Los Miembros del Grupo

Por: Johnny Hurtado V.

Bolivia
                                                       
El líder debe tomar muy en cuenta que los miembros del grupo nos pueden ayudar o también perjudicar.

Ayudan cuando:
a) Contribuyen con información y su experiencia.
b) Expresan sus ideas con claridad y de un modo directo
c) Son sinceros, creen en el grupo y consideran significativa su contribución, no fingen.
d) Son flexibles, se adaptan y comprenden cuando otros tienen ideas más importantes.
e) Son sensibles, saben cuando hablar y cuando callar.
f) Son creativos, ven mas allá de los métodos tradicionales y a veces obsoletos, ven nuevas maneras,

   hacen que sus ideas sean realizables.
g) Son amistosos, ayudan a establecer y mantener la buena relación.
h) Tienen convicciones e ideas definidas y firmes, sin ser obstinados.
i) Son organizados, en su tiempo, material e información.
j) Son activos, más que hablar, ellos actúan, tienen voluntad y energía.

Perjudican cuando son:
a) Oradores, con discursos largos y pesados, esperan que todos aplaudan.
b) Pesimistas, no contribuyen, destrozan las ideas de los demás, no aprecian sugerencia alguna.
c) Optimistas, el otro extremo, nunca creen que una idea puede tener obstáculos.
d) Simplificadores, que la reunión termine pronto, sugieren soluciones rápidas y simplistas.
e) Detallistas, les gusta discutir detalles sin importancia. Pierden el tiempo en cosas superfluas.
f) Silenciosos, tienen buenas ideas pero no las expresan, las guardan para después de la reunión.
g) Divisionistas, comienzan a susurrar a otros, inician conversaciones separadas.
h) Socializadores, más interesados en el intervalo para el café o la cena.
i) Atrasados, llegan tarde y exigen que les pongan al día de lo tratado.
j) Lectores, tienen algún material con el que se entretienen durante toda la reunión.
k) Opositores, todo les parece malo, están con el "pero..." en la boca.


Todo grupo tiene personas que dificultan la buena marcha de las discusiones o impiden que se resuelvan sus problemas.

En esos casos los líderes eficientes tratan de incentivar a los miembros positivos, aquellos que tienen
conocimientos, que son experimentados y que actúan con buen criterio.
Los líderes eficientes: son buenos oyentes, se esfuerzan por comprender, se comportan con paciencia y calma, no interrumpen (excepto a los que quieren dominar). Oír con atención y comprender. Son calmados y controlados, si el líder pierde el control, fracasa, debe mantener la perspectiva y el autocontrol.
Aceptan la crítica con serenidad. Manifiestan naturalmente sus dudas, preocupaciones y sentimientos.

Establecen la sinceridad como patrón del que jamás se apartan. Incentivan la independencia, y no la dependencia exagerada de su liderazgo.
Piense y hable de manera positiva acerca de sus colaboradores, producirá un efecto contagioso.
Si confía en que ellos pueden asumir una responsabilidad, ellos la asumirán.
Aprenden a confiar en el líder, y a reconocer la confianza que él deposita en ellos. Debe desarrollar colaboradores que piensen por sí mismos.
La importancia de entender a la gente y tratar armoniosamente con ella, representa un noventa por ciento de una eficiente administración. La capacidad para conocer a la gente es el punto de partida para tratar con ella.

El talento de la comunicación juega un papel importante en esto.


Si el rey arranca una manzana en el parque público, la gente se llevará hasta las raíces del árbol.