El compromiso del León y de la Selva

Por: C.L. PDG Dr. Tito L. Rocchetti

Argentina

Para que la actividad leonística se cumpla conforme los propósitos con que los creadores de nuestro Movimiento mundial de servicios es necesario poner en evidencia espíritu de compromiso social y colaborar en todo lo concerniente al logro de sus objetivos. Esa debe ser la respuesta personal de los integrantes de los Clubes de Leones, y según sea ésta sus logros. Por tal razón a la hora de llevar adelante la acción de servir se estima que es una condición necesaria y suficiente que la forma de actuar de los Leones sea fiel reflejo de la filosofía humanitaria que caracteriza al Leonismo, voluntariosa y comprometida en la que prime el espíritu leonístico Esa es una valiosa actitud que además de incidir sobre los protagonistas del servicio generoso y solidario transmite a la sociedad el concepto de conducta digna emanadas del Código de Ëtica de los Leones, y de igual manera se debe ser coherentes dando cumplimiento a las normas y estrategias que establecidas por nuestra Asociación Internacional para llevar a la práctica lo que ha planificado, porque eso es indispensable para el cumplimiento de sus fines y subsistencia de la Organización en el tiempo.


La actividad de servicio debe ejecutarse teniendo presente y comprendiendo la situación espiritual del destinatario de la ayuda material o moral que se presta a fin de no agravar su situación moral por necesitar ayuda de otros, por lo cual es acertado actuar con sencillez y calidad humana. Pensar que cualquier manifestación o actitud de soberbia o egocentrismo al servir es particularmente contrario al verdadero espíritu leonístico La sencillez también debe manifestarse al compartir con otros el servicio, porque si el momento es propicio para hacerlo en común hay que aprovecharlo para trabajar juntos sin reservas, incrementando la importancia del servicio por esa sumatoria de esfuerzos.


También tiene mucha importancia contar con una buena comunicación en lo interno y externo para que lograr una efectiva integración y acción y hacer trascender al medio de actuación los objetivos y logros alcanzados. En ese sentido es conveniente que los Leones y los Clubes se fijen objetivos claros, orientación adecuada y muestren una vocación compartida, todo lo cual requiere adecuada información y motivación, porque si se carece de ellas o son insuficientes habrá dificultades para que exista homogeneidad en las actitudes y opiniones de los integrantes del grupo, lo que es muy conveniente para alcanzar con éxito los objetivos de la organización.


Al informar y capacitar a los Leones se cumple una tarea muy importante para el mejor cumplimiento de las actividades y funciones que se confían a la Selva, porque al inculcarles el conocimiento de las múltiples facetas del Leonismo, filosóficas funcionales y operativas y las referentes a la obra que se realiza a nivel local, nacional e internacional se ayuda a que se comprenda mejor la grandeza de la que son parte con su participación en el Leonismo, estimulando la formación de los Leones con sentimientos de solidaridad social y humana. Por el contrario, si la comunicación es deficiente eso conduce a que a la hora de llevar adelante la acción de servir se produzca un mal aprovechamiento de las potencialidades del grupo.


La realidad que nos rodea muestra que la sociedad plantea la necesidad de una capacitación permanente de las personas por la diversidad y complejidad de las tareas deben enfrentar en la vida, y para no quedar rezagados y perder el tren de la evolución social, se hace necesario que -dentro de lo posible- estar actualizados y aptos para actuar en mejores condiciones en el medio y en las actividades que deban desarrollarse. Esto a su vez conduce a la necesidad de informarse y mejorar aptitudes con una adecuada instrucción, y en el caso del Leonismo y de sus integrantes, lo señalado tiene plena vigencia y justifica los esfuerzos que se hacen en tal sentido.
Cabe advertir no obstante -porque es una verdad incontrovertible- que para lograr éxito y que se aprovechen correctamente los esfuerzos que se han vertido en su desarrollo, que se depende en gran medida de la manera de pensar y obrar de sus destinatarios, de su interés en hacerse eco de los consejos y orientaciones implícitas en los Mensajes, y de su receptabilidad y cultura leonística .

 

No obstante se estimaría frustrante que la respuesta al entusiasmo y dedicación que animó tales trabajos cosechara desinterés por el material enviado y se actuara con indiferencia, porque eso en nada beneficiaría a los Clubes, a los Leones, al Movimiento, y tampoco a la comunidad a la que se han comprometido servir. Por eso, se insiste en la defensa y práctica de los principios e ideales del Leonismo porque éstos ayudan a mejorar la convivencia y contribuyen a construir una realidad conforme a esa premisas, primero en el mundo de las ideas y luego en la participación de las cosas por hacer.
En el Leonismo bregamos por crear una cultura de la Paz y de solidaridad humana, un espíritu de convivencia social que busca el bien común con generosidad, es decir, apoyar en la práctica esas cosas que merecen compartirse para alcanzar un mundo con mayor amor social, tolerancia y comprensión, luchando por ideales que dan contenido y vida a la trascendente filosofía del Leonismo, Es decir, simplemente cumplir nuestro juramento al ingresar al leonismo.