ACERCAR VALORES

Por PDI Dr. Luis Murad

Club de Leones de Pilar

Argentina

 

"Los hombres no corren, los que corren son las máquinas", dijo en una oportunidad el quíntuple Campeón de la Fórmula 1, Juan Manuel Fangio, en clara alusión a la gran incidencia de los medios mecánicos sobre la capacidad de los hombres.

 

Aplicada esta sabia sentencia al leonismo, podemos decir que el sistema sobrepasa con creces a la influencia misma del León. Este siempre tiene la misma participación, antes y ahora. Es el sistema que está pidiendo a gritos una adaptación al momento actual. A ningún corredor de la Fórmula 1 se le ocurriría montarse en una máquina modelo 1970. Nada podría hacer a pesar de sus excepcionales dotes. Por analogía, el mejor León fracasaría con el modelo antiguo. En los años que van desde la máquina que se utiliza a la actualidad son demasiados, en una Sociedad que cambia espectacularmente, no sólo la tecnología que impone una nueva forma de vida, sino también la transformación, que influencia sobre el diario andar.

 

Es necesario tener en cuenta que se incrementa notoriamente el número de pobres mal alimentados y crecen en forma exponencial el hambre y la desnutrición, que han causado ya estragos en más de una generación y daños difíciles de medir, como el que ocasiona el desarrollo mental de una parte de la población.

 

Ahora que por doquier funcionan comedores solidarios, donde niños reciben cotidianamente almuerzo y merienda, porque el nivel económico que aflige a muchos, obliga a acudir en su ayuda, paradójicamente en el país que más alimento produce en relación con su población. Ni Julio Veme lo hubiera intuído. También los medios de comunicación nos muestran casos de enfermos que con severa urgencia necesitan asistencia y todo tipo de demanda de servicios que nos solicitan desde una Sociedad deficitaria.

 

Entre los muchos datos negativos que presenta hoy la realidad social argentina hay algunas señales incuestionablemente positivas que mueven a mirar el futuro con esperanza. Una de ellas es la que indica la creciente tendencia del sector empresarial a desarrollar actividades solidarias destinadas a contribuir al bienestar general de la Sociedad. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, existen 104.642 entidades de ese tipo en Argentina, lo que constituye una cifra significativa.

 

Se necesita un sistema ágil, con recursos para acudir de inmediato movilizándose para apoyar a los sectores más desprotegidos. Tiene que ser ahora y rápido, porque no siempre la enfermedad espera. Para ello hay que estar preparado, el éxito no es para los lentos, menos en una Sociedad vertiginosa. La estrategia es acercarse a las entidades que agrupan a voluntarios, que las hay y muy buenas por cierto y con gran llegada a los medios de comunicación, que así también propagaran la tarea leonística.

 

Si tanto nos aflige la pérdida de membresía, tengamos presentes que ésta se incrementará cuando nuestra labor sea bien conocida. Se hace necesario una agilización del Servicio. A esto debemos abocarnos para que "la máquina que mencionaba Fangio", sea competitiva. Así ganaremos carreras, sorteando las dificultades que siempre encontramos en el camino, admitiendo que éstas siguen estando porque no hemos hecho lo suficiente para superarlas.

 

No obstante los impedimentos que surgen de la compleja coyuntura económica, y sin desconocer los pasos que todavía deben darse para otorgar un mayor dinamismo al sistema, todo indica que la responsabilidad social en nuestro país está progresando hacia un paradigma emergente que está superando a la filantropía tradicional.

 

En síntesis. Formar un equipo de Leones, decididos a ponerle el hombro a un sistema ágil y y bien difundido, incidirá directamente en una membresía ávida de incrementarse.

 

Estaremos todos contentos.