EL LEONISMO EN LAS DISTINTAS LATITUDES

Por: C.L. PDI Luis Murad

Argentina


"Una vez que pude arreglar al hombre el mundo se arregló solo"
Gabriel García Márquez


Quien tiene la oportunidad de asistir a una Convención Internacional, puede apreciar un verdadero mosaico Leonístico, cuya representación gráfica la constituye el idioma que cada uno emplea. No solamente es distinto el lenguaje, sino también todo lo que está detrás. Lo común lo constituye pertenecer a la Asociación Internacional de Clubes de Leones, en todo el esquema que se la integra.

Es necesario entender que la practica del Leonismo, con el mismo fin, utiliza medios diferentes, atento a la idiosincrasia del país donde se lo lleva a cabo, mas aun, el Leonismo en Latinoamérica, se lo ejerce siguiendo los usos y costumbres de cada Nación, muy diferente al de Europa por ejemplo, que utiliza sus propias modalidades, al igual que en Estados Unidos y mas todavía en Asia. Hasta podríamos decir que en Latinoamérica cada uno tiene sus propios dialectos, típico de ellos, como lo es también en el habla hispana. Personalmente puedo decir que en cualquier lugar, a la primera pronunciación ya advierten que soy argentino. Es que aunque aparentemente somos iguales, somos distintos. Si así ocurre entre los Latinoamericanos, cuanto mas con los Europeos y los Asiáticos, para dar solamente dos ejemplos. Aún en Argentina, con una sensibilidad propia de tangueros, sentimos una manera propia de practicar el Leonismo, y dentro mismo de nuestro país, tan extenso territorialmente, no son iguales los Norteños y los Sureños-

La visita al Leonismo de otras Naciones con motivo de sus Convenciones, nos permiten a los Directores Internacionales apreciar también estas diferencias. Por supuesto que nos debemos adaptarnos, para entendernos mejor. Tenemos que demostrar que la filosofía Leonística es la misma en todas partes, lo que varía es la manera de practicarla, pero todo vale. Muchas veces se lleva a cabo en poblaciones pequeñas, de condiciones humildes, donde la demanda de necesidades supera con creces a la oferta de buena voluntad. Es por ello que se hace dificultosa y los resultados no son muy brillantes, pese al empeño que ponen los Leones.
Entendemos que las Selvas en cada Nación y aun dentro de ellas, con costumbres, expresiones, modos de vidas distintas entre si, debemos aceptarlas tal cual son. No podría ser de otra forma. A su manera, como lo sienten, desarrollan una labor encomiable, digna de toda consideración. “Cada comarca en la tierra tiene un rasgo prominente”, así tenemos que considerarlas.
En ocasiones se reniega de los Estatutos y Reglamentos Internacionales porque se dice que no se adaptan a cada uno de nosotros, pero debemos entender que se lo confecciona para el mundo entero, con tantas diferencias como la que hemos remarcado. Está en cada país hacer sus propios Estatutos y Reglamentos, atentos al espíritu y la letra de los Internacionales.
El tema tratado no es de fácil explicación, pero la buena voluntad de los Lectores permitirá una buena comprensión. Sigamos al gran García Márquez, al mejorar a los Leones, el Leonismo se arregla solo.

Así lo espero