8 de marzo “Día Internacional de la Mujer”

Por: C.L. PDG Maggie Brown

Argentina


“…Cuando comenzó a nacer este movimiento leonístico allá hace 90 años, las cosas se fueron planteando de acuerdo a la realidad social establecida, vaya uno a saber por qué o por quien, pero asumido como válido.


Se instalaron modelos, por pensar que eran válidos, coherentes y se aceptaron en la medida que ambas cosas funcionaron en armonía dentro de la realidad existente.
Pero, gracias a la evolución de las ideas y de la vida humana, junto a la riqueza que todo esto encierra, se fueron dando asomos de pensares diferentes, interrogantes, ingenuos cuestionamientos, exigencias de querer ser y por que no, voces que se hicieron oír, al querer tener protagonismo por haberse ganado un espacio.


Todo esto fue y sigue siendo muy bueno, simplemente porque nos está hablando de cambios, de ruptura de estructuras estáticas, de crecimiento, de valoración, de esperanzas, de reconocimientos y tal vez de nuevas expectativas para mejorar el lugar, donde todos aprendemos a tener derechos y cumplir con deberes. Una vez me llamó la atención algo que leí de J. Baldwin “No todo lo que se enfrenta puede ser modificado. Pero nada será modificado si no se enfrenta”. Y esto es lo que el tiempo y los cambios que se fueron planteando en la sociedad en general y en nuestro Leonismo en particular.


¿El por qué de este introito? para enfocar el tema la mujer y el Leonismo, mucho se habló sobre este tema, y hemos ido quemando etapas, costó cambiar mentalidades, alguien dijo “No siempre la primera llave es la que encaja en la cerradura para abrir la puerta. Eso no significa que debamos desistir de abrirla. Sólo probemos con una llave diferente”.Y así fue que allá en Taipéi 1987, hace 20 años ,se abrieron las puertas del Leonismo a la mujer, adquiriendo el espacio para ser socia con derechos plenos y obligaciones que nos comprometen aun más.


¿Qué cambió? Mucho. Seguimos siendo activas, sin lugar a dudas, pero desde otra realidad, pudiendo ser León, descubriendo nuevos espacios, desde la dirigencia, desde el accionar con presencia cierta, en todo sentido.
León mujer, hombre hoy, clubes mixtos o tradicionales.
¿Qué produjo este cambio? Enfoques diferentes, sin duda alguna.


Creatividad, al incursionar en temas o áreas que hasta ese momento no eran motivo de reflexión, ni de conversación.


En los trabajos en equipo, pasa a primer plano la capacidad de diálogo.
Amplitud y riqueza en el servicio, por ser más las manos comprometidas.


Seguramente un tacto diferente ante algunas realidades, no por ser mejores, sino por la naturaleza propia de la mujer, sumando su carisma a todos los leones, sintiendo que su opinión vale.


Un intercambio de ideas y entusiasmo no sólo nos motiva unos a otros, sino que nos obliga a considerar nuevas y más eficaces maneras de progresar en lo que respecta a nuestro servicio al prójimo.


Tener más argumentos y caminos para ser leones comprometidos con el servicio, hombre o mujer, que más da, con una postura positiva frente a los desafíos de la realidad que nos toca vivir.


Se dan condiciones de aprendizaje diario, porque se posibilita la experiencia nueva y se valoriza la interacción.


El aporte de lado femenino, presenta una visión diferente, que complementa la del hombre, que también tiene grandes valores, con diferentes enfoques.


Por todo ello, mujer u hombre, hombre o mujer, todos somos Leones que crecemos cumpliendo roles significativos, porque estamos abiertos a los cambios, a escuchar, a trabajar juntos, a recibir y a incorporar lo que piensa el otro. Integrando el cambio con lo que ya está instalado, por ser válido.


Es gratificante poder estar en este movimiento que valora la igualdad, sin discriminación de sexo, religión, raza, simplemente porque necesita de todos sin distinción, entendiendo que los valores personales, podemos decir que como Leones dialogamos, entendimos, desafiamos y todos de una forma u otra, crecimos por dentro”.