Beber un poco también perjudica la salud

Incluso unos pocos tragos pueden perjudicar la salud


NUEVA YORK (Reuters Health) - Beber con moderación no es una fuente de bienestar y sus efectos sobre la salud y la mortalidad varían de acuerdo al sexo, dijeron investigadores en el Reino Unido.

En contradicción con investigaciones previas, que sugerían que beber con moderación podría disminuir el riesgo de ciertas enfermedades, Ian R. White y sus colegas, de la Facultad de Higiene y Medicina Tropical de Londres, hallaron que los índices de mortalidad de los adultos jóvenes y de las mujeres de mediana edad aumentaron con la cantidad de alcohol que consumieron.

Es importante considerar que el riesgo de muerte comenzó a aumentar cuando las personas consumieron un mínimo de un trago por semana, indicaron los autores.

Investigadores representan a menudo a la relación entre el consumo de alcohol y el riesgo de muerte como una curva en U, en la que consumir mucho, como no consumir en lo absoluto, están asociados con un mayor riesgo de muerte por cualquier causa.

Sin embargo, White y su equipo hallaron que la relación en la curva, entre el consumo de alcohol y la salud, parece que se refiere sólo a los hombres mayores de 34 y a las mujeres mayores de 54.

En cuanto a las personas de otras edades, incluso beber con moderación puede aumentar el riesgo de muerte, advirtieron los investigadores.

“Aumentos importantes en los riesgos de mortalidad por todas las causas pueden suceder incluso en las personas que beben menos de los límites recomendados y, especialmente, entre los jóvenes”, escribieron White y sus colegas.

Una investigación previa había indicado que beber con moderación, definido como un par de tragos cada día, podía proteger a las personas de ciertos riesgos cardiovasculares, como la cardiopatía y el accidente cerebrovascular.

Aunque el mecanismo por el que el alcohol puede disminuir el riesgo de cardiopatía no está claro, los investigadores especularon que podría aumentar el colesterol “bueno” o HDL, manteniendo, por lo tanto, las arterias despejadas.

El alcohol también podría mantener la sangre fluida y prevenir los coágulos sanguíneos, que originan accidentes cerebrovasculares. Finalmente, el alcohol podría disminuir las concentraciones sanguíneas de insulina, lo que a su vez reduce el riesgo de cardiopatía.

Sin embargo, la presente investigación, publicada en la edición del 27 de julio en el British Medical Journal, sugiere que los beneficios del alcohol varían con la edad.

White y su equipo basaron sus resultados en la revisión de datos obtenidos con anterioridad sobre el consumo de alcohol y los índices de mortalidad. En su análisis, los investigadores incluyeron muertes debidas a varios tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares, hepatopatías y lesiones.

Los investigadores hallaron que el consumo asociado con el índice menor de muerte fue de cero alcohol, ninguno en absoluto, para los hombres y mujeres menores de 35, y de tres a ocho tragos a la semana para las mujeres y los hombres, respectivamente, mayores de 65.

Cada trago se definió como una “unidad” que contenía de ocho a 10 gramos de alcohol. Éste es el equivalente aproximado de una copa de vino.

En el Reino Unido, el gobierno recomienda que los hombres y las mujeres no consuman más de cuatro y tres unidades de alcohol por día, respectivamente. Sin embargo, basados en estos resultados, White y su equipo dijeron que estas recomendaciones deberían ser menores para los adultos jóvenes y para las mujeres de mediana edad.

“Se aconsejaría a las mujeres que limitaran sus tragos a una unidad al día hasta los 44 años, dos unidades al día hasta los 74 y tres unidades al día a partir de los 75 años”, escribieron los investigadores.

“A los hombres se les recomendaría que limitaran los tragos a una unidad al día hasta los 34 años, dos unidades al día hasta los 44, tres unidades hasta los 54, cuatro unidades hasta los 84 y cinco unidades a partir de los 85 años”, añadió el equipo de White.

 

Colaboración CL Gonzalo Retamal Moya

Volver a Indice de Salud