SECCION DE LIBROS LEONISTICOS

 "El cuidado de la Selva y

LAS ESTRATEGIAS PARA EL CRECIMIENTO"

Por el PDG Dr. Tito L. Rocchetti

 

 Contenido

* - Prólogo.

* - Introducción
1.         La cuestión del crecimiento leonístico.
2.         Importancia de la selva Leonística.
3.         Factores esenciales del crecimiento.                             
4.         Expansión del Leonismo: una necesidad.
5.         Incorporación de socios.      
            La información sobre Leonismo.
            Dar oportunidad a otros.
            Variedad de candidatos.
            El dirigente exitoso.
            El buen organizador.
            El innovador o creativo.
            El que es ejecutivo.
            Repartir el trabajo entre todos.
6.         Fundación de Clubes de Leones.
            Nuevas formas de la solidaridad.
            Elección del lugar de fundación.
            Motivación realista y convincente.
            El seguimiento de orientación.

7.         La parábola del tonel.

8.         El cuidado de la Selva.
            Ubicación funcional del León
            Instruir e informar con tacto.
            Respetar el tiempo de los demás.
            Demostrar interés en los otros socios.
            Evitar los aislamientos dentro del grupo.
            Tratar que siempre haya armonía.
            Prevenir enfrentamientos.
            Ayudar a cultivar la amistad.
            Actuar evitando dejar dudas.
            Ser parco en la crítica y generoso en el elogio.                               
            Suma de acciones positivas.
            Formar un equipo sin suplentes.
9.         Cómo aprovechar mejor estas orientaciones.                          

 

INTRODUCCION  

La estrategia implica la utilización de un método o el procedimiento hábil para transitar el mejor camino que conduzca al logro de un objetivo determinado, pero los cursos de acción pueden ser variados y convergentes.  Si hablamos de estrategia para alcanzar el crecimiento del Leonismo en ella cabe incluir el aumento de socios, la fundación de nuevos Clubes y la reducción significativa de las bajas en la membresía, porque estos aspectos tienen incidencia fundamental para alcanzar esa meta.

En este trabajo abordo en profundidad aspectos a los que en los Clubes generalmente no se les da la atención que merecen, porque si así se hiciera podría provocarse efectos positivos destacados en las tres variables que se mencionaran precedentemente, además de producir otras consecuencias beneficiosas, como por ejemplo elevar la calidad de los Leones y por ende de nuestra Organización.  Pero no quiero apartarme de lo que constituye el eje central de esta iniciativa, es decir, del cuidado de la Selva.

En mi opinión, esta es la cuestión sobre la cual gira la solución de los principales problemas del Leonismo, porque cuando se los intenta resolver siempre en última instancia se reclama como condición necesaria la participación y la colaboración de los Leones.  Y para que estos respondan de esa manera esas personas deberían conocer, sentir y practicar el Leonismo, para lo cual deben contar con buena información, capacitación y recibir la necesaria motivación para estimular su espíritu leonístico.

Para promover esos aspectos he preparado este folleto redactándolo de manera muy clara y comprensible que no solo expresa ordenadamente lo que hay que hacer con esa finalidad, sino también cómo hacerlo y con quienes.  Cada aspecto es tratado en forma breve pero debidamente fundamentada, con un orden racional y una secuencia, lógica que facilita mucho su comprensión.  Eso permite desagregar cada tópico tratado para su consideración en forma separada, lo que demandaría un tiempo breve, porque la idea es que pueda servir de soporte de una tarea para ser ejecutada en forma compartida.  Por ello se aconseja encomendarla al Comité de Afiliación, Extensión y Retención para que la realice con los Leones de su Selva.

Con el conocimiento fruto de la experiencia de más de treinta años de servir al Leonismo con convicción y dedicación, quiero remarcar que para que esta iniciativa tenga alguna posibilidad de prestar utilidad y cumplir su propósito de aportar soluciones a los problemas de incorporación de socios, de fundación de nuevos Clubes de Leones y de proteger la permanencia de los Leones en el Club, este folleto no debe morir guardado en una biblioteca, o pertenecer a un León en particular.  Por el contrario, todos deberían tener acceso a su contenido, para lo cual debería circular libremente en la Selva para que los que tuvieran interés de saber de qué trata lo conozcan.

Las tres variables que he mencionado necesitan mucho más que charlas ocasionales sobre el crecimiento para resolver la cuestión, porque si bien son útiles considero con todo respeto que por si solas no resultan suficientes.  Por eso me ha parecido oportuno apoyarlas y complementarlas para que con un trabajo integrado y actuando dentro de la Selva de los Clubes habría más posibilidades de alcanzar el éxito deseado.

Lo expresado en el párrafo anterior tiene la finalidad de dejar constancia de la intencionalidad de este folleto, que solo busca sumar un esfuerzo más a todos los que se están llevando a cabo dentro del Leonismo, y así deseo que se interprete.  Porque para que el Leonismo sea cada vez más grande todos tenemos que actuar positivamente a fin de sumar esfuerzos sin deslucir el trabajo de otros, o como dice nuestro Código de Ética, construir y no destruir.

Muy cordial y leonísticamente.

PDG Dr. Tito L. Rocchetti

1. La cuestión del crecimiento del Leonismo.

Para nuestro Movimiento de servicios crecer significa progresar y transformar en una realidad que sea cada vez más perceptible los objetivos trascendentes de bien común y solidaridad social aumentando la importancia y calidad de su actividad de servicio.  Tal crecimiento necesita cada vez más de la presencia humana dentro del Leonismo, para lo cual se requiere una incorporación de socios exitosa, que se afirme la extensión por la fundación de nuevos Clubes de Leones y que el cuidado de la Selva de estos últimos cuente con la atención que merece.  La historia de nuestra Asociación demuestra a través del tiempo que en su anhelo de crecer y proyectarse en forma ascendente hacia el futuro lo hizo siempre apoyada en esas tres premisas.

Esta tarea es abarcativa de variados cursos de acción que convergen para alcanzar esa meta permanente de crecer, por lo que se justifica su insistencia para que se observen ciertos aspectos del desenvolvimiento leonístico, tales como la necesidad de información e instrucción leonística, de la capacitación de dirigentes, de la expansión por la extensión y la incorporación de nuevos socios.  Si se logran progresos en estas facetas eso a su vez llevará más calidad a la acción de servir porque habrá más entrega personal e identificación con el Leonismo.

Para introducirnos en las particularidades que plantea este crecimiento leonístico debemos decir que la expansión por la extensión y la incorporación de nuevos socios son factores que contribuyen en forma positiva al logro de este crecimiento, pero el resultado final está influenciado por las bajas producidas en la membresía, que actúa como un factor de decrecimiento que es un freno y provoca una quita en la suma lograda por las dos causas anteriores.  Las conclusiones de los estudios realizados sobre la citada evolución de nuestra Asociación indican que hubo épocas que demuestran que en el juego de alta y bajas de socios la fundación de nuevos Clubes de Leones durante un lapso importante cubrieron el déficit de las bajas sobre las incorporaciones y generaron un excedente en el resumen final de número de socios y de Clubes, lo que originó el crecimiento que en forma continuada caracterizó la marcha ascendente del Leonismo.  Pero cuando por razones que intuímos la fundación de Clubes disminuyó el Leonismo paulatinamente entró en un proceso de estancamiento y se posó en una meseta de donde le está costando despegar.

No se nos escapa que la sociedad en general muestra un escenario con restricciones económicas y mal humor social que no hace fácil la fundación de nuevos Clubes si se lo hace con seriedad y responsabilidad.  De manera que corresponde replantear las estrategias para mejorar las posibilidades de crecimiento atacando algunos problemas que se advierten en el actual momento leonístico y que están a nuestro alcance porque depende de nosotros.

Sabemos que un Club de Leones que trabaja bien no solo representa un centro de actividades de servicio sino también de irradiación de los objetivos que constituyen su filosofía, y ese es un sustento magnífico que trasciende al medio para ilustrarlo sobre la obra de solidaridad social que cumple nuestro Movimiento. Y cuando su Selva tiene una dinámica interna que exhibe armonía, entendimiento y amistad, trabajando con dedicación y amor social en servir a su comunidad, no debe desaprovechar ese momento y esa realidad actual para encarar la expansión leonística por la extensión.

El presente trabajo apunta a proporcionar un conjunto de orientaciones destinadas a promover el cuidado de la Selva. y asegurar que esa dinámica interna de los Clubes se aproxime a ese ideal a fin de que sea posible contar con mayores posibilidades en la incorporación de socios, en la retención y en la fundación de nuevos Clubes de Leones.  La propuesta es amplia y ambiciosa,y su utilidad esta en relación directa al grado de aplicación de las conductas sugeridas, que además están debidamente fundadas y han sido desarrolladas en forma razonada.  En ella también se explica a grandes rasgos lo que se aconseja que debería hacerse y también la forma de hacerlo, con un punto final donde se proporcionan indicaciones que se estiman útiles para aprovechar el contenido de este trabajo.

2. La importancia de la Selva leonística.

En una oportunidad definí a la Selva de un Club de Leones al "grupo humano que lo integra y que, unido por vínculos de amistad, respeto mutuo, compañerismo y entendimiento brinda sus esfuerzos para prestar ayuda moral y material a sus semejantes, al mismo tiempo que se interesa por el progreso de su comunidad". ("Leonismo explicado", Pág. 22).  Así, en estas pocas palabras se condensan sintéticamente las características distintivas de los hombres y mujeres que a través del Leonismo se unen para llevar a la práctica los objetivos de bien común y solidaridad social que constituyen la esencia de este Movimiento mundial que sirve a la sociedad sin finalidades de lucro.

En otras partes de ese folleto completé esa caracterización agregando que eran personas que gozaban de buena reputación en sus comunidades y en forma voluntaria brindaban parte de su tiempo y esfuerzo para llevar a cabo regularmente actividades destinadas a fomentar el progreso cívico, cultural, social y el bienestar de su comunidad local, y por extensión el de la comunidad mundial, propendiendo y estimulando todo aquello tendiente a mejorar las relaciones amistosas entre los pueblos y las naciones.  Se observa entonces que la importancia de los objetivos y fines y valores que conforman la filosofía de los Clubes de Leones se ve enriquecida por la calidad de las personas con las cuales se pretende constituir sus Selvas.

Profundizando el análisis es oportuno destacar la importancia de los factores del crecimiento dentro del logro de las metas perseguidas, y que sin la presencia de la Asociación Internacional de Clubes de Leones como fuerza aglutinante de voluntades no habría sido posible producir una obra humanitaria de la magnitud que ya ha concretado el Leonismo a nivel universal.

Pero de igual manera es indudable el hecho de que la presencia y participación de los Leones ha sido un factor decisivo para que alcanzara ese éxito.  Ellos han tenido significativa importancia porque constituyeron piezas fundamentales para transformar en realidades las metas del Movimiento, dependiendo de manera sustancial de su protagonismo y de su esfuerzo que esas metas fueran alcanzadas.  Por otra parte, como lo pone en evidencia la estructura funcional que tiene esta Organización en esencia el Leonismo depende sustancialmente de los Leones para servir a la comunidad, razón por la cual está más que Justificado que dentro de ella y en particular en los Clubes que la integran le presten la atención que se merecen.

3. Factores esenciales del crecimiento.

De acuerdo a lo explicado en el punto anterior para que el Leonismo acreciente progresivamente sus realizaciones uno de los aspectos fundamentales es aumentar el número de sus adherentes y el de Clubes de Leones para así profundizar y extender su obra de bien.  Esta apreciación la hicieron desde el inicio los visionarios que crearon nuestro Movimiento, y todo lo relativo al crecimiento se, constituyó en un objetivo permanente del Leonismo para que esta noble iniciativa no fuera algo circunstancial o de corta vida sino que se consolidara y proyectara con firmeza hacia el futuro.  Siguiendo esa idea se ocuparon con entusiasmo en aumentar su membresía y extendiendo paulatinamente su accionar fundaron nuevos Clubes de Leones en Estados Unidos, pasando luego en forma sucesiva a Canadá, a México y posteriormente a otros países gracias a los valores de su filosofía y a la obra que podían poner de manifiesto a la consideración pública.  Esta sabia decisión permitió que el Leonismo se expandiera progresivamente hasta alcanzar en la actualidad a más de 180 países y regiones del mundo.

Este crecimiento espectacular en todos los aspectos le significó que en forma concomitante surgiera la necesidad de contar con una gran organización que fuera dinámica eficiente, y asegurar también su buen funcionamiento para cumplir con los objetivos establecidos originalmente.  Como consecuencia de ello, completando un círculo virtuoso, el crecimiento a su vez se ha convertido en una necesidad perentoria del Leonismo, al punto que es un tema que preocupa hasta convertirlo en prioritario.

Al encararse esta cuestión en la actualidad hay que ubicarla en el contexto que se deriva de las profundas transformaciones estructurales y sociales que se han producido en los últimos años, por lo que parece oportuno revisar los procedimientos seguidos tradicionalmente en la materia para verificar si necesitan o no ajustes para ser aplicados con éxito a la realidad que presenta ahora el medio donde se desenvuelve el Leonismo.

Se llama la atención en este sentido porque algunos aspectos no deseados de estas transformaciones actúan como un freno y son negativos para este crecimiento leonístico y la retención de socios, demandando tomar medidas preventivas destinadas a mejorar la convivencia interna de los Clubes para preservar su importante capital humano.  Si esto se logra la Selva resultará fortalecida y eso se verá reflejado favorablemente en el movimiento de altas y bajas de socios y en las posibilidades de fundar nuevos Clubes. De esto no caben dudas porque existen aspectos sobre los cuales, para lograr la respuesta deseada incide de manera particular la forma en que se concrete el cuidado y atención de la Selva.

Consciente de ello el presente trabajo está dirigido precisamente a proporcionar algunas orientaciones útiles para mejorar el cuidado de la Selva porque si se actúa en la forma aconsejada al mismo tiempo que se asegura la afiliación, paralelamente se aumentarán las posibilidades de extensión leonística porque se contará con otro espíritu colectivo para este tipo de emprendimientos.

Finalmente sintetizo que los tres aspectos esenciales del crecimiento leonístico son los siguientes:

*      Incorporación de socios.

*      Fundación de nuevos Clubes.

*      Actuar para prevenir alejamientos.

Al analizar cada uno de estos factores se advierte que los dos primeros están relacionados significativamente con la adecuada difusión de dos aspectos del Leonismo que son fundamentales: los valores intrínsecos de su filosofía y la importancia del accionar de nuestro Movimiento. Y en cuanto al tercero el mismo se vincula con la revalorización de la importancia que debe dársele al León dentro de la Selva, para tratar que se integre más estrechamente al grupo humano y se consolide en él la vocación de servicio.  Soy un convencido que si se trabaja bien en el cuidado de la Selva en los aspectos que se explican más adelante eso ayudará mucho a lograr respuestas más positivas cuando se trabaje con ella en el crecimiento leonístico.

4. Expansión del Leonismo: una necesidad.

En un sentido amplio la expansión del Leonismo se logra por medio de campañas para fomentar el aumento de la afiliación y los procedimientos deben basarse en el respeto y consideración que se le debe brindar a los posibles candidatos, que son las personas a quienes se piensa invitar a ingresar a nuestro Movimiento.  Cuando se considera el crecimiento de la afiliación hay que poner especial énfasis para tratar que dentro de lo posible se dé preferencia a hombres y mujeres de espíritu joven, activos y participativos, entre los que se encuentren dirigentes de empresas y profesionales exitosos, en la seguridad de que de esa manera su aporte al Leonismo producirá un efecto inmediato y perceptible en la comunidad.  Hay que buscar personas de buena voluntad, con elevado sentido de la amistad y que a sus cualidades humanas destacables cuenten con medios suficientes para satisfacer en forma oportuna sus obligaciones pecuniarias como socios.

Por eso es aconsejable asesorarse previamente en forma discreta si sus condiciones personales son las requeridas y en ese caso proponerlo reservadamente a la Selva.  Una vez que ésta ha prestado su aceptación interesarlo en el Leonismo y formularle la invitación de incorporación correspondiente.  Cuando se lo interesa se le debe proporcionar una adecuada información sobre los valores del Leonismo y de hechos concretos de la obra que se cumple en el ámbito local, regional y mundial.

Razones de buen criterio avalan la conveniencia de respetar estos pasos y no actuar con apresuramientos porque eso podría malograr una posible incorporación.  Y esto ocurrirá porque es natural que una persona no se sienta atraída si no está informada o sabe muy poco sobre los valores humanos del Leonismo o no tiene un mínimo conocimiento de su obra.  Por eso es necesario saber ofrecerle en el momento oportuno una visión del Leonismo que sea realista, atractiva y convocante.

De manera entonces que para que todos los integrantes de la Selva estén en condiciones de transmitir tal información a los posibles candidatos a nuevos socios de su Club o para fundar nuevos Clubes, va de suyo que se tienen que tomar medidas para que ellos a su vez estén bien informados y motivados sobre esas mismas cosas, porque sino no podrán comunicar a otros lo que no saben o no sienten.  Esto tiene mucha importancia porque todos los Leones en formación, es decir, especialmente a los socios ingresantes se los debe instruir e integrar a la Selva para que permanezcan motivados en ella haciendo Leonismo.

Lamentablemente la experiencia que surge de la observación de lo que muestra la dinámica interna de muchos Clubes es que los socios a veces tienen una insuficiente formación leonística por falta de información y conocimiento debido a que se descuida incluir instrucción leonística personalizada, esencial e integradora.

Esto tiene dos consecuencias no deseadas: por una parte. puede malograrse la efectiva participación de los socios en las actividades del Club y su identificación con el Movimiento, lo que no ocurriría si se le hace conocer, entender y compartir lo que se predica y se hace.  Por otra parte, si advierten que están desinformados se sentirán marginados, desatendidos y con pocas posibilidades de intervenir en las decisiones, y además inhábiles para interesar a otras personas con argumentos sólidos para que se sumen al Club.

5- Incorporación de socios.

Mostrar e informar sobre el Leonismo

Hemos dejado sentado que a los candidatos se los debe interesar y motivar en forma convincente y destinarle el tiempo que sea necesario para poder hablarles, aunque sea en forma breve, de los objetivos y fines, de los valores de su filosofía y de sus realizaciones, y cuando se estima que ya tienen una idea clara al respecto, incluir una referencia concreta de qué es lo que pueden esperar de su participación en el Leonismo y de lo que constituirán sus derechos y obligaciones como socios.

Actuando así se tendrá la tranquilidad de que previo a la incorporación no se ha omitido informar nada importante y si ésta se produce será positiva y tendrá mayor firmeza.

 Dar oportunidad a otros

Haciendo una síntesis, debe entenderse que de lo que se trata en la incorporación de socios es de dar a otros una oportunidad de compartir las vivencias y participar en una organización de gran prestigio que brinda la posibilidad de gozar espiritualmente del placer de servir y al mismo tiempo ganar un universo de amistades Que está invitando a personas determinadas, hombres o mujeres mayores que en su comunidad gozan de buena reputación y elevada moral, para compartir propósitos de bien común con otras personas de similares calidades y prestigio.  Y con respecto al procedimiento para hacerlo él mismo se deberá ajustar a las disposiciones establecidas por el propio Club.

Por eso debemos estar conscientes de qué es lo que estamos haciendo y qué es lo que buscamos para nuestro Club para que se valore la invitación que se va a formular. Sabemos como orientación general que lo que el Leonismo desea son personas de buena voluntad que tengan espíritu sensible y generoso, que amen la libertad y la solidaridad humana, para ofrecerles la oportunidad y el honor de unirse a otros hombres y mujeres de las mismas características con lazos de amistad, compañerismo y respeto mutuo en la tarea común de servir a la sociedad, pero dentro de esos parámetros queda en manos del Club la elección y resolver sobre la conformación de su Selva..

Hay variedad de candidatos

Si bien es cierto que el conjunto de personas que integran un Club de Leones comparten las afinidades personales que hemos mencionado, además de ellas cada uno tiene aptitudes o habilidades individuales dé diverso tipo, y esa diversidad es conveniente para atender las variadas necesidades funcionales que plantea la marcha del Leonismo.  Por eso es que en estas instituciones para alcanzar sus metas todos son necesarios, porque la suma de lo que cada uno puede aportar para la causa común producirá un positivo efecto de complementación que rendirá sus frutos al aumentar las fuerzas del conjunto.

Esta es una realidad que hace que en la Selva sean bienvenidos por ejemplo los que tienen habilidades de mando o conducción; los que son pensantes, es decir, que saben analizar las cuestiones o problemas con cierta profundidad y aportan opiniones meditadas; los que son diligentes, inquietos y activos; los desenvueltos que saben hacer uso de la palabra en público; los llamados "abre puertas", es decir, aquellos que cuentan con muchas vinculaciones y saben de las relaciones institucionales; los que se caracterizan por ser trabajadores; los dispuestos a colaborar para hacer cosas, etcétera.

Considerando los requerimientos funcionales de estas instituciones es importante que eso se lo tenga presente cuando se considera la integración de la Selva de los Clubes.  Por eso, cuando se realiza la elección de los candidatos a socios a veces además de las mencionadas afinidades personales es interesante buscar alguien que además de ellas cuente con determinadas habilidades para cubrir determinadas necesidades funcionales del Club.  Esto último hay que tenerlo especialmente en cuenta cuando se proyecta la fundación de un nuevo Club de Leones, a fin de hacer lo necesario para que el mismo pueda cubrir bien los principales cargos, conducta que luego deberá respetar a lo largo de su vida institucional.

El dirigente exitoso

Para referirme a algunos casos en los que es ventajoso que se disponga de personas idóneas en la materia comenzaré por señalar la función de conducción, para la que se requieren determinadas cualidades que deben ser buscadas y valoradas.  Por eso resulta muy importante contar dentro de la Selva con Leones que tengan aptitudes de liderazgo, o promover la adecuada capacitación de la Selva en ese sentido, porque eso es muy necesario para asegurar la buena marcha de la entidad.  En ese sentido debemos recordar que si bien es cierto que algunos tienen condiciones para ser líderes que son innatas, también debe reconocerse que otros aprenden a serlo capitalizando su experiencia y espíritu de superación.

No obstante lo dicho cabe aclararse que para ser un líder auténtico en determinada actividad humana hay que poner en evidencia voluntad y vocación de serlo, porque sin esa intencionalidad le faltará empuje y su conducción no alcanzará potencia o significación.

Oportunamente definí esta actitud expresando que "Liderar o dirigir significa guiar, llevar, conducir algo hacia una meta u objetivo por el camino más corto y conveniente.  No se trata solamente de llegar a un punto sino hacerlo de manera que el logro se obtenga de la mejor manera posible, obteniendo los resultados buscados con habilidad, criterio y con el mínimo sacrificio" (Compendio sobre formación de dirigentes Leonísticos, Pág. 6).

Lo señalado es muy importante porque en la conducción de un Club de Leones no deben faltar buenos dirigentes Leonísticos.  Si se carece de buena conducción el accionar de la entidad tendrá un desenvolvimiento mediocre y eso se verá reflejado en los magros resultados que arrojarán los esfuerzos por servir a la comunidad.

Por eso, si dentro del grupo hay personas que saben conducir y administran con habilidad sus condiciones de mando, y que llegado el caso se animan a enfrentar con firmeza y empuje el curso de los acontecimientos si entorpecen el logro de sus objetivos, los demás mostrarán orgullo y buena disposición para compartir esfuerzos y lo apoyarán voluntariamente..

Mirando a nuestro alrededor para comprobar el aserto en otras actividades de nuestra sociedad, verificamos que tanto en los gobiernos como en los negocios es necesario contar con dirigentes aptos y capaces de lograr éxito en su gestión.  Cuando esto se da, siempre se consigue una respuesta positiva, y eso mismo se puede decir de los Clubes de Leones.  Si quienes conducen no son aptos para la función y no están convencidos y motivados en los objetivos del Leonismo y en el liderazgo que pretenden ejercer, el saldo final será el fracaso o la obtención de un resultado mezquino que deslucirá el esfuerzo de los Leones y la imagen del Movimiento. Por eso la Selva tiene que preocuparse por desarrollar el liderazgo y formar de entre sus miembros futuros líderes para el Club, el Distrito y la propia Asociación.

El buen organizador 

En muchas ocasiones en nuestra actividad cotidiana hemos comprobado que resulta más fácil obtener los resultados que apetecernos cuando la realizamos en forma organizada, porque eso nos ahorra tiempo y esfuerzo.  Con mayor razón es más necesario proceder de esa manera cuando las metas perseguidas son de mayor envergadura y están referidas a los objetivos de una institución, grande o pequeña.  Cuando nos referimos por ejemplo a nuestra Asociación Internacional de Clubes de Leones contar con una adecuada organización es algo imprescindible y hace a la existencia misma de la institución, porque el Leonismo cuenta con más de 44.000 Clubes y más de 1.400.000 Leones que trabajan por servir a la comunidad en más de 180 países y regiones del mundo.  De igual manera en los Clubes de Leones es necesario y conveniente por ser parte de esta gran organización, para atender lo que en ese sentido le reclama nuestra Matriz Internacional y le impone el tratar de alcanzar eficiencia en el logro de sus objetivos.

Para cumplir con lo indicado es indispensable tener orden, disciplina y dar correcta satisfacción a los aspectos de tipo administrativo y funcional que resultan ineludibles para que una conducción de tal magnitud funcione con éxito.. Por eso la gestión de los Distritos y de los Clubes que funcionan en su jurisdicción deben prestar cuidadosa atención a aquello que refiere a su organización interna y a su relación con los demás.

Y esto no se debe perder de vista cuando se selecciona a los candidatos a socios, ya que en sus posibilidades futuras dentro del Leonismo debemos imaginario en perspectiva ideal más allá del propio Club, es decir valorarlo también hipotéticamente como dirigente potencial para ocupar mañana cargos o funciones a nivel de Distrito o de la propia Asociación Internacional.  Y corresponde que actuemos de esa manera para contribuir a mejorar la calidad del Leonismo en todos sus niveles, porque tanto el primero como la segunda se nutren de las Selvas de los Clubes cuando deben elegir sus funcionarios para la conducción regional, nacional o internacional.

Entonces, cuando consideramos a las personas de la comunidad para seleccionar candidatos a Leones tenemos que pensar no solo en las necesidades del propio Club sino hacerlo con mayor vuelo a fin de que entre ellos también figuren personas con capacidades que de alguna manera los habiliten para que en el futuro el Leonismo los pueda convocar para ocupar otras funciones relevantes dentro de la Organización.

Merece recordarse que en la estructura leonística existe una organización centralizada, que es la que tiene un ámbito de aplicación de carácter mundial, y por objeto asegurar el orden, la subsistencia institucional y el respeto y cumplimiento de sus objetivos y fines. Y una organización descentralizada que funciona en ámbitos jurisdiccionales más reducidos de acuerdo a pautas suministradas por ese primer nivel de conducción.

Muy brevemente diremos que el primer nivel está representado por la Asociación Internacional y en el segundo se desenvuelven los Distritos y dentro de ellos los Clubes, y que es a través de estos últimos que cobra vida y acción el conjunto, porque es allí de donde se eligen los dirigentes que operan en todos los niveles y se ejecutan los programas de actividades de la Asociación.

Se menciona todo esto para que se comprenda que al sumar membresía es importante tener presente que en alguna medida las incorporaciones de los Clubes deberían incluir personas que aumenten las posibilidades de la Organización de poder elegir en sus Selvas dirigentes de valía, capaces y de prestigio.  Por eso, siguiendo este enfoque realista que apunta contar cada vez con un Leonismo más calificado, es conveniente que dentro de lo posible tratemos de jerarquizar y aumentar la importancia  del Club dentro del Movimiento mejorando la capacitación leonística de sus miembros y procurando que en las nuevas incorporaciones se incluyan también a personas con conocimientos, experiencia o aptitudes en materia dirigencial, de organización o de liderazgo.

Si esto se logra se tendrá el orgullo de contar con una base calificada para preparar y ofrecer al Leonismo en todos sus niveles los dirigentes de fuste que este reclama.

El innovador o creativo

Cuando en otra publicación me referí a la conveniencia de sumar creatividad a la organización dejé sentado que siguiendo el buen criterio el intentar ser innovador no autorizaba a modificar lo existente porque si, sino que todo cambio debía hacerse dentro de un contexto y tener fundamentos razonables.  Que al exteriorizar un espíritu de iniciativa y de progreso destinado a mejorar lo actual debía medirse su repercusión en otras partes de la Organización para no atentar o menoscabar la armonía del conjunto.  En ese sentido reflexionaba que era natural aceptar que el León no era un autómata al que se intente programar anulando su personalidad, razón por la cual en lugar de eso simplemente se utilizan las orientaciones direccionadas hacia el logro de los objetivos de bien común, objetivos que por otra parte el León debe compartir por haberlos aceptado libremente al incorporarse al Leonismo.  Pero como además su finalidad es hacer que los esfuerzos de la membresía resulten lo más provechosos posibles, lejos de enervar iniciativas de perfeccionamiento en su ámbito de actuación, existe interés en que sumen creatividad e iniciativa en el mismo sentido, porque es deseable y ventajoso estimular la innovación positiva. (Compendio sobre formación de dirigentes, Pág. 32)

Por otra parte en la actividad leonística como en cualquier otra actividad humana no hay que ser rutinario y hacer las cosas de la misma manera porque "siempre se hizo así", porque pueden variar las condiciones en las que se desenvuelve la sociedad y lo que fue bueno ayer hoy ya no lo es, siendo aconsejable introducir algunos cambios para seguir obteniendo buenos resultados.  Esto es muy importante en la actualidad porque los profundos cambios que ha sufrido el escenario donde debe actuar el Leonismo requiere que se agudice el ingenio de los Leones para subsistir con éxito en su tarea.  De ahí que resulte interesante sumar creatividad a la Organización invitando a participar de la vida leonística a personas innovadoras y con visión de cambio para estimular la actualización positiva.

El que es ejecutivo

El ejecutivo es aquél que está acostumbrado a abreviar pasos para lograr sus objetivos y sube con dinamismo y sin dudar por una cuesta empinada si esta lo conduce a la meta.  En el caso de la conducción leonística, por sus características se tienen que tener presente ciertas reglas de convivencia porque un Club de Leones es una entidad sin fines de lucro integrada por personas que son voluntarios en el servicio, en su mayoría con múltiples ocupaciones y que renuncian a una porción más o menos importante de su descanso, comodidad y sobre todo al tiempo que podrían disponer en su propio beneficio. para brindarlo a su comunidad.  Por eso no se debe pretender ordenar, ser "reglamentarista" o actuar con “mano dura" porque eso sería hacer mal uso de la autoridad.  En cambio da muy buen resultado convencer y motivar para estimular y entusiasmar a los integrantes de la Selva a que cumplan sus tareas o funciones con espontaneidad y espíritu de colaboración, porque sin esta habilidad en la conducción cuando se emprendan actividades que requieren su apoyo difícilmente se logren los resultados esperados.

Con la aclaración que antecede, la necesidad de contar con liderazgo y conducción es indispensable, por lo que es imperioso que dentro del grupo se cuente con Leones con aptitudes ejecutivas.  Si se falla en este aspecto se corre el riesgo de que el accionar del Club se torne inoperante y se diluya en actividades anodinas para los propósitos perseguidos, lo cual es negativo y provoca en algunos la tentación del alejamiento o la retracción, en particular de aquellos que desatienden su familia u otras actividades por entender que están haciendo un sacrificio inútil.

Por eso, como ya hemos dicho, es importante traer a la Selva a personas con buen sentido de la autoridad, que sean ejecutivos y diligentes para que contribuyan a que con orden y disciplina se concreten iniciativas sin necesidad de ser autoritarios.  Se formula esta advertencia porque para que el grupo funcione bien se debe ser ejecutivo pero sin olvidar que se está tratando con personas evolucionadas muchas de las cuales están más habituadas a dar órdenes que a recibirlas, por lo cual hay que lograr una buena dinámica interna orientando y evitando el mal tan común de "discutir por discutir”.  Eso se obtiene fácilmente recordando que un buen ejecutivo dentro del Leonismo tiene presente que los Leones desean ser tratados con respeto, comprensión y amable cortesía, y que el Presidente debe predicar con el ejemplo.

Repartir el trabajo entre todos

Uno de los rasgos característicos del Leonismo es que tiene una organización democrática, lo que se ve reflejada en el hecho de que los niveles de conducción son elegidos por el voto de los Leones, ya sea en forma directa o por medio del voto de sus delegados.  Así por ejemplo la Junta Directiva de los Clubes son elegidas por los integrantes de sus Selvas, y los Gobernadores de Distrito, los Directores Internacionales, los Vicepresidentes y el Presidente Internacional, lo son por el voto de los delegados de los Leones que forman los Clubes, en Convenciones convocadas al efecto, en virtud de los derechos que tienen de elegir libremente y ser elegidos.  Como contrapartida todos tienen obligaciones concretas tales como participar activamente en el logro de los objetivos leonísticos, lo que incluye las actividades administrativas, las de servicios y las de recaudación de los fondos, lo que tiene que hacerse con el esfuerzo y la colaboración de todos.

Lo señalado reafirma el concepto de que cualquiera fueran sus aptitudes las personas que se inviten a integrar el Club deben conocer y aceptar cumplir voluntariamente con su parte en la tarea común.  De ahí entonces la importancia de hacerles comprender a los candidatos que el Leonismo necesita protagonistas y no espectadores, por que la eficiencia se pretende alcanzarla compartiendo el esfuerzo y las responsabilidades entre todos.

6. Fundación de Clubes de Leones.

* Nuevas formas de solidaridad.

Al referirme a nuestra realidad social actual expresé en mi trabajo "El desafío que plantea el nuevo milenio", Pág.10, que ante las nuevas formas que ha adquirido el mercado se asiste a la presencia inmaterial pero real del fantasma de la exclusión social de grandes masas poblacionales y por eso se afronta hoy el gran desafío de proveer la solución de este problema, y también al de la marginalidad y el desempleo.  Como consecuencia de estos males sociales surge de inmediato la necesidad de tratar de corregir las distorsiones e injusticias que plantean desde el punto de vista humanitario esos aspectos no deseados, que en el balance de resultados de la globalización se le contraponen a los importantes logros que ésta ha obtenido en otros campos de la evolución económico social.

Más adelante señalé que la Argentina fue construyendo paso a paso variadas formas de capital social y recordé que algunas de ellas tenían larga tradición, como los Clubes de Leones que aparecieron entre nosotros en el año 1954, y otras de creación más reciente que nacieron para dar cabida a los sentimientos de solidaridad que se manifestaron para mitigar situaciones críticas de la comunidad que afloraron gravemente en los últimos años.  Ante estos hechos la sensibilidad comunitaria planteó la necesidad de propiciar el apoyo social y humano, y la llevó a embarcarse decididamente en el esfuerzo de ayudar a otros desinteresadamente.  Aparecieron así entidades de diferentes características para ocuparse de la atención de determinadas necesidades sociales, como son por ejemplo los comedores comunitarios que funcionan en barriadas carenciadas, las asociaciones para atender aminorados motrices, mentales o de otro tipo, los grupos de auto ayuda como "alcohólicos anónimos" y los de otras patologías sociales y fundaciones que de alguna manera apuntan al bien común, etc.

Se advierte entonces que esta realidad reafirma la importancia de lo tratado en los puntos 3 y 4 donde se destaca que debe informarse con propiedad sobre el Leonismo para que se conozca bien lo que es y lo que hace, sin perjuicio de reconocer la obra que realizan estas otras entidades de bien público.  Sin menoscabo para nadie, porque eso no corresponde, se deben marcar las diferencias que existen, pudiendo citarse el contenido integral que tiene la filosofía de nuestro Movimiento, la amplitud de sus objetivos y fines, la importancia y trascendencia de la obra de bien que cumple a nivel local, regional y mundial, la envergadura de la Organización y su reconocimiento y aceptación, por la Naciones Unidas, el apoyo institucional recíproco que se cumple a con participación de, nuestra Fundación Internacional y, además el sentimiento de amistad y compañerismo que cultiva no solo en lo que hace a la convivencia comunitaria dentro de la sociedad sino también entre pueblos y naciones.

Por otra parte es oportuno traer a colación que un estudioso de estas cuestiones, Gabriel Berger, Master de Organizaciones Sociales de Brandels University de EEUU, en un artículo publicado recientemente destaca que en los últimos cinco años hemos sido testigos de un interés sin precedentes en las entidades sin fines de lucro como actores centrales en el proceso de desarrollo social, y que eso se ha manifestado en la toma de conciencia de papel fundamental que estas organizaciones desempeñan en la búsqueda de soluciones a los problemas sociales y comunitarios.

Una prueba de lo dicho la brinda un documento firmado en Buenos Aires el 28 de Octubre de 1999 entre el Foro del Sector Social y un nutrido grupo de empresarios de primera línea de nuestro país por medio de¡ cual se establecen las bases para una cooperación proactiva entre el empresariado y la sociedad civil.  Estas bases contienen diez cláusulas cuyo detalle figura en el folleto que se menciona más arriba.  Aquí, por razones de espacio solo citaré el que expresa que "La construcción de alianzas entre empresas, Organizaciones no Gubernamentales y el Estado y programas y proyectos destinados a la resolución de los grandes problemas de nuestras comunidades permitirá crear estrategias innovadoras, movilizar nuevos recursos y generar un clima de confianza en nuestra sociedad”. Y otro en el que se acepta que "... la sociedad solo puede satisfacer las demandas humanas, ambientales y sociales cuando existen medios materiales para sufragarlos."

Considero de utilidad que estos antecedentes sean tenidos en cuenta cuando se hable sobre la fundación de un nuevo Club de Leones, porque refieren al horizonte que se presume habrá de presentarse en el futuro inmediato.

* Elección del lugar de fundación.

La oportunidad para la fundación de un Club de Leones puede surgir de circunstancias diversas, pero aquí nos referiremos a la búsqueda intencionada de tal fundación y a los procedimientos habituales para lograrla, aunque no necesariamente siempre deba procederse en esa forma.  Si no se presenta ninguna circunstancia que aconseje actuar de otra manera, elegir primero el lugar donde se presume existen posibilidades de éxito para la fundación y luego dar los pasos necesarios para concretar la iniciativa.

Ante las dificultades económicas existentes y la crisis por las que atraviesan las economías regionales es dable esperar que, en principio, el aumento en el numero de Clubes de Leones habría de producirse en las zonas urbanas, porque es en ellas donde existen mayores posibilidades para la extensión y la incorporación.  En efecto, haciendo una relación entre la población de los centros urbanos y la cantidad de Clubes de Leones que existen en ellos se advierte que hay muchos hombres y mujeres que son líderes en sus respectivos campos de actividades: empresas, negocios o profesiones que no han sido invitados a unirse al Leonismo.  Y si presumimos que muchas de estas personas reunirán las calidades humanas que los harían buenos Leones, sería interesante pensar en analizar la situación con vista a invitar a muchos de ellos a que aporten una parte de sus habilidades, capacidades y energías al voluntariado del servicio leonístico.

* Motivación realista y convincente.

Cuando la iniciativa es fundar un nuevo Club en el lugar donde funciona el nuestro, todas las gestiones para ello pueden ser encaradas directamente por dos Leones de la Selva que luego, si han logrado éxito, serán los padrinos personales de fundación.  Pero cuando en cambio se trata de otra localidad o ciudad se tiene que obrar de manera diferente, porque es necesario previamente buscar una persona del lugar que será clave para en torno a ella centralizar los esfuerzos.  Es importante y ayuda que sea alguien conocido y de prestigio en el medio, que de alguna manera cuente con posibilidades de convocatoria de otras personas con las calidades requeridas por el Leonismo y haya demostrado interés o que se lo pueda interesar en la iniciativa.

Cuanto se ha dicho sobre información y motivación leonística debe ser transmitido a esa persona clave para que conozca bien de lo que se trata y en base a ello interesar a otras personas sobre la iniciativa de fundación de un Club de Leones.  A partir de allí los Leones a cargo de la fundación en sucesivas reuniones deben completar esa tarea en forma motivadora tomando como base lo que es aconsejable explicar cuando se trata de incorporar a una persona al propio Club.

En esas reuniones podría expresarse que la invitación que se les formula es por considerarlas personas calificadas de esa comunidad a quienes les interesa la solidaridad social y el bien común.  Que los sentimientos humanitarios que se le atribuyen es una de las razones por las que ahora les ofrecen la oportunidad de incorporarse a la organización de servicios más importante y prestigiosa del mundo, reconocida y distinguida por las Naciones Unidas en mérito a la extraordinaria obra de bien que cumple en favor de la Humanidad.  Que en nuestros Clubes se aspira reunir hombres y mujeres de espíritu generoso, activos y participativos que tengan sensibilidad social. Que dentro del grupo de Leones se cultiva la amistad por la amistad misma y no como medio de obtener provecho personal. Que el ideal de servicio desinteresado habrá de proporcionarles importantes satisfacciones espirituales que los harán sentirse bien y necesarios dentro de su comunidad.

Entre sus derechos pueden mencionarse el de votar y ser votado y aspirar a ocupar cualquiera de los cargos en la conducción de su Club, del Distrito y de la propia Asociación Internacional siempre que su postulación reúna los requisitos para acceder a esos cargos o funciones y sean elegidos por sus pares en la forma establecida para ello.  Además podrán participar en las decisiones y actividades que realice el Club y en la vida leonística a nivel local, regional, nacional e internacional.

En cuanto a las obligaciones éstas refieren a que deben compartir los propósitos de bien común que animan al Leonismo y ayudar voluntariamente a lograr sus metas, aclarando que dentro de este concepto están incluídos la obligación de asistir regularmente a las reuniones del Club, pagar puntualmente sus cuotas societarias, brindar su colaboración en las actividades de la Selva y mantener una conducta compatible con la imagen, el prestigio y el espíritu de solidaridad que caracterizan al Leonismo.

* El seguimiento de orientación.

Cumplimentado los trámites administrativos inherentes a la fundación y realizada ésta, el nuevo Club entrará a funcionar en forma provisoria hasta recibir formalmente su Carta Constitutiva, y lo hará con la Comisión Directiva que se haya elegido al efecto.  En estos primeros tiempos la natural inexperiencia de la iniciación hace necesario que el Club padrino le preste atención especial para facilitar su desenvolvimiento, sin perjuicio de la activa participación que en ese aspecto le cabe al León Orientador, que es el León de la Selva propuesto a la Asociación Internacional en el momento de la fundación para que cumpla con esa tarea en forma particular.  Este León Orientador puede ser uno de los Leones Padrinos personales u otro León que se considere conveniente designar para esas funciones para el primer año de actividades del nuevo Club.

Esta tarea de seguimiento de la fundación para que ésta se consolide debe referirse al manejo administrativo o funcional del Club y también al apoyo moral y a la presencia de Leones y Leonas del Club Padrino para confraternizar y hacer que los nuevos Leones y Leonas gocen de expresiones de afecto y simpatía para sentirse realmente a gusto en el Leonismo.  Estos son aspectos de relaciones humanas, fundamentales hasta que se sientan verdaderamente integrados y puedan funcionar solos.

7. La parábola del tonel.

Cuando se considera el tema del crecimiento del Leonismo casi siempre se pone el acento en la incorporación de socios y en la fundación de nuevos Clubes, prestándose poca importancia a la retención o para expresarlo en otros términos, a hacer lo más conveniente para asegurar su permanencia dentro del Movimiento.

Para referirme a la cuestión desarrollaré una breve parábola en la que debemos imaginar a alguien que necesita disponer de agua en abundancia para atender sus necesidades y construye un tonel de madera con la capacidad requerida. Cuando lo hace no pone mucha atención en la tarea y por ello el recipiente no resultó hermético, no obstante lo cual lo habilitó de inmediato y junto con amigos que lo ayudaron en la tarea trajeron agua de una pequeña cascada y lo llenaron.  Como consumía diariamente una cantidad determinada se había hecho una rutina de reponerla una vez por semana transportando trabajosamente el líquido elemento desde la cascada.  Pasado un tiempo advirtió que en el tonel habían aparecido algunas grietas y por ellas goteaba agua, pero como a simple vista la pérdida no parecía grave tampoco le prestó mucha importancia y siguió con su rutina.  Pero un buen día por curiosidad se asomó al borde del tonel para mirar y comprobó con sorpresa que en su interior su contenido ya casi no quedaba agua.

Había ocurrido lo que era previsible. Ocupado solo en  sus tareas y sin prestarle mayor atención a las grietas del tonel, la suma de las pérdidas que a él le parecieron sin importancia, en poco tiempo más harían que el recipiente quedara vacío e inútil para la finalidad para la que lo había construido.

En el caso de los Clubes de Leones ocurre algo semejante porque si no lo fundamos correctamente y le dejamos grietas por donde se perderán Leones por falta de integración.  Y si tampoco nos interesamos por corregir y prevenir otras bajas, las pérdidas se agravarán y con el tiempo concluirá de la misma manera, es decir, el Club ya no servirá para el fin para el que fue creado.  Por eso, a fin de que no ocurra lo mismo que muestra la parábola del tonel, se le debe prestar a la Selva del Club la atención que se merece porque sino esto afectará negativamente los valiosos esfuerzos que se realicen para crecer por medio del aumento de la afiliación y la extensión.

8. El cuidado de la Selva.

En la página 14 del "Compendio sobre formación de dirigentes" formulé recomendaciones sobre facetas de la convivencia que debe existir en el grupo que conforma el Club y recordé una recomendación de nuestra Asociación que indica que se actúe de manera que en las relaciones internas prime un ambiente de comprensión y amistad para aumentar el placer de servir. En ese sentido señalé que el León por su protagonismo es una persona fundamental dentro del Leonismo y debe dársele el lugar que por ello se merece.  También mencioné que no es una simple cifra estadística en el Club sino considerarlo y tratarlo como el ser humano que es, que lleva en su interior sentimientos, emociones y prejuicios y, como nosotros, puede cometer errores. De manera que lo razonable es ser tolerantes y comprensivos y practicar sinceramente el compañerismo y la amistad, y que actuando en ese mismo sentido, acoger con generosidad y simpatía a los nuevos Leones y a sus cónyuges.

Nuestra relación será más positiva si comprendemos que un León no es una persona cualquiera con quien se discute o discrepa sino un amigo con el que se cambian puntos de vista animados por el común deseo de servir.  En síntesis, de lo que se trata es de hacer lo conducente para que quienes en la Selva del Club comparten nuestra vocación de servicio humana, generosa y solidaria se sientan a gusto y con ánimo de seguir cultivando esa relación.  Para tratar que esto sea una realidad a continuación se promueve la adopción de ciertas pautas de conducta orientadas a lograr ese objetivo.

Ubicar bien para que todos participen

Es conveniente respetar que el Club se organice de manera democrática donde se promueva la participación de todos y se pidan y tomen en cuenta los puntos de vista y las opiniones de los demás, sobre todo antes de adoptar decisiones de fondo.  Esta forma de actuar implica una gimnasia funcional que bien aplicada posibilita que los Leones interesados en expresarse y hacer aportes sobre las cuestiones en análisis lo hagan sin falsas inhibiciones, facilitando su integración y las posibilidades de desarrollar sus propias aptitudes y capacidades de dirigentes.

La conformación de la Junta Directiva y de los Comités brindan la oportunidad de ubicar a todos los integrantes de la Selva de manera de asegurar que tengan ocupación y participación en las diferentes actividades que realice el Club.  Cuando se trata de un Club de reciente fundación es oportuno que al asignar funciones se tengan en cuenta las habilidades personales de cada uno porque eso ayudará a que desde el comienzo se logren mejores resultados con menores esfuerzos.  Más adelante esta regla puede ser flexible cuando se conozcan mejor y alguien expresa deseos de colaborar en un área determinada y también porque a veces es beneficioso que exista rotación en las funciones y todos tengan oportunidad de variar de tarea.  De lo que hay que asegurarse es de que dentro del accionar del Club todos estén ocupados para tratar de que participen y sean actores y no espectadores de lo que se está haciendo.

Si por cualquier circunstancia, en el esquema de organización funcional del Club alguien no tuviere asignado cargo o función, el Presidente deberá tener presente esta circunstancia para invitarlo a que realice determinadas tareas o gestiones a fin de que el León sepa que es necesario y se lo tiene en cuenta.  Por otra parte el Presidente sabe que siempre deberá delegar parte de su autoridad en otros porque él no podrá ocuparse de todo, decirlo todo o escuchar todo.  Y si es hábil y respeta principios de buena organización planificará su acción para prever esta delegación antes de que la cantidad de trabajo a su cargo se haga excesiva.

Instruir e informar con tacto

En el punto 4 de este trabajo me referí a la importancia que tenía la información sobre Leonismo y la necesidad de capacitarse de sus seguidores.  Es por ello que en la vida interna del Club debe preverse la posibilidad de desarrollar de manera permanente junto con la información una especie de docencia leonística porque ambos aspectos tienen significativa importancia en la identificación con el Movimiento y en la voluntad de permanencia dentro del mismo.  Por eso, quienes tienen a su cargo realizar esta tarea formativa tienen que contar con motivación y el conocimiento necesario sobre los temas que abordan y creer en lo que dicen para que aumenten sus posibilidades de transmitir sentimiento, interés y entusiasmo.

La información y la motivación hay que suministrarla en forma generalizada, pero en instrucción leonística hay que reforzar el tratamiento a brindar a los Leones de reciente incorporación porque éstos necesitan conocer aspectos del funcionamiento leonísticos que podríamos denominar "de base" que se estiman conocidos por los Leones que llevan años en el Leonismo, y reiterarles ciertas explicaciones les ocasionaría poco interés.  En cambio para los que recién comienzan a transitar por nuestro Movimiento son aspectos que necesitan saber para comprender las otras facetas que van conociendo con el transcurrir del tiempo.  De manera entonces que los socios de más reciente incorporación tienen que contar con una parte de instrucción leonística de base personalizada, esencial e integradora.

Respetar el tiempo de los demás.

Cuando se trata de incorporar socios y se buscan candidatos entre empresarios importantes, profesionales exitosos y personas de características similares cuyo aporte podría ser de mucha ayuda para enriquecer el potencial de la Selva del Club, una de los impedimentos que traban la gestión es que aducen carecer de tiempo disponible para destinarlo al Leonismo.  Y esto pone sobre el tapete la cuestión de si podemos decirles con sinceridad que en nuestro Club no tendrían problemas porque respetamos el tiempo de los demás. Este, es un tema para pensar por qué habitualmente no se le presta la atención que merece, sin advertir que cuando no se lo respeta pueden malograrse inquietudes y la voluntad de algunos de colaborar con el Leonismo.

Debemos aceptar que es un tema que merece atención para actuar organizadamente sobre él y mejorar nuestra puntualidad como una regla acordada cordialmente entre todos a fin de gozar del mismo tratamiento y consideración recíproca.  Recordar que por lo general los Leones son personas muy ocupadas, que renuncian generosamente a parte de su tiempo productivo o de descanso y lo dedican a las actividades del Club, y si eso no se tiene en cuenta como se debe menospreciamos la cuota de sacrificio y entrega que implica esa dedicación al Leonismo de una persona a la que consideramos amiga.

En el primer caso una conducta desaprensiva con el tiempo de otros nos obliga a renunciar a insistir por comprometer a alguien que podría ser un aporte de valía para el Club para no actuar de manera engañosa.  Y en el segundo el resultado final tiende a lo mismo, porque a los afectados por esta forma de actuar no les caerá bien ni la verán con agrado, por lo que no es aventurado imaginar que retraerán su participación hasta que finalmente el Club los perderá.

De manera entonces que es bueno abordar el tema en la Selva para que esta realidad no pase inadvertida, a fin de que con un poco de buena voluntad amistosamente valorar el tiempo de los demás poniendo más empeño en ser más puntuales. Y también que en las sesiones de trabajo obrar de manera de colaborar para que todos puedan aprovechar mejor las horas que le dedican al Leonismo.

Demostrar interés por los otros socios.

Para que la convivencia leonística de los Leones dentro del Club sea convocante y éstos se sientan a gusto en las reuniones y en las actividades de trabajo leonístico debe primar en ella un clima de compañerismo y de amistad, y eso se logra si en la Selva se exteriorizan gestos y actitudes similares.  En ese sentido si se cultiva un diálogo agradable desarrollado con cordialidad y cortesía constituye buena base de comunicación dentro del grupo. También es oportuno considerar que pueden presentarse opiniones diferentes sobre un mismo tema, y que en caso de haber discrepancia tener presente que no es necesario levantar el tono de voz o sentirse molesto porque no hay que olvidar que no se conversa con una persona cualquiera sino que simplemente se intercambian puntos de vista con amigos con los cuales se comparte el común deseo de servir a la comunidad.

De igual manera debemos pensar que todos somos seres humanos y por ello imperfectos, que podemos cometer errores o equivocarnos, por lo que es necesario que haya comprensión y tolerancia recíproca.  Que no siempre podemos mostrar el mismo estado de ánimo y no extraer como conclusión que hay gestos de mala voluntad, porque las personas pueden enfrentar dificultades o pasar por situaciones circunstanciales adversas que nada tengan que ver con el Leonismo.  Por eso, si hallamos a algún León de la Selva con mal humor sin una razón a, la vista, o con muestras de estar con ánimo deprimido debemos prestarle atención e interesarnos por él brindándole amistad y comprensión, porque es importante que sienta que está entre amigos.

Es una buena medida designar a uno de los Leones del Club para que pregunte y se interese cuando hay Leones que faltan sin aviso o cuando está enfermo, porque para el que falta o está enfermo es una demostración de que se lo tiene en cuenta y que su ausencia o su estado de salud le importa a la Selva.

Evitar los aislamientos dentro del grupo.

Un problema muy molesto que suele enquistarse en la Selva es la formación de pequeños grupos cerrados que le dejan al resto la sensación de exclusión.  Y peor aun, cuando se incorporan a Leones nuevos y no se los recibe como corresponde, porque ante la descortesía es natural que se sientan como extraños y mal acogidos por la Selva.  El primer caso suele ocurrir muchas veces sin intención de provocar aislamiento porque en las reuniones a veces se busca la compañía de aquellos con quienes se tiene mayor afinidad por razones de edad, de profesión o cualquier otra causal.

Esto no es grave si no se crea la sensación de "grupo cerrado" y que se forma a veces pero no siempre.  En cambio si siempre se juntan los mismos, se reservan lugares o se adoptan actitudes similares eso no es bueno para un clima interno donde todos merecen igual trato y consideración.  Y en el caso de las personas que recién ingresan, si no se les brinda una cordial acogida y se los trata con cortesía para integrarlos en forma efectiva al grupo se sentirán perdidas y molestas por esa recepción inamistosa, con lo que su ánimo inicial quedará predispuesto negativamente.

Tratar que siempre exista armonía.

La autoridad es muy importante para que el conjunto funcione con orden, disciplina y respeto mutuo, pero también con cordialidad y armonía.  Por eso es fundamental que el Presidente del Club tome como primer objetivo crear con firmeza las condiciones para que en las relaciones interpersonales exista mutua comprensión y aceptación recíproca para que todos convivan en armonía y trabajen con comodidad.

En caso que se adviertan dentro del grupo algunas manifestaciones que entrañen hostilidad debe actuarse con moderación pero con firmeza para desalentar esas actitudes y que paulatinamente vayan desapareciendo en el trato dentro de la Selva.  Solo así se tendrá la seguridad de que las relaciones personales sean más estrechas y amistosas, favoreciendo que se logre una convivencia grupal con disposición de participación y colaboración.

Si además se piden y toman en cuenta las opiniones de los integrantes de la Selva para que intervengan en el tratamiento de los temas y desarrollen sus aptitudes, ello aumentará la cohesión y armonía del conjunto.

Prevenir enfrentamientos.

Sin perjuicio de lo expresado precedentemente, como la Selva de un Club de Leones alberga en su seno personas con diferentes temperamentos y en ocasiones se plantean situaciones delicadas por desinteligencias, algo que no nos debe preocupar si sabemos enfrentarlas y resolverlas con tacto antes que pasen a mayores.  Cuando en una reunión el Líder del grupo advierte que se está gestando un enfrentamiento enojoso debe intervenir de inmediato y actuando con cortesía y diplomacia calma los temperamentos para que la discusión vuelva a su cause.  Si para ello de alguna manera debe actuar como una especie de árbitro en esa función tiene que tratar de conciliar los puntos de vista de ambas partes de manera que no haya ningún ganador absoluto, sino que todos cedan algo para tranquilizar los ánimos y que vuelva la armonía, cosa que sería más difícil de alcanzar si hubiera un solo perdedor.

En este trabajo se insiste en la importancia de la unidad de acción y la voluntad colectiva de trabajar en equipo, y por eso debe cuidarse que lo que son cosas del momento se superen realmente y no dejen secuelas que hagan que alguien se retraiga o adopte actitudes pasivas.

Ayudar a que se cultive la amistad.

La amistad es una de las expresiones más nobles del espíritu humano y en su nombre se realizan acciones de hondo contenido emocional que responde a un amor puro hacia el otro, exento de apetencias materiales.  El acto de servir a nuestros semejantes a su vez en última instancia implica también un acto de amor social hacia los menos favorecidos, y quienes se reúnen para trabajar en común para servir es lógico que cultiven entre ellos la amistad como una forma de compartir y trabajar por ese noble sentimiento.  Por eso nuestro Código de Ética nos señala la recomendación de cultivar la amistad como un fin y no como un medio.

Por eso hay que comprender la importancia que tienen para la vida interna de¡ Club determinadas conductas sociales, tales como la comprensión, el entendimiento, el respeto y la consideración mutua y otras formas que pueden caracterizar la convivencia de los Leones en un ambiente de sincera amistad.  Y es bienvenido todo lo que se haga en ese sentido porque conducirá a afirmar la vocación de servir a nuestros semejantes, que es la razón de ser del Leonismo.

Actuar dentro de la Selva evitando dejar dudas.

En otra parte de este trabajo se remarcó que la información y la capacitación leonística ,juegan un rol destacado en la formación de los Leones, en particular en aquellos que más necesitan saber por haberse incorporado recientemente y que por ello no merecen quedarse con dudas.  Por eso constituye un error que debe ser corregido el presumir que todos los demás saben tanto como uno de las disposiciones reglamentarias o funcionales cuando se le transmiten ambas cosas a la Selva. Quien está cumpliendo con esa función debe tener en cuenta la importancia que tiene para los que desean conocer y capacitarse recibir ese material de manera que sea comprensible para ellos, es decir, que con un poco más de atención no les dejen dudas, porque a lo mejor después no se vuelve sobre el tema y habrán perdido una buena oportunidad para aprender.  Es en ese momento que deben brindarse las cosas de manera clara y precisa para que los que no saben se capaciten, compatibilizando información con instrucción leonística.

Es por ello que los Leones experimentados deben tener presente esa labor, si se quiere de pedagogía leonística, debe vivirla siempre y practicarla a cada minuto, pero de manera no llamativa ni que haga presumir en él petulancia o arrogancia, entre otras cosas porque su gesto de ayuda está dirigido a personas adultas, consolidadas en su personalidad y que merecen un trato respetuoso y considerado .

Ser parco en la crítica y generoso en el elogio.

Uno de los objetivos del Leonismo es "unir a los socios en vínculos de amistad, buen compañerismo y mutuo entendimiento", y por eso nuestro Código de Ética entre otras cosas recomienda que debemos "ser parco en la crítica y liberal en el elogio...". Pero lamentablemente se observa que en general en la convivencia leonística se está olvidando esta recomendación y pareciera haber caído en desuso el premiar con algunas palabras amables que deben decirse en el momento y lugar oportunos, ya sea dentro del Club o en otros escenarios, algún logro, esfuerzo o realización leonística individual o colectiva que lo merezca.  Es natural y lógico que ese reconocimiento ha de constituir un amable estímulo espiritual para quienes se brindan generosamente a través del servicio "sin pedir nada por ello".  Es una demostración de simpatía y de cordialidad que alegra y es bienvenida por todos. Cuando se distingue discretamente al que trabaja y se preocupa de otros que pecan por indiferentes, se estimula el entusiasmo de los que hacen y el afán de imitación de los segundos.

No sabemos si esta actitud mezquina es consecuencia del malhumor que se ha instalado en los últimos tiempos en amplios sectores por las condiciones imperantes en la sociedad, pero comprobamos con preocupación que en la convivencia leonística las relaciones interpersonales se han ido enfriando y perdiendo en parte ese atractivo de épocas mejores en las que se exteriorizaban en forma ostensible las demostraciones de afecto, de simpatía y de amistad que hacía muy grato los encuentros de la Selva.

El amable estímulo espiritual con el que se retribuye las manifestaciones efectivas de vocación de servicio es una forma de corresponder cordialmente a quién ha asumido por decisión propia el compromiso moral y personal de brindarse generosamente a su comunidad a través del Leonismo.  Si se cumple en este aspecto como recomienda nuestra Asociación debe pensarse que eso, junto con un trato cortes y afectuoso constituyen elementos de una buena relación cordial y amistosa, marco social dentro del cual se pretende que sea realizado el servicio comunitario, es decir, procurando fraternal y sincera armonía donde existan actitudes generosas y no mezquinas.

Como consecuencia de lo dicho es aconsejable que se asegure dentro del accionar del Club que se atiendan y se respeten las mencionadas recomendaciones de nuestro Código de Ética.

Practicar esta operación de suma:

Información + Participación + Motivación + Capacitación = INTEGRACIÓN

Se considera que cuando se ha logrado la integración efectiva de un León a la Selva se han cumplido con los pasos que son necesarios para que esa persona tenga una formación leonística que enriquezca y potencie el capital humano de nuestro Movimiento, y en la que se podrá contar con un valor seguro y confiable para cumplir con sus fines.  Según lo que hemos desarrollado hasta aquí, para arribar a este resultado final como primer paso se le debió proporcionar información sobre la esencia de la filosofía de nuestro Movimiento y sobre la obra de bien que ha cumplido y sigue prestando en forma ininterrumpida el Leonismo.

También se le ofreció participación en la convivencia leonística y en las actividades cumplidas por el Club a todos los niveles.  De esa manera fue posible que asumiera en forma directa la realidad de lo que predica y hace la selva para servir a la comunidad.  Además, en las ocasiones que se consideró que eran propicias se le brindó la motivación que significa ser León, en función de la extraordinaria tarea que cumple el Leonismo, mencionando obras y servicios cumplidos en el orden local, nacional y mundial.

Finalmente se prestó atención y preocupación por contribuir a su adecuada capacitación leonística para que conociera la estructura y las principales disposiciones funcionales de la organización de nuestra Asociación en general y de nuestro Club y de nuestro Distrito en particular a fin de que se sintiera seguro de sí mismo cuando eran abordados distintos temas y cuestiones leonísticas.  Esto a su vez desarrolló sus posibilidades de ser dirigente y ocupar cargos tanto en el Club como fuera de él.

Todos estos pasos están contemplados sintéticamente en el presente trabajo y, si se sabe atender al cuidado de la Selva como se aconseja, el resultado será la integración efectiva de los Leones al Leonismo.  Si así no ocurriera la persona que no concluyera integrándose es porque en ella no existe voluntad o interés suficiente para servir a través del Leonismo, según lo que establece su filosofía.

Formar en el Club un equipo sin suplentes.

Cuanto se ha venido desarrollando en este punto tiene por finalidad crear conciencia dentro de la Selva del Club que debe primar ella un clima de respeto y consideración recíproca de manera de que todos participen con gusto de la convivencia y de las actividades que deben desarrollarse para cumplir con sus fines.  Ese ambiente es el ideal para que progresivamente se consolide en cada León el espíritu de humana solidaridad y se expandan en su corazón y en su pensamiento los valores de la filosofía leonística.

Si la relación entre los hombres y mujeres del Club logra volverse grata y convocante eso ayudará también que cuando llevemos nuestra ayuda a los menos favorecidos aflore con naturalidad en nosotros el hacer el servicio con la mano franca y generosa, plena de comprensión y con el calor que produce la sincera sensibilidad social hacia el otro, lo que ocurre cuando existe identificación leonística

Si en el Club formamos un verdadero equipo que no solo comparte una filosofía trascendente sino también los esfuerzos y la dedicación que demanda transformar en realidades sus principios, la suma de voluntades hará que todos sean artífices de los importantes. logros que se alcancen y gocen con todo derecho de ese éxito. Y podrán decir con legítimo orgullo "eso lo hicimos nosotros porque somos un equipo sin suplentes".

9. Cómo aprovechar mejor estas orientaciones.                                               

En la reflexión final de un trabajo anterior anticipé cuanto se podía hacer desde la conducción leonística a nivel de Distrito para que hubiera:

Más Leones de calidad,

más Clubes de calidad,

y más Dirigentes de calidad

que conduzcan a un Leonismo de más calidad.

Y agregaba que esta tarea no podría agotarse en un solo ejercicio sino que requería persistir en ella como una rutina (La conducción leonística a nivel de Distrito, Pág. 36).

El trabajo desarrollado en el presente folleto persigue prestarle más- atención al cuidado de la Selva, pero en última instancia apunta al mismo propósito, como pre requisito del firme crecimiento del Leonismo con calidad.

Como en el caso mencionado, aquí se intenta provocar entre sus integrantes una actitud leonística tendiente a revalorizar la importancia de los Leones, ya sea de los que revistan en la actualidad en el Club como de los que se procure incorporar al Leonismo en el futuro, ya sea en el propio Club o en los nuevos Clubes de Leones que se funden.  Y esto es así porqué se estima que tienen que ser los Leones los verdaderos protagonistas del cambio que buscamos producir en nuestro Movimiento para que el mismo retorne a la tendencia del crecimiento que lo caracterizó hasta tiempos recientes.

Sabemos que la tarea no será fácil porque implica revertir el estado de desánimo que aqueja actualmente a vastos sectores de la sociedad argentina por haber sido sometidos a episodios de frustración colectiva, de insensibilidad y marginamiento, estado espiritual al que muchas veces no han podido sustraerse los Leones y los Clubes de Leones.  Por eso estamos abogando luchar juntos para salir de ese estado de situación con decisión, voluntad e imaginación, apelando en primer lugar a aquellos que son más entusiastas dentro de la Selva para que encabecen el esfuerzo que conduzca a recuperar la motivación leonística y el gusto de ser León.

Con ellos habría que integrar el Comité de Afiliación, Extensión y Retención de Socios a quién debería encomendarse la tarea, para desarrollar una actividad convocante por medio de la cual hacer participar a la Selva en el conocimiento, discusión y difusión de los variados aspectos tratados en este folleto.  Esto pueden hacerlo siguiendo su propio criterio de acuerdo a cómo resuelvan manejar la propuesta, pero sin modificar su esencia.

Independientemente de aquellos aspectos o cuestiones que los integrantes del Comité deseen abordar en forma personal sería interesante considerar la conveniencia de asignar otros para que sean desarrollados por Leones de la Selva.  A los que fueran comprometidos para esa finalidad se les debería facilitar con anticipación este folleto para que puedan consultar sobre el tema asignado.  De esa manera los integrantes de la Selva en forma sucesiva tendrán participación activa en esta tarea.  Al momento de cumplir con la misión encomendada si lo desean podrían leer todo o parte del texto consultado, comentar lo leído y agregar su opinión al respecto.

Otra ventaja de brindar esta posibilidad de participación es que se le da oportunidad al León de exponer ante la Selva, y al tener en su poder el folleto eso además de consultar el tema del que deberá hablar le permite que se informe sobre otros aspectos incluidos en él mismo, y el conocer en forma directa más de su contenido siempre le resultará de utilidad.

En otro orden de cosas advertimos que hay ocasiones en las reuniones de trabajo en las que el grueso de la Selva juega un papel de mero oyente y tiene muy poca participación activa.  Si tal situación es algo circunstancial no tiene que llamar la atención, pero si eso ocurre en forma habitual merece ser considerada por todos para ver si es posible rectificar tal rutina.  Indudablemente que a veces el tiempo disponible es escaso y por ello no es posible dar participación a muchos, pero siempre puede estudiarse con participación de la Selva cómo hacer para que las reuniones permitan una mayor participación.  Cualquiera fuera el resultado los socios toman conciencia de que su participación en las reuniones está dentro de los márgenes que han comprobado que son posibles.

Repasando un temario hipotético de asuntos corrientes de las reuniones de Club ello indica que quien preside las reuniones debe aprender a administrar y contar con un buen manejo de los tiempos, porque si ello no ocurre será muy difícil lograr la participación de los Leones.  Pero cualquiera fuera la situación siempre será necesario contar con la colaboración de todos.

Una buena medida podría ser que el Presidente luego de informarse con anticipación a la reunión de los asuntos entrados, al iniciarse la misma hiciera una breve relación al ponerlos en conocimiento de la Selva, y aquellos que no fueran urgentes no resolverlos sobre tablas sino derivarlos distribuyéndolos entre los Leones presentes para que los estudien y produzcan un breve informe en la reunión siguiente.  Este procedimiento ofrece más participación y puede ser empleado en el tratamiento de informes de Asesores, correspondencia y escritos más o menos extensa que merezcan tratamiento especial, etcétera. Esto además permitiría descomprimir el trabajo del que preside, habría menos monólogos y evitaría que por falta de tiempo la Selva carezca de información y participación.

Lo expuesto solo pretende dar un ejemplo (que puede o no compartiese) y demostrar que apelando a la creatividad e imaginación pueden encontrarse formas para modificar rutinas a fin de que éstas se vuelvan más interesantes y conduzcan a que los socios se sientan.  En ese sentido se los puede invitar y animar a que aquellos que tuvieran ideas que podrían ser útiles para que el desenvolvimiento interno permita que sea más agradable, participativo y beneficioso para la convivencia leonística y la actividad de servicios, que las expongan para que se las conozca y poder intercambiar opiniones sobre ellas.

Por eso, al trabajar en el cuidado de la Selva hay que aprovechar la oportunidad y destinarle el tiempo que sea necesario para obtener resultados positivos, sin perjuicio de hacerlo de manera que sea compatible con las restantes actividades del Club, si se quieren alcanzar los objetivos propuestos la Selva es quién debe considerar la cuestión y resolver al respecto.

Al respecto es conveniente advertir que la propuesta presenta variedad de temas que pueden ser presentados alternativamente en forma breve y criteriosa para no fatigar, pero aunque sea en forma concisa el tratamiento de los mismos siempre tiene que transmitir su mensaje esencial porque sino el esfuerzo no tendrá sentido.  Recordar también que no se debe trabajar en esta importantísima cuestión en forma intermitente o esporádica sino tener continuidad y ser persistente, por aquello que dice que la gota de agua horada la piedra.

Las que anteceden son orientaciones que se hacen como colaboración, pero es realmente importante que el grupo humano que tiene a su cargo trabajar para impulsar las variables del crecimiento, comprenda que se busca provocar una activa participación de la Selva por considerar que eso es fundamental para el éxito de la propuesta.

Ojalá que con el aporte y buena disposición de todos se logre crecimiento leonístico con calidad.

Fin

PDG Dr. Tito L. Rocchetti.

 

Volver a Indice de Libros