DIRIGENTE DE CLUB

Funciones y Deberes del

TUERCERRABOS

"El tuercerrabos promoverá la armonía, el compañerismo, y el entusiasmo en las reuniones, mediante bromas y juegos apropiados y la juiciosa imposición de multas a los socios del club. No habrá apelación a las multas que imponga, con la salvedad, sin embargo, de que ninguna multa sobrepase la suma de 10 centavos, y que ningún socio sea multado más de dos veces en cada reunión. El tuercerrabos no podrá ser multado, excepto con la votación unánime de todos los socios presentes. Todo dinero cobrado por el tuercerrabos será entregado de inmediato al tesorero, quien expedirá un recibo por el mismo". Artículo VII, Sección D(7), Modelo Oficial de Estatutos y Reglamentos.

Responsabilidades

Los deberes del tuercerrabos son: Promover la armonía, la camaradería y el entusiasmo en las reuniones de clubes con actos de habilidad, juegos y muy buen juicio para imponer multas a los miembros del club.

Los nuevos socios Leones pueden ser reservados o tímidos. Un tuercerrabos puede, a través de su elocuencia, hacerles sentir que forman parte integral del club.

La clave de un tuercerrabos exitoso es saber imponer las multas a los socios. Pero el multar a los socios solamente por los fondos que consigue y no por la diversión de la que se goza es el peor error que puede cometer un tuercerrabos. Siempre y cuando sea posible, un buen tuercerrabos debe multar a cada socio por lo menos cada dos reuniones. Es posible que sea considerado de mal gusto ignorar continuamente a un socio en las multas, porque entonces ese socio puede llegar a sentir que no forma parte del club. Al imponer multas, el tuercerrabos fomenta la participación de todos los socios presentes, propiciando un espíritu de alegría en las reuniones, ayuda a planificar eventos nuevos y repletos de alegría, entretiene, y ayuda al presidente en la dirección general de la reunión.

Una de las tareas primordiales del tuercerrabos es extraer de los socios el buen humor, hacer que la risa brote con chistes picarescos, haciendo juegos de palabras, con gracia, buhonería, imitaciones burlonas, actuaciones, cantando y dramatizando. La risa transciende a todos los credos, religiones, sectas y colores, pues ésta es universal. Pero el podio del tuercerrabos nunca debe ser usado para insultar a nadie. Un tuercerrabos que impone multas a los miembros para saldar problemas personales, solamente precipita su propia degradación y caída. Tampoco los chistes vulgares son compatibles con la ética del Leonismo porque estos degradan la imagen del club en la comunidad.

Consejos generales sobre las multas

El tuercerrabos no puede ser multado excepto por voto unánime de todos los socios presentes. Todos los fondos recolectados por el tuercerrabos deben ser entregados inmediatamente al tesorero; a cambio el tesorero entrega un recibo por la cantidad correspondiente al tuercerrabos.

A continuación algunos consejos sobre cómo multar:

- Recorra la sala de reunión.

- Párese detrás del socio a ser multado.

- Hágase seguir por todas las miradas. El movimiento despierta el interés y entusiasmo, pero si mientras habla se queda parado en un solo lugar su charla se hace monótona.

- Nunca ponga en apuros a nadie. El socio que asiste regularmente a las reuniones necesita que se le acoja con una buena bienvenida, no que se le haga mención de sus defectos o debilidades. No multe a nadie por inasistencias.

- Reconozca a los visitantes mencionándolos, pero solamente multe a los Leones.

- Multe a los dirigentes del distrito, si así usted lo desea, pero nunca con multas grandes, y antes de multarles pregúnteles si es posible hacerlo, pues así ellos cooperarán con todo gusto.

Un tuercerrabos observador puede hallar razones suficientes para multar sin valerse de imponer multas por infracciones imaginarias. Es por esto que es importante que el tuercerrabos averigüe, investigue, por ejemplo, sobre alguien que recientemente se haya comprometido en noviazgo, haya contraído matrimonio, comprado un auto, le haya nacido un hijo, haya sido promovido en el trabajo, etc.

 

Ideas para imponer multas

1. El tuercerrabos puede multar por subir el todo de voz en el canto, también puede ir de mesa en mesa y multando a quienes no cantan lo suficientemente alto.

2. El tuercerrabos puede despabilar a los socios mientras se pasa lista haciendo cortas "presentaciones de mesa redonda", insistiendo en que los socios tengan una consigna o lema que describa su profesión o el negocio al que se dedican, multando a esos quienes no tienen ninguna o cuyos lemas o consignas son muy largos o demasiado exagerados. El puede mantener el orden en la reunión multando a los que son muy escandalosos, o no están atentos durante la mesa redonda, o a los que no prestan atención cuando se pasa lista y mientras se hacen los anuncios.

3. Todos los socios presentes pueden pagar una multa si uno de ellos tiene causa para celebrar. El que esté celebrando no tendría que pagar multa.

4. Organice un concurso de chistes en una noche especial y otorgue un premio al que cuente el mejor chiste, o en cualquier reunión llame a uno o más Leones para que cuenten un chiste improvisado, entonces múltele de acuerdo a la reacción de la audiencia.

5. Con frecuencia, una presentación es una buena idea. Entregue un cepillo para el pelo a un León calvo, un látigo al secretario o al presidente, desodorante al tuercerrabos, un juego de rizadores de pelo al León que tenga el pelo rizado; una herramienta de jardinería a un León que sea jardinero. Con esta lista, naturalmente podríamos continuar indefinidamente. No hay necesidad de multar en cada caso.

6. Puede resultar muy divertido que el tuercerrabos trate de familiarizarse con el nombre completo de cada uno de los socios. Muy pocos responden de inmediato cuando se los llama por el segundo nombre, así el tuercerrabos puede aprovechar la oportunidad para multarlos. Asimismo, esto puede ser usado como un ardid para la noche de damas.

7. El tuercerrabos a veces puede decidir que un día cualquiera se use un determinado "uniforme

del día". Se puede informar a los socios que para la próxima reunión el uniforme será una corbata de lacito, medias o calcetines no combinados, una soga en vez de correa, o cualquier otra variación jocosa. Los Leones que no cumplan con el requisito de uniforme son culpables y pueden ser multados.

8. El tuercerrabos pasa al presidente un pedazo de papel y en este está escrita una palabra común; luego, el primer León que use esa palabra al dirigirse a la audiencia es multado o recibe un premio.

9. Durante una reunión se puede llamar a un León al podio para que formalmente presente a otro León designado por el tuercerrabos. Cualquier error en la presentación significa una multa.

10. Multar por el uso de palabras como "señor" o "caballero" en vez de "León".

11. Multar a socios por no llevar el distintivo de solapa o la plaqueta de la cena con su nombre.

12. Multar a los socios que no presenten sus invitados a determinados dirigentes de club.

13. Multar a los socios que llegan tarde a la reunión.

14. Finalmente, sea diferente, anime y haga que los socios se diviertan con actividades que no son comunes.

 

Multas rápidas

Para imponer multas rápidas e imprevistas, haga acertijos o preguntas difíciles de contestar. Si éstas son contestadas erróneamente pida una multa, vaya directamente a la mesa o camine alrededor de la sala con las preguntas.

Algunos consejos sobre demostración de habilidades o destreza

Para ser más efectivo, el tuercerrabos debe tener en cada reunión una demostración de habilidad, destreza o malabarismo; de otra manera los socios pueden perder su entusiasmo. Las habilidades de destreza o malabarismo son importantes en cada reunión. Con estos los Leones han reconocido algo fundamental de la naturaleza humana: el trabajo que se hace con el espíritu de entretenimiento casi siempre trae mayores satisfacciones; y algunas de las cosas más significativas que los Leones han hecho, lo han hecho como entretenimiento. Sin embargo, los Leones deben usar cierta discreción y considerar la seguridad y los sentimientos de los demás.

Algunas sugerencias adicionales sobre demostración de habilidades

Los siguientes ejemplos sobre demostración de habilidades, destrezas o malabarismo, son presentados aquí con el fin demostrar a los tuercerrabos que su imaginación es el mejor recurso.

1. Al delegar responsabilidades. El presidente llama al asesor del programa para que lo conduzca, pero el asesor del programa dice que él ha estado un poco ocupado y que debido a esto hizo los arreglos necesarios para que fulano (otro socio) se encargara del programa, entonces, el socio encargado interrumpe y dice que él ha estado enfermo y que él le pidió a otro miembro que condujera el programa. El otro socio tiene otra excusa y dice que él habló con alguien más (o sea, nadie quiso hacerse cargo de organizar el programa). Así se continúa hasta que es evidente que nadie ha organizado el programa. El presidente interrumpe, hace un alto y muestra que en realidad sí se hicieron los arreglos necesarios del programa. (El asesor selecciona su grupo y delega las responsabilidades para esta número).

2. Subaste un delicioso pastel. La persona que lo compre tendrá que cortarlo y regalar un pedazo a algunos socios designados con anterioridad. Sin embargo, cuando el León que lo compre trate de cortarlo, se dará cuenta de que el apetecible pastel fue hecho de lámina de estireno o de madera.

3. El hilo sobre el saco. Con una aguja ensartada a un carrete de hilo en un color que contraste con el traje, el tuercerrabos cose sobre el saco dejando el carrete dentro de un bolsillo interno, sacando la aguja y permitiendo que un pedazo de hilo de una o dos pulgadas cuelgue sobre una parte visible del saco, de manera que cuando alguien trate de, arrancar el hilo del saco, el hilo siga saliendo como si el saco se estuviera descosiendo. Mientras vayan llegando más personas y hagan lo mismo será muy divertido ver la reacción de los "comedidos" cuando se den cuenta de que el hilo nunca acaba de salir.

Otras sugerencias

* El León tuercerrabos debe llevar algo que lo distinga, como por ejemplo un distintivo grande de tuercerrabos. También puede usar un pito o silbato y puede poner una especie de cuernos a la caja donde se recolecta el dinero de las multas para darle mayor colorido a la situación.

* Otra manera de fomentar el entusiasmo entre los miembros es:

proponiendo que cada León pague la multa que le corresponde pagar al León que se encuentra a su derecha. Esto aumentará las multas en la reunión debido a que los miembros se sentirán con mayor libertad para cometer errores y "no tener que pagarlos" ellos mismos. Ponga límites a las multas que se pondrán para que la situación no quede fuera de control, y descarte este sistema para la siguiente reunión. * Cuando se tiene un premio para ser entregado entre los asistentes a la reunión, los miembros pueden pagar las multas como de costumbre o tienen la oportunidad de pagar el doble y por consiguiente una mayor probabilidad de llevarse el premio.

* Una manera divertida de recolectar fondos y que a la vez servirá para que los socios aprendan más sobre sus compañeros es: pedir que cuando el tuercerrabos se acerca a un León, éste debe hablar y continuar haciéndolo hasta que el tuercerrabos le diga que es suficiente. El León puede hablar de su vida personal, sus negocios o cualquier otra cosa, pero debe continuar hablando. Si deja de hablar, entonces el tuercerrabos le impone una multa. Si el León se desempeña de una manera excepcional, el tuercerrabos puede pagar la multa u otorgarle un premio como el mejor "charlatán" del club.

Gentileza: Lions Clubs International Association