Tacto y habilidad en la conducción del Club

Por: C.L. PDG Dr. Tito L. Rocchetti

Argentina

Para mejorar la dinámica interna del Club a veces es necesario y conveniente modificar algunos hábitos y corregir ciertas rutinas perfectibles a fin de reemplazarlas por otras más convenientes. En ese caso será inteligente de parte de quien conduce el grupo humano si trata de hacerlo con autoridad pero con fundamento, buscando que lo que pretende realizar se lleve a cabo sin que ello afecte susceptibilidades, para lo cual debe seguir procedimientos impregnados de comprensión y entendimiento. Por eso siempre debe tratar de mejorar su habilidad en el trato con los demás y actuar con cortesía y diplomacia, en particular cuando deba tratar situaciones delicadas. Es aconsejable proceder de esa manera para desarmar con tacto los argumentos de oponentes belicosos, calmando los temperamentos y tranquilizando los ánimos para lograr los cambios que son necesarios en paz.

Quien tiene el goce de la conducción de Club cuando por las circunstancias que fuere en él se hace presente la frustración, la confusión o la incertidumbre que de alguna manera afecte integrantes de la Selva, o surgen roces que repercutan negativamente en el clima de las relaciones interpersonales, debe comprender y asumir que él es quien en primer lugar debe promover la superación de la situación y en su caso la reconciliación en forma que no deje huellas negativas.. Su intervención en este caso es decisiva porque la experiencia indica que si el titular de la institución no tiene éxito es muy difícil que otro pueda tenerlo.A manera de corolario de lo expresado sobre este tema a continuación se visualiza una síntesis de conceptos y situaciones particulares que se dan en la convivencia de los Clubes y que pueden servir para ubicar adecuadamente a los integrantes de la Selva:

  • El León es una persona fundamental dentro del Leonismo en virtud de su protagonismo, y por ello debe dársele el lugar que merece.

  • El León no depende del Leonismo, pero éste si depende en gran medida del aporte de los Leones para cumplir con sus fines y necesita contar con su participación.

  • Ayuda a su efectiva integración al Leonismo si se hacen los esfuerzos necesarios para que se identifique con su filosofía y esté cómodo y a gusto en el Club por sentirse entre amigos.

  • Es inconveniente la formación de grupos cerrados o camarillas y en cambio practicar la amistad y el compañerismo.

  • Debe brindarse buena acogida y simpatía a quienes se incorporen al Club, en particular a la mujer por ser más sensible a tales actitudes.

  • Es importante considerar al León como el ser humano que es con sentimientos, emociones y prejuicios y que puede cometer errores.

  • Cuando existan opiniones encontradas dentro de la Selva actuar considerando que el León es un amigo con quien se intercambian puntos de vista animados por el común anhelo de servir.

  • Atento a que el León puede padecer dificultades o circunstancias adversas que incidan sobre su ánimo y ayudarlo, interesarse por él y demostrarle afecto y comprensión.

Por todo lo que antecede debe cuidarse la integridad y el funcionamiento de la Selva porque al León es una persona que comparte con nosotros una noble vocación de servicio, humana, generosa y solidaria y que para integrarse al Movimiento ha pasado por un proceso formativo que lo valoriza como integrante del Club y del Leonismo, razón por la cual es importante contar con un buen programa de relaciones humanas que ayude a consolidar y retener la membresía.