de las relaciones humanas para la capacitación leonística y la convivencia de la Selva se constituyen en pilares que incidirán positivamente para que los integrantes de la Selva estén a gusto en su Club, todo lo cual genera el espíritu de equipo que toda institución necesita para lograr sus objetivos..El Club debe confiar en su gente y debe cuidar la adecuada selección de las personas a incorporar como socios cuando necesita sumar recursos humanos para que estén dispuestos a compartir amistad, esfuerzos, compañerismo y vocación de servicio. Sin capacitación, información e instrucción leonística no se logra productividad, ni calidad y se cometen errores que podrían evitarse.


En ese sentido estudios al respecto señalan que las entidades con buen nivel de capital humano son las que gozan del predominio de confianza y participación en las relaciones que entablan sus integrantes y la motivación que demuestran para compartir objetivos con un comportamiento amistoso y cooperativo, basado en normas de convivencia libremente aceptadas, como es el caso del Leonismo.