Liderazgo y humildad

EDITORIAL DEL LEONISMO ESPAÑOL

Por su Editor PDG Manuel Márquez Campos

España

 

“Nos acercamos al máximo

a quien es grande cuando

somos grandes en humildad”

Rabindranat Tagore

  “El liderazgo exige una gran dosis de modestia y humildad; es incompatible con la soberbia, el engreimiento, la arrogancia, la egolatría, la altivez, o la vanidad.. Un líder vanidoso, narcisista, fatuo o presuntuoso, con demasiado amor propio, convencido de la propia excelencia, admirador de sí mismo y enamorado de su persona, será siempre un líder deplorable. Y peligroso “

 Un buen líder muere cuando empieza a endiosarse, cuando empieza a creerse lo que es y representa . . .  La humildad es signo de inteligencia. La persona inteligente es humilde. La soberbia en cambio, es síntoma de estupidez.

 Son frases para reflexionar; el mundo está lleno de personas que al ocupar el puesto de más o menos importancia, olvidan que su grandeza estará en prestar un servicio a los demás con el mayor desinterés y la máxima humildad.

 Nuestra Asociación, como humana que es, sufre en sus filas al soberbio y engreído, y como se dice al principio, si tienen estos síntomas desechables será . . . . “un líder deplorable. Y PELIGROSO.

 Muchos confunden el servir con ser servido; o como dice Camilo José Cela, “ no es lo mismo estar jodido que estar . . . “Ya me entienden”.

 La humildad es un don de las personas inteligentes que deben perseguir todos los lideres, y mas que repetir el “ lo se todo “ habrían de practicar el “ solo se que no se nada ”.

 Humildad significa apertura mental, disposición a acoger todo lo que nos llega de fuera o de dentro, actitud receptiva y postura de atenta escucha; ánimo dispuesto en todo momento al aprendizaje. Lo contrario de la cerrazón mental de quien cree que ya lo sabe todo. Malo es que al frente de una comunidad o grupo haya un dirigente soberbio en cuya cabeza nada puede entrar : la dureza de mollera suele ir unida a la dureza de corazón.