La formación de la primera Selva

Por: C.L. PDG Dr. Tito L. Rocchetti

Argentina
 
Contando con la prioridad de fundación, como ya dijimos, se deben buscar dos o tres personas de la localidad que serán "claves" que preferentemente cuenten con predicamento en el lugar y sean dinámicos y con deseos de participar en el proyecto por conocer y compartir los principios y finalidades del Leonismo y con condiciones éticas y morales propias de los Leone y que gocen del sentido solidario propio de quienes desean ayudar a otros menos favorecidos,.A estas personas se les debe suministrar una información clara y concreta sobre lo que se desea hacer y los propósitos del Leonismo, mencionándoles como ejemplo algunas de sus realizaciones a nivel mundial, otras de carácter regional, y lo que está haciendo el propio Club Padrino, buscando con ello despertar en ellos su interés para que se adhieran a la iniciativa.


Esta explicación inicial -breve e introductoria- es indispensable para interesar a dichas personas claves y, que en caso de aceptar la invitación a participar puedan transmitir esas informaciones a los futuros candidatos a socios, expresándoles que al fundarse un Club de Leones en el lugar se brindaría a calificados integrantes de la comunidad la oportunidad de ayudar a otros con sensibilidad humana y además compartir amistad y vivencias derivadas de su participación en las actividades de en una organización que goza de particular prestigio a nivel mundial, que les proporcionará la posibilidad de gozar del placer espiritual de servir generosa y desinteresadamente a sus semejantes. Remarcar que al hacerlo al mismo tiempo ganarán un valioso universo de amistades diseminadas por más de 200 países y regiones del mundo en los que actúa el Leonismo. Aclarar que se busca invitar a hombres y mujeres que en el medio de su actuación se les reconoce buena reputación, elevada moral y espíritu solidario para compartir brindar servicios comunitarios de carácter voluntario a favor del bien común con otras personas de similares calidades y prestigio.


Al respecto vale la pena recordar que el PIP Joseph McLouglin (1977-78) cuyo lema presidencial fue "El hombre preocupándose por el hombre", dijo que "Cuando Ud. Invita a un hombre a convertirse en León, cerciórese que él realmente quiera servir. .Los números tienen valor, pero la calidad de los miembros es el ingrediente principal" Y al aclarar lo que él entendía por calidad de León, decía que presentaba cuatro aspectos a tener en cuenta: "1) La característica que hace que el hombre se exceda a sí mismo para servir a otros; 2) Lo que lo impulsa a encontrar tiempo entre sus ocupaciones para preocuparse por otros; 3) Lo que lo impulsa a hacer sacrificios de tiempo, talento e incluso de recursos, y 4) Lo que lo reta a aceptar responsabilidades de liderazgo (esencial en todo Club de Leones).


Naturalmente que quienes habrán de integrar el Club de Leones además de esas afinidades personales básicas como grupo humano, desde el punto de vista individual contarán con aptitudes o habilidades individuales propias de diverso tipo, y eso es lo que busca el Leonismo porque esa diversidad es conveniente para poder satisfacer las variadas necesidades funcionales de la futura institución. Esto hace que sean bienvenidos por ejemplo los que tienen habilidades de mando o conducción; los que cuentan con condiciones para analizar en particular cuestiones o problemas complejos y pueden aportar opiniones meditadas y criteriosas; los que son desenvueltos y saben hacer uso de la palabra en público; los llamados "abre puertas" porque gracias a sus vinculaciones en el sector público, en el privado o en ambos posibilitan tener acceso y llegar a lugares de interés leonístico; los empresarios y quienes actúan en relación de dependencia en general; los que demuestran estar dispuestos "a dar una mano" para hacer cosas, etc.


No obstante lo dicho es muy importante advertir que en el funcionamiento de un Club de Leones no deben faltar buenos dirigentes con condiciones de mando y liderazgo porque si se carece de una buena conducción el accionar de la entidad tendrá un desenvolvimiento mediocre que se verá reflejado en magros resultados, que al par que desanimará al grupo no estará a tono con lo que es el Movimiento. Al respecto cabe acotar que cuando se trata de incorporar socios y se los busca entre empresarios importantes, profesionales exitosos y personas de características similares cuyo aporte podría ser de gran valor una de las justificaciones de algunos de ellos para negarse es la de que carecen de tiempo para destinar al Leonismo. Esto la más de las veces se ajusta a la verdad porque esos potenciales candidatos en razón de sus merecimientos personales son muy solicitados por diferentes sectores. No obstante no deben ser desechados a priori como imposibles sino detenerse a analizar el caso en particular con vistas a ver si es factible hallar alguna alternativa que facilite su participación y considerar si las mismas son viables y de manera hacer posible contar con su valiosa colaboración y apoyo.


Cuando se formulan estas recomendaciones algunos podrán pensar que es demasiado lo que se sugiere y se sienten inclinados ignorarlas. Pero como hemos dicho, el Leonismo es esfuerzo y compromiso y para honrar este concepto debemos emplear con confianza nuestras propias fuerzas para servir bien. De esa manera comprobaremos que muchas cosas que parecen imposible al final no lo son si se pone suficiente empeño en llevarlas a cabo. Un ejemplo de esa actitud positiva y emprendedora la ofreció recientemente Barack Obama, el flamante presidente de los Estados Unidos quién al asumir sus funciones en medio de una tremenda crisis de su país y del mundo, enfrentó el desafío con un "Si, se puede", brindando una magnífica lección de determinación y de confianza en sus fuerzas y en la de quienes lo apoyan, al convocar a todos para llevar adelante con éxito la difícil empresa., despertando optimismo y esperanza ante tan severa crisis.