SECCION DE LIBROS LEONISTICOS

LIDERAZGO LEONISTICO

PDG Dr. Tito L. Rocchetti

                     

----------------------------- Contenido -----------------------------

- Prólogo
- Introducción

Primera parte

LIDERAZGO A NIVEL DE CLUB

01. Evolución leonística de un socio
02. Qué significa liderar

03. Características del liderazgo

04. Cuando el Líder es un León
05. La capacitación de dirigentes
06. La conducción a nivel de Club
07. La iniciación de la gestión
08. Cómo obtener buenas reuniones
09. Cómo implantar un sistema de trabajo
10. Cómo organizar las actividades
11. Consejos para ejercer la autoridad
12. Cómo conducir la Selva
13. Sugerencias sobre convivencia
14. El estimulo a los socios
15. Necesidad y oportunidad de instruir
16. Los socios leonísticamente débiles
17. Despertando la voluntad de participar
18. La incorporación de socios y la expansión

Segunda parte

LIDERAZGO A NIVEL DE DISTRITO

19. Aspectos de la conducción distrital
20. Formación leonística superior
21. Las proyecciones del Leonismo
22. La solidaridad y la dignidad de la persona
23. Pensando internacionalmente
24. El sentimiento de nacionalidad
25. Pautas para el liderazgo distrital
26. La voluntad de ser Lider
27. La planificación de los objetivos
28. Los apoyos de la conducción
29. Elementos valiosos: información y motivación
30. Necesidad de armonía y comunicación
31. Sumando creatividad al Leonismo
32. El Líder y la Organización
33. La capacitación como docencia leonística
34. Porqué ser Líder leonístico equivale a servir

35. Consideraciones finales

                                               

LIDERAZGO LEONISTICO

                                                                                          PDG Dr. Tito L. Rocchetti

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

PROLOGO

Liderazgo: un tema al que filósofos, políticos, estudiosos del comportamiento humano, dirigentes de distintas organizaciones, asesores de dirección, en fin, todos los que procuran mediante el liderazgo, un mejoramiento de la sociedad, han venido dedicando muchísimo tiempo.

 

Es un tema de permanente actualidad y un número cada vez mayor de comentaristas y estudiosos están dispuestos a exponer los conocimientos que poseen. 

 

Para el Leonismo en general y para el argentino en particular, debemos agradecer de contar en nuestras filas con personas comprometidas consigo mismo, conscientes de su naturaleza, situación y potencial, en búsqueda contínua de nuevos desafíos que les permitan sentirse satisfechos en las diferentes etapas y actividades de su vida; en especial en la formación de dirigentes, capaces y de calidad.

 

Tal es el caso de Tito L. Rocchetti, que, contra lo que puede pensarse al leer el resultado, seguro no ha sido tarea sencilla. Trasladar al papel, el pensamiento y la forma en que el autor lo hace, representa un gran reconocimiento a su esfuerzo y conocimiento del tema.

 

Siempre es muy difícil que las reflexiones, conceptos y pensamientos, se vuelquen para sumar algo más a lo ya conocido.

 

Con la entrega de "Liderazgo Leonístico" el autor demuestra su enjundia y dominación del tema al que se aboca, tratando de colaborar en eso que es tan difícil de conseguir: Tener LIDERES DE CALIDAD.

León Enrique Raúl Bottini

                                                                                                                                Ex Director Internacional 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

INTRODUCCION

          El Presidente Internacional León Dr. Jean Béhar en su Programa 2000-2001 insistió sobre la formación de Líderes de calidad y expresó que “…un buen Presidente es la base de un buen Club, y así sucesivamente.” Y que “este es un programa que debemos intensificar porque es un componente muy importante de nuestro esfuerzo por renovar la atractividad y la calidad de nuestra Organización”. Este trabajo que ofrezco al Leonismo Argentino, coincidente con otros que lo precedieron, representa mi modesta contribución para lograr ese objetivo.

          Visualizando una realidad que venimos arrastrando desde hace tiempo, es dable observar que en la dinámica de altas y bajas del Leonismo, periódicamente y al cabo de unos pocos años. en sus filas se produce una importante renovación de socios. Como consecuencia de ello y para que no se deteriore en la membresía su contenido vocacional y filosófico, debe cuidarse que el conjunto cuente con adecuada instrucción. Esta es una precaución que debe observarse antes que se adviertan las falencias que surgirán si por descuido se produce un empobrecimiento formativo dentro del Movimiento. Por eso resulta ineludible capacitar y buscar la identificación de los Leones y, en especial, en el caso de aquellos de más reciente incorporación.

          Esta formación leonística comprende dos aspectos que son básicos que se complementan: el que hace al conocimiento de la estructura de la Organización y a su funcionamiento, y lo relativo a proveer o a perfeccionar las condiciones dirigenciales que son necesarias para lograr el desarrollo pleno de las potencialidades del León, para asegurar su proyección futura en la conducción leonística,

          Convencido de que esto es condición para la subsistencia, calidad y progreso del Leonismo, como colaboración al logro de ese objetivo en 1997 publiqué un meduloso trabajo titulado “Leonismo explicado”. Con él proporcioné un material leonístico ágil y accesible destinado a facilitar el conocimiento de todo lo referente al aspecto estructural y funcional de nuestra Organización.  Fue un aporte que trascendió al Leonismo de Argentina y se difundió en otros países de habla hispana. Trata de uno de los dos aspectos de la formación leonística que mencioné precedente mente. Para completar el enfoque ahora he realizado este trabajo abordando los otros aspectos de esa capacitación formativa, para lo cual desarrollé un conjunto de temas que refieren al ”Liderazgo Leonístico”.

          Este folleto, como el precedente, fue escrito en forma muy clara y sencilla para facilitar su comprensión, y tiene como antecedente un trabajo que realicé hace algunos años titulado  “Compendio sobre formación de dirigentes leonísticos”. He tomado parte de ese material para reformularlo y ampliarlo con el agregando de una serie de otras importantes cuestiones leonísticas específicas. La metodología seguida en las exposiciones y el orden y contenido de los temas tratados apuntan a un desarrollo secuencial que facilita su inteligencia y la fijación de ciertos conceptos sustantivos.

          La primera parte consta de 18 puntos, es introductoria y fue desarrollada con vistas al dirigente a nivel de Club, para que el futuro Presidente encuentre en ella orientaciones útiles para afrontar mejor el ejercicio de esa relevante función.

          La segunda parte comprende 17 puntos y está dedicada al liderazgo leonístico en el ámbito del Distrito, e incluye aportes conceptuales tendientes a enriquecer la personalidad de quién en determinadas circunstancias puede acceder a la condición de Funcionario de nuestra Asociación Internacional a nivel regional e internacional. Por eso se  incluyen algunas lectura destinadas a que dentro de la capacitación del León se  incentive en él la comprensión del alto vuelo del Leonismo y la profundidad de sus proyecciones. Como estas proyecciones van más allá de toda frontera humana, en su rol de futuro Funcionario de la Asociación el León de la Selva debe aprender a valorar la verdadera trascendencia del Leonismo a fin de que si accede al Liderazgo pueda transmitir a otros entusiasmo e identificación leonística con solvencia, ya que en esa condición tiene que conocer, valorar y practicar esos aspectos.

          De acuerdo a lo que he mencionado, he concebido  “Leonismo explicado” y “Liderazgo leonístico” como dos trabajos que se complementan entre si con la finalidad de constituirse en una ayuda razonada para formar Leones y Dirigentes de calidad que se constituyan en factores protagónicos de un Leonismo trascendente y de más calidad. Ojalá que este esfuerzo resulte de provecho para lograr ese objetivo.

         Cordial y leonísticamente.

PDG Dr. Tito L. Rocchetti

 --------------------------------------------------------------------------------------------------

LIDERAZGO LEONISTICO

PDG Dr. Tito L. Rocchetti

-------------------------------------------------------------------------------  

Primera parte

LIDERAZGO A NIVEL DE CLUB

01. Evolución leonística de un socio       

Las personas que ingresan al Leonismo en su trayectoria dentro de él van experimentando un proceso de crecimiento leonístico que los califica y los habilita para desenvolverse en diferentes niveles. Este proceso evolutivo podría resumirse en forma sintética en las siguientes etapas:

León en formación: Es el período en el cual el socio  ingresante va conociendo aspectos de la estructura y del funcionamiento de los Clubes de Leones y del Leonismo en lo que refiere a la fas institucional y operativa. En esta etapa comienza a experimentar personalmente lo que significa ser León, a apreciar la trascendencia que entraña la filosofía del Leonismo y las implicancias del lema “Nosotros Servimos”.

León integrado: Es aquél que luego de un tiempo dentro de la Selva ha comprendido y siente el orgullo de ser León y se brinda con generosidad para compartir las actividades y el esfuerzo que reclama el hacer realidad los objetivos del Leonismo, en su comunidad y en el mundo. Es alguien en quien se ha despertado la vocación leonística y quiere participar y compartir sinceramente las tareas para servir a nuestros semejantes. Hasta que la mística del Leonismo penetre en su corazón y en su mente para alcanzar esta categoría permanece dentro del Movimiento como un León en formación, es decir, sería un “León epidérmico” porque siente al Leonismo a flor de piel.

León de calidad: Es aquél que en su evolución sigue creciendo y se destaca por cumplir las tareas con voluntad y  pone entusiasmo, dedicación y esfuerzo en las actividades que emprende la Selva. Para la ejecución de proyectos siempre es tenido en cuenta y es llamado a ejercer funciones de responsabilidad dentro del Club, ocupando con solvencia  cargos en su Junta Directiva.

León Líder: Es el León que ha demostrado contar con aptitudes para ser dirigente, y eso lo puede llevar a actuar a nivel de conducción de su propio Club y proyectarse para actuar leonísticamente fuera de él. En este caso, para hacerlo dentro del Distrito o a nivel internacional, eso será factible si cuenta con las condiciones que lo habilitan para ejercer esas funciones, si reúne los requisitos reglamentarios que son  pertinentes  y es elegido para el cargo.

02. Qué significa liderar

         El liderato es una hermosa cualidad que jerarquiza la personalidad de quien la posee. Como hemos expresado, algunos hombres son líderes por naturaleza y otros aprenden a serlo después de años de experiencia y capacitación. Otros en cambio nunca llegan a ser líderes y carecen de posibilidades para ello porque no han aprendido a guiarse ellos mismos con éxito hacia una meta.

          Liderar o dirigir significa guiar o conducir a otras personas hacia una meta u objetivo determinado por el camino más corto y conveniente. No se trata solo de llegar a un punto prefijado sino de hacerlo de manera que el logro se obtenga de la mejor manera, alcanzando los resultados apetecidos con habilidad, criterio y el menor sacrificio posible.

03. Características del liderazgo

        Puede decirse que en general los Líderes no tienen rasgos o características comunes, ni tampoco existe un modelo o patrón determinado de dirigente, y así encontramos Líderes que  poseen mucha energía mientras que otros la tienen pero en menor medida.

Hay Líderes agradables pero también los hay desagradables; algunos que tienen como rasgo distintivo poseer mucha simpatía personal mientras otros son adustos y prácticamente carecen de ella. Y esto es así porque no es una sola sino son varias las facetas que hacen al dirigente, y todas ellas, en alguna medida, coadyuvan para lograr una especial capacidad conductiva. No es indispensable que en cada una de esas características o aptitudes se logre nivel sobresaliente porque la conjunción de esos distintos componentes permite que algunas carencias parciales se vean compensadas.

          Hemos leído que un famoso general escribió que la principal cualidad de un Lider es la dedicación desinteresada. También se menciona el coraje, la resolución, la persuasión e incluso la humildad, pero a todas ellas cabe agregar cierto carisma personal indefinido que contribuye en forma no mensurable para que se lo reconozca y acepte como Lider. Lo cierto es que un auténtico conductor es aquel que puede cambiar el curso de los acontecimientos y encontrar nuevos rumbos cuando ese derrotero enerva u obstaculiza que alcance los objetivos que se ha propuesto.

04. Cuando el Lider es un León

        Como en otras actividades humanas en el Leonismo el León puede ejercer el papel de Lider, pero para hacerlo dentro de nuestro Movimiento debe tener humildad y además de pensar en sus necesidades debe  comprender también las de los demás, experimen tando naturalmente un sentimiento de solidaridad hacia el otro. Esto debe ser en él una inclinación que forma parte de su estilo de vida, que caracterice sus actos y su manera de pensar y de sentir. En esa actitud de persona interesada en los demás y en su comunidad debe tomarse tiempo para conocer y demostrar que se interesa por sus semejantes, es decir, que no solo se preocupa por informarse sobre sus problemas sino que también siente disposición para actuar con sentido positivo para de alguna manera ayudar a resolverlos.

         Para referirme al significado de la humildad dentro del liderazgo leonístico me ha parecido oportuno traer a colación algunos conceptos contenidos en el editorial del Nº 62 (marzo-abril 1998) del periódico “Leonismo español”, que se edita en España. Allí se dice por ejemplo que el liderazgo exige una gran dosis de modestia y humildad; es incompatible con la soberbia, el engreimiento, la arrogancia, la egolatría, la altivez o la vanidad. Un lider soberbio, vanidoso, narcisista, fatuo o presuntuoso, con demasiado amor propio, convencido de la propia excelencia, admirador de si mismo y enamorado de su persona, será siempre un lider deplorable.

          Más adelante señala que la humildad es signo de inteligencia, porque la persona inteligente es humilde y se hace cargo de las propias limitaciones y de lo mucho que depende del mundo en que vive. Quien es sensato sabe que, como cualquier otro ser humano está sujeto a la posibilidad del error. La soberbia, en cambio. es síntoma de estupidez, de escasa inteligencia o de inteligencia nublada y perturbada.

          Luego, al precisar el concepto de humildad señala que ella implica que existe apertura mental, disposición de acoger todo lo que nos llega de afuera o de dentro, actitud receptiva y postura de atenta escucha; ánimo dispuesto en todo momento al aprendizaje. Es lo contrario de la cerrazón mental de quien cree que ya lo sabe todo. Malo es que al frente de una comunidad o grupo haya un dirigente en cuya cabeza nada puede entrar; la dureza de mollera suele ir unida a la dureza de corazón.

          Y en la parte final el artículo expresa que liderazgo significa sometimiento o sumisión con miras a la libertad propia y ajena. Nadie está tan sometido como el líder. El buen dirigente se sabe, en efecto, sometido a la Verdad, a la Ley, a la norma: sometido, en suma, a los imperativos del buen liderazgo. Acepta la servidumbre que conlleva su puesto y función. Más adelante, al tratar el punto “Porqué ser Líder leonístico equivale a servir” volveré sobre este aspecto.

05. La capacitación de dirigentes                          

          Es indudable que la capacitación de dirigentes resulta de tremenda actualidad y abarca a muy diferentes aspectos del ámbito comunitario, incluído comercio, industrias, profesiones y toda una gama de actividades distintas, pero que convergen todas ellas en un común destinatario: el hombre, como principio y fin de toda esa actividad. En nuestro caso, cuando nos referimos a tal capacitación ello implícitamente apunta a la persona del León para que este adquiera o perfeccione sus condiciones de conducción. Damos por sobrentendido que muchos de estos aspectos generales habrán de servirle no sólo dentro del Leonismo sino que lo aprendido, refrescado o reafirmado podrá ser aplicado en forma sistemática en otros campos de su actividad personal..

          Las aptitudes para conducir o liderar muchas veces son naturales o han sido adquiridas en el seno de la sociedad por una vivencia activa dentro de las relaciones  humanas, o bien son el producto del estudio y aprendizaje cumplido en escuelas, facultades y universidades. Pero existe un amplio sector que por diferentes razones no ha tenido la suerte de estar comprendido en los casos mencionados, motivo por el cual ciertas aptitudes que les son propias permanecen adormecidas y desaprovechadas. Por ello es interesante tratar de crear las condiciones para estimularlas, acrecentando el caudal de sus capacidades positivas, lo que a la par que beneficia al León individualmente alcanzará asimismo al medio que lo rodea, porque es allí donde él pone en evidencia su fuerza creadora, sus energías y sus preocupaciones de bien común.

          Decimos esto porque entendemos al Leonismo como  una escuela de perfeccionamiento humano, que no solo entiende en los aspectos éticos y morales para acrecentar los valores trascendentes del espíritu sino que además procura brindar a la sociedad Dirigentes o Líderes capacitados en la conducción comunitaria, enriquecidos por la calidad de esos atributos y la sensibilidad humana que caracterizan a los integrantes de nuestro Movimiento de servicios.

          Por eso cuando nos capacitamos  o capacitamos a otros ya estamos cumpliendo una actividad leonística a favor de la comunidad, es decir, hacemos un servicio comunitario.

06. La conducción a nivel de Club

         Los Clubes de Leones representan pilares fundamentales del Leonismo porque son los que al actuar, diseminados por todo el mundo, concretan las actividades de servicio que constituyen la razón de ser de nuestro Movimiento. Por eso debe ser motivo de orgullo para un León ser el Lider de su Selva, es decir, ser quien preside el conjunto de hombres y mujeres de su Club para conducirlo al cumplimiento exitoso de sus objetivos y fines.

         De acuerdo a disposiciones reglamentarias está previsto que en forma anual se produzca la renovación de Presidentes de aproximadamente 45.000 Clubes en todo el mundo, salvo claro está los casos de reelecciones. Para que esta saludable renovación tenga mayores posibilidades  es conveniente facilitar que la membresía alcance conocimientos y aptitudes para aceptar esa responsabilidad y esa distinción, y entonces procede revisar la realidad vigente,

         Si observamos la dinámica de nuestro Movimiento se advierte como una necesidad lograr que los integrantes de la Selva encuentren orientaciones para ubicarse mejor en el accionar institucional y funcional y evidenciar capacidades  para liderar a fin de que en su momento sean llamados a dirigir los destinos de las entidades La capacitación para que numerosos socios cuenten con condiciones directivas es para el Club, un factor de consolidación y progreso.

          Con el transcurso del tiempo, el ingreso y las bajas de socios  trae como consecuencia que algunos Leones cuenten con más información y capacitación leonística que otros, y se advierte en general que, por distintas circunstancia, los nuevos Leones no reciben para su formación un apoyo sistemático y coherente. Cuando eso ocurre se perjudica las posibilidades de que asuman en un tiempo razonable la conducción del Club con pleno conocimiento de lo que entraña ese liderazgo. Es conveniente entonces tener presente esta realidad para actuar de manera de no dilatar más de lo imprescindible el perfeccionar en su momento y en forma adecuada las condiciones de dirigente de sus socios.

          Por otra parte, las enseñanzas que se logran observando cómo es conducido el propio Club a veces no es todo lo completa y  conveniente que es de desear, porque cada uno actúa según las prioridades que le dicta su criterio y siguiendo su estilo personal de hacer las cosas, y al fijar tales prioridades puede omitir aspectos importantes o atenderlos en forma deficitaria, por lo que su ejemplo no sería aconsejable como modelo a imitar. En mérito a ello se ha considerado conveniente exponer una serie de orientaciones objetivas destinadas a conformar un enfoque general para ayudar a ejercer con mejores posibilidades de éxito el liderazgo a nivel de Club..

          Sin perjuicio de los aspectos que se desarrollan en forma separada en los puntos siguientes desde ya adelantamos que el presidente del Club debe proponer objetivos realistas y motivar a su Selva para alcanzarlos, seleccionando los proyectos de actividades en forma criteriosa, que sean compartidas por sus colaboradores Además deberá tener habilidad para convocar al esfuerzo común porque sino será difícil que se logre verdadero éxito en las emprendimientos. Pero si tiene esas cualidades de conducción debe ejercer las habilidades de mando plenamente seguro que su Selva demostrará orgullo, persistencia en el esfuerzo y buena voluntad para prestarle su colaboración y apoyo. Esto se verá reforzado si el Lider le da a cada León oportunidades de participación activa en el Club, le demuestrá que tiene confianza en sus aptitudes y no duda en otorgarle el debido reconocimiento a sus merecimientos.

07. La iniciación de la gestión

        Es oportuno recordar que antes de la iniciación del ejercicio la Asociación provee a los Leones elegidos para actuar como Presiden tes, una serie de elementos que son útiles para facilitar su gestión. En caso de que ello no ocurriera es conveniente que el León slecto solicite a quien está por concluir su mandato que le preste el libro titulado “Presidente, este es su año” que probablemente él recibiera al comenzar su período. Este es un interesante material de apoyo al que se debe prestar atención. Luego, con tiempo, es conveniente que prepare para la primera reunión una agenda de asuntos a tratar. En el momento de asumir el cargo. tener presente que deberá hacer una exposición de presentación y enunciación de los lineamientos que dará a su gestión. En esa oportunidad puede referirse a deberes y responsabilidades de sus colaboradores, asignación de funciones y responsabilidades, una reseña general y sintética de los propósitos que proyecta alcanzar en su ejercicio y la colaboración que espera de toda la Selva. Esta exposición es fundamental para transmitir una buena imagen de lo que será su gestión, y no necesita que sea declamatoria. Puede hablar con total sencillez y si es realista y sabe motivar contará con la aprobación de su Selva.

          Aunque al exponer no los trate a todos, es conveniente reunir una serie de temas para luego elegir aquellos a los que le interese referirse (por ejemplo que  oportunamente se analizará el Programa leonístico del Preside Internacional y los objetivos del Distrito; precisar las tareas y resultados que espera de los Comités; enunciar algún proyecto de recaudación de fondos o de servicio comunitario importante que aspire realizar la incorporación de nuevos socios, etc.

         Al cierre de la reunión y antes del arrío de los pabellones podría pronunciar breves palabras para invitar a todos a colaborar y trabajar para hacer cosas que los hagan sentir orgullosos de ser Leones.

08. Cómo obtener buenas reuniones

         Si las reuniones resultan del agrado de los asistentes ese es el mejor incentivo para que los Leones concurran en forma voluntaria a cada convocatoria. Para lograr que esto ocurra es conveniente tener presente las siguientes recomendaciones:

  • Deben comenzar y concluir a tiempo.
  • Tratar al comienzo el objetivo principal de la reunión.
  • Tener presente que hay diversidad de intereses, de
  • opiniones y de ideas en los asociados.
  • Crear un clima que fomente camaradería y amistad.
  • Buscar participación y encarar actividades nuevas que rompan la rutina.
  • Procurar un ambiente confortable, optimista y convo
  • cante, con entretenimiento pero no excesivo.
  • Brindar reconocimiento a quién lo mereciere.
  • Informar e instruir a la Selva sin fatigar.

09. Cómo implantar un sistema de trabajo

         Si la función de un Lider es la de conducir hacia una meta determinada al grupo humano que dirige, necesariamente debe saber y precisar qué es lo que quiere hacer, cómo hacerlo y con quienes. Para ello conviene programar la tarea, esbozando en forma general los objetivos globales a alcanzar dentro del ejercicio, pero señalando además las actividades que habrán de cumplirse en un lapso corto e inmediato como por ejemplo, para los dos meses siguientes, y así sucesivamente.

         Los proyectos y actividades que proponga deben ser concretos y realistas, es decir que aunque exijan esfuerzos y sacrificios siempre estén dentro de las posibilidades de ser llevados a la práctica. Si esas inquietudes no cumplen este  requisito y se advierte a priori que tales iniciativas desbordan las posibilidades de lo que el Club y su Selva pueden hacer, lo aconsejable es reducir las pretensiones a lo que resulta razonablemente factible para no dejar después una sensación de fracaso y molestia.

         La habilidad y voluntad creadora es una función del liderazgo y si el dirigente aporta ideas novedosas despertará el interés de los Leones. Debe recordarse que si se rompe la rutina y al mismo tiempo se da a los colaboradores la oportunidad de emplear sus talentos, éstos se sentirán motivados para participar plenamente en el proyecto.

         Programada la acción el dirigente debe organizar cómo habrá de llevar a la práctica lo que se ha propuesto, considerando que necesita administrar su tiempo con eficacia. En ese sentido, si el Lider asume con responsabilidad su rol debe actuar de manera de lograr que cada uno haga su aporte, porque es consciente que  no puede encargarse personalmente de todo, decirlo todo o recibir todas las opiniones que generan los proyectos. Por eso corresponde que delegue parte de su autoridad en otros, y debe hacerlo antes que la cantidad de tarea a su cargo se haga excesiva. Por ello debe tener en cuenta a los colaboradores de su equipo demostrando confíar en su capacidad, vocación de servicio y disposición de trabajo.

         El León Líder es quién planifica la asignación de tareas y funciones y controla que se ponga persistencia, coherencia y continuidad en la acción. Para lograrlo y al mismo tiempo armonizar el trabajo de todos fija algunas normas de procedimiento claras y sencillas destinadas a facilitar las cosas, y si lo considera necesario determina áreas de responsabilidad para evitar que se presenten problemas de competencia y superposición de esfuerzos o funciones.

          Es conveniente que los principios que caracterizan una buena organización se extiendan al desenvolvimiento interno del Club, y en ese sentido la forma como se lleve a cabo cada reunión de la Selva dependerá de lo que se desea obtener de ella. No obstante, deberá preverse  que en todos los casos se observe como corresponde el protocolo, que a los logros de los Leones se les de el merecido reconocimiento y que todos sean tratados con respeto, dignidad y consideración. No olvidar que muchas veces el éxito de las reuniones depende de que estos aspectos sean observados como corresponde.

          Programado y organizado lo que se quiere realizar hay que ejecutar el proyecto o la actividad, y allí es precisamente donde se tiene que concentrar los esfuerzos y desvelos, porque no solo hay que contar con buenos proyectos sino que lo  fundamental es poder transformarlos en realidades concretas. En ese sentido el dirigente tiene que asegurarse que se tomen todos los recaudos para que las tareas previstas en el proyecto y que los Leones se han comprometido a realizar se vayan cumpliendo de acuerdo a lo previsto. Si bien este seguimiento a veces no es recibido de buen grado ese pequeño malestar transitorio siempre se supera con felicidad, tenga éxito o no la actividad programada. En ese sentido se debe observar que la indiferencia del Lider por lo que hace cada uno tampoco es del agrado de muchos, por entender que no se valora su esfuerzo, y si el éxito que finalmente se obtenga no es el esperado habrá críticas para quien conduce con esa actitud.

          El interés por lo que se está ejecutando, el estímulo a quienes trabajan y el reconocimiento al esfuerzo de cada uno constituye una demostración de que se valora la colaboración y apoyo de la actividad emprendida. La concreción de cada actividad con su cuota de proyección comunitaria significará que el Club está cumpliendo con sus fines y esos logros estimularán el trabajo del conjunto..

          De manera que programar, organizar y ejecutar son tres pasos fundamentales para asegurar que en la gestión del Club se logre una acción positiva y eficiente.

          Finalmente conviene recordar las ventajas que ofrece para ganar tiempo, el planificar al comienzo del ejercicio los diferentes proyectos para recaudar fondos, las ayudas financieras ha  gestionar y las respectivas fechas tentativas de realización o de iniciación de los trámites para éstas últimas. Y si dentro del Club funciona el Comité de Damas –columna vertebral de valiosas realizaciones leonísticas-, tenerlo presente para armonizar el trabajo y no superponer iniciativas.

10. Cómo organizar las actividades

         En las distintas actividades que deben cumplirse en el Club para alcanzar sus objetivos el León Lider debe establecer las normas de procedimiento que estime necesarias, al igual que los canales de comunicación indispensables y las áreas de responsabilidad de sus colaboradores. Cada uno de ellos o los grupos de trabajo que se constituyan deben saber lo que tienen que hacer y cuales son sus responsabilidades al respecto para evitar que se produzcan errores o interferencias negativas por desconocimiento de esos aspectos.

          Las actividades que se emprendan no tendrán el éxito esperado a menos que su Lider sepa LO QUE QUIERE HACER, COMO HA DE HACERLO Y CON QUIENES, En ese sentido se encontrará con que hay cosas que ya se han hecho con anterioridad y porque resultaron bien pueden repetirse de la misma forma, o quizás con algún ajuste que mejore el resultado final. Pero no debe vacilarse en presentar nuevas ideas o variantes por temor a que tales iniciativas no sean compartidas. Esto puede ocurrir o no, pero el buscar mayor calidad o eficiencia en los logros siempre facilita el crecimiento y el cambio hacia lo mejor.

         Naturalmente, para organizar bien las actividades el León Lider primero debe analizar y comprender la cuestión que debe abordar y luego conocer todos los factores que refieren a la misma. De esa manera le resultará más fácil fijar las pautas correctas para lograr el objetivo. Como principio general él no debe depender siempre de lo que opinen los socios “antiguos” para hallar las respuestas que sean adecuadas, pero eso no le impide que valore como corresponde sus opiniones y consejos. Es decir, lo importante que en su voluntad de hacer, se concilie el ser uno mismo con los consejos constructivos que reciba para que mejore la decisión.

         Dentro de este enfoque el Lider no tiene a menos intercambiar ideas o puntos de vista con los demás para promover la participación. ni tampoco en solicitar apoyo a Dirigentes Distritales, a la Gobernación o a la misma Oficina Internacional, porque siempre hallara asistencia hecha con disposición leonística.

          En el ejercicio de sus funciones el León Lider debe administrar su tiempo con eficacia y, como hemos dicho, planificar lo que programe realizar con unos dos meses de anticipación para prever detalles y adoptar las decisiones correspondientes sin apresurarse, Tampoco se compromete a priori y sino que se detiene a pensar en las posibles consecuencias de la decisiòn para reducir los imprevistos. Y además revisa y controla el progreso de lo proyectado y el cumplimiento de lo que fué aprobado, sin perjuicio de que en muchos casos es ventajoso delegar esta tarea en otros, porque es consciente que es inconveniente que el Lider pretenda “estar en todo”. Por eso no debe ocuparse de aspectos menores que le restarán tiempo valioso que puede dedicarlo con mayor provecho a importantes funciones que guarden una relación más estrecha con lo que implica la función de conducción y liderazgo.

11. Consejos para ejercer la autoridad

       Un buen dirigente, para dirigir con solvencia  el grupo humano que lidera debe tener autoridad, pero ello no autoriza a que sea autoritario. La autoridad es fundamental para que el conjunto funcione dentro de un marco de orden y disciplina, pero el exceso de rigidez, la inclinación a ser lo que se califica com “reglamentarista”, o de actuar “con mano dura” en la práctica produce un efecto contrario al buscado, generando reacciones negativas.

         Si muy importante es tener autoridad también lo es saber ejercerla, sobre todo cuando se trata con personas evolucionadas, muchas de las cuales están más habituadas a dar ódenes que a recibirlas. No debe olvidarse que los Leones son personas con que renuncian a parte de su descanso, comodidad y tiempo que podrían dedicar a cosas particulares y en cambio se ocupan de problemas de la comunidad. La compulsión no es buena porque alterará el clima de cordialidad y comunicación que debe primar en la dinámica leonística.

          El león Líder debe conocer y entender las situaciones y reacciones que se originan en su Club para crear con firmeza las condiciones de entendimiento y armonía. Si logra que exista mutua comprensión y aceptación para que se trabaje con comodidad eso derivara en que las personas muestren en forma  voluntaria una mejor disposición de colaboración.

12. Cómo conducir la Selva

         Continuando con el análisis del punto anterior podemos afirmar que si se cuenta con un ambiente como el indicado es natural que las relaciones personales se tornen más estrechas y amistosas haciendo que paulatinamente desaparezcan posibles manifestaciones que entrañen formas de hostilidad o de roce. También contribuye a que se obtenga un mayor desarrollo personal de los Leones promover la participación de todos implantando una estructura democrática de trabajo, en la que se pidan y tengan en cuenta las opiniones de los demás antes de tomar las decisiones importantes..

          El Lider no tiene necesidad de dominar ostensiblemente las reuniones o ceremonias sino que distribuye inteligentemente las tareas, y en el desarrollo de los eventos da intervención a varias personas, lo que ayuda a volverlos más interesantes y agradables. Tampoco se deja llevar por la tentación de dar arengas innecesarias o divagar, y en cambio facilita que el tiempo sea aprovechado en cuestiones más sustanciales para cultivar la convivencia y la comunica ción entre los presentes.

          Aunque domine los reglamentos y los procedimientos de las actividades leonísticas, no presume por ello, y como sabe  que otros todavía no tienen ese conocimiento es tolerante y comprensivo y se esmera al hablar para contribuir que eso se supere. Y al hacerlo tiene presente también que sus compañeros quieren ser tratados con consideración, respeto y dignidad. El Lider es consciente que debe ser el primero en dar el ejemplo ya que está seguro que si él trata así a los demás estos responderán de la misma manera, cerrando un circuito de comprensión y entendimiento mutuo.

           En todas sus relaciones interpersonales es correcto, amigable y sencillo y hace lo que está a su alcance para que se siga el protocolo, interesándose por los integrantes de su Selva.

        Actuando de esta manera todos los Leones verán facilitadas sus posibilidades de expresarse y hacer  sus aportes, se sentirán más integrados y podrán desarrollar sus propias aptitudes y capacidades, sintiéndose co responsables de las decisiones y de las realizaciones. Esto le facilita que como dirigente reclame que todos cumplan de conformidad a lo acordado por el grupo. En síntesis, no ordenar en forma imperativa sino hacerlo seria pero cordialmente, y motivarlos como estimulo para que concreten las tareas y funciones asignadas.     

        Contando con esta habilidad de mando se estará más cerca de lograr el resultado esperado en las  actividades que se emprendan.

          El ejercicio de la autoridad debe hacerse con moderación para no intimidar o resultar arbitrario, pero dentro de ese concepto no debe dudarse adoptar todas las actitudes que fueren necesarias para lograr disciplina y una buena dinámica dentro del Club, incluso orientando de manera estrecha las discusiones para evitar el mal de “discutir por discutir”.

          Con respecto a los Leones que con anterioridad han ocupado cargos o funciones de responsabilidad el León lider se interesa en mantenerlos ocupados, requiriendo su concurso  especialmente en las ceremonias de iniciación, investidura, capacitación leonística u otras actividades semejantes.

13. Sugerencias sobre convivencia

         Completando lo desarrollado en el punto anterior debemos decir que el Lider en su condición de tal comparte las emociones y creencias de sus seguidores y comprende y acepta que para mantener ese liderazgo es su deber armonizar esos intereses y puntos de vista. Tiene que intentar  lograr que exista un enfoque armónico y compartido por todos, buscando que, en la medida de lo posible exista consenso..

          El Lider sabe que los puntos de vista o los intereses de sus compañeros Leones pueden diferir entre si e incluso con los que él comparte. Pero es su obligación evitar que se formen grupos que dividan la Selva, como asi también que se generen enfrentamientos estériles. Actúa para impedir que se produzcan barreras o de eliminarlas si estas ya se han planteado. En ese sentido sabe que es mejor un arreglo negociado que una solución forzada. Aún en el caso de que a una de las partes le asista una porción importante de la razón, trata de que no existan “ganadores” y “perdedores” sino que todos deban ceder algo para que no exista triunfalismo ni resquemor. Cualquiera sea la decisión final, que debe ser tomada con moderación y buen criterio, la sostiene con su autoridad.

          Por otra parte, cuando se hace presente la frustración, la confusión y la incertidumbre él es el responsable de promover la reconciliación. Su intervención en este caso es decisiva porque la experiencia indica que si él Lider no tiene éxito es muy difícil que otro pueda lograrlo.

         El Lider es consciente de que para progresar a veces  es conveniente modificar algunos hábitos perfectibles y corregir rutinas equivocadas y sustituirlas por otras impregnados de cordialidad, comprensión y entendimiento. Por eso siempre procura mejorar su habilidad en el trato con los demás y actúa con cortesía y diplomacia al tratar situaciones delicadas. De esa manera procura desarmar con tacto los argumentos de sus oponentes belicosos, calma los temperamentos y tranquiliza los ánimos para lograr los cambios que son necesarios en paz.

         Como corolario de lo tratado sobre este tema a continuación se visualiza una síntesis de hechos y situaciones particulares que se dan en la convivencia de los Clubes y que pueden ser motivo de diálogo reflexivo entre sus integrantes.
  • El León es una persona fundamental dentro del Leonismo en virtud de su protagonismo, y por ello debe dársele el lugar que se merece.
  • El León no depende del Leonismo, pero éste si depende en gran medida del aporte de los Leones.
  • En lo trascendente debe contarse con su participación.
  • Aseguramos la integración del León al Leonismo si nos esforzamos para que se sienta en del Club como en una prolongación de su propio hogar y su familia.
  • En lugar de grupos cerrados o camarillas hay que practicar sinceramente el compañerismo y la amistad y brindar buena acogida a los hombres y mujeres que ingresen al Club.
  • Es importante no considerar al León como una cifra en el Club sino como un ser humano con  sentimietos, emociones y prejuicios y que, como persona, puede cometer errores.
  • Cuando existan opiniones encontradas dentro de la Selva .Recordar que el León es un amigo con quien intercambiamos puntos de vista animados por el común anhelo de servir.
  • El León debe estar entre amigos y por eso nos interesarnos por él y le demostramos afecto y comprensión. Consdiderar que puede sufrir dificultades o circunstancias adversas que  incidan sobre su ánimo y ayudarlo.
  • Es importante para el Club y el respeto y apoyo de la comunidad contar con un buen programa de relaciones humanas y públicas.
  • Cuidemos al León porque comparte con nosotros una noble vocación de servicio, humana, generosa y solidaria.

14. El estímulo a los socios

Para que las actividades leonísticas y las relaciones que se generan en la Selva sean óptimas es conveniente seguir nuestro Código de Etica y poner en práctica un programa de relaciones humanas para “unir a los socios en vínculos de amistad, buen compañerismo y mutuo entendimiento”, y debemos “practicar la amistad como un fin y no como un medio”,  para lo cual hay que “ser parco en la crítica y liberal en el elogio”.

          Dentro de esa línea de pensamiento se considera que hay ciertas actitudes a observar que son importantes. Como por ejemplo premiar con algunas palabras amables dichas en el momento y el lugar oportunos, dentro del Club o fuera de él, para resaltar algún logro, esfuerzo o realización leonística que merezca reconocimiento, ya sea referido a alguien en particular o en forma grupal. Este es un estímulo espiritual significativo que es bien recibido por quienes se brindan a través del servicio comunitario “sin pedir nada por ello”. Por eso este aliciente no debe ser retaceado porque sino se empalidece el entusiasmo de los que hacen.

          El León Lider también puede motivar a su Selva si le ofrece amplias posibilidades de participación para que puedan aplicar sus talentos, adquiridos o en desarrollo, y permitirles demostrar cuanto valen y están en condiciones de aportar al esfuerzo común. Asimismo es importante que procure facilitar que en todos sobresalgan sus mejores aptitudes y capacidades, y así como tiene que demostrar interés en las personas que llega a conocer y tratar personalmente, de manera especial esa es la actitud que debe tener con los Leones.

       En su gestión trata en lo posible de solucionar los problemas o situaciones con ideas novedosas porque tiene presente que la habilidad creadora es muy apreciada en el liderazgo, manteniendo relaciones amistosas y cordiales. Si escucha críticas de quienes lo rodean trata de detenerlas o las ignora, habla solamente de los aspectos buenos y positivos y comunica y hace circular los elogios y  felicitaciones que llegan a su conocimiento.

15. Necesidad y oportunidad de instruir

         Para que el Club de Leones funcione bien es indispensable que sus integrantes hayan logrado alcanzar su identificación leonística, tanto desde el punto de vista de su manera de pensar como de sentir la filosofía del Leonismo. Esto se produce cuando se alcanzan a  conocer y se comparten  los objetivos y fines de nuestro Movimiento, y lo segundo, por estimularse su sentimiento de humana solidaridad a favor de sus semejantes. A esos efectos es necesario que los Leones cuenten con instrucción leonística debidamente actualizada, que le debe ser impartida en forma interesante, dinámica y participativa. Es decir, más que un monólogo se estima conveniente una amplia apertura para el diálogo, fomentándose las preguntas y el intercambio. Si la instrucción se realiza de manera interactiva donde los que están haciendo su aprendizaje no tienen una actitud pasiva sino de creciente protagonismo, el éxito estará asegurado.

         La elección del asunto a tratar merece atención porque del acierto que se tenga en eso radica mucho del entusiasmo e interés de los participantes. Dentro de esta instrucción hay que darle un lugar destacado a la información de lo que está haciendo el Leonismo, sea a nivel del propio Club, Distrito, país o mundialmente, porque al mismo tiempo que se lo instruye sobre la organización y el funcionamiento institucional se los está actualizando sobre la realidad viva de nuestro Movimiento.

          La instrucción e información leonística debe constituir una constante en la vida del Club, pero esto se lo debe hacer de manera que resulte atractiva y no fatigue, Para que esto sea posible hay que destinarle el tiempo que sea necesario para que la Selva mantenga actualizado su conocimiento sobre aspectos estructurales. de funciona miento y de realizaciones del Leonismo. En esto debe cuidarse que en la instrucción a los socios de reciente incorporación los temas generales les sean informados por separado. Esa capacitación perso nalizada sobre aspectos que el resto de la Selva ya conoce hay que brindarla de manera que facilite sus preguntas y su participación  para que el aprendizaje resulte más provechoso.

16. Qué hacer con socios que son leonísticamente débiles

         Ya hemos señalado que para tener una Selva fuerte es necesario instruir y motivar a los Leones para que se sientan integra dos al Club y se identifiquen con el Leonismo. No obstante ello a veces puede presentarse la situación de que un León deje de asistir a las reuniones, no pague regularmente sus cuotas o no participe con normalidad en las actividades del Club. Eso es indicativo de que existen problemas y que hay que actuar sin demora para evitar que la situación se agrave. Por eso es necesario prestarle a ese socio una atención particular para conocer las causas que originan tal actitud.

          Si el problema se relaciona con el Club se debe averiguar  cual es la dificultad y analizar la cuestión para ver si es posible subsanarla para lograr normalizarla. Por el contrario, si esa situación no está relacionada con la actividad leonística es importante que lo mismo el León conflictuado advierta que su situación le interesa a la Selva

         El primer contacto puede hacerse a través de su Padrino de incorporación a fin de que sea él quién se interese por su situación y luego informe a la Junta Directiva. Hay que actuar de inmediato porque a veces las personas pasan por momentos de frustración o de conflicto y en ese momento espiritual sentir deseos de abandonar el Club, sobre todo si no advierte por parte de la Selva demostraciones de interés por su situación.

         El incumplimiento de los deberes leonísticos puede ser conse cuencia de presiones externas, como por ejemplo la falta ocasional de tiempo por ocupaciones extraordinarias, una situación económica o financiera que se ha vuelto difícil, incluso determinadas situaciones de familia. Pero también puede ocurrir que el León por alguna circunstancia no se encuentre cómodo en el Club, que no se sienta parte activa dentro de él, que haya llegado a sentirse solo aún dentro del grupo o tener la sensación de que él o su cónyuge no son bien recibidos, etc. En manos del Padrino de incorporación está el que estas últimas cosas no ocurran, pero si lamentablemente han ocurrido. él es uno de los primeros que tiene que intervenir para corregir como corresponde la situación, intentando con espíritu leonistico que se superen las dificultades.

          No obstante, cuando un socio plantea su intensión de abandonar el Club y quiere hacerlo, si no se logra que el mismo desista luego de una gestión seria destinada a  recuperarlo, no hay que tratar de retenerlo en contra de su voluntad o adoptar soluciones que no hacen más que demorar una decisión que debe merecer respeto. El tratar de retener a alguien que está dispuesto a dejar el Club para no disminuir el número de socios es un error que luego se paga con dificultades administrativas, con el bolsillo de los otros socios y con pérdida de tiempo valioso que puede ser destinado a cosas más útiles. Lo importante es la cantidad de Leones que tenga el Club y no el número de socios.

          Si en la Selva algunos miembros están equivocados porque no han comprendido lo que significa ser León, o les falta ubicación leonística, se debe tratar con cordialidad y delicadeza que rectifiquen su error sin enojos y hacerles comprender que Leonismo es oportunidad y compromiso, Pero si se advierte que no se sienten identificados para practicar su filosofía de bien común, nadie los debe tratar de obligar a permanecer y compartir algo en lo que no les interesa participar. Por el contrario, es bueno que dejen su lugar a otros que estén dispuestos a ser auténticos Leones en lugar de constituirse en un pesado lastre para los demás.

17. Despertando la voluntad de participación

         Sabemos que el Leonismo es una expresión exitosa de voluntariado que se manifiesta por la suma de esfuerzos en pro de un ideal de servicio, y en el mundo actual hay que actuar conforme a las técnicas que ya han probado sobradamente su eficacia, como por ejemplo, el trabajar en equipo. Pero dentro de ese contexto, si el socio cuenta con  ciertas aptitudes que lo distinguen y prefiere trabajar en una actividad específica del Club, si no hay alguna razón que aconseje lo contrario es conveniente que se respeten sus deseos y se lo  asigne en un Comité donde su contribución sea más provechosa.

          Siempre es importante despertar en los socios la voluntad de participar y hacerles comprender que no deben esperar que se los convoque expresamente para que hagan algo sino que son ellos quienes deben buscar esa participación. En ese sentido resultará estimulante para los demás que se ofrezcan para tomar tareas a su cargo. Por eso en forma periódica es interesante instarlos para que adopten actitudes activas que demuestren su vocación de colaborar. Esto elimina el riego de que luego alguien pueda expresar que no se lo tiene en cuenta o que no se lo hace participar.

         Para reafirmar lo expresado al convocar a la colaboración espontánea de todos debe explicarse que para trabajar por el Leonismo no es necesario estar desempeñando un cargo o función determinada, ya que lo verdaderamente significativo es querer hacerlo y actuar en consecuencia. Cualquier sitio o tarea que se asuma ofrecerá la oportunidad de poner de manifiesto su vocación leonística. En tal virtud, un socio que no ocupe ningún cargo o función en la Junta Directiva o en el Distrito puede destacarse de manera nítida por su acción positiva realizada en forma firme y consecuente, por la dedicación, el esfuerzo y voluntad que pone en ello. Por el contrario, si alguien con un cargo leonístico espectable actúa en forma inoperante no solo desluce su acción sino que su actuación perjudica a otros por el incumplimiento de lo que le fue confiado, y por sobre todas las cosas, al Leonismo. Por eso es una verdad remarcable que muchas veces es el León quién hace importante la función y no ésta a aquél.

18. La incorporación de socios y la expansión

         Dentro de los programas que anualmente se proponen en sus mandatos los Presidentes Internacionales la retención, la incorpora ción de socios y la extensión por fundación de nuevos Clubes de Leones son aspectos a los que se concede suma importancia porque los mismos contribuyen a afirmar y ampliar su acción de servicios a favor de la humanidad. Y, consecuentemente, los Clubes de Leones a su vez son invitados periódicamente a que sumen sus esfuerzos en esa misma dirección.

       Con respecto a la incorporación de socios muchas veces se incurre en el error de requerir que el candidato reúna tantas condiciones como  si se pretendiera que sea un León antes de haberle hablado de Leonismo, y esto no debe ser asi porque el León no nace sino que se hace conociendo y practicando la filosofía leonística.

         No obstante, hay que instruir a la Selva que al seleccionar el candidato tengan en cuenta que éste debe reunir ciertas cualidades  sobre las que no deben caber dudas. Por ejemplo que sea honorable, generoso, sociable, de buenos sentimientos, que tenga una reputación sin tachas y que con sus ingresos le permitan desenvolverse con comodidad dentro del accionar leonístico. Si su cónyuge comparte su interés entonces con seguridad que no habrá dificultad para que ambos se integren al Club. Y si cuentan com espíritu optimista y ven la vida y las relaciones humanas de esa forma serán candidatos ideales.

         Respecto de la extensión, si el Club proyecta la fundación de un nuevo Club de Leones debe confiar la tarea a Leones de su Selva que cuenten con una sólida preparación leonística y, si quienes tienen relaciones efectivas con personas del lugar donde se piensa concretar dicha fundación no la poseen pueden hacerse acompañar por alguien que tenga esos conocimiento necesarios. En consecuencia, si se sabe que en un lugar determinado hay un grupo de hombres y mujeres en los que se reconocen atributos de honorabilidad, espíritu de asociación y disposición para servir se puede intentar con ellos fundar allí un Club de Leones, hablándoles en forma atractiva de Leonismo, sobre su filosofía y sus realizaciones.

         La División Suministros de la Asociación facilita  apoyo logístico  y a pedido provee en cantidad una gacetilla denominada “Nosotros Servimos” que puede ser usada como elemento de difusión entre los candidatos a socios del nuevo Club. Hay otro material denominado “Datos concisos” que también puede ser solicitado a la citada División, que contiene una serie de otras informaciones con igual finalidad.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Segunda parte

LIDERAZGO DISTRITAL Y  REGIONAL 

19. Aspectos de la conducción distrital 

         Como explicara al referirme a los aspectos importantes de la gestión del Gobernador de Distrito, éste, como Funcionario de mayor rango de la Asociación Internacional dentro de la jurisdicción en la que ejerce debe atender funciones de tipo administrativo, de control y de liderazgo. Estas funciones de liderazgo se refieren fundamentalmente a cuestiones relativas a la esencia del Leonismo y a las actividades que son su razón de ser, por lo cual es aconsejable que para que su imagen se consolide en la consideración de los Clubes y los Leones en ellas debe poner el acento de su actuación personal como Lider.

          Estos aspectos son indelegables porque la Selva del Distrito espera de él un mensaje significativo destinado a renovar en todos su entusiasmo y la identificación con los ideales leonísticos. Esperan el mensaje de su liderazgo para recibir a través de él un incentivo poderoso que los lleve a superar problemas operativos o domésticos y los motive para afirmarse en su vocación de servicio. (ver en mi folleto “La conducción leonística a nivel de Distrito”, pág. 30)

20. Formación Leonística superior

         Cuando en su proceso de crecimiento leonístico el León accede a la conducción distrital debe interpretar esto como una etapa relevante en su trayectoria dentro del Leonismo, y que además de eso constituye una base necesaria para proyectarse y actuar a nivel internacional, ocupe o no cargos en la Junta Directiva Internacional. Pero quiera o no el destino llevarlo mañana a enfrentar el desafío de acceder a esta última siempre debe valorar la importancia de contar con una formación leonística superior, porque eso le permitirá imprimirle a su participación mayor vuelo y paralelamente crecerá su prestigio en la consideración colectiva del Movimiento.

          Para que ello ocurra necesita perfeccionar tres facetas que le darán confianza y solidez cuando se desempeñe  y relacione dentro del ámbito de la conducción superior permitiéndole no mostrar fisuras en su formación leonística. Estas facetas básicas son la siguientes:

* Conocimiento de los aspectos esenciales de la Organización y de su filosofía.

       *  Saber de las realizaciones significativas y actuales del Leonismo.

       *   Demostrar identificación y orgullo por el ideal de servir.

          Los dos primeros aspectos se resuelven procurando ser un León que se interesa y se informe sobre el Leonismo y su acontecer, y en cuanto al tercero el mismo es de formación espiritual e identificación con lo que significa en esencia nuestro Movimiento. Sin ninguna otra pretensión que la de aportar algunos elementos que encajan en este último objetivo, me he tomado el atrevimiento de incluir en este folleto, a continuación de este punto, cuatro trabajos para ser considerados como lecturas. En ellos el León encontrará motivos de interés para reflexionar sobre su contenido y extraer conclusiones. Si lo hace y las asume éstas pasarán a formar parte de su enriquecida cultura leonística, que es la que proyectará a su medio de actuación.

         Para imaginar el efecto de estas lectura apelando a la magia de la ilusión pensemos que el León Lider está sentado frente a las llamas de un fuego chisporroteante y contempla el hervor de una marmita que borboritea rumorosa. En ella se cuecen ingredientes leonísticos esenciales que se entremezclan en un cocimiento informe que arroja un humo blaquecino cargado de contenidos. Este humo se expande por el ambiente y envuelve al León meditabundo, y cuando él aspira sus emanaciones éstas lo penetran e impregnan en forma indeleble su espíritu. Estos ingredientes esenciales son la solidaridad social, la vocación de servicio, la internacionalidad del Leonismo, la dignidad de la persona humana, el amor a la tierra que nos vió nacer y otros de similar valor emocional y trascendente con los que debe identificarse.

          He introducido estas lecturas con la esperanza de que estos calificados y reales componentes leonísticos servirán para actuar de manera positiva sobre el espíritu del lector, porque si eso ocurre se logrará contribuir a la formación leonística superior a la que aludo. 

21. Las proyecciones del leonismo 

         A pesar de haber superado con creces los tres cuartos de siglo de existencia la doctrina expuesta por ese visionario que fue Melvin Jones mantiene fresca su vigencia como en sus primeros días, por que a medida que transcurre el tiempo cobra más sentido la necesidad de fomentar el afán de generosa consideración entre los pueblos del mundo, de inculcar los principios del buen gobierno, de propender al progreso de nuestras comunidades, de elevar los valores ce nuestra nacionalidad, de unir a los hombres en lazos de amistad y de facilitarles la libre y constructiva expresión de sus ideas.

         Estos y otros principios de profundo contenido social y humano son los llamados a regular nuestra conducta leonística, y recordarlos proveerá al León Lider de renovada confianza en la bondad de los objetivos de bien común que nos hemos propuesto, estimulándolo a continuar sin desmayos es esta empresa generosa y fecunda.

         Desde hace algunos años vivimos horas de cambios extraordinarios en todos los sentidos. Cambios importantísimos en el mundo científico. en las actitudes de los hombres, en la tecnología, en las costumbres, en la forma de comunicarnos, de producir, cambios en las formas de encarar los problemas y de resolverlos, etcétera, todo lo cual ha transformado por completo la vida del hombre hasta convertirlo en un elemento dinámico en ese proceso de cambio. Este es un acontecer que nos alcanza a todos y nos obliga, a despecho de nuestra voluntad, a dejar de ser espectadores del devenir de los acontecimientos sino que tenemos que pasar a ser protagonistas de la realidad que nos envuelve. Y el Leonismo a su vez se ve en la necesidad de ajustar su marcha y acompañar este proceso de cambio, crecer y expandirse. Este es un imperativo para continuar con la magnitud de su aporte en la convocante tarea de construir un mundo mejor, más humano, justo y equitativo.        

         En esa lucha sin cuartel que se plantea en este mundo globalizado enfrentamos problemas que aquejan a la humanidad en su conjunto, que según los países son padecimientos se sufren con diferente intensidad. El hambre, la drogadicción, el alcoholismo, la ceguera, la violencia, muchas enfermedades tales como el sida y la desnutrición, junto a otras lacras sociales no perdonan, reclamando de la sociedad una acción mancomunada. También está presente el marginamiento social, la angustia, el miedo, la soledad, la destrucción paulatina y persistente del medio ambiente, la quiebra de los ecosistemas y muchos otros males que plantean problemas globales.

         Analizando la trayectoria del Leonismo comprobamos que éste vive el presente pero piensa en el mañana y proyecta su accionar hacia el futuro a través de su filosofía trascendente. Aprecia y valora lo hecho en el pasado pero no se detiene allí sino que se renueva en su accionar para poder adaptarse mejor a los requerimientos que surgen como derivados de las transformaciones sufridas por la Humanidad.

         Y dentro de esa actitud de cambio instruye a los Clubes y a los Leones para que como integrantes del Leonismo asuman las transformaciones necesarias para seguir siendo la fuerza mundial poderosa que trabaja y contribuye con responsabilidad y compromiso en la noble tarea de servir a sus semejante.

         La inmensa empresa que enfrenta el ser humano de construir el mundo mejor que todos anhelamos le reclama a los Leones una firme vocación de servicio desinteresado para ayudar a alcanzar las metas  con sentido regional, nacional y mundial. De nuestra respuesta depende qué alcancemos esos objetivos leonísticos, ratificando así prestigios que tan legítimamente hemos sabido ganar. 

22. La solidaridad y la dignidad de la persona

        Como otra de las lecturas mencionadas más arriba la presente sirve para informar que entre fines de agosto y principios de septiembre de 2000 se llevó a cabo en la sede de la ONU la 53ª- reunión anual de Organizaciones No Gubernamentales y en ella, entre otras cosas se consideró la cuestión de la solidaridad desde el punto de vista global, sus implicancias y la necesidad de aunar esfuerzos entre los gobiernos y el sector civil de la sociedad con el propósito de  ayudar a dar solución al problema de la pobreza, que en el mundo afecta ya a miles de millones de seres humanos.

        Concordante con lo que trascendió de tales deliberaciones resulta oportuno traer a colación el mensaje que pronunció el Papa Juan Pablo II el 1º de Mayo de 1995 en ocasión de celebrarse el Día Mundial de los Trabajadores, Desde San Pedro, después de poner de relieve la escasez generalizada de trabajo señaló que debía unificarse desarrollo económico y crecimiento social. afirmando que “superado el choque entre el socialismo y el liberalismo, nuevos peligros embisten al mundo del trabajo y la misma vida humana”, que son la falta de solidaridad y de respeto por la realidad de la persona.

         En ese mensaje el Papa invitó a pensar “en la tendencia a separar las dinámicas del crecimiento económico de las exigencias del desarrollo social y, en especial, de la desocupación”. El Sumo Pontífice subrayó luego los riesgos de una cultura hedonística que responde mal a las exigencias del desarrollo integral de la persona y de las familias, favoreciendo un individualismo egoísta que puede eclipsar los valores de la solidaridad.

          En su alocución Juan Pablo II al referirse al problema de la desocupación señaló que la misma se presenta  revestida de la mayor gravedad por la dolorosa caída de la solidaridad, e indicó que “la mala planta de un individualismo exasperado pone a dura prueba la dimensión social y comunitaria de la convivencia”. Asimismo consideró  que la vida humana está amenazada por una falsa concepción de la libertad, que no reconoce a todos los hombres los derechos más fundamentales, y que esta situación representa para los cristianos “un desafío y un llamado para que piensen  en sus deberes y propongan la luz del Evangelio”.

         Más allá de la opción religiosa elegida por cada uno, al observar la preocupación que trasuntan las palabras del Papa y la coincidencia que trasciende con lo expresado en  los debates habidos en la mencionada 53ª. Reunión de Organizaciones No Gubernamentales, se estima que la destinataria de tales mensajes es toda la Humanidad, y en particular, para nosotros, que formamos parte del Leonismo y compartimos y practicamos los valores de su filosofía. Merece que se reflexione al respecto por la alta investidura de quienes plantean tales cuestiones, a fin de percibir con claridad el contenido humano de su esencia, porque los Leones, que no tenemos diferencias de razas, religión, color de piel o idioma es necesario que obremos en consecuencia, porque coincidimos en el amor social hacia nuestros semejantes, Creemos en la solidaridad humana y en la dignidad de la persona y por eso, con convicción debemos reafirmar esos objetivos, porque… NOSOTROS SERVIMOS.

23. Pensando internacionalmente

         Cuando a principio de 1980 tuve el honor de exponer en el IX Foro Latinoamericano de Leonismo en Montevideo (Uruguay), donde hice una radiografía del Leonismo. expresé que éste, creado sobre la base de principios de gran contenido social, pertenece al mundo moral y forma parte de los caminos relevantes que conducen al progreso y cultura de todos aquellos que procuran su perfección espiritual. En consecuencia, nada tiene que ver con el poder político, con el poder económico internacional, con la banca mundial o con cualquier otro aparato generador de dominio sobre los pueblos, sobre las naciones o sobre el ser humano, porque eso es todo lo contrario de aquello que propugnan sus objetivos y fines.

         Y es por eso que al hablar de la internacionalidad que caracteriza a nuestro Movimiento de servicio debemos recordar que sus nobles fundamentos éticos y todo lo que hace a su filosofía de bien común y solidaridad social alientan la esperanza de un mundo mejor. Se aspira a que éste sea más justo y equitativo, donde se cultive fecundamente la paz, la dignidad humana y la mutua comprensión de hombres y pueblos como forma de unir a las naciones.

         Estas ideas y objetivos no tienen limitaciones de tiempo o espacio, y por ello es dable esperar que el León, respondiendo a esas pautas de conducta que le perfila el Leonismo como estilo de vida, se sienta inspirado a pensar en sus semejantes con sentido de servicio generoso, fraternal y solidario. Por eso no solo se interesa por los problemas comunitarios de su propio medio o país sino que su preocupación humanitaria incluye cuestiones a nivel mundial, dando vuelo inusitado a su vocación de servir y relieve particular a la nobleza relevante de su espíritu. Esto es significativo aún en un mundo globalizado como el que vivimos en la actualidad, pero esto se ve revalorizado si recordamos que esta es una actitud del Leonismo que se remonta al año de su nacimiento en 1917.

         Cuando nuestra Asociación nos recomienda que pensemos internacionalmente la anima el propósito de que, desde el punto de vista leonístico debemos olvidarnos de la existencia de fronteras materiales, políticas o ideológicas que nos separen, porque para las metas de bien común hacia las que encamina vigorosamente sus esfuerzos estas fronteras carecen de significación. Hoy resulta cada vez más evidente que el bienestar de las comunidades y de las naciones no será posible de alcanzar en la medida a que se aspira, incluyendo justicia y equidad, si nos aislamos del interés mundial. En ese sentido es una realidad que la economía, la libertad y el progreso no puede ni debe concebirse como compartimentos estancos o de propiedad solo de determinados países o regiones, porque son patrimonio de la Humanidad.

         Dentro de este concepto abierto y de gran contenido espiritual la internacionalidad del pensamiento y de la acción del Leonismo y el rol protagónico que dentro de esta concepción le corresponde al León, nos lleva a que dentro de un plano ideal lo ubiquemos como un hombre creativo que con bondad y generosidad siente amor social por sus semejantes y practica el bien, y que en función de servicio SU PATRIA ES EL MUNDO, LA HUMANIDAD SU PUEBLO Y EL LEONISMO SU FAMILIA.

         Por eso, si pensamos internacionalmente encontraremos una explicación más de porqué nosotros hablamos de LA FAMILIA LEONISTICA, en la que Leones, Leonas y Leos practican una convivencia de hermandad y amistad sin fronteras que nos regocija. 

24. El sentimiento de nacionalidad 

         El Leonismo es un Movimiento que sostiene que, desde el punto de vista del servicio, debemos pensar internacionalmente, y un León mal informado podría ser asaltado por la duda de si eso no sería atentatorio contra el sentimiento de nacionalidad que él debe respetar. Por eso es conveniente reflexionar brevemente sobre el particular para aclarar esta cuestión.

         Sabemos que dentro de la filosofía leonística está siempre presente el propósito de tratar de eliminar aquello que tienda a separar a los hombres y a las naciones, y por eso sostiene que es necesario y conveniente agotar los medios conducentes a que en la vida de relación de unos y otras prime el concepto de amistad fraterna. Pero esa posición en manera alguna resulta incompatible con los naturales y muy respetables sentimientos de nacionalidad, que deben ser compartidos y reafirmados por los Leones. Y es más, el marco de paz y libertad que propugna el Leonismo, de respeto y consideración al ser humano, lo hace prescindiendo incursionar en cuestiones políticas y religiosas, de raza o color de piel para facilitar sentar las bases de una unidad nacional sin discriminaciones.

         En una misma línea con lo expresado el Leonismo reconoce como legítimos y merecedores de respeto y apoyo los sentimientos de nacionalidad de todos los ciudadanos, y eso forma parte de los fundamentos éticos y morales sobre los que se asienta la Organización. Por eso le interesa especialmente al Movimiento que se estimule y cultive profunda y sinceramente el amor a la Patria de cada uno, por ser un deber de conciencia de la persona y de respeto hacia si mismo. De ahí que esa actitud se encuentre expresada con propiedad al incluir la palabra NACIONALIDAD en su invocación leonística.

         Pero el noble y honesto amor a la tierra que vio nacer al León no es excluyente de desarrollar el sentimiento de una fraternidad universal bien entendida, porque esa es una actitud que debe surgir pristinamente de la sana conciencia del ser humano que en última instancia debe reconocer que comparte el destino común de todos los hombres como criaturas de Dios. Esta concepción nos señala que dentro del sentimiento de servir a nuestros semejantes el Leonismo hace mucho tiempo que viene superando las fronteras de todo tipo y lucha por unir a los hombres, los pueblos y las naciones por el respeto, la consideración recíproca y el servicio, persiguiendo una causa de bien común en la que el sentimiento de nacionalidad es totalmente compatible con sus objetivos y fines y armoniza con la realización de múltiples programas a nivel universal.

         Pensemos entonces en el León como un ciudadano del mundo que, reafirmando los valores de la nacionalidad cuenta todavía con riqueza espiritual para brindarse generosamente más allá de las fronteras de su país a través del servicio. Porque Leonismo significa también amar a nuestra Patria sin perjuicio de cultivar la amistad fraterna hacia nuestros semejantes sin  discriminaciones,

25. Pautas para el liderazgo distrital

          Al respecto hay que tener presente que en el caso del dirigente distrital debe existir una comunicación fluida entre el Gobernador y la Selva del Distrito, recordando que normalmente se encuentra en la mira de todos los Leones porque su accionar como Funcionario les interesa. Este hecho lo debe aprovechar para demostrar que con su conducta y actividades predica con el ejemplo.

          A fin de contribuir a que se proyecte una buena imagen a continuación se mencionan algunas pautas que dentro de lo posible sean observadas. Para eso he apelado a un folleto mío publicado en 1999 que denominé  ”Calidad total en la conducción Leonística a nivel de Distrito”, uno de cuyos puntos fue una síntesis conceptual y práctica sobre Liderazgo leonístico (pág. 36 y 37). Por razones de brevedad a continuación transcribiré el decálogo de sugerencias incluidas con el agregado de muy breves precisiones.

01. Fijarse objetivos de rango superior

         Si es un León Lider no puede exhibir chatura de miras sino fijarse objetivos que vayan más allá de la simple rutina. Si las banderas del liderazgo son pobres el entusiasmo estará ausente.

02. Ser empeñoso, creativo y accesible

         Para exigir a sus seguidores que se brinden en el esfuerzo a su vez debe mostrarse particularmente activo, y si es creativo y rompe la rutina en las cosas que es posible hacerlo eso despertará el interés de sus colaboradores. Si es accesible eso facilitará que se establezca un puente de comunicación efectiva con la Selva del Distrito permitiéndole conocer sus inquietudes y transmitirle su liderazgo.

 

03. Buscar calidad con un cambio hacia lo mejor

       Siendo un objetivo en si mismo desde siempre en la actualidad sería actuar respondiendo a lo que es requerido por el Presidente Internacional (2000-2001) Dr Jean Béhar en su lema: “Calidad – La llave del futuro”. De igual manera yo abordé el tema cambio hacia lo mejor al tratar el Kaisén japonés en mi folleto “Calidad total en la conducción leonística a nivel distrital”, y a ese trabajo me remito.

04. Transmitir conocimiento y motivación

        El Lider debe mostrar que domina los aspectos estructurales y de funcionamiento del Leonismo porque eso es necesario para ocupar ese cargo, y estar informado de las cosas de la Asociación, del Múltiple “O” y de todo lo que acontece en su Distrito. Todos esos elementos son muy importantes para que la Selva Distrital se ponga al día sobre la realidad del Leonismo.

05. Mostrar entusiasmo y dinamismo en la acción

        El dinamismo del Lider contagia esa forma de actuar a sus seguidores, al igual que si adopta una actitud inversa, pero en este caso será un modelo negativo, lo que no debe ocurrir.

 

06. Saber analizar problemas y sugerir soluciones

        Al hacer las visitas a los Clubes es probable que le consulten sobre problemas o situaciones que deben ser resueltas con criterio. Por eso es conveniente que antes de iniciar su visita se informe brevemente sobre los problemas importantes de cada Club y medite sobre ellos para tratarlos y saber responder adecuadamente los planteos para sugerir soluciones, sabiendo que lo que él aconseje tendrá la fuerza de su investidura.

 

07. Orientar sobre roles y funciones

        En oportunidades advertirá deficiencias en el cumplimiento de los roles por parte de funcionarios de la Selva de un Club de Leones, y si son graves no debe dejar pasar el momento para, con toda la amabilidad que esté a su alcance, sugerir las correcciones del caso, orientando para que se realicen en forma correcta, como una forma oportuna de ayudar a rectificar rutinas o hábitos equivocados.

 

08. Reclamar compromiso y responsabilidad

        Cuando está motivando a la Selva puede aprovechar el momento para hacer una arenga reclamando compromiso, responsabilidad e identificación leonística para insuflarle voluntad y entusiasmo al conjunto, tratando dentro de la realidad de ser optimista.

 

09. Instar al seguimiento de tareas delegadas

        Los Presidentes de Clubes  conocen la conveniencia de delegar parte de la tarea en otros Leones, pero muchas veces descuidan hacer un seguimiento de las cosas que delegaron y se desentienden de ellas, lo que ocasiona más de una sorpresa desagradable. Es conveniente insistir sobre este aspecto y recomendar que practiquen este seguimiento sin titubear para asegurar el cumplieron de las  tareas o funciones delegadad.

 

10. Evaluación periódica de aciertos y errores

         Esta evaluación es muy importante que el León Lider la concrete y que requiera a sus seguidores que también realicen un análisis crítico, el que les aconsejará en algunos casos seguir tal como venían haciendo las cosas y en otros introducir ajustes conducentes a mejorar los rendimientos.

26. La voluntad de ser Lider 

        Para acceder al rango de Lider ya hemos dicho que se requieren aptitudes de variada naturaleza y que ellas actuando en conjunto contribuyen a definir su personalidad. El poseer esos atributos y el hacer un correcto empleo de ellos son los factores que estimulan a los demás a responder positivamente a su convocatoria. Pero no será fácil alcanzar ese reconocimiento y aceptación de los otros si el dirigente no pone en la empresa la voluntad y el entusiasmo que reclama el logro de los objetivos propuestos.

          Es indudable que cuando una persona es considerada Lider en alguna actividad humana y marcha al frente para señalar rumbos

eso le exige esfuerzo, dedicación y sobre todo voluntad de asumir dicho liderazgo. Al respecto investigaciones psicológicas recientes basadas en la observación sistemática de la mente humana han probado que ésta posee poderes que exceden en mucho a los utilizados habitualmente por una persona corriente. Y estudiosos en la materia sostienen que de este descubrimiento surge el secreto del éxito que muchos pueden alcanzar si se entrenan con fé y voluntad a fin de aprovechar todas sus potencialidades.

          Se llama la atención sobre este particular porque a veces existen atributos y capacidades que facilitarían que una persona se convierta en Lider de una determinada actividad, pero si tiene poco interés en acceder a esa condición y no actúa con verdadera convicción aquellas calidades y aptitudes favorables por si solas no son aptas para justificar el pretendido liderazgo. En cambio, en otras ocasiones es posible suplir con eficacia la falta parcial de excelencia en algunos aspectos del liderazgo si se demuestra espíritu de sacrificio y se es generoso en el esfuerzo por alcanzar las metas fijadas poniendo voluntad y decisión al servicio de la causa. Una actitud personal como la mencionada siempre cosechará de los demás simpatía y disposición de colaboración y apoyo.

          Como corolario de lo que antecede podemos señalar que si se está realmente identificado con los objetivos fijados y se actúa con sincera vocación comprobarán con satisfacción y alegría que pueden hacer mucho más de lo que pensaban, y que tienen que animarse y actuar dejando de lado inútiles inhibiciones, logrando así alcanzar una personalidad de mayor vuelo. Si lo logra eso lo ayudará también a tener éxito en otras facetas de su desenvolvimiento dentro de la sociedad y podrá gozar más plenamente de la vida.

          Por ello nos permitimos destacar la importancia que tiene la voluntad de ser Lider, para llegar a ser realmente, un Lider. 

27. La planificación de los objetivos

        Como ya hemos dejado establecido, para conducir un grupo humano hacia metas preestablecidas el Lider debe tener bien en claro los objetivos de rango superior que se propone alcanzar y comprender que no debe dejarse llevar por los acontecimientos, porque ese devenir puede no ser favorable a sus propósitos y será necesario que trate de modificar su curso según convenga a sus objetivos.

          Si bien en ocasiones deberá improvisar eso debería ser la excepción porque no es conveniente tener que hacerlo, sobre todo cuando esas situaciones pudieron preverse. El grueso de las decisiones deberían responder a un desarrollo meditado, a fin de prever las consecuencias que traerá aparejada su implementación, evitando así tener que proceder en forma apresurada. Por, eso antes de ponerse decididamente en acción debe contar con un programa de actividades serio, razonable y factible.

          Sin perjuicio del vuelo con que proyecte su accionar no debe dejar de ser realista para que la propuesta no sea una mera expresión de deseos, y hacer un relevamiento de los recursos humanos disponibles, de los medios materiales con que cuenta y las perspectivas futuras de ambos. No ser ni muy optimista ni pesimista sino tratar de ajustarse lo mejor posible a la realidad previsible. Con ese conocimiento y el compromiso leal de colaboración de quienes lo secundarán y establecer las metas de corto y mediano plazo.

         En términos generales este programa debe comprender dos parte claramente definidas: por un lado los aspectos que refieren a la existencia y desenvolvimiento de los Clubes de Leones y del Distrito como organizaciones con un funcionamiento propio, y la relación de todas ellas con la Matriz Internacional. Y por el otro el que tiene que ver con el desarrollo de las actividades destinadas a cumplir con los objetivos para las que fueron creadas.

          En el primer caso corresponde ratificar la necesidad de que se cumplan bien y en término las tareas administrativas que a cada uno compete como parte de la organización global y el pago de loa aportes pecuniarios aprobados en forma reglamentaria. En el segundo, es decir, en lo que hace al cumplimiento de los objetivos comunitarios de humana solidaridad con intervención de los Funcionarios de  Gabinete debe promoverse el conocimiento, difusión y apoyo para cumplir los programas internacionales de nuestra Asociación y aquellos que los Clubes encaren según las necesidades locales.

          Para el logro de lo inherente a ambos casos  juegan un papel importante las relaciones humanas y públicas, no solo en lo que respecta a las relaciones y obligaciones dentro del Movimiento leonístico sino también fuera de él, a fin de lograr una buena imagen en el medio de actuación.

28. Los apoyos de la conducción

         Quienes asumen funciones de liderazgo dentro del Distrito  deben tener conciencia de su propia capacidad de trabajo y de acción y la necesidad de administrar su tiempo con eficacia.  Y que es posible que tenga que delegar parte de las tareas en sus colaboradores. Pero al hacerlo tiene que recordar que de él se espera en lo personal, habilidad y capacidad de conducción, de dirección, de orientación y motivación leonística, y que es de su competencia también fijar las metas y adoptar las medidas para lograrlas con éxito.

         Dentro de este planteo debe elegir con cuidado las personas en quienes concretar esa delegación, confiando en su capacidad, responsabilidad y sentido de compromiso.. Si así lo hace luego no debe dudar en darles la debida participación y apoyo, sin perjuicio de mantener sobre ellos una razonable supervisión sobre su gestión. Esto es importante por que la conducción de un Distrito requiere una fuerza de trabajo en equipo en la que todas las tareas tienen importancia para el resultado final, porque la suma de las cumplidas correcta y  oportunamente realzarán el mérito del esfuerzo de todos.

          El Lider tiene que instruir a sus colaboradores en el sentido de que a veces un simple detalle al que no se dio importancia puede echar por tierra el esfuerzo de muchas personas y restarle brillo o trascendencia a algo que era importante (p.e. en una conferencia no funcionan bien los micrófonos o los amplificadores; en una ceremonia de jerarquía se cometen errores imperdonables de protocolo; en un acontecimiento se olvidan cosas que luego deben ser buscadas en forma apresurada, etc.)

          Las funciones de Secretario y de Tesorero son muy importantes dentro del engranaje administrativo distrital y deben ser confiadas a personas comprometidas con el Lider, y en las cuales su capacidad y disposición de trabajo proporcionen a éste la tranquilidad de que esas áreas de responsabilidad estarán bien cubiertas. En esto no hay que cometer errores porque si presentan falencias eso haría peligrar el éxito de una muy buena gestión en los demás aspectos.

          Como en toda organización la distribución de responsabilidades y de funciones debe buscar el máximo aprovechamiento del esfuerzo y capacidad de los integrantes del Gabinete y brindarle a éstos las mayores posibilidades de participación. En esto no debe hacerse eco del temor de que el lucimiento de un colaborador que se distinga le reste parte de su brillo, porque si él éxito acompaña a su Gabinete eso acrecentará su prestigio de máximo conductor del Distrito,...   

          Si al frente de cada área coloca personas trabajadoras y de empuje la cosecha de buenos resultados asegurará su lucimiento ante el Distrito. Pero si se rodea de los que solo saben aplaudir y tienen escasa disposición de trabajo el resultado de su gestión será magro.

          Si se diera la eventualidad de que quien tiene a su cargo un área de funciones o encabeza un grupo de tarea no pueda dar satisfacción a sus responsabilidades, con objetividad y comprensión debe analizar sus causas. Si hecho esto concluye que debe adoptar medidas superadoras, con todas las consideraciones del caso disponer lo que considere mejor para el Distrito. Estas situaciones son raras cuando se a sabido elegir bien a los colaboradores.

          Finalmente se debe tener presente que para que un sistema de trabajo en equipo resulte exitoso ayuda mucho si se establecer un espíritu de participación y camaradería entre el Lider y sus seguidores, fluida comunicación y se practican las relaciones humanas.

29. Elementos valiosos: información y motivación 

         En una serie de folletos que he brindado al Leonismo Argentino e insistido desde distintos puntos de vista en dos aspectos que considero que son fundamentales: la información y la motivación. Y no puedo en el presente dejar de referirme nuevamente a los mismos.

         Cuando se encara una actividad determinada resulta elemental tener INFORMACION sobre ella, porque de no ser así es sabido que las posibilidades de éxito se verían restringidas. Si por ejemplo una persona se desempeña en el comercio en un ramo determinado es obvio que deberá conocer en medida adecuada los productos con los que trabaja y las particularidades del empleo o función que le fuera confiada. Ahora bien, pensemos cuanto más deberá estar informado si tiene la responsabilidad de dirigir el negocio y por consiguiente, de impartirle directivas a sus subordinados.

          Llevando el ejemplo al Leonismo, para actuar dentro del Movimiento como León deberá estar informado sobre la dinámica cotidiana de su Club, sobre sus objetivos y fines, etc. ¿Cuánto más deberá estar informado si debe desempeñarse como presidente de su Club o Funcionario de la Gobernación de Distrito?

         El Lider sabe que la gimnasia de la información comienza con su actuación dentro del Club y se va incrementando gradualmente en forma sustancial cuando su actuación se va proyectando a nivel distrital o internacional. Por eso tiene que instruir a sus seguidores que deben inculcar a los Leones que para poder estar informados deben interesarse por lo que se hace, dice y escribe dentro del Movimiento.

         Pero además de ese conocimiento el Lider sabe que se necesita un motor potente para poner en marcha vigorosamente el accionar del Leonismo, y para ello debe existir en las Selvas  MOTIVACION, es decir, que ellas deben sentirse plenamente identificadas con la filosofía de nuestro Movimiento y con los objetivos y fines que se han propuesto. Por eso es fundamental que el motivar figure dentro de los esfuerzos del Lider por cumplir sus responsabilidades, importando el empuje que él logre insuflar a las Selvas para alcanzar esas metas.        

         Hace tiempo que ha quedado demostrado que si bien el hombre es importante considerado en su individualidad, todavía lo es más en función de equipo. En infinidad de tareas trascendentes tanto en el plano científico y técnico como en lo económico, político y social, para que la labor alcanzara esa jerarquía necesitó del apoyo y colaboración de muchos, por más brillante que hubiera sido la persona que iniciara el emprendimiento. Por eso siempre es esencial que el León Lider sepa despertar en sus seguidores el espíritu de equipo y el sentimiento de trabajar con la voluntad de sumar sus esfuerzos en pos de los objetivos establecidos. Y para ello debe motivarlos.

        También vale la pena recordar que solo si se siente íntimamente y se comprende la importancia del Leonismo y el orgullo de ser León, y cuando la mente y el corazón están iluminados por la vocación de servicio podemos decir que existe identificación leonística y que la motivación surgirá como algo natural que se estará en condiciones de transmitir con sinceridad a los demás.

30. Necesidad de armonía y comunicación

         Todo Líder sabe lo importante que es encontrar una verdadera respuesta favorable entre sus seguidores para concretar los objetivos que se ha propuesto, y también valora como corresponde lo que significa la unidad de acción y la voluntad colectiva de trabajar mancomunadamente. Se crea el clima propicio al afirmar la armonía dentro del grupo procurando que se manifiesten dispuestos a asumir y cumplir satisfactoriamente las tareas y responsabilidades asignadas.

          Si existe armonía y entendimiento eso ayudará a que se entusiasmo se contagie y se dejen de lado actitudes pasivas y las posibles desinteligencias de un accionar compartido. En ese sentido ayuda la observancia de la regla del Código de Etica que establece “Ser parco en la crítica y generoso en el elogio”, premiando a quien lo merezca con el cordial reconocimiento hecho público en el lugar y ocasión propicia. Eso resulta estimulante para  los destinatarios y Leones presentes, y siempre arroja buenos frutos.  

          Es muy importante que el Lider cuide no mostrar soberbia o autosuficiencia sino humildad, recibiendo con agrado las sugerencias constructivas que le hagan llegar, sin perjuicio de reservarse la decisión que estas reclamen. Obrará con inteligencia si hace sentir a sus seguidores que valora su trabajo y sus inquietudes, incentivando su entusiasmo y espíritu de iniciativa. Y reafirmará su liderazgo si  logra establecer fluidos canales de comunicación para que todos se sientan parte activa en la acción y en concretar el programa de actividades, haciéndolos partícipes de las experiencias que genera la conducción superior del Distrito,

         Lo expresado también es válido en las relaciones con los Clubes de Leones del área y sus autoridades, porque quienes conviven en ese ámbito no solo deben estar informados del acontecer leonístico sino contar con la oportunidad de plantear sus inquietudes y problemas a las autoridades distritales, y es conveniente allanarles el camino para hacerlo y luego actuar en consecuencia.

          Si se advierte que en el horizonte de estas relaciones se vislumbra el fantasma de la indiferencia hay que actuar de inmediato para que ésta no tome cuerpo, porque puede resultar contagiosa y una vez que se hizo presente luego erradicarla no será nada fácil.   De igual manera se deberá prestar atención a la comunicación hacia afuera, porque ella es útil para inyectar más vida a las relaciones con quienes nos rodean, porque practicar la amistad como un fin y no como un medio es aplicable no solo a la que existe entre personas físicas sino que incluye también las vinculaciones amistosas que se cultivan con otras entidades de la comunidad, y en ambos casos eso constituye algo valioso que merece ser preservado e incrementado.

31. Sumando creatividad al Leonismo 

         Considerando a las organizaciones desde el  punto de vista de la forma  como son dirigidas y la participación de sus integrantes, las mismas pueden adoptar según los casos la forma liberal, la autoritaria o la democrática, cada una con sus particularidades.

       En una organización liberal, por ejemplo, existe una total libertad de acción, y en razón de ello las pautas provenientes de la conducción centralizada resultan generales y no restrictivas del accionar de las áreas descentralizadas. Por eso en tal caso se dice que prevalece fuertemente el carácter informal de la organización, restándole fuerza y precisión a las orientaciones.  En la forma autoritaria en cambio se concede escasa o ninguna libertad de acción a los integrantes de la organización, y el Lider autocrático adopta decisiones e imparte órdenes que éstos deben cumplir. En este caso prima exclusivamente el carácter  formal o vertical de la organización. Finalmente, en las organizaciones democráticas, como es el caso de nuestra Asociación Internacional, la conducción centralizada da pautas de acción sobre determinados aspectos que considera esenciales para asegurar el desenvolvimiento coherente y armónico del conjunto, pero se ofrece un amplio campo para la creatividad individual en la consecución de sus objetivos. De esta manera coexisten los aspectos formales e informales de una organización esencialmente participativa.

         Por una parte al ser humano como tal no se lo debe pretender programar ni que actúe como un autómata, anulando su personalidad, pero tampoco es bueno que su actuación quede librada exclusivamente a su libre albedrío, sino que debe contar con algunos parámetros que la regulan y orientan. Por eso resulta interesante que se permita que demuestre racionalmente su creatividad, sin perjuicio de que su desenvolvimiento se ajuste a determinadas pautas que orienten y armonicen su gestión con el conjunto.. De esta manera es posible  que el esfuerzo y la dedicación de cada área leonística resulte más provechosa.

         Las pautas que provee nuestra Asociación tienen por objeto servir de base de sustentación del accionar del León Lider, pero es dable esperar que éste las enriquezca con su aporte creativo y el de sus seguidores. Y si ese aporte es importante para el mayor éxito de la gestión, dará realce y brillo al desenvolvimiento personal y colectivo de todos los que contribuyeron a concretar ese logro. En consecuencia la creatividad dentro de la organización puede ser estimulada y aprovechada sin que ello signifique perder la necesaria unidad de acción que debe ser impuesta  por la conducción superior.

         Como acotación a lo expresado, cabe advertirse que tener creatividad no autoriza a pretender modificar lo existente porque si, sino que ese espíritu de iniciativa y de progreso debe tender a mejorar lo actual sin menoscabar o perjudicar el funcionamiento del conjunto. Esta advertencia es válida en virtud de que una organización compleja está constituida por diferentes partes que funcionan con un sentido integral y, consecuentemente todo perfeccionamiento de ellas se lo debe lograr respetando el todo que es la organización. El Lider debe defender esta posición y expresar su creatividad respetando esta premisa.

32. El Lider y la Organización

        Se acepta como un axioma que es más fácil realizar una actividad con éxito actuando en forma organizada, y si las metas a alcanzar son de envergadura, contar con una adecuada organización es una necesidad imperiosa. Y considerando que los grandes objetivos del Leonismo son de carácter mundial ello requiere inexorablemente contar con una organización cuya dimensión resulte acorde con la magnitud de esas metas. Dicha organización a su vez, para dar adecuada respuesta a sus necesidades funcionales requiere contar con Líderes o dirigentes aptos para que estén a la altura de las circunstancias. Y esto debe abarcar a todos los niveles como una necesidad a satisfacer para que la conducción global del conjunto se desenvuelva con la debida eficacia. Por eso siempre se reclama colaboración para poder contar con Leones de calidad dentro de la estructura democrática del Leonismo.

         Como explicara al abordar el punto anterior, existen dos aspectos de la Organización que el Lider leonístico debe conocer para ubicarse mejor en su rol como tal, y transmitir ese conocimiento a sus seguidores. Hemos dicho que en la Organización funciona una dirección superior que actúa mundialmente, de carácter centralizado,  creada para conducir al ente a ese nivel, y dentro de ella una parte descentralizada que funciona regionalmente conforme a pautas de acción suministradas por el mencionado primer nivel,

         La conducción superior constituye la organización formal de nuestra Asociación y tiene por principal finalidad asegurar el orden y la subsistencia de la institución y que se respeten y cumplan los objetivos y fines que esta se ha impuesto. La parte descentralizada de la Organización podría ser llamada la organización informal de la misma y es la que le da vida al conjunto desde el punto de vista de la instrumentación y puesta en práctica de las actividades para que sus objetivos sean transformados en realidades concretas.

         El León Lider debe comprender y aceptar esta realidad para actuar de conformidad, respetando y haciendo cumplir las orientaciones y requerimientos de la organización formal de nuestra Asociación porque eso refiere a la subsistencia del Leonismo. Esto es compatible con la posibilidad de dar rienda a la creatividad de los Leones que actúan en Clubes y Distritos sin perjuicio de preservar la funcionalidad del conjunto. Dentro de esos parámetros el León Lider puede dar vuelo a su creatividad y empuje renovador, porque si es imaginativo, consciente y responsable, a través de su espíritu de iniciativa puede brindar una interesante contribución al progreso, evolución y actualización de su área de competencia funcional e, incluso, por las vias pertinentes puede aportar ideas constructivas y factibles para mejorar el desenvolvimiento de la Asociación.

          Dentro de un esquema de trabajo  implantado con un sentido integral y de apoyo, el Lider y quienes asumen las responsabilidades de desenvolverse en algunas de las áreas de la conducción distrital, reciben de la organización centralizada de la Asociación un valioso material de carácter específico para el cumplimiento de sus funciones. Este material merece que se le preste atención preferente porque es el fruto de orientaciones que son el resultado de meditados estudios técnicos y del aporte de personas altamente competente en los temas abordados. Este material también responde a las necesidades de la Organización en su conjunto para que en el ámbito local o regional se desarrollen programas para lograr la consecución de objetivos seleccionados por la Asociación para concretar la obra que aspira realizar a nivel mundial.

         Conociendo lo mencionado será una actitud inteligente del Lider aprovechar este material en profundidad y recomendar a sus colabora dores que hagan lo mismo, y si es posible,  entre todos enriquecerlo con sus propios aportes.

33. La capacitación como docencia leonística

          La diversidad y complejidad de las tareas que enfrentan los individuos requiere de la capacitación permanente como un medio a través del cual pueden perfeccionarse, actualizarse, informarse y promover su formación. En tiempos de cambios acelerados y transformaciones que soporta la sociedad este aprendizaje es útil para estar en mejores condiciones de responder a las expectativas que se le plantean de continuo. Estos cambios rápidos que se producen en el mundo  son un  poderoso incentivo para fomentar tal capacitación en las más diversas áreas  del quehacer humano, porque de ellos se deriva la necesidad de la sociedad y de los individuos de adaptarse a sus requerimientos.

          La realidad planteada por este mundo globalizado nos envuelve provocando que tal capacitación se la concebida como algo que se presenta como un requerimiento de carácter universal que ha sido impuesto a la sociedad sin solución de continuidad, que ahora lo  acompaña al ser humano desde que nace hasta su muerte. Y este pretendido aprendizaje constante implica el cambio consiguiente de conductas intelectivas, actitudinales y artesanales..

          Dentro de este contexto el entrenamiento conviene que sea dirigido a necesidades y a grupos que actúan procurando objetivos similares, porque cuando se trabaja sobre un mismo asunto pueden acordarse determinados aspectos o procedimientos para ir cambiando coordinadamente las formas de hacer las cosas. Quienes comparten esta manera de actuar están llamados a ayudar a cambiar las rutinas para mejorarlas y perfeccionarlas. Ese es precisamente uno de los propósitos que se pretende alcanzar con este trabajo.

           Quién ha llegado a ser Lider debe comprender la importancia que tiene para sus seguidores recibir de él orientaciones que los lleven a mejorar sus aptitudes y capacitarse en el nivel de su actuación, y básicamente a desenvolverse eficazmente en función de dirigentes. Por eso en su trato con sus dirigidos debe prever la posibilidad de desarrollar una labor en cierta medida pedagógica y se prepara conscientemente para esa exigencia de perfeccionamiento. En ese caso, es fundamental que se sienta seguro y crea en lo que domina y transmite, y al hacerlo tratar de despertar interés.

          Esa labor debe vivirla en forma constante y practicarla a cada minuto porque esa actividad de instruir a otros Leones sirve para incorporar calidad al Leonismo, por lo que justifica que llegue a ser una tarea importante como Kider. Su práctica debe ser observada con naturalidad y sin petulancia, y si se es Lider de alma esto lo realizará de manera no llamativa u ostentosa, entre otras cosas porque estará dirigida a personas que podrían carecer de algunos conocimientos leonísticos pero que cuentan con una formación personal que merece respeto y consideración..

          En este sentido cabe agregar que frecuentemente muchos Leones aparecen atrincherados en costumbres o hábitos de los que les resulte difícil apartarse, aún en los casos en que deseen actuar según las orientaciones que reciben.. Por eso es que advertimos que en ciertos casos no es fácil lograr modificar ciertos hábitos porque se encuentran naturales resistencias al cambio que es necesario vencer con diplomacia.

          Por otra parte el adulto en su condición de tal puede invocar las enseñanzas que ha logrado de su propia experiencia en la vida, y con ello su derecho a opinar o discrepar respetuosamente, exponiendo con sentido crítico sobre aspectos determinados de los temas que se están desarrollando. Advertido de que esta eventualidad puede presentarse el Lider no debe insistir para imponer su enfoque ni tampoco desestimar con soberbia los aportes u observaciones de sus interlocutores, porque el diálogo no debe derivar en entredicho. Por el contrario, sin renunciar expresamente a lo que sustenta actuar con tolerancia de manera de asegurar una comunicación sana con  los Leones presentes en la que prime el respeto y consideración recíprocos. Por eso debe ser equilibrado y no inflexible en la solución de posibles diferencias de enfoque sin sentirse dueño de la verdad.

          Estas situaciones son muy difíciles que se produzcan si se actúa con gentileza, amabilidad y apertura, creando de esa manera un clima cordial que facilite la aceptación de las sugerencias y orientaciones que se deseen formular. 

34. Porqué ser Lider leonístico equivale a servir

        El ejercicio  del poder de mando a través del tiempo ha merecido diferentes maneras de encuadrarlo, y en ese sentido se lo relaciona preferentemente con el arte de gobernar. La mención de algunas anécdotas nos pueden ilustrar al respecto.

         Así por ejemplo se dice que uno de los Barones de China le solicitó consejo a Confucio inquiriéndole: “Si matase a los malos ciudadanos y me asociase con los buenos, ¿qué pensarías”. El sabio, luego de reflexionar le respondió: “Qué necesidad tiene el gobernante de matar al pueblo? Si lo que desea es bueno el pueblo también será bueno. El carácter del gobernante es como el viento, el carácter de la gente es como la hierba: y la hierba se dobla al soplo del viento”.

         Siguiendo esa misma línea de pensamiento, se dice que Rabindranat Tagore comentaba: “No es tarea fácil dirigir hombres. En cambio, empujarlos es muy sencillo”. En ambos casos prima el criterio de que lo que importa es la fuerza del mando que ordena para conseguir los objetivos.

         Pero si nosotros como Leones queremos algo más que el simple poder de mando como medio de lograr las metas que perseguimos, podemos consultar en el Libro de los Libros y allí se lee: “Si quieres mandar debes servir. El que manda sin saber servir, acabará por no mandar. El que sabe ser útil, el que sabe proveer a sus gobernados, podrá también ejercer mando sobre ellos. El mando no te fue dado para utilidad e interés personal, no te fue dado para tu comodidad sino para que proveas el bien de otros. Antes de tenerlo podías pensar primero en ti y dedicar el resto de tu tiempo a los demás. Pero ahora no puedes pensar más que en los otros. Las necesidades se vuelven tus necesidades. Las desgracias de los otros son tus desgracias. Los dolores de los otros son también tuyos. Los infortunios de los otros recaen sobre ti. Y cuanto más seguro quieras que sea tu mando, más diligente habrá de ser tu servicio. Es un error creer que cuando más se asciende menos se debe servir. Tu trabajo, tu tiempo, tu salud, tu palabra, tu inteligencia tu corazón y hasta tu reposo ya no serán tuyos. Serán para los demás. Porque la autoridad no es un sillón sino un timón. No es un título de nobleza sino una responsabilidad. No es un bastón sino una cruz. Aquel que entre vosotros quiera ser grande, primero debe ser vuestro servidor”.

         Aunque todas las palabras de este último mensaje son importantes  me he permitido destacar algunas en particular para relacionar su significado con el tema del mando desde el punto de vista de la conducción o liderazgo leonístico. Y lo he hecho porqué entiendo que el ejercicio del mando en nuestro Movimiento comunitario solo puede ser concebido dentro de estas pautas ideales de conducta, sin perjuicio que entre nosotros su ejercicio no alcance ese nivel por las imperfecciones propias del ser humano.

         El verdadero León toma conciencia de esta forma de ejercer el mando cuando nuestro Código de Etica le reclama  “…tener siempre presente mis obligaciones de ciudadano para con mi Nación, mi Estado y mi comunidad, profesándole lealtad constante de pensamiento, palabra y obra, y dedicándole generosamente mi tiempo, trabajo y recursos”.

         De lo expresado rescatamos las siguientes enseñanzas: El León Lider para mandar debe aprender a servir y aceptar que su liderazgo no es un título honorífico sino una responsabilidad, porque Leonismo es sinónimo de Servicio. Y reconocer que la autoridad que recibe no es un sillón para su comodidad sino un timón para conducir a sus seguidores. Y si siente realmente el papel de Lider y tiene vocación de servicio debe predicar con el ejemplo.

35. Consideraciones finales

         Si usted. Amigo León, ha llegado a estas líneas después de haber leído el trabajo que antecede estaré muy satisfecho, porque mi esfuerzo y preocupación no habrán sido en vano y le agradezco el tiempo y la atención que le prestara. Estoy seguro que una buena parte de su contenido habrá impactado positiva e insensiblemente en su forma de ver las cosas desde el punto de vista leonístico.

          Considerando que tengo la fortuna de haber despertado su interés, eso me anima a solicitar su valiosa ayuda para que juntos trabajemos en la importante tarea de promover la formación de dirigentes leonísticos de calidad, de jerarquía, más capaces, motivados y conscientes de que el Leonismo es oportunidad.

         Le pediré amistosamente que vuelva a leer algunos de los temas que más le interesaron para pensarlos y penetrar más profundamente su contenido, que los analice y comente con otros Leones. Que los converse con su pareja leonística, por que la opinión de nuestro cónyuge siempre es importante.

          Si usted se hace eco de esta sugerencia estoy seguro que le complacerá advertir como se produce un importante aporte de opiniones que enriquecerán las ideas y conceptos que en forma muy escueta están expuestas en mi trabajo. Ese intercambio y participación habrá de ser muy provechoso para todos: los opinantes y más aún para el Club, el Distrito y el Leonismo, donde la revalorización de la formación del León permitirá sumar más calidad al Leonismo.

          Y si usted se detiene a meditar sobre los temas abordados a lo largo de estas páginas, y sobre otras cuestiones que le plantee su espíritu inquieto, no me cabe ninguna duda que si ya no es un auténtico Lider Leonístico lo será a muy corto plazo, porque como dijera en este trabajo, se requiere voluntad de ser Lider para llegar a ser realmente un Lider.

          Finalmente insisto en que si el Leonismo logra aumentar la calidad e identificación leonística de sus dirigentes nuestro Movimiento alcanzará nuevos y mayores éxitos en su generosa obra de solidaridad social. Y eso nos ayudará a construir la CIVILIZACIÓN DEL AMOR que proclama Su Santidad, el Papa Juan Pablo II.       

          Cuento con Usted para esta magna empresa.

PDG Dr. Tito L. Rocchetti